Columnas
2013-06-11
1374 lecturas

Daniel Pizarro
colaboración de POLITIKA

Profetas y Frenéticos

Sucede de vez en cuando en las empresas (ruego disculpar la vaguedad con que me expreso) que llega un gerente nuevo cuyo sueldo y cuyas ambiciones le demandan traje de superhéroe. Viene para cambios superlativos. Si no para renovarlo todo, sí para levantar todo aquello que cojea o derechamente no camina. Viene avalado además por un proceso muy transparente de selección de personal a cargo de un head hunter, esas empresas especializadas en conseguir a los mejores ejecutivos, los más idóneos, y que prestan sus servicios de reclutamiento por unos pocos millones de pesos, no más de doce, pongamos. Lo que no demasiada gente gana en un año de trabajo.

Sucede a menudo que la llamada picardía del chileno le calza al supergerente, de entrada, uno o más sobrenombres. Puede que le digan “el Oruga”, por ejemplo, pensando en el aspecto físico. Una carita como de cuncuna, pero de esas cuncunas de montaña rusa que se ven en los juegos mecánicos de los balnearios, a las cuales dudamos subir más por miedo al descarrilamiento que por el vértigo de las curvas. Una carita entre inocente y diabólica.

El otro apelativo podría ser, por ejemplo, “el Profeta”, que guarda mayor relación con la personalidad del gerente nuevo: su afición a las parábolas y las historias con moraleja. Deben cumplirse algunas condiciones para que uno se convierta en víctima de sus enseñanzas:
Que uno sea subordinado del Profeta.
Que el Profeta lo pille volando bajo.
Que lo note desmotivado con la pega.
Que quiera apretarnos las tuercas, para lo cual usará un mensaje parabólico.
Estas condiciones pueden concurrir en conjunto o bien por separado. Sin embargo la única que es conditio sine qua non para ser abordado con una prédica es, en rigor, la número uno. El Profeta tiene una sensibilidad muy aguda para relacionarse con el poder.

El Profeta podría inspirarnos, por ejemplo, con una anécdota sobre Napoleón. Una parábola que incluye promesas de aumento de sueldo a cambio de dar “el 110%”. No queda otra que poner cara de interés: Iba Napoleón con su ejército y bla bla bla... Todo termina en algo como “querer es poder”. El nuevo gerente es la prueba viva.

¿De dónde provienen la seguridad y confianza en sí mismo? De los talleres de coaching y cursos de liderazgo. En ellos aprendió de lo humano y lo divino. Todo es posible, porque “todo está en ti”. El Profeta goza desplegando confianza en sí mismo y diciendo las cosas tal como son, siempre de frente. Da lo mismo lo que diga, lo importante es quedar bien con los de arriba.

Puede ocurrir que el Profeta, para conseguir su propósito, arme un equipo de trabajo. Entonces traerá personas de su confianza a las que el mercado laboral no ha tratado muy bien y les preguntará si están dispuestas a trabajar hasta las dos de la mañana. Esto se entenderá como “ponerse la camiseta”. La idea es que todos estén “en la misma”. Para los nuevos, “la misma” será un contrato mensual con una empresa externa cuya renovación depende de la voluntad del gerente. Así, vivirán con la camiseta puesta. Entretanto podría ocurrírsele mostrar un video motivacional. La película “Gladiador”, por ejemplo. Con buena voluntad el equipo encontrará finalmente el nexo entre gladiadores romanos y el procedimiento para ingresar facturas a la contabilidad. El Profeta, por supuesto, confesará su identificación con Máximo, el protagonista.

Esta es la clase media empeñosa e hiperactiva que promueve nuestro experimento ultra-liberal con seres humanos: el puto chilensis (hay una novela con ese título). Existen especímenes como el Profeta y también hay de los otros, que consideran “chantas” a los primeros. Estos segundos son los tecnócratas aplicados que van trepando por las universidades, las empresas, los llamados think tanks y, si Dios es grande, los organismos internacionales. Quizás el viaje les demande mayor esfuerzo intelectual, pero siempre en una dirección: asimilar el discurso del poder. Son igual de putos. Un señor como Golborne vendría a ser la síntesis perfecta de ambos especímenes.

El puto chilensis es tolerante, sobre todo por indiferencia. La tolerancia se termina cuando ciertas opiniones se convierten en actos. Muestra apertura mental en los llamados temas valóricos, hasta que un hijo le confiesa que le gustan los hombres. Mantiene una distancia cínica con los ideales, un razonable escepticismo; su pasión es la carrera calculada, que exige un gran sentido de la oportunidad. Y si uno anda volando bajo, nos pondrá una mano en el hombro:

Iba Napoleón con su ejército...

Daniel Pizarro
©2013 Politika | diarioelect.politika@gmail.com

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



47.941 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.453 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
2265 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1528 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
727 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1358 lecturas

2015-10-19
Equis
1199 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1245 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1374 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1273 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1330 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1310 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1415 lecturas

2015-05-12
I had a dream
874 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1313 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1354 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1581 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
965 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
872 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1380 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1449 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1636 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1705 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
1914 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1703 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1759 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1523 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1239 lecturas

2014-11-01
Liberté
1226 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1204 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1693 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1628 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1272 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1375 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3252 lecturas




Hay 52 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA