Columnas
2012-11-19
3625 lecturas

Manuel Riesco
especial para G80

Estatizar

Los estudiantes de la fallida Universidad del Mar exigen su estatización. El expresidente Frei tuvo la misma idea respecto del TranSantiago. Ambos tienen razón. La solución más sencilla, clara, rápida, eficiente y justa, a las crisis de educación y transporte, es reconstruir los respectivos sistemas públicos, a partir de lo que hoy existe. Es decir, estatizarlos total o parcialmente.

Los servicios públicos que el país había construido a lo largo de medio siglo, fueron desmantelados deliberadamente, para alentar en su reemplazo negocios privados, los que dependen de subsidios y regulaciones estatales. Ese intento es el origen de los problemas actuales. Lo mismo sucede con la salud, pensiones y energía, por mencionar sólo algunos de los ámbitos donde la privatización ha resultado un fracaso y hoy se debaten en crisis más o menos evidentes.

Por cierto, la madre de todas las estatizaciones requeridas, es la renta de los minerales y demás recursos naturales, junto a la drástica eliminación de las rentas monopólicas, que hoy distorsionan todos los mercados. Ello permitirá restablecer su competitividad, fomentando y protegiendo la producción interna de bienes y servicios, de alto valor agregado por el trabajo de los chilenos y chilenas, en el marco de una creciente integración regional.

Estas medidas ciertamente no son socialistas, ni mucho menos, sino el ABC de la política económica y social de cualquier país desarrollado. Ellas constituyen el corazón del programa de gobierno que Chile necesita para corregir las enormes distorsiones que han acarreado cuatro décadas de extremismo Neoliberal. Aplaudido con fervor por la segregada elite criolla y apadrinado por los únicos a quienes conviene el actual estado de cosas: los grandes rentistas de todos los pelajes.

Tienen una influencia considerable y el Estado es la única fuerza capaz de ponerlos en cintura, para lo cual es necesario a su vez reconstruirlo, puesto que también ha sido desmantelado, y democratizarlo de verdad, de modo que cumpla su papel.

Esto lo sabe todo el mundo y por lo mismo, este cambio de rumbo goza de una amplia legitimidad. Se abrirá paso de una u otra manera, puesto que la situación actual no puede continuar por mucho tiempo más. Estos grandes cambios serán posibles gracias a la renovada movilización política de la ciudadanía, tal como ha ocurrido varias veces a lo largo del último siglo.

Hablar de estatizar en Chile es poco menos que un delito y la bendita palabra es inconstitucional. Su proscripción total y absoluta es algo así como la piedra angular del actual ordenamiento institucional de inspiración neoliberal. Este rasgo anarquista-burgués, como lo calificó el historiador Eric Hobsbawm, es el aspecto más dañino del neoliberalismo. Más allá de sus nefastas consecuencias prácticas, su rechazo por principio al poder Estatal, conspira en los hechos contra el avance hacia el hermoso sueño libertario de un mundo sin fronteras, donde las personas puedan intercambiar sus trabajos sin trabas de ninguna especie, en la medida que no atenten contra la paz y armonía general.

Los mercados que idolatran los neoliberales, sin duda son un paso hacia el horizonte señalado, pero encierran todavía contradicciones cuya superación requiere precisamente de un poder Estatal creciente. En primer lugar, el hecho que recién se están conformando en la mitad del mundo, de la mano con la urbanización. Son jóvenes en todas partes, pero presentan grados de desarrollo muy desigual, que enfrentan constantemente a los establecidos con los emergentes y a todos con todos.

Luego, bajo su forma capitalista, siguen basándose en la explotación de los trabajadores, al igual que todos los regímenes precedentes. Generan a cada rato desigualdades y abusos, desde luego a los trabajadores y consumidores por parte de los empresarios, pero también entre éstos, ganando los más fuertes.

La capacidad de estos últimos de influir mercados, unida a la propiedad privada sobre la tierra y sus recursos, genera adicionalmente una clase especial, los rentistas, que parasitan del conjunto de los productores en virtud de su control sobre estos monopolios.

Por otra parte, la carrera incesante por aumentar las ganancias y la lucha por la sobrevivencia, impulsa a los capitalistas individuales a innovar sucesivamente, lo que hace de éste un régimen revolucionario, como decía Marx. Sin embargo, la consecuente reducción del trabajo, choca constantemente con la necesidad del conjunto de los capitalistas de incrementarlo, para aumentar la producción de valor agregado que -medido en el producto interno bruto-, es la fuente única de todas las ganancias e intereses, y también de las rentas.

El choque entre todas estas fuerzas opuestas, genera el curso cíclico del desarrollo capitalista, sometido desde hace dos siglos a una sucesión de auges y crisis, más o menos violentas y globales, que acarrean consecuencias a veces terribles para todos, pero especialmente para las grandes masas de trabajadores y resultan en enfrentamientos constantes entre grupos sociales y países y no pocas veces en guerras espantosas.

Todo ello, sin mencionar la depredación de la naturaleza, que ha arrasado continentes enteros antes de repararlos. Mucho antes que el modo capitalista de producción se extienda a la mitad de la humanidad, ya está provocando alteraciones en los equilibrios naturales, que ponen en riesgo la vida misma sobre el planeta.

Por todas las razones anteriores, entre otras, el moderno capitalismo vino al mundo junto con los modernos Estados. Unos y otros han nacido y venido desarrollándose al unísono, tan inseparablemente como el huevo de la gallina. No hay uno solo de los mercados modernos que no haya sido creado por los respectivos Estados, los que a su vez nacieron para ello. Fueron éstos los que barrieron las viejas aduanas feudales, para permitir la libre circulación de dinero, mercancías y personas, sobre espacios más amplios, protegidos y regulados al interior de fronteras bien establecidas.

Ante todo, acompañaron en cada país la transformación de los campesinos tradicionales en fuerzas de trabajo urbanas, razonablemente sanas y educadas, que constituyen la base especial de cualquier mercado moderno. Durante el siglo 20, además, trajeron al mundo subdesarrollado los avances que el capitalismo pionero había generado en los países más avanzados, al tiempo que ayudaban a nacer acá, a los actores que los habían creado allá.

En los países desarrollados, los Estados capturan la mayor parte de la renta de la tierra y combaten los monopolios en general, nivelando la cancha y asegurando de ese modo el funcionamiento competitivo de todos los mercados. Asimismo, ponen coto a la explotación inmisericorde de los trabajadores y crean amplios sistemas de protección social, los llamados Estados de Bienestar, que ofrecen un mínimo de seguridad a todos, legitimando así el régimen y ampliando el mercado interno.

Cuando sobrevienen las crisis periódicas, son los bancos centrales los que inundan los mercados de moneda, para asegurar la continuada circulación ante la violenta interrupción del crédito. Son los gobiernos asimismo, los que incrementan fuertemente su gasto deficitario -especialmente en el ámbito social-, para compensar la contracción del gasto privado, que las provoca en primer lugar y morigerar sus consecuencias sobre las masas de la población.

Protegen a sus productores de la competencia externa y les ayudan a competir en el exterior - a veces se les pasa la mano y en su entusiasmo competitivo han generado las guerras más atroces. Al menos, existe una experiencia histórica en que los primeros Estados capitalistas, han dejado atrás guerras pasadas y se han propuesto construir en paz un mercado común, lo cual ha requerido que paralelamente vayan creando instituciones estatales supranacionales, que lo regulen y protejan sobre un espacio mayor de soberanía compartida. La crisis ha puesto de manifiesto en este caso, precisamente, que no puede haber un mercado sin un Estado, lo cual ha exigido a esos países a avanzar mas rápido en su construcción, a riesgo de perder medio siglo de esfuerzos de integración.

Son las instrucciones estatales las que establecieron regulaciones de proteccion del medio ambiente y están adoptando las primeras tímidas medidas para enfrentar el calentamiento global y otros desequilibrios ecológicos planetarios.

El mercado capitalista no puede funcionar sin un Estado de dimensiones adecuadas a las subyacentes economías y su nivel de desarrollo. El auténtico mercado mundial, es decir, la libre circulación global de dinero, mercancías y personas, será sólo una utopía mientras no se logre construir un Estado mundial, para lo cual falta bastante. Al oponerse por principio a los Estados, los neoliberales distorsionan el propio capitalismo que proclaman. Al rechazar los procesos de integración regional, impiden el único camino realista para avanzar hacia mercados más amplios.

La tan mentada "globalización" neoliberal de las últimas tres décadas, no fue otra cosa que la libre circulación mundial del dinero, promovida entusiastamente por los banqueros, que aumentaron desmesuradamente su poder e influencia durante el mismo periodo. Al igual que las grandes corporaciones rentistas, las que tampoco necesitan de protección estatal alguna, puesto que están sentados encima de ella.

Fueron ellos los que apadrinaron generosamente a los anarquistas profesores neoliberales, a los que sacaron de la tumba en la cual yacían muertos en vida, tras el estrepitoso derrumbe de sus teorías en la crisis de 1929. Nuevamente, la crisis iniciada el 2007, obligó a los banqueros a mendigar la ayuda de los mismos Estados que hasta la víspera denostaban. Ha disminuido considerablemente su influencia global, aunque lamentablemente no del todo. Con ello, se ha debilitado su padrinazgo al anarquismo neoliberal.

Por razones como éstas, es tiempo que los chilenos vayamos reincorando al léxico la palabra "Estatizar".

Manuel Riesco

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.523.243 lecturas en total tienen las 500 columnas de Manuel Riesco con 3.046 lecturas en promedio por columna
Columnas de Manuel Riesco
2017-08-10
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria
756 lecturas

2017-08-02
Vueltas de la vida
770 lecturas

2017-07-25
Superexplotación
312 lecturas

2016-08-12
Apurando el Tranco
3781 lecturas

2016-08-02
Correligionarios del Ministro Secretario General de la Presidencia
2713 lecturas

2016-07-17
Tergiversación del ministro Valdes
2130 lecturas

2016-06-24
Recesión Valdés - Vergara
2105 lecturas

2016-06-20
Uber
2048 lecturas

2016-06-09
Rechazo: total y decidido al proyecto de reforma de educación superior
2143 lecturas

2016-05-25
Paso atrás... el gobierno aparece cansado y su ímpetu reformista frenado casi del todo
2134 lecturas

2016-05-19
Clase Obrera... diez millones de chilenos
2166 lecturas

2016-05-12
Extremos: ola de descontento popular viene reventando desde el sur
2222 lecturas

2016-05-05
Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”
2150 lecturas

2016-04-26
Aylwin... equivocó de bando en el momento trágico que marcará su rol en la historia
2071 lecturas

2016-04-20
Cojonudo: Ojalá, las vacas flacas no duren tres décadas
1928 lecturas

2016-04-14
Vendrán nuevas ventoleras y marejadas
1983 lecturas

2016-04-06
CAE: Trampitas contables y pillerías políticas
2203 lecturas

2016-03-29
TranSantiagazo
914 lecturas

2016-03-10
Espejismo del acuerdo de CORFO y Rockwood Litio
2475 lecturas

2016-02-10
¿Ocurrió? El gran derretimiento del “Modelo chileno”
877 lecturas

2016-01-21
Ocaso de los "Hijos de Pinochet". A mitad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet (1 de 3)
2454 lecturas

2016-01-16
Indignación ante limitaciones de la gratuidad
2436 lecturas

2016-01-06
Año Nuevo desencuentro nuevo en la Nueva Mayoría
2209 lecturas

2016-01-04
Ahora se viene el tiempo de cambiar este modelo
2433 lecturas

2015-12-23
Balance Navideño
2095 lecturas

2015-12-15
¡La Gratuidad Va!
2398 lecturas

2015-12-03
La solución a los conflictos con nuestros vecinos pasa por integrarnos
2310 lecturas

2015-11-25
Los demonios de la modernidad son bien reales
2217 lecturas

2015-11-08
Élite
2254 lecturas

2015-11-01
¿Reforma de Macetero?
2247 lecturas

2015-10-21
Sistema de AFP: Inmoral
1068 lecturas

2015-10-15
¿Década Perdida?
893 lecturas

2015-10-08
Tranco Firme: Se ha iniciado el fin de un mal sistema de educación
2486 lecturas

2015-09-23
Septiembre
2238 lecturas

2015-09-15
Pensiones
2707 lecturas

2015-09-14
Eyzaguirre 3.0
2266 lecturas

2015-08-31
Consejo consultivo
2295 lecturas

2015-08-30
Caída del precio del cobre
2397 lecturas

2015-08-24
Presupuesto de Educación 2016
2407 lecturas

2015-08-22
Ricardo Lagos ¿Jefe opositor?
2313 lecturas

2015-08-02
Derrota
2846 lecturas

2015-07-26
Asesinato
2978 lecturas

2015-06-11
Peligro Público
2485 lecturas

2015-05-18
Erupción
2569 lecturas

2015-04-29
Informe Engel
2804 lecturas

2015-01-25
Oro y Cobre
3406 lecturas

2014-12-17
Vacas Flacas
5009 lecturas

2014-10-05
Quo Vadis
4371 lecturas

2014-09-12
Emblemático. Nunca se avanza quitándole el puesto a otro
3539 lecturas

2014-08-18
No más CAE
3612 lecturas

2014-08-04
Gratuidad 2015
2732 lecturas

2014-08-01
Algunos elementos de diseño del nuevo esquema de financiamiento y calidad de la educación
2438 lecturas

2014-07-21
Eyzaguirre
2259 lecturas

2014-07-14
Parelé
2308 lecturas

2014-07-10
Arriba las Manos (bis)
2569 lecturas

2014-07-08
TranSantiagazo
2248 lecturas

2014-06-20
AFP del Estado no resuelve el problema de fondo
2823 lecturas

2014-06-10
Reforma tributaria
2564 lecturas

2014-04-17
Rectores
3475 lecturas

2014-03-21
Condiciones mínimas de la gratuidad (III) Reconstrucción
3094 lecturas

2014-03-20
Condiciones mínimas de la gratuidad (II) Gratuidad
3064 lecturas

2014-03-18
Condiciones mínimas de la gratuidad (I) Subsidio a la Demanda ¡Estúp...!
3039 lecturas

2014-03-08
"666"
2868 lecturas

2014-03-05
Correctivos
2978 lecturas

2014-03-03
La hija del torturador
3232 lecturas

2014-02-21
La Generación del 68
2794 lecturas

2014-02-10
Ocaso de los "Hijos de Pinochet"
3030 lecturas

2014-02-05
De Generaciones: El ocaso de los "Hijos de Pinochet"
5730 lecturas

2014-01-10
Perverso: la ilusión de la capitalización individual
3276 lecturas

2014-01-03
Pronósticos: ...derrumbe de la bolsa chilena
3138 lecturas

2013-12-26
Colapso Clínico: "lease back" del Hospital de la Universidad de Chile
3491 lecturas

2013-12-01
Renacionalización de los recursos naturales: Clamor Nacional
3306 lecturas

2013-11-16
Publicidad Engañosa de Asociación de AFP
3828 lecturas

2013-11-15
AC
2784 lecturas

2013-11-04
Demagogia
2838 lecturas

2013-09-29
Maremoto
3061 lecturas

2013-09-10
Aportes miserables
2915 lecturas

2013-08-23
Las demandas de hoy y las de ayer
3085 lecturas

2013-07-08
Acoplados
3551 lecturas

2013-06-21
A Chaucha Mais Grande
3409 lecturas

2013-05-27
Apoyo a Bachelet
3195 lecturas

2013-05-24
PIB
4981 lecturas

2013-05-08
Renta y Crisis
3375 lecturas

2013-03-24
Renacionalizar
3834 lecturas

2013-03-13
Chávez y Bolívar
3237 lecturas

2013-03-12
Sur
3315 lecturas

2013-03-08
Paleteados
3155 lecturas

2013-02-09
Pichicateada
4028 lecturas

2013-02-02
Charcha
3394 lecturas

2013-01-21
Japoneses
3291 lecturas

2012-12-25
Razón de Estado
3426 lecturas

2012-12-17
La Gran Pregunta
3349 lecturas

2012-11-19
Estatizar
3626 lecturas

2012-11-05
Desafíos del Vivir Más
3291 lecturas

2012-11-02
Mal Holandés
3384 lecturas

2012-09-15
Carta abierta a Camilo Escalona
4931 lecturas

2012-08-29
Candidatura de la Izquierda
3924 lecturas

2012-08-01
Escoria
3598 lecturas

2012-07-02
Opositores a Allende
3821 lecturas

2012-05-28
Zambullón
3764 lecturas




Hay 37 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA