Columnas
2011-09-10
2144 lecturas

Angel Saldomando
especial para G80

Los dilemas del movimiento social

Apagados los fuegos fatuos del bicentenario, en el transcurso de un año el destape generado por el movimiento estudiantil desnudó al modelo de sociedad que durante dos decenios, después de ser impuesto a sangre y fuego, fue presentado como el único posible, cuando no como el mejor. Tigre chileno, paradigma, modelo, ejemplo, que no se dijo.

La realidad y el malestar de la sociedad chilena lograron al fin salir a la superficie confrontada a la versión impuesta. El movimiento estudiantil, como todo movimiento social genuino, concitó un amplio apoyo social y quebró las delgadas verdades establecidas oficialmente. Se llamaron las cosas por sus nombres, se hicieron evidentes todos los mecanismos de extorsión y fraude del modelo social y de sus defensores sobre la mayoría, se reveló la impotencia de la clase política para asumir su bancarrota para pensar otro país.

Una nueva coyuntura

Ahora, el movimiento estudiantil con los espacios que abrió, con la toma de conciencia aguda y revelada de todo lo que no va bien en esta sociedad, ha creado una expectativa mayor para lograr una sociedad más democrática y más justa. En este sentido el movimiento y lo que viene, es dependiente de esas nuevas expectativas, el movimiento es hasta cierto punto prisionero de su propio éxito.

Al mismo tiempo los analistas oficiales en los medios, los políticos, los intelectuales y los propios actores se interrogan sobre la significación de lo que está pasando y hasta donde puede ir. Aparecen los llamados a la razón, al realismo, a la doctrina del posibilismo para cambiar de a poco o de a muy poco, en lo posible.

Del otro lado, desde las reivindicaciones vinculadas al cambio de la educación, con justa razón denominada “de Pinochet” se ha llegado al punto en que la dinámica de la movilización, extraordinariamente exitosa, orilla las arenas movedizas de la negociación.

Y ahí aparecen nuevas realidades y no puede ser de otra manera. Una estrategia de movilización, exitosa ciertamente, no equivale a que la movilización por si misma haya impuesto una solución salida directamente de las reivindicaciones. Y no equivale a una estrategia de negociación exitosa, sobre todo, cuando parte de ella incluye inevitablemente a las trabas y cerrojos que sostienen el modelo que se quiere modificar.

El movimiento en su conjunto obtuvo un triunfo político reconocido por todos, abrió un nuevo espacio político en la sociedad, reveló el problema y tiene a la mayoría de la opinión. Pero no ha ganado nada concreto aun. El movimiento tiene allí un doble reto, en lo general conservar la vigencia de las expectativas y por otro lado, responder a su propia razón de ser el cambio en la educación. Pero no se le puede pedir específicamente al movimiento estudiantil que responda a los dos.

La dinámica generada por el movimiento estudiantil debería contribuir a forjar nuevas referencias políticas orientadas a una nueva propuesta de sociedad. La significación del movimiento estudiantil es no sólo reveladora en si del estado de la sociedad, de la disposición de las fuerzas políticas y del problema de la educación. Es una enorme experiencia de aprendizaje sobre lo futuros conflictos sociales. Pero en lo particular el movimiento estudiantil debe resolver su problema.

¿De la movilización a la negociación?

El movimiento estudiantil ha estirado la cuerda todo lo que ha podido para llegar con el máximo de fuerza a la negociación. Enfrente el gobierno ha esperado que la tormenta amainara, buscando debilitarla para al final buscar como surfear el movimiento con puntos de forma, arreglos cosméticos y canalización hacia el terreno donde el interlocutor principal seria la concertación y no el movimiento, es decir al congreso. El embudo que se forma es evidente.

Formas más o menos, la salida en torno a una mesa de negociación se fue visualizando como la única posible. Pero aquí las cosas se tornan nebulosas, porque negociar el salario mínimo por ejemplo es comprensible, porque no implica ningún aspecto estructural. Pero el modelo educativo, en las condiciones de Chile, por sus implicaciones institucionales, legales, financieras y de grupos de interés, es una reforma estructural.

La negociación seria viable solo si hubiera un acuerdo de fondo sobre la reforma y el debate fuera sobre como implementarla. Pero como ha sido reconocido y ha quedado claro en el debate, que no hay acuerdo de fondo, el movimiento quiere refundar el modelo educativo, el gobierno quiere hacerlo menos abusivo. Esto es lo que ha generado el impase y la percepción de entrampamiento.

Dos caminos se abren, uno plantea que la negociación es lo único posible y exhiben tres argumentos.

No se puede obligar a un gobierno democráticamente electo a aprobar una reforma que contraría sus convicciones. (Mercado en la educación, lucro y consumidores).

El gobierno y su sector político tienen derecho defender sus intereses.

Los costos del movimiento y su intransigencia comienzan a ser demasiado altos y amenaza el funcionamiento y el financiamiento del sistema escolar en todos sus niveles.

Pero, por el otro lado y nótese que ni siquiera se discute del fondo todavía, hay argumentos de otro tipo.

El gobierno será democráticamente electo pero no puede negar el sentir mayoritario de la sociedad en un tema como el que está en conflicto. Si no hay acuerdo para dirimir esto, hay que convocar un plebiscito.

La demanda de reforma del modelo de educación no es una opción entre algo que la sociedad aprobó democráticamente y que ahora quiere cambiar. Es un modelo que se impuso dictatoríamente y que no puede alegar legalidad ni legitimidad democrática.

Por lo tanto, la sociedad está en su derecho de dirimir en completa libertad que desea tener como sistema educativo. La democratización genera un derecho de refundación de lo hecho por medios autoritarios por la simple razón que la regla de legitimidad política no es la misma. Los intereses creados pueden ciertamente resistir y es lo que están haciendo, pero no pueden escudarse en un pretendido principio democrático ni se les puede dar ese crédito.

Los costos son grandes porque se trata justamente de una reforma estructural. Puede haber dispositivos transitorios para amortiguar la situación pero no arregla el problema.

El gobierno en este caso es parte, árbitro y juez en un conflicto de una demanda de reforma estructural. Por eso ¿con quién negociar? Como lo acaba de reconocer el presidente de la FEUC. De allí que si no hay acuerdo de fondo, solo queda establecer quien tiene la mayoría sobre los principios de la reforma. Solo después de eso se podrá negociar como se implementa.

Es probable que todos los conflictos importantes vinculados con cambios de fondo, enfrentaran esta configuración. El problema no está ni en la intransigencia, ni en la radicalidad, aunque para la derecha democracia sea igual a no tener más opción que la ella impone, derechos sea equivalente a subversión e igualdad una mala palabra.

Es el modelo en su conjunto el que no tiene flexibilidad política, ella solo puede venir de nuevos acuerdos mayoritarios refundadores para que los cambios dispongan de suficiente respaldo y consenso, solo allí en ese tipo de escenario se podrá negociar de verdad.

La negociación que la concertación hizo con la derecha no fue tal, fue entre el burro amarrado con el tigre suelto, ahora el burro se soltó y está pegando sus buena patadas.

Más allá de la metáfora, la estrategia de salida del conflicto no obliga por el éxito de la movilización, a bajar las banderas para mostrar un resultado a toda costa. Puede que se logre algo, de esperar en lo esencial, pero el problema puede también quedar abierto, porque cualquier solución parche es a esta altura un éxito pírrico y solo afectaría la credibilidad del movimiento y sus dirigentes, con costos esta vez para todas las expectativas generadas.

Las mesas de dialogo pueden llevar a la negociación sobre un acuerdo de fondo o a constatar que no se pudo lograr, la democracia también es reconocer el disenso y no solo los consensos, sobre todo los malos consensos. Si no hay negociación con acuerdo el movimiento puede crear aun muchos hechos políticos y propuestas, esta es una lucha larga.

Angel Saldomando

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



129.153 lecturas en total tienen las 77 columnas de Angel Saldomando con 1.677 lecturas en promedio por columna
Columnas de Angel Saldomando
2017-08-10
Venezuela: crisis para todo uso
738 lecturas

2017-08-09
Crisis DC: el partido fiorentino
542 lecturas

2017-08-01
Aires Irrespirables
499 lecturas

2016-06-20
Un debate en curso: Sobre la Constituyente
852 lecturas

2016-05-12
Chiloé: metástasis de un modelo agotado
982 lecturas

2016-05-09
De Aysén a Chiloé
1001 lecturas

2016-01-21
La licuadora
1275 lecturas

2015-10-07
Revelaciones tardias
950 lecturas

2015-08-05
La guerra de los diagnósticos
1023 lecturas

2015-07-06
Sísifo se cansó
1304 lecturas

2015-04-21
Chile estrena: las instituciones bikini
1328 lecturas

2015-04-08
La casta en su laberinto
1405 lecturas

2015-03-05
Tocar el fondo
1385 lecturas

2015-01-24
Gobiernos progresistas: el vaso ¿medio lleno o medio vacío?
1278 lecturas

2014-12-15
El pais de la elite
1347 lecturas

2014-09-30
Catastrofismos y pesimismos
2239 lecturas

2014-09-11
La alianza publico privada. La burbuja de la elite
1310 lecturas

2014-04-17
Cuando se quema la realidad
1918 lecturas

2014-03-20
El zorro en el gallinero
1423 lecturas

2014-03-19
Nuevas Mayorias ¿Usura o Renovación?
1496 lecturas

2014-03-12
Echeverria en el país de nunca más
1317 lecturas

2013-12-17
La vitrina y la realidad
1460 lecturas

2013-11-12
Dilemas electorales y después
1325 lecturas

2013-10-31
Las cartas sobre la mesa: programas y política
1356 lecturas

2013-09-10
Allende se invita a las elecciones
1322 lecturas

2013-09-07
¿Hacerse cargo del golpe o de la historia?
1212 lecturas

2013-07-28
De las primarias a las ultimarias
1399 lecturas

2013-07-09
La fractura
1643 lecturas

2013-05-28
Un debate necesario: sobre elecciones y perspectivas
1526 lecturas

2013-04-04
Contradicciones en torno a Bachelet: expectativas y realidades
1711 lecturas

2013-03-13
La hoja de ruta con o sin Bachelet
1603 lecturas

2012-12-19
De vida o muerte. Lucro Lacra Liviandad
1672 lecturas

2012-12-06
Fronteras externas e internas
1762 lecturas

2012-10-08
Venezuela en la mira
1541 lecturas

2012-10-03
El país entrampado
1655 lecturas

2012-09-24
El fondo de la cacerola. Malestar y cambio en la sociedad
1514 lecturas

2012-09-02
La fiebre o el termómetro. El debate sobre la encuesta Casen y la pobreza
1739 lecturas

2012-07-22
La lección paraguaya
1707 lecturas

2012-06-21
La espada de Damocles
1665 lecturas

2012-05-31
Rebelión en la granja
1692 lecturas

2012-04-16
La descentralización: ¿Trampa o refundación?
1895 lecturas

2012-03-22
Las regiones de la discordia
1765 lecturas

2012-03-15
Mirando al Sur
1706 lecturas

2012-03-07
La ceguera del poder
1836 lecturas

2012-02-26
La medida del poder o el poder de la medida
1691 lecturas

2012-02-25
Aysén II ¿Lo posible de lo imposible?
2116 lecturas

2012-02-23
Aysén o el otro país
1972 lecturas

2011-09-10
Los dilemas del movimiento social
2145 lecturas

2011-08-17
¿Y ahora qué?
1785 lecturas

2011-07-29
Legitimidad y refundación
1975 lecturas

2011-07-19
Primer round post concertación
1965 lecturas

2011-07-01
Grecia al matadero
2466 lecturas

2011-06-16
El enrarecido clima político
1990 lecturas

2011-06-08
Tendencias en la izquierda latinoamericana el amigo brasilero
2199 lecturas

2011-06-02
América Latina: La exigencia de más y mejor democracia
1925 lecturas

2011-05-07
La hora de la igualdad
2008 lecturas

2011-03-14
Un nuevo parte aguas
1860 lecturas

2011-03-11
Libia: Sacudida Mundial
2155 lecturas

2011-02-25
La Economía Política de los Mínimos
2578 lecturas

2011-02-01
El incendio se extiende a Egipto
2006 lecturas

2011-01-19
Túnez no está lejos
2032 lecturas

2010-12-14
Las dos caras de la moneda
2147 lecturas

2010-11-10
¡Alto trabajos en la vía política!
1686 lecturas

2010-10-29
Muertes Políticas
1789 lecturas

2010-10-20
Agitación en Francia
1883 lecturas

2010-10-13
Profundidades
1721 lecturas

2010-10-07
Paracaídas sin Correa
1956 lecturas

2010-09-01
El bicentenario y la copia feliz del edén
1758 lecturas

2010-05-27
¿Un Nuevo Comienzo Post Concertacionista?
2051 lecturas

2010-05-15
La deuda olímpica
2115 lecturas

2010-05-11
Crisis de Honduras: segundo round
2115 lecturas

2010-05-07
El Olimpo en bancarrota
2299 lecturas

2010-05-04
Estado de catástrofe
2023 lecturas

2010-03-12
El destape
1978 lecturas

2010-03-01
Chile a prueba
2382 lecturas

2010-01-23
Que 20 años no es nada
2016 lecturas

2010-01-10
Elecciones en Chile: ¿Fin de reino?
2048 lecturas




Hay 33 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA