Columnas
2011-02-02
3948 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Marx, ¡Oh Marx! ¿Por qué nos abandonaste? (Parte 4 y final)

7. Los cambios mundiales favorecen a América Latina

Por fin una buena noticia… se dice uno leyendo este título. Veamos que hay de verdad en ello:

Por primera vez en la historia de los ciclos económicos del capitalismo, los países en desarrollo, no sólo no fueron los más golpeados, sino que tuvieron menos repercusiones negativas que los países industrializados y al parecer están saliendo más rápido de la recesión. Sólo aquellas economías como México, Centroamérica y el Caribe, muy dependientes de EE.UU. resultaron fuertemente dañadas”.

Tal parece que Cademartori hace suya la teoría del desacoplamiento entre el mundo desarrollado y el tercer mundo, teoría que la mayor parte de los economistas, incluyendo a los más despistados, abandonó hace rato. Cademartori se explica:

La causa principal de este viraje histórico reside en la magnitud alcanzada por la economía china y por algunas otras del Este Asiático que han sostenido la demanda mundial por materias primas, contrarrestando con creces la caída del consumo en los países capitalistas centrales. Esto explica que en diversos casos los precios de los minerales y agropecuarios tuvieron una caída al comienzo de la crisis, pero se recuperaron pronto, a pesar de que la crisis económica y financiera continúa en los países desarrollados. De esta nueva situación mundial han resultado favorecidas naciones africanas, asiáticas y latinoamericanas que han encontrado mercados potentes y en expansión para sus productos de exportación. A la vez disponen de mayor acceso a fuentes de aprovisionamiento de bienes de consumo, intermedios y de capital, gracias a los nuevos recursos de sus mayores exportaciones, a menores precios y asistencia crediticia y tecnológica”.

En los años 60 nos lamentábamos de ser exportadores de materias primas baratas, e importadores de productos manufacturados caros59. Ahora Cademartori se alegra de que seamos exportadores de materias primas caras (o más caras) e importadores de productos manufacturados baratos (chinos en vez de europeos o yanquis…)60.

El problema es que la propiedad de nuestras materias primas sigue en manos de las multinacionales, y con ella los beneficios. La Concertación, con la cual el PC desea organizar un “gobierno de nuevo tipo”, privatizó el Cobre que había nacionalizado Salvador Allende.

Sin pasar por alto los logros de Brasil, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Uruguay, etc., la dominación de las transnacionales en América Latina sigue siendo poderosa. Brasil, para no tomar sino el ejemplo del principal país de la región, sigue siendo un país con una distribución del ingreso tan mala o peor que la de Chile, dominado por el gran capital nacional y extranjero.

Dilma Rousseff no se equivoca cuando dice que le queda mucho por hacer61.

Cuando decimos que “los cambios mundiales favorecen a América Latina”, aun es preciso saber a qué América latina nos referimos: a la de los Piñera, los Luksic, los Slim62, los Eike Batista, los Cisneros, los Matta, o a la de la Sra. Juanita. Tenemos que precisar si hablamos de Xstrata63, Barrick Gold, Acciona, Banco Santander, Telefónica, Cencosud y otros grupos depredadores, o de los habitantes de las favelas, las mediaguas, las villas miseria, los barrios, las chabolas, los cantegriles, las callampas, los campamentos.

Cademartori, con no disimulada alegría, nos dice que:

El comercio entre la R.P. China y nuestro continente ha tenido un crecimiento espectacular en menos de un decenio, con elevados saldos comerciales favorables a nuestros países. De hecho China se ha convertido después de EE.UU, en el segundo socio comercial de Latinoamérica y ya ocupa el primer lugar en algunos casos como Brasil. Todos los pronósticos coinciden en que la demanda china, que a su vez arrastra a la región asiática, seguirá creciendo fuertemente, al menos por una década. Pekín se ha transformado en una fuente de capitales y créditos comerciales y para inversiones de largo plazo, así como otras formas de asociación y cooperación. Así lo muestran los cuantiosos préstamos otorgados a Venezuela, Cuba, Argentina, Brasil, Ecuador y Costa Rica, entre otros”.

Sin despreciar el crecimiento de las relaciones económicas entre China y América Latina puede que la realidad no sea tan extraordinaria.

América Latina representa en torno al 4% de las exportaciones chinas. China a su vez recibe de América Latina entre un 3 y un 4% de los productos que importa64. Más del 81% de las exportaciones latinoamericanas hacia China están basadas en seis productos, de los cuales dos son no renovables. Es alarmante notar que la pesca y el sector agrícola representan el 75% de las exportaciones latinoamericanas al país asiático, y conciernen solo cinco productos: pescado, soja, uva, azúcar y productos de cuero. Las exportaciones latinoamericanas hacia China están casi exclusivamente basadas en la extracción y el uso intensivo de recursos naturales que son exportados con muy poco, o ningún, procesamiento. Un 48% de las exportaciones brasileñas hacia China vienen del sector minero, y el hierro representa el 98% de los minerales exportados. El sector agrícola produce un 43% de las exportaciones brasileñas hacia China, 90% de las cuales son soja. El hecho es que la mayor parte de las exportaciones brasileñas provienen de la minería, la pesca y la industria forestal, y se traducen en un severo impacto en los ecosistemas cuya rica biodiversidad es parte invaluable del patrimonio de ese país. De acuerdo a las estadísticas de la CEPAL y de la Comunidad Andina, la balanza comercial entre China y Perú presenta un saldo favorable al país sudamericano pero oculta un alto costo medioambiental por una parte, y un alto costo social en la extracción de los recursos naturales que sostienen las exportaciones peruanas por la otra65.

Sale un imperio y llega otro. ¿Cuál es la diferencia para los latinoamericanos?66

Pero Cademartori no tiene cura, y va aun más lejos:

Una segunda causa del fortalecimiento económico de América Latina reside en la positiva utilización de los mayores recursos obtenidos por la mayoría de los gobiernos de la región en el período de auge de 2005-08. Venezuela, Bolivia, Ecuador y Paraguay aprovecharon la situación para establecer drásticos aumentos de la participación del estado en los ingresos de sus recursos naturales de exportación, (petróleo, gas, hidroelectricidad) limitando las ganancias de las transnacionales. Venezuela, a lo largo del decenio ha logrado reducir significativamente la extrema pobreza, el analfabetismo, la desnutrición infantil, la marginación escolar y el desempleo. Brasil, Argentina, Uruguay, mediante impuestos o retenciones a las exportaciones, acumularon considerable excedentes con los que redujeron drásticamente sus deudas externas y les permite independizarse de las presiones de Washington y del FMI-Banco Mundial. Brasil se ha dado el lujo de adquirir títulos de deuda del FMI. Chile constituyó fondos soberanos que le permitieron financiar aunque parcialmente, programas contra el desempleo y el empeoramiento de las condiciones de vida”.

Habría que ir por partes. Una vez más tomemos Brasil como ejemplo para medir la distancia entre las cuentas alegres de Cademartori y la realidad. El hecho de apreciar el trabajo del presidente Lula no debe impedirnos examinar la realidad de la deuda externa brasileña, sobre la cual Armen Kouyoumdjian nos ha alertado un par de veces67.

La parte de la deuda que fue “pagada” corresponde solo al pago del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero los lazos con el Fondo no se han roto. Cuando en el 2005 Brasil saldó du deuda con el FMI, el ministro de Finanzas de la época, Antonio Palocci, hizo publicar en el sitio web del ministerio una carta que explicaba que las obligaciones relativas al artículo IV de los estatutos del FMI68 seguían en vigor: Brasil respetaría la agenda económica impuesta por el FMI y lo autorizaría a examinar las cuentas del país cada tres meses. En el 2005 la deuda exterior pública sobrepasaba los U$200 mil millones, y lo que se le rembolsó anticipadamente al FMI no fueron sino U$15 mil 500 millones. Lo esencial de la deuda brasileña aun no ha sido rembolsada. Por otra parte, este pago al FMI fue desfavorable en términos financieros dado que el crédito del FMI era relativamente barato, con tasas de interés del 4% al año. Para saldar esta deuda Brasil emitió bonos de deuda externa a tasas de interés muy superiores que van de 7,5 a 12%. Del mismo modo, la deuda interna, remunerada a tasas del 9% en esa época, aumentó. Hay pues una contradicción: se pagó anticipadamente, sin obtener ninguna reducción, una deuda al 4% de interés, y se la remplazó por otra deuda más onerosa (al 7,5% mínimo para la deuda externa, y al 9% mínimo para la deuda interna). La deuda solo cambió de manos69. Brasil ya no le debe al FMI: le debe a quienes compraron esa deuda, a una tasa de interés más alta. Peor aún, Brasil debe cumplir con los dictados del FMI como la realización de un excedente primario70 (cuyo único objetivo es el de reservar recursos para el pago de los intereses de la deuda), las privatizaciones y el mantenimiento de la libertad de circulación de capitales, entre otros. Brasil sigue rembolsando una deuda pública externa que llega a casi U$90 mil millones. Que Brasil disponga de más de U$250 mil millones de reservas contribuye a la confusión. Dichas reservas fueron acumuladas en modo muy oneroso. Provienen de la entrada masiva de dólares. Los especuladores internacionales compraron muchos reales para ganar dinero con la evolución de la tasa de cambio. Especulación al alza, esperando la especulación a la baja. Como muchos dólares entran en Brasil, para limitar la cantidad de moneda en circulación y la inflación, el Banco Central vende bonos de deuda interna emitidos a la tasa de interés más alta del mundo. Con esos dólares el Banco Central compra principalmente bonos del Tesoro de los EEUU cuya remuneración es casi nula71. Por consiguiente el Banco Central brasileño acumula pérdidas operacionales enormes, ligadas de una parte a las tasas de cambio, y de otra parte a la diferencia entre las tasas que paga y aquellas que percibe. La deuda interna crece en modo exponencial y las reservas en dólares se deprecian sin aportarle ningún beneficio al país.

Para terminar agregaremos que solo el servicio de los intereses de su deuda le cuesta a Brasil más de 40 millones de dólares al día. Poco importa, para Cademartori el mundo es binario, se divide entre buenos y malos. No hay términos medios. Por eso agrega:

Brasil implantó exitosos programas sociales a favor de millones sumidos en la extrema pobreza y amplió las acciones de instituciones financieras públicas”.

Muito bem…

Pero lo que acabo de exponer obliga ahora a Dilma Rousseff a un doloroso ajuste que incluye un recorte presupuestario para el 2011 de cerca de 30 mil millones de reales (U$18 mil millones), así como la congelación de los salarios de los funcionarios públicos: el gobierno de Dilma aplica en los hechos el proyecto de ley complementario (PLP) nº 549/2009 que limita el aumento de los salarios de la función pública a la inflación más el 2,5%, impidiendo así los reajustes72. El programa de ajuste incluye aun otras medidas de austeridad.

¿Todo malo? No. Desde luego. Pero entre la realidad y el mundo color de rosa que nos ofrece Cademartori hay alguna distancia. Como para demostrar que aun dispone de alguna capacidad crítica Cademartori señala que:

Perú también se benefició de los mejores precios de sus materias primas, pero su gobierno enfrenta un malestar creciente de la mayoría de la población, por el injusto reparto de tales beneficios”.

¿Y como andamos por casa? Muy bien, gracias:

Chile constituyó fondos soberanos que le permitieron financiar aunque parcialmente, programas contra el desempleo y el empeoramiento de las condiciones de vida”.

¡Bravo la Concertación! Y adelante con “el gobierno de nuevo tipo”.

Lo demás se resume a aplaudir las experiencias que Cademartori, como otros, tiene algún problema en calificar debido a su diversidad programática, de discurso, de objetivos y de respaldo popular: Cuba, Venezuela y los países del ALBA, designados como “nuevos modelos con orientación socialista, o al menos de mayor presencia estatal progresista e independencia nacional”.

No deja de sorprender sin embargo el optimismo de Cademartori con relación al ministerio de colonias del imperio73. Según Cademartori, un “nuevo cuadro ha influido en la OEA, donde varios gobiernos caribeños se han sumado a una línea de mayor independencia, por lo cual Washington ya no puede imponer su política como antaño”.

¿Habrá que recordarle que el que paga la música pide la melodía?74

Somos los primeros en felicitarnos de los avances del Mercosur, y en lamentar las tergiversaciones en el Banco del Sur (solo tres países han ratificado los acuerdos que permiten su creación).

Todo esbozo de unidad latinoamericana cuenta con nuestra simpatía. Pero no perdemos de vista que todo esto tiene aun un carácter embrionario, que hay que impulsar la profundización de la integración latinoamericana y generar espacios comunes en los ámbitos económico, financiero, monetario, comercial, social, cultural, deportivo, etc.

No podemos, como hace Cademartori, transformar nuestros deseos en realidad y afirmar como él que: “En el curso del primer decenio del siglo XXI el largo predominio del modelo neoliberal entró en decadencia”.

Preferimos retener sus últimas palabras para este capítulo, con las cuales concordamos perfectamente:

Habrá avances y retrocesos, algunos países cambiarán de bando, en uno y otro sentido, pero la actual tendencia hacia modelos alternativos tiene buenas posibilidades de afirmarse”.

¡Optimistas siempre, ilusos jamás!

8. Chile, un campo de batalla, inestable e incierto.

Así llegamos al último capítulo de la nota de José Cademartori, cuyo tema central es Chile. Nuestro propio campo de batalla. Todo lo que precede no sirve sino a levantar el escenario en el que nuestra propia acción política tiene algún eco, alguna influencia. Las premisas de los capítulos precedentes deben servir de zócalo a la elaboración de una estrategia política para nuestro propio país.

Cademartori comienza por recordar, condenándola, la obra de la dictadura:

El objetivo del 11 de Septiembre fue destruir la democracia constitucional que rigió hasta 1973 y que permitió al pueblo conquistar un Gobierno Popular en la perspectiva del socialismo. Un tal gobierno despertó enorme entusiasmo internacional. El golpe de estado reinstauró el capitalismo monopólico dependiente que estaba en peligro de perecer y borró las conquistas sociales que habían situado a Chile en los primeros lugares del continente. Los diez y seis años de dictadura pinochetista instalaron a sangre y fuego el modelo neoliberal, reforzado con un nuevo régimen político autoritario, establecido en 1980, mediante un fraude plebiscitario”.

Luego, enjuicia la transición y sus actores:

Los nuevos gobiernos que le siguieron dispusieron de dos decenios, para haber restablecido cambios sustantivos hacia la democracia y la justicia social, de acuerdo con el programa comprometido en 1990. Pero no lo hicieron. Aparte de algunos mejoramientos que permitieron reducir la miseria, más la eliminación de algunas cláusulas antidemocráticas aberrantes, los gobiernos de la Concertación se comprometieron a mantener la institucionalidad creada por la dictadura. Sus principales dirigentes adoptaron el neoliberalismo y lo profundizaron. Mientras la oligarquía sacaba provecho de estas inconsecuencias, acumulando un poder económico sin precedentes y extendiendo su influencia política, los partidos de la Concertación cayeron en el descrédito75”.

Bien, muy bien, Coincidimos plenamente. ¡Bravo! Pero Cademartori prosigue:

El movimiento sindical, afectado por esa línea conciliadora, viene sosteniendo una dura batalla por independizarse del oficialismo, pero aún no recupera los niveles de influencia que tuvo en el pasado. El descontento y la frustración ciudadana se han expresado en la renuencia a concurrir a las urnas, el rechazo a los partidos, la desconfianza generalizada en las instituciones76. Bastó que una pequeña fracción del electorado ya no distinguiera el sentido de clase diferenciador entre las dos coaliciones y se dejara engañar por el populismo del candidato RN-UDI, para que se alterara el cuadro político nacional y latinoamericano. Una coalición derechista regresó a La Moneda por vía electoral, después de 50 años”.

Y aquí ya nos llevamos una sorpresa. O mejor dicho un par de sorpresas. La derrota de la Concertación se debió a que una “pequeña fracción del electorado ya no distinguiera el sentido de clase diferenciador entre las dos coaliciones y se dejara engañar por el populismo del candidato RN-UDI, para que se alterara el cuadro político nacional y latinoamericano”.

Estúpidos electores, pueblo indigno, que no logra distinguir el sentido de clase diferenciador entre la Alianza y la Concertación… Y, desde luego, ¡La Concertación había hecho tanto para que se distinguieran bien!

Esto nos recuerda el comentario que Dominique Strauss-Kahn, -Director General del FMI, socialista francés y candidato a la candidatura presidencial de 2012 por el PSF-, hiciera hace poco: “El problema de la izquierda francesa es que su electorado no es confiable” (sic)77.

Cuando el pueblo tiene la culpa de todo… solo queda cambiar al pueblo.

O bien, hacer como hicieron los líderes de la Concertación con sus propios enemigos: “If you can’t beat them, join them”78.

De ahí que Cademartori centre toda la culpa y todos los males no en el sistema consolidado por la Concertación, sino en su actual gestor.

Con una actitud cautelosa, aparentemente conciliadora, un uso abusivo de gestos mediáticos, una tendencia a subordinar a su coalición derechista a sus decisiones, todo bajo la consigna de la “unidad nacional”, Piñera acentúa la política neoliberal, basada en nuevas privatizaciones, mayores privilegios al gran capital, reducción del ámbito público en salud, educación y otras áreas sociales y un reforzamiento de los aparatos represivos. A pesar del fuerte presidencialismo de nuestro régimen político, el gobierno depende de las decisiones del Congreso Nacional, donde el oficialismo no dispone de mayoría confiable, mientras se mantiene un equilibrio inestable con la oposición. Su apuesta es a la quiebra de la Concertación, a atraer a la DC y a parlamentarios proclives a la colaboración con el gobierno”.

El malo de la película es Piñera y, para ser justos, “los parlamentarios proclives a una colaboración con el gobierno”. Cademartori tiene mala suerte: todos los parlamentarios de la Concertación, casi sin excepciones, colaboran con el gobierno de Piñera. Por ejemplo, votando favorablemente en el Parlamento el seudo royalty que le garantiza largos años de invariabilidad tributaria a la gran minería privada del Cobre. O bien, facilitando el triunfo del gobierno de Piñera en el tema de los salarios de la función pública. Osvaldo Andrade, ¿Cademartori ha oído hablar de Osvaldo Andrade? Presidente del partido socialista de Chile. Colabora con el gobierno de Piñera. No es el único, de acuerdo. Pero es la cabeza del partido socialista de Chile.

Ahora bien, si Piñera, el archi-enemigo, apuesta a la quiebra de la Concertación… ¿Qué hay que hacer? Fortalecer a la Concertación. Esa es la conclusión de Cademartori. Que se da vueltas y vueltas, pero llega a esa conclusión. Entre las vueltas de carnero que se da Cademartori hay una relativa al Parlamento binominal, asamblea ilegítima, producto de la Constitución ilegítima, ese “régimen político autoritario, establecido en 1980, mediante un fraude plebiscitario” que el propio Cademartori condena en su texto. Veamos:

Además el actual Parlamento tiende a convertirse en una fuerte caja de resonancia de los conflictos sociales, las demandas reivindicativas y las posiciones programáticas opositoras. A este nuevo rol contribuye la presencia de tres diputados comunistas, después de treinta y siete años de impedimentos forzados, elegidos con las primeras mayorías, en el marco de un acuerdo electoral del izquierdista Juntos Podemos con la Concertación. Mientras una minoría de dirigentes concertacionistas es proclive a continuar “la política de los consensos” con la derecha, otro sector mayoritario se propone realizar una oposición firme, con vistas a recuperar la confianza popular, desplazar a la derecha y retornar al gobierno en 2014”.

Ya está: todo lo que precede no servía de nada sino a justificar esta retorcida conclusión, esta pirueta dialéctica, contraria a buena parte de los análisis que Cademartori nos entregó en su texto.

El Parlamento ilegítimo “establecido en 1980, mediante un fraude plebiscitario” se transforma así, como por arte de magia, “en una fuerte caja de resonancia de los conflictos sociales, las demandas reivindicativas y las posiciones programáticas opositoras”.

No. No hay que reír. Llorar tal vez. Tras treinta y siete años de heroica resistencia un comunista, los comunistas, entregan la oreja.

Porque el Parlamento ilegítimo, “establecido en 1980, mediante un fraude plebiscitario”, es “una fuerte caja de resonancia de los conflictos sociales, las demandas reivindicativas y las posiciones programáticas opositoras”, sobre todo gracias a “la presencia de tres diputados comunistas, después de treinta y siete años de impedimentos forzados, elegidos con las primeras mayorías, en el marco de un acuerdo electoral del izquierdista Juntos Podemos con la Concertación”.

Uno no resiste a la tentación de ir por ahí preguntándole a los trabajadores, a los sindicatos, a los pobladores, a los maestros, a los profesores, a los mineros contratados y a los subcontratistas, a las trabajadoras temporeras, a los trabajadores de la salud, a los trabajadores de la función pública, a los pescadores artesanales, a los pequeños empresarios, a los consumidores endeudados, a los mapuche, a los miserables, a los vulnerables, a los pisoteados, a los ignorados a los preteridos, en fin, al pueblo de Chile, preguntarles digo, lo que ha cambiado en sus vidas esta alianza entre el “Juntos Podemos con la Concertación”.

La aprobación del seudo royalty que le ahorra a las grandes mineras más de 20 mil millones de dólares en impuestos es obra de esta “caja de resonancia de los conflictos sociales, las demandas reivindicativas y las posiciones programáticas opositoras”. Con el voto favorable de la Concertación.

La derrota del movimiento de los trabajadores de la función pública y la imposición del reajuste salarial que rechazaban por “ratón” también fue posible gracias a los votos de la Concertación en el Parlamento, esa “caja de resonancia de los conflictos sociales, las demandas reivindicativas y las posiciones programáticas opositoras”.

La conclusión de Cademartori no puede ser más lamentable. Para formularla recurre una vez más a los profesionales de la manipulación de la opinión pública, esos que no solo te dicen lo que piensas, sino también lo que debes pensar, los expertos en encuestas:

Una imagen más realista de lo que puede esperarse en los próximos años ha sido formulada por un experto en el análisis de encuestas, vinculado a organismos de orientación derechista. (“Bicentenario: un país más conflictivo”, Revista del Sábado, El Mercurio, 4 de Septiembre 2010) Según Roberto Méndez (Adimark) Chile es hoy un país más conflictivo que hace algunos años atrás. Hay un creciente nivel de enfrentamiento que no es sólo político, sino entre ricos y pobres, trabajadores y empresarios, entre Santiago y las regiones, entre hombres y mujeres, entre adultos y jóvenes, entre mapuche y el estado chileno. Las encuestas muestran que los más pobres están impacientes, los estudiantes se sienten frustrados, las regiones resentidas contra la capital, los jóvenes excluidos, los damnificados desesperados. Advierte que si bien es cierto que la movilización masiva, las huelgas y las marchas no tienen la envergadura de otros años, la sensación de mayor conflictividad existe. Concluye que esta aparente apatía puede estar acumulando tensiones que tarde o temprano pueden estallar”.

Y van a estallar compañero Cademartori. A pesar, o más bien gracias a la Concertación que se derrumba día a día después de veinte años de traiciones cotidianas. A pesar, o más bien gracias a esta matrimonio de la carpa y del huemul que es la alianza del PC con la Concertación.

Nosotros, el Partido de Izquierda (PAIZ), vemos las cosas de un modo muy diferente. Nuestra visión arranca de algunos elementos que permiten comprender la realidad política y social chilena.

El pueblo de Chile versus los herederos y beneficiarios del modelo

Todos los contradictorios intereses que cruzan nuestra sociedad se resumen en una contradicción principal: la que separa a los herederos asumidos del legado de la dictadura en los ámbitos institucional y económico de la inmensa mayoría del pueblo de Chile que paga las consecuencias. Veinte años después del inicio de la mal llamada transición, la Constitución en vigor es la de la dictadura y el modelo económico el de los Chicago-boys que impusieron el dominio a ultranza y sin contrapeso de los mercados auto-regulados, del neoliberalismo. Entre los herederos asumidos del legado institucional y económico de la dictadura se cuentan la Alianza y la Concertación que han protagonizado y protagonizan aun un cogobierno en el que todas las leyes se aprueban por consenso.

La política actual como oportunidad de negocio

Las organizaciones políticas que sobrevivieron a la dictadura perdieron todo contacto con el pueblo de Chile, con la sociedad real. La dictadura destruyó el denso tejido social que caracterizaba la sociedad chilena y debilitó las estructuras políticas. Los veinte años de gobierno de la Concertación finalizaron el trabajo. Las estructuras políticas sobrevivientes no son sino un “business” de representación, una oportunidad de negocio. Sus líderes no practican la política sino el lobbying. Los partidos no reflexionan: le entregan esa tarea a los “Think Tanks”. Los partidos no organizan a los ciudadanos: les alejan de la política para garantizar la “gobernabilidad” que eterniza el modelo. Los partidos no ofrecen orientación: pagan empresas “productoras”, gabinetes de comunicación y de marketing.

El pueblo de Chile no existe

El pueblo de Chile no existe en tanto actor de su propio destino. La Constitución de Pinochet impone el régimen económico, hace de la huelga una acción anticonstitucional, establece un empate político gracias al sistema electoral binominal, imposibilita la creación de partidos políticos enraizados en la sociedad real, prohíbe la modificación de sí misma exigiendo mayorías calificadas imposibles de alcanzar en régimen binominal. El pueblo de Chile, -llamado metafóricamente “gente”-, no es sujeto de su propia historia sino apenas el objeto de la dominación oligárquica y de la explotación del gran capital.

Desde la gesta de Independencia el pueblo de Chile ha tenido raras ocasiones, sino ninguna, de imponer la voluntad general, los intereses de las grandes mayorías. El pueblo de Chile solo tuvo un papel protagónico en su propio devenir durante los mil días del gobierno de Salvador Allende, su más prolongado periodo de existencia real en dos siglos de vida del Chile (pseudo) independiente.

Todo esto conduce a la necesidad de generar una fuerza democrática y republicana capaz de forzar la convocatoria de una Asamblea Constituyente que dote al país de una Constitución democrática. Restituyéndole al pueblo de Chile la calidad de único Soberano que nunca debió haber perdido.

Los guardianes del templo antidemocrático son la Alianza y la Concertación, esa costra transversal que cogobierna, beneficiándose de la actual institucionalidad en los ámbitos político, económico y financiero.

Todo acuerdo político o electoral que no tenga como norte el restablecimiento de una democracia de veras, atenta contra los intereses del pueblo de Chile y constituye una traición que no quiere decir su nombre.

Para que el pueblo de Chile pueda escribir su propia historia y ser protagonista de su propio destino es necesario quitarse de encima, definitivamente, la herencia autoritaria y antidemocrática de la dictadura, esa que fue asumida como propia y consolidada por la Alianza y la Concertación.

Nosotros, el Partido de Izquierda, no tenemos ni la sombra de una duda de que el pueblo comunista, el pueblo socialista, así como millones y millones de ciudadanos de todas las procedencias y orígenes políticos, sociales, culturales, religiosos y geográficos que creen profundamente en la democracia, en la república, en la justicia y la libertad, estarán junto a nosotros en la lucha por realizar el sueño tantas veces postergado.

Marx, ¡Oh Marx!, ¿Por qué nos abandonaste?

Luis Casado
Vicepresidente del Partido de Izquierda (PAIZ)
07/01/2011

Viene de parte 3.

Notas

59. Referencias hay muchas. Entre ellas más de un discurso de Fidel Castro, informes de la CEPAL, los programas del FRAP y luego de la UP, el célebre libro “La venas abiertas de América latina” de Eduardo Galeano, para no mencionar mi propia monografía “América Latina: transferencia de tecnología y desarrollo” (1981).
60. “Por todo lo que se agitan con el ‘modelo exportador’ los ‘empresarios moscas’ de América Latina (vamos arando…) y unos cuantos gobernantes que olvidaron su pasado progresista, en el año 2000 la región representaba sólo 5,5% de las exportaciones mundiales comparado con un 10,6% en 1948. Y vale la pena precisar que casi 50% de las exportaciones latinoamericanas provenían de México, país integrado en el NAFTA, cuyo capital está ampliamente dominado por la inversión extranjera. Por mucho que el empresariado latinoamericano exhiba ‘sus’ avances tecnológicos y la diversificación de ‘sus’ exportaciones (muchas veces controladas por empresas multinacionales) América Latina continua exportando sobre todo materias primas y productos básicos casi sin valor agregado: 85% del total de exportaciones en el año 2000. Entre los 30 primeros exportadores de productos de fuerte contenido tecnológico del mundo, de América del Sur sólo figura Brasil con 4 mil millones de dólares sobre un total de 1,087 billones, o sea un ridículo 0,00367 del total. Si le sumamos las exportaciones tecnológicas de México (con inversión fuertemente dominada por los USA en el seno del NAFTA) las exportaciones tecnológicas ‘latinoamericanas’ suman 42 mil millones de dólares, o sea sólo 3,86% del total”. Luis Casado. América latina: transferencias de tecnología y desarrollo. Paris. 1981. Como veremos más adelante, la situación no ha cambiado.
61. En Brasil todavía es frecuente el trabajo esclavo. “ A atualização semestral da "lista suja" do trabalho escravo deste final de ano incluiu 88 novos empregadores e soma agora 220 infratores. Antes da alteração, o cadastro oficial mantido pelo Ministério do Trabalho e Emprego (MTE) tinha 147 nomes. Além da quantidade de novos empregadores incluídos (88), chama a atenção a variada gama dos mesmos - tanto em termos dos variados estados e da totalidade dos regiões do país em que estão espalhados como no que diz respeito aos mais diversos setores econömicos em que atuam”. Maurício Hashizume - Repórter Brasil. 05/01/2010.
62. Carlos Slim, mexicano, primera fortuna del mundo. Eike Batista, brasileño, octava fortuna del mundo. Luksic, chileno, se encuentra entre las primeras cien fortunas del mundo…
63. Mick Davis, patrón de Xstrata, dispone de un salario base de dos mil millones de pesos mensuales, a los que hay que sumarle una larga lista de otros beneficios. El Cobre le aporta un 41% de sus ingresos a Xstrata, que por otra parte libera un Ebitda cercano a los 10 mil millones de dólares al año (resultado operacional). Xstrata: Annual Report 2008. 2009 fue aun mejor…
64. Trade and Investment relationships between China and Latinamerica. Obstacles and challenges to sustainability. Programa Cono Sur sustentable. Sara Larraín, María Paz Aedo, Pablo Sepúlveda. Octubre 2005.
65. Trade and Investment relationships… Op. cit.
66. Más de alguna estadística muestra un aumento de la indigencia y de la pobreza, del número niños que vive bajo esos umbrales. Basta con visitar los sitios web que publican estas cosas.
67. Armen Kouyoumdjian. Weekly.
68. A título del artículo IV de sus estatutos el FMI procede a consultas periódicas con sus países miembros, analiza sus políticas económicas y les hace recomendaciones. Chile es un buen alumno, obediente y disciplinado.
69. Maria Lucia Fatorelli. Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. 05/01/2011
70. En los acuerdos pasados con los países miembros que solicitan su ayuda financiera, el FMI exige la realización de excedentes presupuestarios primarios, es decir que el presupuesto, antes del pago de los intereses de la deuda, esté en excedente, aun cuando eso implique reducir el llamado gasto social.
71. Para más detalles sobre este mecanismo véase: Éric Toussaint Banque du Sud et nouvelle crise internationale. Paris/Liège: Syllepse/CADTM, 2008, chapitre 1, p. 38-39 et «Banque du Sud, contexte international et alternatives», http:/www.cadtm.org/Banque-du-Sud-...
72. Maria Lucia Fatorelli. Op. cit.
73. Así llamó Fidel Castro a la OEA cuando Cuba fue expulsada de su seno.
74. El principal financista de la OEA son los EEUU de América. Su sede está en… Washington DC.
75. Los subrayados son míos.
76. Los subrayados son míos.
77. ¡A Dominique Strauss-Kahn no se le pasa por la mente que el poco confiable es él!
78. Si no puedes vencerles, únete a ellos.


Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.072.856 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.278 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1239 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
1836 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2560 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1727 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
1943 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2120 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2082 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1850 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1787 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1148 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1817 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2171 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2376 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
1905 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2004 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
1937 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
1980 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
1921 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2068 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
1998 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
1922 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2215 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2038 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2069 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2011 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
1966 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
1973 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2132 lecturas

2015-08-29
Missing
1977 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2186 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
1939 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
1930 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2046 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2001 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1016 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2131 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2035 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
1976 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2048 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2085 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2063 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2133 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2168 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2049 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2140 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2139 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1156 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2114 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2014 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2199 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2105 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2164 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2222 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2121 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2250 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2098 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2368 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2315 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1261 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2235 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2186 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2414 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2484 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2285 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2558 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2458 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2789 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2841 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2686 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2576 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2544 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2612 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2654 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1774 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2478 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1619 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2421 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2661 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2391 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2472 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2572 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2468 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2503 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2733 lecturas

2014-12-09
Capital político
2426 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1572 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2834 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2733 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1603 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2816 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1710 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3008 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2729 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2788 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2830 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1880 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1926 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1704 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2114 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1804 lecturas




Hay 22 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA