Columnas
2013-04-16
3092 lecturas

Arturo Volantines
especial para G80

JOS脡 SILVESTRE GALLEGUILLOS


Comandante de los Guerrilleros a Caballo en El Sitio de La Serena de 1851; el héroe, el hombre del pueblo y el amigo leal(℮)


El propósito de esta biografía contextualizada es honrar la enorme influencia de este héroe en la vida y obra de Pedro Pablo Muñoz Godoy y en los diversos hechos de armas acaecidos en la Región de Coquimbo.

La Serena inició su cruzada, tan pronto como el vapor le trajo la primera noticia de aquel tremendo descontento entre los capitalinos y demostrada en aquella sangrienta protesta que se ha llamado la jornada del 20 de Abril. Los derrotados de la capital fueron llegando ocultos, aumentando así los adeptos a la rebelión. Aquí se refugiaron —entre otros— don Benjamín Vicuña Mackenna, don José Miguel Carrera Fontecilla y don Ricardo Ruiz.

El entusiasmo por la causa proclamada se estampó en el corazón del pueblo coquimbano y en el campo revolucionario se procedió al nombramiento del gobierno provisional. Se adoptaron las medidas más urgentes con la finalidad de que el movimiento se generalizara y se designaron Comisionados que debían ocupar con la mayor agilidad todos los departamentos de la provincia de Coquimbo: hasta Vicuña por el Oriente y hasta Illapel por el Sur. Para tal efecto la noche del 7 de septiembre de 1851 salía un piquete formado por 15 jinetes del Yungay con dirección a Elqui; cometido que tuvo un desenlace rápido y armonioso.

Para intervenir los departamentos del Sur hasta el río Choapa fue comisionado don Benjamín Vicuña Mackenna cuya misión sería más bien de informar, de convocar y de persuadir a los habitantes de estos departamentos a hacerse fuertes por el derecho a la legalidad y a la igualdad. En ningún caso invadirlos. Salía del cuartel con 13 hombres del Yungay.

Desde los cerrillos de Pan de Azúcar el comisionado Vicuña Mackenna despachó a Ovalle un emisario portador de una misiva dirigida a los vecinos liberales de ese poblado en la que le comunicaba la verdadera misión y les ponía en conocimiento los hechos acaecidos en relación con el levantamiento de que eran protagonistas. Ovalle les recibió con entusiasta adhesión; y se procedió de inmediato al nombramiento del Gobernador. El día 10 de septiembre los preparativos para continuar estaban concluidos.
“y emprendió su marcha, llevando en las pistoleras de su silla dos paquetes de onzas de oro, que hacían una suma de dos mil doscientos cincuenta i cinco pesos, colectados aquella mañana por el gobernador con otras sumas más considerables. Sólo el propietario de la famosa hacienda de Limarí, don Calisto Guerrero había erogado mil pesos i los SS Aristía de la hacienda Sotaquí enviaron espontáneamente al nuevo gobierno la suma de mil quinientos pesos”.

Vicuña Mackenna, Benjamín.
“Historia de los Diez Años de la Administración de don Manuel Montt”, pp.: 126.
La noche de aquel día la pequeña división acampó en el pueblo de la Chimba acompañados por los vecinos adheridos al movimiento.
“Allí recibió la presencia de un numeroso escuadrón de caballería que reunidos en torno a su “Comandante don Marcos Barrios, joven patriota i rico, que, como sus hermano  don Valentin i don Juan Bautista, había sido comprometido en la revolución. Gran parte de las fuerzas de aquel escuadrón habían sido colectadas en la hacienda de Frai Jorje, propiedad de los SS Barrios i en las aldeas de Pachingo i Tongoy, situados en el litoral; Vicuña se contentó con dar las gracias a aquellos voluntarios i aceptó sólo llevar consigo  a 20 mozos resueltos que salieron a su voz de las filas. A la cabeza de estos adelantóse un joven de simpática i espresiva fisonomía que montaba un brioso caballo i llevaba a la cintura un sable bruñido i sonoro. Era este, el sarjento JOSÉ SILVESTRE GALLEGUILLOS, de inmortal memoria en los anales del heroísmo coquimbano”.

Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.), pp.: 127.
Don José  Silvestre Galleguillos Contreras, nació el año 1823, en el departamento de Ovalle. Algunos investigadores indican que el lugar de su nacimiento fue la Hacienda Lagunillas; en tanto otros declaran que nació en el poblado de Huamalata donde su padre don José Gregorio Galleguillos Valdivia —agricultor— tenía una finca situada entre la quebrada “Juan El Godo” hasta el camino que atraviesa el río para ir a Villaseca y además otros sitios en el pueblo, con derecho cada uno a una teja de agua. Don José Gregorio fue el creador del canal de Tuquí.

Su madre doña Gertrudis Contreras —oriunda del valle de Elqui— era educacionista: enseñaba a leer, escribir y bordar. Tocaba el arpa y la vihuela.

Se crió  entonces, el joven José Silvestre en Huamalata hasta los 15 años y después se fue a vivir al pueblo de Limarí con su abuelo don Patricio Galleguillos, quien era el administrador del fundo de los hermanos Guerrero. Posteriormente fue contratado como mayordomo debido a su inteligencia y don de mando. Pero sus ingresos no sólo eran por ese concepto, pues además en Chiripe, tenía tropas de mulas que cargaban madera de sauce para enmaderar las minas de Tamaya —especialmente el famoso socavón Lecaros— lo que resultaba ser un excelente negocio.
“Don José Silvestre Galleguillos, a pesar de sus múltiples quehaceres, no dejó de lado sus deberes cívicos, integrándose al Regimiento Nº 1 de Caballería Cívica, al mando de don Calixto Guerrero, que ostentaba el grado de Coronel. En ese tiempo las fuerzas militares de la zona estaban subdivididas en “partidos”, correspondiendo la Caballería de Limarí al partido de La Torre, donde era instructor José Verdugo y José Silvestre Galleguillos era sargento.

El "Valiente Galleguillos" como jefe de la tropa de su compañía, conocía y manejaba a su gente "con sus pelos, marcas y señales", hablando en términos usados por los huasos.

De Limarí, ya casado don doña Juana Galleguillos Malebrán, se vino empleado a la Haciendo La Chimba, de propiedad de don Juan Bautista Barrios. Estaba en este empleo cuando estalló la revolución, en que le tocó desde el comienzo tomar una participación tan activa como temeraria”.

Silvestre, José “Reminiscencias”,  pp.: 103.
La topografía de la comarca que se extiende entre el valle de Coquimbo y el de Aconcagua, presenta cadenas de montañas que se extienden a veces en suaves planicies y se alzan otras en cumbres ásperas y tortuosas como la cuesta de Cabilolén que cierra el valle de Choapa, la de las Palmas, que encierra el riachuelo de Quilimarí y por último la formidable de los Ángeles que guarda el valle de Putaendo; ruta difícil e ingrata para la división de Vicuña.

El día 11 de septiembre el destacamento —después de atravesar los llanos de Punitaqui— llegó a dormir al poblado de Huilmo. El Comisionado Vicuña debía ocupar Combarbalá en la tarde del día siguiente; por tal motivo envió una nota al gobernador de Combarbalá don Francisco Campos Guzmán en la que le invitaba cordialmente a asociarse a la revolución. Cuando el emisario llegó a la villa, Campos Guzmán había abandonado el pueblo para adherirse a las fuerzas del gobierno de la capital.

Invadida la provincia de Coquimbo en una jornada de ocho días; la misión revolucionaria estaba asegurada. El joven comisionado —Vicuña Mackenna— que no se había quitado las botas desde su partida de La Serena dormía por fin sobre dos pellones; cuando se presentó un vecino para informar que las fuerzas que mandaba el gobernador Campos Guzmán acampaban en Quilimarí. Se despachó una partida de 20 hombres a cargo del capitán José S. Galleguillos con la misión de explorar ya que la situación se presentaba delicada y preocupante.

El día 24 de septiembre se recibía a un miliciano de Ovalle que llegaba con un mensaje del intendente, José M. Carrera F., fechada el día 22 en ella instruía a Vicuña Mackenna lo siguiente:
“Te recomiendo la calma i la estrategia, antes de hacer uso de las armas. No olvides que nuestra misión es pacífica antes que armada. Es preciso evitar sangre i retardar por ahora encuentros. Evítalos en cuanto sea dable, sin empañar el pabellón de la libertad”.

Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.), pp.: 152. 
Junto al despacho de Carrera se recibía también desde los puestos de avanzada de la cuesta de Cabilolén en tiras de papel los ardientes partes en su propia sencillez y que eran un llamamiento sonoro e irresistible que les pedía salir al campo. El nombre que los firma era por si sólo un grito de Combate:
“Mi comandante, mucho siento que nos hayan tomado el punto de encima de la cuesta. Subieron como que era de ellos el camino. Yo siempre vengo entreteniéndolos. Son pocos; se ve son como ciento. Los caballos sí que son hartos. A mí me encontrarán en el río de Choapa. Los que habimos acá no tenemos mucho miedo”.

De U. GALLEGUILLOS

“Mi comandante, (añadía el 2º boletín) lo que pasé el río, les comencé a hacer fuego i quizás creyeron que estaba toda la fuerza aquí i sujetaron su marcha. Me parece que se acamparon en la puerta de aquel lado del río. Yo pienso acamparme en la boca del callejón de Cuzcuz, porque quizás den vuelta al río i por esta razón voi a ponerme donde le digo, si U. lo tiene a bien, o de no me pongo, donde me ordene. Ellos hasta ahora se vienen con miedo, porque en la última casa que es donde ellos están, dije que era mucha desconsideración de mi jefe que sólo me mandaba mil hombres cuando tenía cinco mil.

De U. GALLEGUILLOS

Vicuña M., Benjamín (Op. Cit.), pp.: 152- 153. 
La división —entonces— tomó el camino que conducía hacia los lomajes de Cuzcuz. Por los mensajes enviados por Galleguillos se sabía que la división de Aconcagua no pasaba todavía el río Choapa.

Bien entrada la noche el lejano ruido de fusilería les despertó sobresaltados; era Galleguillos que, habiendo sido atacado por una descubierta enemiga de cuatro granaderos y 10 carabineros de los Andes, se replegaba, haciendo una retirada a vivo fuego con cinco o seis fusileros que aún le quedaban porque todos los milicianos de caballería se le habían desbandado en el camino. Fue preciso bajar hasta el río para socorrer a Galleguillos. Hasta verlo aparecer con la cara envuelta en un pañuelo que él se ataba de una manera particular. En un tiroteo de escaramuza se habían perdido municiones, y lo que es peor la vida de varios soldados:
“Ráfagas de rubor, de despecho i amargura comenzaban a inundar mi pecho sumiéndome en el desaliento, cuando vinoseme a la memoria el vago aviso que había recibido de que el coronel Arteaga se había puesto en marcha desde la Serena para reunírsenos i formar en Illapel la división de vanguardia. Al momento resolví replegarme, i la infantería con conocido desgano, seguida por el pelotón de milicianos de Ovalle, tomó el camino que conduce al norte”.

Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.), pp.: 160.
Al amanecer del 5 de octubre, el infatigable Galleguillos, que había ascendido al grado de mayor, se adelantó con una partida para practicar un reconocimiento sobre Illapel y regresó con el aviso de que el camino quedaba expedito.
“El día 9 de octubre, hicimos la travesía de la cuesta de Cabilolén, llegando a puestas del sol al punto llamado la Mostaza, a seis leguas de la aldea de Quilimarí. La división se formó esta vez en línea de batalla en la cima de una encumbrada meseta. Aquella misma tarde supimos por nuestros espías i los partes de la descubierta del mayor Galleguillos, que el enemigo, reforzado considerablemente nos esperaba en el costado sud del estrecho i profundo valle de Quilimarí, cuyo angosto paso barrían sus cañones.

Lo que había sucedido, por la extraordinaria actividad del gobierno de la capital, era que la pequeña columna de Campos Guzmán se había transformado, como de improviso, en una división respetable i cambiado de un solo golpe la perspectiva de la campaña”.

Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.), pp.:207.
El día 12 de septiembre había llegado a la capital la noticia de la revolución de la Serena. Con la finalidad de sofocarla se embarcó vía Valparaíso —en la fragata Chile y en la Corbeta Constitución— una división de más de 600 veteranos, compuesta de tres compañías del batallón Buin, de la brigada de marina y dos compañías del batallón Chacabuco, más una brigada de artillería. Además se despacharon por tierra numerosos cuerpos de milicia de la provincia de Aconcagua que fueron llegando sucesivamente y cuyo principal destino era proporcionar movilidad a la división de mar

El curso de la campaña revolucionaria quedaba de hecho cambiado por aquella noticia. La intrépida columna del norte debía abandonar desde aquel instante su cometido para mantenerse a la defensiva. La marcha había sido encaminada siempre hacia el oriente, ocultándose del todo al enemigo gracias a la diligencia y temeridad del mayor Galleguillos, que con unos pocos jinetes se adelantaba hasta cerca de Quilimarí, persuadiendo al enemigo con la osadía de sus movimientos que su destacamento era la descubierta de la división del Coronel Arteaga.

El Comisionado Benjamín Vicuña meditaba el plan que adoptaría si hubiera que oponer resistencia. Tenía órdenes estrictas de no atacar; por esta razón se replegó sobre unos peñascos y ahí ubicó a su tropa con la resolución de defenderse hasta el último trance. De pronto escucharon un estruendo profundo y prolongado. Se había producido el encuentro de la vanguardia al mando del Coronel Arteaga con las fuerzas del Gobierno, en hora y lugar no calculado. Y aunque se ha dado el nombre de batalla al encuentro de Petorca cuando en realidad fue más bien la heroica captura de un puñado de reclutas.
“Inspeccionábamos el campo con el mayor Galleguillos para dar aviso al coronel Arteaga cuando vimos aparecer en la cima del portezuelo dos carabineros de la partida de los Verdes, que bajaban precipitadamente por el sendero, trayendo cada cual un caballo  ¡Señor venimos derrotados! Aquellos dos jinetes eran los primeros dispersos de Petorca, que llegaban.”.
 
Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.) pp.: 314.
Los restos de la división coquimbana destrozada en Petorca deambulaban por las gargantas salvajes de aquellas serranías.

Cerrada la noche un jinete —el manco Bustamante— vino a ofrecer sus servicios para guiarlos por el cerro de la Achupaya donde se verían libres de todo riesgo. Allí en el corazón de la cordillera recibieron la generosidad del capataz de la hacienda de Vicuña Mackenna que por prodigioso milagro volvían a encontrarse. Ventura Atencio subió desde el valle llevando una bolsa de azúcar y un cuero de sancocho, nombre que se daba en el valle de Putaendo a un mosto grueso. Luego decidirían si debían regresar a Coquimbo o buscar asilo en Valparaíso.
“Tiritando de frío, nos dormimos al fin, i cuando aclaró el nuevo día (20 de octubre), observé con sorpresa que Galleguillos estaba a mis pies, que había cubierto con su propia manta. Al saludarme, me pareció notar en su sonrisa un dejo melancólico, síntoma de desaliento o de una amarga resolución. Lo interrogué, con esa brusca insinuación permitida  al camarada, sobre su tristeza, pero bajó sus grandes ojos pardos i me dijo con voz conmovida estas palabras que iban a ser el eco de un supremo adiós.

“Estoi triste porque hasta aquí sólo puedo acompañarlo. Desde este punto, hai rumbo directo al camino de la Serena, i yo debo irme a juntar con mis amigos, porque mis servicios pueden necesitarse, mientras que si voy  a Valparaíso, nada podré hacer…”

Aquella resolución no tenía otra  respuesta que un abrazo de adiós. I después de haber ensillado nuestros caballos, estrechamos nuestros brazos con efusión, no sin que sollozos comprimidos traicionaran el dolor de aquella separación del infortunio i de la amistad. Galleguillos bajó precipitadamente por la falda septentrional de la sierra de Santa Catalina, donde nos hallábamos, mientras Lastarria i yo continuamos nuestra marcha a Valparaíso”.

Vicuña M, Benjamín (Op. Cit.) pp.: 321- 322.
José Silvestre Galleguillos encontrándose con el comandante Pedro Pablo Muñoz en la hacienda San Lorenzo resolvieron seguir rumbo a la Serena; llegando a la Chimba el día 27, justo una semana después que se había separado de Vicuña en la sierra de Santa Catalina. El día 29 llegaron a Ovalle siempre con la dedicación de encontrar recursos para entrar armados a La Serena y poder resistir a las avanzadas que patrullaban los caminos.

Tomando el rumbo de travesía por las montañas de Andacollo, los jóvenes revolucionarios consiguieron aproximarse a La Serena.

El día 30 de octubre se avistó  un grupo de jinetes que bajaba desde las colinas que rodean la ciudad de La Serena y se dirigía a las trincheras. Los artilleros sorprendidos corrieron a sus cañones con la finalidad de abrir fuego cuando una voz los detuvo ¡¡ Es GALLEGUILLOS!! Era en verdad el mismo sargento de la caballería de Ovalle ascendido a mayor en la campaña de Petorca el que regresaba y el que tendría la misión de transformarse en el Comandante de Carabineros, cuerpo que él debía formar en base a los hombres montados que en esa tarde le seguían y que sería fundamental para sostener la defensa de La Serena.

Resulta conmovedor el retrato que dibuja don Benjamín Vicuña Mackenna de este hijo de Ovalle, noble ciudadano quien ha quedado para personificar el heroísmo de su suelo. Así como en Atacama ha quedado como impronta don Rafael Torreblanca, hijo de Copiapó, en Ovalle ha quedado registrado como encarnación heroica la vida del soldado José Silvestre Galleguillos Contreras.
“JOSÉ SILVESTRE GALLEGUILLOS, tenía la edad, la talla, el rostro del héroe. Era como un tipo del adalid moderno. Esbelto sin ser alto, ajil i agraciado en sus movimientos, no tenía esa fragilidad descarnada de los miembros, defecto de las organizaciones nerviosas; su rostro era ovalado i de color cobrizo: su boca grande, sombreada por un bello negro i sedoso, pero que no alcanzaba a caer sobre su labio superior en la forma de bigotes; sus ojos grandes, de un negro apagado i melancólico, que pestañas largas, crespas i firmes sombreaban profundamente, daban a toda su fisonomía una espresión grata, en la que la modestia velada i la audacia sin reboso parecían hermanarse, confundiéndose en un solo tinte fijo de enerjia i benignidad. Su sonrisa tenía el atractivo particular de una intima benevolencia, i este reflejo retrataba su alma, porque era el más lúcido dote de su índole  el ser bueno, compasivo, jeneroso, i aun magnánimo. Era un valiente, i el coraje en los hombres de guerra es el hermano varonil de la clemencia. Su frente era espaciosa, cuadrangular, cortada en sus perfiles como a golpe de cincel. Lo que más caracteriza su rostro era lo que se llama en lenguaje habitual, la simpatía, que es la beldad del alma traducida en el tosco molde de las formas; pero no era por esto un hombre ni hermoso ni arrogante.

Se había dado poco al ejercicio de las armas, afición que ya hemos visto no prevalece en el norte de nuestro territorio, ni en teoría, ni menos en la práctica. El joven mayordomo no había tenido tampoco en derredor suyo, la tradición del pasado, que mantiene en los pueblos, con el relato de las hazañas de los mayores, el culto del heroísmo. Hoy ese culto existe, i Galleguillos contribuyó con mejores títulos que otro alguno a su gloriosa iniciación porque no hubo en la revolución  del norte una figura más conspicua que la suya, como tipo militar, i no la habría habido acaso en toda la campaña de la revolución. Sus camaradas de servicio i de gloria, Roberto Soupper, Benjamin Videla, Ramón Lara, Alarcón, Urízar i los 13 oficiales del Guía dejados en el campo, hicieron en un solo día proezas  inmortales. Galleguillos, las había repetido casi día a día, durante tres meses de combates, en los que su caballo era siempre el que galopaba mas delante de las filas.

Pero Galleguillos no era solamente hombre de hígados pujante. Tenía otra cualidad militar de alto valor, que era acaso el sello distintivo de su jenio de soldado: la prudencia. Antes de pelear, era frío, subordinado, observador.Sabía retirarse en buen orden; cargaba pocas veces Debióse a esto, que mui rara vez le mataran un soldado en los diarios encuentros que sostuvo durante el sitio de la Serena. Era humano hasta la benevolencia. Estorbaba , no sólo la carnicería del combate, sino la mofa i la humillación de sus triunfos de avanzada, i a esto debe atribuirse el que no solo los soldados enemigos, sino hasta los gauchos arjentinos que rodeaban la plaza asediada, le cobraran, más bien que el encono de la guerra , amor i respeto. Los Cazadores a caballo que él sacaba al campo i paseaba cada día varias leguas; i aquellos bravos chilenos, que se sintieron siempre humillados de hacer brillar sus sables en las mismas filas, en que los cuyanos tremolaban sus banderas de pillaje, preferían alistarse entre los defensores de la plaza, consintiendo de preferencia en que se les llamara traidores a la bandera de su rejimiento, antes que serlo al estandarte de la patria.

Tal era José Silvestre Galleguillos, aquel humilde mancebo, que rendido a los pies de su camarada, velaba su sueño i le protejía contra la intemperie, mientras él tiritaba transido de frío. Tenía ya en su frente el presajio de la gloria, aguijón irresistible, que punzaba su pecho por dar la vuelta  del hogar amenazado… I así, cuando sofocando sus sollozos, bajaba de la sierra, galopando por entre las breñas i dando gritos de adiós a sus compañeros, hubiérasele creido el jenio de la guerra que descendía sobre  los valles de su suelo, para levantarlos a los gritos de la patria encadenada i de la libertad despedazada por la metralla del formidable bombardeo, que, a su llegada, iba a estallar sobre la Serena.

Vicuña M., Benjamín (Op. Cit.) pp.: 322-323-324-325.
La historia sabe que el heroísmo pertenece a ciertas familias llamadas por la Patria. Hay soldados que han inmortalizado sus nombres siguiendo la herencia de su sangre. Así es el caso de la familia Galleguillos. Dos hijos de José Silvestre Galleguillos C. participaron gloriosamente en la guerra de 1879 contra Perú y Bolivia.

Rafael Torreblanca, capitán del Regimiento “Atacama” le escribe a su hermano y relata su participación en Pisagua, durante la Guerra del Pacífico (1879):
“El cerro es medanoso, así es que llegamos ahí estenuados de fatiga. Después de algunos minutos de descanso i de fuego, asalté la primera línea del ferrocarril. De ahí destaque un cabo de mi compañía José S, Galleguillos, con diez hombres, para que hicieran desocupar la carretera inferior hacia el lado de la población desde donde se hacía un vivísimo fuego sobre los botes”.

“Cometeríamos al llegar aquí, una omisión culpable, si no recordáramos en este lugar que el cabo Galleguillos, mencionado en la presente pájina por su subteniente, era hijo de aquel José Silvestre Galleguillos que de simple sarjento de un escuadrón de milicias de Ovalle, elevóse al rango de teniente coronel en el sitio de La Serena, i fue su alma su temple i su heroísmo.”

“El cabo 1º de la 1ª compañía del Atacama José Silvestre Galleguillos, cayó en efecto, en la carga a la bayoneta de San Francisco, i con estoica resignación de su puesto humilde había escrito a su esposa doña Dolores Vergara, desde el campamento de Dolores el 9 de noviembre de 1879 estas palabras que podrán tomarse como el eco de todos los heroísmos anónimos i desinteresados.”

“Bien puede ser que algo se mencione a tu viejo que se ha mostrado como el finado de su padre… aunque  a un pobre siempre se le repica con campanas de palo”.

Vicuña M. Benjamín;
“El Álbum de la Gloria de Chile”;  pp.: 32- 580.
Don Benjamín Vicuña Mackenna honró su memoria, en 1858, dedicando al recuerdo de su nombre la “Historia de los Diez Años de la Administración de don Manuel Montt”, que escribió en los calabozos de la Penitenciaría.
“A LA MEMORIA DE JOSÉ SILVESTRE GALLEGUILLOS”

Sarjento de la Guardia Nacional de Ovalle en septiembre de 1851, Comandante de Carabineros en el Sitio de La Serena, tres meses más tarde.

“No al poderoso ni al hombre de los que fascinan por su prestijio o por su orgullo, sino a ti, sombra del héroe i del amigo, consagro estas páginas. Ellas forman el pálido rejistro de las glorias de un pueblo tan ilustre como fue desventurado, pero ellas también  te pertenecen más de cerca como el laurel pertenece al valiente, la honra al leal, la fama a las proezas heroicas, i también ai ! el llanto a la tumba, que se ha cerrado sobre la juventud, la lealtad, i un porvenir que prometía al hombre tanta gloria i tanto lustre a la patria”  Ahora la mano del que fue el camarada, el amigo, el admirador del mártir, viene a colocar sobre la tierra que cubre sus restos, esta corona, emblema de amor para el uno, de inmortalidad para el otro, i si bien frágil i oscura como la cruz de madera que antes le consagrara la caridad del caminante, pura al menos como ofrenda del corazón, austera en su propósito de verdad i patriotismo , santa también si es santo el amor a la justicia i el culto de la libertad, en cuyo altar la hemos consagrado.

Acéptala, sombra querida, i se habrá llenado un voto de mi alma, antiguo, intimo i ferviente.”

Benjamín Vicuña Mackenna.
Santiago, diciembre 1º de 1858.


Vicuña M. Benjamin (Op. Cit.) pp.: 5- 6.
Después del sitio de La Serena en 1851, José S. Galleguillos, como Comandante de Carabineros y de los ideales del liberalismo, hizo un postrero esfuerzo para organizar en el Departamento de Ovalle una nueva montonera, pero fue sorprendido en su intento y enviado a prisión por varios meses. El 1º de enero de 1852, se le desterró a la Argentina. Volvió a Chile y se refugió en las breñas de Quilimarí donde lo sorprendió la muerte.

José Silvestre Galleguillos, falleció en la Hacienda Palo Colorado, el 6 de marzo de 1855, a la edad de 32 años. Fue sepultado sigilosamente en Quilimarí. En el año 1862 sus restos mortales fueron exhumados por solicitud de don Pedro Pablo Muñoz y llevados a La Serena, donde fueron sepultados en el cementerio local.
“A don Francisco Campos Guzmán, ex Gobernador de Combarbalá y que luego sería nombrado por las fuerzas del gobierno Intendente de la Provincia, le dedicaron según la tradición popular varias estrofas, recordándose en forma especial la siguiente:

Campos se va a La Serena

A recibir la Intendencia

Y los pipiolos le tienen

Muy bien la camita hecha.

Si lo llegan a pillar

Lo cortan presa por presa,

Le cortará  la cabeza

Con doscientos mil martirios,

Si lo merece en sus manos

El valiente Galleguillos”


Silvestre José: (Op. Cit.) pp.: 104.
Bibliografía:

Figueroa, Pedro Pablo: “Diccionario Biográfico de Chile”; Tomo II; Imprenta Barcelona, Santiago Chile, 1897.
Figueroa, Virgilio: “Diccionario Histórico Biográfico y Bibliográfico de Chile” 1800- 1928;  Tomo III; Balcells & CO. Santiago, Chile ,1929.
Silvestre, José.  “Reminiscencias”, Memorialista Popular,  1861-1933; Museo del Limarí, Ovalle, 1992.
Vicuña Mackenna, Benjamín: “Historia de los diez años de la administración de don Manuel Montt”; Imprenta Chilena, 1862.
Vicuña Mackenna, Benjamín: “El álbum de la gloria de Chile”; Imprenta Cervantes, Santiago Chile, 1883.

José Silvestre es un seudónimo. Es el nombre con que las letras conocieron a don Pablo Enrique Galleguillos (1861-1933) es uno de sus descendientes  que ha continuado  las tradiciones de la familia y honrado el apellido con su pluma. Fue un investigador, un cronista de sus tiempos. Sus escritos aparecen en la prensa de Ovalle en los finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

(℮).- Susana Pacheco Tirado: Nació en Ovalle. Profesora normalista, especialista en Educación Musical; licenciada en Educación en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Investigadora histórica y cultural; ha publicado el texto “Escuela Normal de La Serena: Testimonios de una vocación”(2007), y desarrolla el libro: “Ovalle en un vagón del tiempo”. Es socia de la Sociedad de Creación y Acciones Literarias Región de Coquimbo (SALC.) y de la Sociedad Patrimonial Pedro Pablo Muñoz Godoy(SPPMG). Reside en La Serena. Foto: Puerto de embarque; Caleta de Totoralillo Norte, La Higuera; Circa, 1899 (Álbum Casa Muñoz, Colección de Fernando Moraga A.).

Arturo Volantines

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validaci髇) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



304.990 lecturas en total tienen las 99 columnas de Arturo Volantines con 3.081 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Volantines
2016-08-10
Regi贸n de Coquimbo ir谩 tras la huella de Domingo Faustino Sarmiento
2918 lecturas

2016-01-21
VIENE GABRIEL SALAZAR A COQUIMBO 28, 29, 30, 31 DE ENERO
1884 lecturas

2016-01-11
Estudio peruano confirma identidad del soldado del 79 secuestrado por el ej茅rcito
1991 lecturas

2015-12-21
SOCIEDAD PEDRO PABLO MU脩OZ PROFUNDIZAR脕 SU LABOR PATRIMONIAL
2034 lecturas

2015-12-01
II SEMINARIO EDITORESCRITORES
1551 lecturas

2015-11-01
EN FILSA SE PRESENTA LIBRO QUE DA CUENTA DE LA GESTA DE LA REGI脫N DE COQUIMBO EN LA GUERRA DEL PAC脥FICO
1556 lecturas

2015-09-23
Centralismo, retr贸grado y agresivo
1081 lecturas

2015-09-10
Participaci贸n del Choapa en la Guerra del Pac铆fico 1879 鈥 1884
1402 lecturas

2015-08-20
SE LANZA LIBRO DE LAS LENGUAS ORIGINARIAS DE LA PROVINCIA DE CHOAPA
1392 lecturas

2015-08-18
La f茅rrea madera del duelo. Los poemas de Suecia de Oliver Welden
964 lecturas

2015-07-30
La po茅tica de la RETAGUARDIA chilena. Tebaida (fortaleza del desierto de Atacama)
1240 lecturas

2015-07-13
Pr贸logo a Participaci贸n del Choapa en la Guerra del Pac铆fico
1482 lecturas

2015-01-24
PEDRO LEMEBEL NO SE IR脕 AL CIELO
2191 lecturas

2014-08-14
REGIONALISMO por Gabriela Mistral
1343 lecturas

2014-08-06
30/ Lienzo, El Repase: SOBRE EROS Y TUMBAS
1632 lecturas

2014-07-16
SE REMEMORA A FRANCISCO DE AGUIRRE EN SANTIAGO DEL ESTERO, ARGENTINA
2657 lecturas

2014-07-14
Gabriela Mistral: El Norte con su Norte en su Prosa In茅dita
1359 lecturas

2014-05-28
Gabriela Mistral: Los mamones de la criatura de Coquimbo
1537 lecturas

2014-03-12
155 A脩OS DE LA BATALLA DE LOS LOROS
5078 lecturas

2014-03-04
PEDRO LE脫N GALLO EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO
4683 lecturas

2014-02-18
HALLAZGO DE MINUTA DE GUILLERMO DEISLER
3078 lecturas

2014-01-23
SI ES S脫LO PARA LEERLO
2953 lecturas

2014-01-08
LA CULTURA SE RE脷NE EN EL MARCO DEL 3er FESTIVAL DE LA CULTURA Y LAS ARTES 2014
2141 lecturas

2013-12-04
Viajeros del siglo XVIII cuentan como era la regi贸n de Coquimbo
2452 lecturas

2013-11-11
FALTA DE PROBIDAD EN TORNO A PROYECTO CULTURAL
2393 lecturas

2013-10-30
SOLDADO ATACAME脩O MUERTO EN LA GUERRA DEL PAC脥FICO SIGUE PRISIONERO DEL EJ脡RCITO CHILENO
4948 lecturas

2013-08-13
Gorriones de 1943: Le贸n Ocqueteaux
2098 lecturas

2013-08-05
SE LANZA ANTOLOG脥A RECOPILATIVA DE LA POES脥A DE LA SERENA
3174 lecturas

2013-07-21
Cuerno de Caza: Le贸n Ocqueteaux
2351 lecturas

2013-07-01
Un pueblo lanzado al mundo. Agua Lejana, Cr贸nica, Relato y Poes铆a de Combarbal谩
2089 lecturas

2013-06-26
2 poemas del 煤ltimo l谩rico: Le贸n Ocqueteaux
2195 lecturas

2013-05-16
LANZAN LIBRO SOBRE LA BATALLA DE LA SERENA
2816 lecturas

2013-04-30
El sue帽o m谩s grande so帽ado por un atacame帽o: referido a la batalla de Cerro Grande, 29 de abril de 1859
2103 lecturas

2013-04-29
El Ej茅rcito Constituyente entra a Coquimbo
3093 lecturas

2013-04-16
JOS脡 SILVESTRE GALLEGUILLOS
3093 lecturas

2013-03-12
FRAGMENTO DEL TATUADO: Julio Fernando Miralles, 1974鈥2008
2350 lecturas

2013-02-22
IMPORTANTES ACTIVIDADES PATRIMONIALES EN LA SERENA
3850 lecturas

2013-01-17
FORO ANALIZAR脕 FUTURO DE LA CULTURA COQUIMBANA
2374 lecturas

2013-01-08
MADRIGUERA DE PALOMAS: Poes铆a contempor谩nea de La Serena
4005 lecturas

2012-12-27
DESDE EL PARNASO COQUIMBANO AL BURRO DEL DIABLO
3809 lecturas

2012-11-19
El Diario de los Libres de Copiap贸. Copiap贸, 26 de diciembre 1851 鈥 9 de enero de 1852
2577 lecturas

2012-10-20
CONVOCATORIA A PARTICIPAR EN FILSA 2012 A ESCRITORES DE REGI脫N DE COQUIMBO
2762 lecturas

2012-10-12
El gobierno de Los Libres de Atacama, a trav茅s de los documentos y proclamas
2966 lecturas

2012-09-27
Jotabeche y los Escuadrones argentinos en El Sitio de La Serena
3176 lecturas

2012-09-10
La Revoluci贸n de los Libres. Copiap贸, 26 de diciembre 1851 鈥 8 de enero de 1852
3257 lecturas

2012-09-05
Los Ararakus (La Muerte de Copiap贸)
1837 lecturas

2012-07-07
Encuentros y desencuentros literarios
2438 lecturas

2012-06-15
JUAN BOH脫N, FUNDADOR DE LA SERENA
4969 lecturas

2012-05-25
ATACAMA TAMBI脡N EXISTE, Visibilizaci贸n, tradici贸n y canon en la literatura del norte
3291 lecturas

2012-04-13
SE LANZA OBRA DE HISTORIA DE LA EDUCACI脫N EN LA REGI脫N DE COQUIMBO
3762 lecturas

2012-01-08
Lanzamiento del libro ''Cr贸nica de La Serena''
3251 lecturas

2011-12-22
UN GATO DORMIDO A LOS PIES DE LA LEONA SERENENSE
3114 lecturas

2011-11-16
Peque帽os borradores para una mujer pintada de azul y primavera
2424 lecturas

2011-10-03
La bandera revolucionaria de Atacama
4648 lecturas

2011-09-24
Homenaje en La Higuera a Pedro Pablo Mu帽oz patriarca de los rotos de Coquimbo
3559 lecturas

2011-08-24
Un fogonazo de poes铆a en el norte argentino
2970 lecturas

2011-05-02
EN BOLIVIA LANZAN LIBRO DE LA REVOLUCI脫N CONSTITUYENTE DE 1859
5070 lecturas

2011-04-30
Entre la culebra y el colibr铆
2428 lecturas

2011-02-18
''Pasajeras del ayer'' de N茅lida Baros Fritis. Pr贸logo
2887 lecturas

2011-01-26
La Loba. Pr贸logo
2219 lecturas

2011-01-19
La Loba
2232 lecturas

2010-12-31
FRAGMENTO DEL TATUADO
3011 lecturas

2010-12-24
''te das cuenta en qu茅 se ha convertido el ser por el que se dio casi la vida'' Mi correspondencia con la T铆a Julia
3365 lecturas

2010-12-21
Un periodista revolucionario El铆as Marcono Dolarea, capit谩n de los Zuavos de Cha帽arcillo
3395 lecturas

2010-12-15
CON PRESENCIA DE LA HIJA DEL PRESIDENTE DEL PER脷 SE LANZ脫 LIBRO LA REVOLUCI脫N CONSTITUYENTE EN TACNA
4433 lecturas

2010-10-25
CON VISITA A LA MINA SAN JOS脡 PARTE CONGRESO DE LITERATURA EN ATACAMA
2847 lecturas

2010-09-29
Poetas y Pioneros (y la importancia del copiapino, Juan ''Chango'' L贸pez)
2263 lecturas

2010-09-25
HUARPES Y DIAGUITAS
8929 lecturas

2010-09-10
En el bar El Limbo de San Jos茅 de Los Choros y de Punta de Choros en la Comuna La Higuera de Pedro Pablo Mu帽oz Godoy
3605 lecturas

2010-09-02
Contradanza con Borges
2076 lecturas

2010-08-29
Luis Emilio Recabarren. Ricos y pobres a trav茅s de un siglo de la vida Republicana
5774 lecturas

2010-07-29
Sady Za帽artu. El Tile Vallejo y sus cuentos. Vida del Buscon Copiapino
2526 lecturas

2010-06-10
DESPU脡S DE 151 A脩OS SE INTERPRETAR脕 ''LA CONSTITUYENTE''
2644 lecturas

2010-06-06
Se reconstruye obra de h茅roe en La Serena
3764 lecturas

2010-06-03
En el Centenario de Mario Bahamonde. ATACAMA en Pampinos y Salitreros
3018 lecturas

2010-05-25
DINKO PAVLOV
3094 lecturas

2010-04-23
En el lomo de los libros
2869 lecturas

2010-04-09
La muerte de un poeta revolucionario en combate. Batalla de Cerro Grande, 29 de abril de 1859
4850 lecturas

2010-04-03
Policarpo Munizaga Varela. Canto a las glorias de Cerro Grande
3375 lecturas

2010-03-14
Cuando los mineros de Atacama y Coquimbo derrotaron al ej茅rcito chileno
3718 lecturas

2010-03-03
MIL MANERAS DE AMAR
2934 lecturas

2010-02-08
MURI脫 SUSANA MOYA
4408 lecturas

2010-01-31
Pedro Pablo Mu帽oz Godoy. Relaci贸n geneal贸gica de un revolucionario
8153 lecturas

2010-01-17
VISI脫N DE LA REGI脫N DE COQUIMBO A TRAV脡S DE GABRIELA MISTRAL
4017 lecturas

2009-11-23
MIL MANERAS DE AMAR
2452 lecturas

2009-10-27
Ram贸n Luis Escuti Orrego A la bandera de los zuavos constituyentes del a帽o 1859
5002 lecturas

2009-10-13
ANDA LIBRE EN EL SURCO
2920 lecturas

2009-09-22
ROMEO MURGA
2747 lecturas

2009-09-13
La fae(naci贸n) del mundo
2660 lecturas

2009-05-25
Pedro Le贸n Gallo: poeta y revolucionario
4422 lecturas

2009-05-04
Los Godoy y los revolucionarios de Atacama
4643 lecturas

2009-04-26
El sue帽o m谩s grande so帽ado por un atacame帽o
2667 lecturas

2009-04-16
Gabriela Mistral, criatura del universo
2497 lecturas

2009-04-03
La rebeli贸n de los mineros de Atacama
5076 lecturas

2009-03-03
Ram贸n Arancibia Contreras el poeta de la Revoluci贸n Constituyente, 1859
3665 lecturas

2009-01-25
Memoria de los 80
2691 lecturas

2009-01-09
150 a帽os de la Revoluci贸n Constituyente
5610 lecturas

2009-01-04
Recado sobre Michoac谩n
2785 lecturas

2008-12-16
Un nuevo sue帽o se ha posado en Atacama
2908 lecturas




Hay 10 usuarios visitando www.generacion80.cl

騦timas Columnas
Vengo de un pueblo peque帽o... que se llama Til Til por V贸lker Guti茅rrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis econ贸mica, social y pol铆tica por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Juli谩n Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por 脕ngel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACI脫N EN FUSI脫N NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 A脩OS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACI脫N DEL F脥SICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA