Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Álvaro Cuadra : A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado XI: Signos de una dictadura: Decir. Ver. Hacer
Columnas
2013-07-26
1766 lecturas

Álvaro Cuadra
especial para G80

A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado XI: Signos de una dictadura: Decir. Ver. Hacer

1.- El lenguaje de la dictadura

Pocas veces se ha advertido cómo una dictadura militar no solo prescribe las conductas de acuerdo a estrictos bandos y decretos donde se juega el control inmediato de las conductas. Esta coerción, mezcla de amenaza y castigo, posee, no obstante un rostro mucho más sutil que se proyecta en el largo plazo. Se trata de una militarización de lo sensible, aquello que atañe, precisamente, a qué es lícito decir, qué está permitido ver y, desde luego, qué prácticas son alentadas en detrimento de otras. Diríase que en una dictadura la regimentación física de la población corre paralela con su regimentación de lo sensible, aquellos modos de significación que construyen una circunstancia tenida por realidad en un momento dado de la historia.


Lo primero en desparecer es, ciertamente, el carácter mismo de la asonada militar, el asalto ilegal de un poder constituido, mediante la felonía y la traición. El origen de toda dictadura entraña un crimen, sin embargo, es ese crimen y sus secuelas lo que es borrado de inmediato. De este modo, un golpe de estado, con toda su carga vergonzante, es desplazado por una “eufemía”, aquel silencio por miedo a usar palabras inconvenientes. Un golpe de estado será nominado “pronunciamiento militar”, término con el que se quiere borrar de la memoria lo infamante de la infamia.

Todo decir será tamizado por un lenguaje, pretendidamente, aséptico y neutro, teñido de constitucionalismo. No olvidemos que la tarde misma de aquel 11 de septiembre de 1973, el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, Enrique Urrutia Manzano, avala por televisión el golpe de estado, afirmando su plena legitimidad conforme a derecho. Este acto inicia un proceso de limpieza e instituye de suyo un orden de lo decible. Notemos que no se trata de una negación lisa y llana de los acontecimientos sino de una nueva significación de los mismos. Diríase que si toda realidad se afirma en una ficción, asistimos al nacimiento de una nueva “ficción hegemónica”, según la cual el crimen ha sido el mal menor ante un peligro inminente, cuyos héroes, desde luego, son los golpistas.

Hasta el presente se discute si acaso los textos escolares deben hablar de “gobierno militar” o “dictadura militar”, señalando las fisuras de la “ficción hegemónica” construida durante diecisiete años de dictadura. Lo que pudiera parecer, a primera vista, una discusión bizantina, adquiere su real alcance si lo pensamos como una tensión, una disputa, no resuelta entre distintos modos de significación de la realidad. Lo decible fue ordenado desde un poder que excluyó  el disenso. Todo lo que pudiera poner en cuestión el nuevo orden militar fue calificado como un decir impropio, en rigor, un “decir subversivo” Notemos que la subversión no remite, tan solo al decir político sino también a los chistes y al humor.

2.- Lo visible, lo invisible

Si la prensa periódica regimentó lo decible, no es menos cierto que fue la televisión y sus noticieros los que se encargaron de administrar lo visible y lo invisible. En las noticias de la época se transmite una imagen de Pinochet como la de un presidente constitucional, asediado por enemigos externos y la complicidad de los “malos chilenos”. Se trata de una imagen que construye un esquema actancial arquetípico, el que divide el universo entre “amigos” y “enemigos”, un universo dual y funcional a un “estado de guerra interna”.

Lo que llama la atención es el desplazamiento de un gobierno colectivo, una Junta militar hacia la de un caudillo, el capitán general Augusto Pinochet. La prensa rastrera ensalzará la imagen del nuevo líder, convirtiendo las noticias en espacio propicio para un ejercicio de “propaganda”, tal como enseñó Goebbels. La dictadura adquiere así un carácter personalista, una imagen que ordena el mundo político en la sociedad chilena y que marcará a una generación completa.

Lo que no se ve, aquello que no está permitido ser visto, lo invisible, es, justamente, la violenta represión del menor atisbo de oposición. No se vé los allanamientos ni las torturas a las que son sometidos los “malos chilenos”, tampoco los asesinatos en medio de la noche. Solo el rumor restituye de oídas los siniestros episodios cotidianos. Lo visible transmite una mirada alegre y optimista de un país en paz y en progreso gracias al general en el poder. Todo ello aderezado por una acentuación del “entertainment” en la parrilla televisiva y una hiperbólica presencia del fútbol.

Es importante señalar que si bien la llegada de la Concertación fue una transición negociada y, en extremo, condicionada, no es menos cierto que se trató de una profunda transformación de lo sensible. Por primera vez, después de muchos años, nuevos rostros, nuevos paisajes, nuevos temas, ocupaban el espacio de la vida diaria. Se puede afirmar que los límites de lo decible y lo visible fueron conmovidos aunque, habría que consignar, esto no significó una ampliación de los límites de lo factible. Paradojalmente, el nuevo espacio del decir y de lo visible fue ocupado, principalmente, por la expansión simbólica del consumo y no por una escena de disenso. Tras diecisiete años de dictadura, la sociedad chilena redefine los términos de un consenso que atiende a una sensorialidad publicitaria y cosmopolita en que la noción misma de democracia se mercantiliza, transformando ciudadanos en consumidores.

A excepción de ciertas “marcas políticas duras”, de carácter extra parlamentario, la corriente principal fue ocupada por una escena de consenso. Serán los “spots” y los “escaparates” los que derramarán, como Warhol, “polvo de diamante” sobre las cabezas de millones de chilenos. De este modo, el “glamour” logra opacar toda posibilidad de “memoria” y, en el límite, oculta las restricciones del hacer. La sociedad chilena sigue el rutilante camino de una “democracia de baja intensidad”, otra forma de decir, un pinochetismo sin la imagen omnipresente del dictador, pero con las mismas reglas del juego.

3.- Lo sensible político

Cuando en una sociedad se instala una unidad primordial entre las palabras y las cosas que refiere, cuando se asume un consenso en cuanto a las percepciones y sus significaciones, estamos ante un “sentido común” Así, en el Chile de hoy se admiten nociones que están reñidas con cualquier ética cívica y, sin embargo, se han “naturalizado” sin que a nadie se le ocurra tomar una distancia crítica. A nadie llama a escándalo una forma política escasamente democrática, tan clasista como excluyente. A nadie llama a escándalo que en cada ciudad se practique una celosa “ecología de clases” que separa a ricos y pobres, que lo mismo acontezca en relación a la educación o a la salud.

Lo mismo ocurre con temas tan sensibles como los derechos humanos y el estado de impunidad de muchos civiles y uniformados que participaron de hechos deleznables. La gran mayoría de la sociedad chilena sigue sumida en los cánones de un “sentido común” que no alcanza a dimensionar el ultraje de que ha sido objeto. A pesar de casi dos décadas del “retorno a la democracia”, no se ha sedimentado en nuestro país una genuina escena de disenso, aquella que ponga en cuestión las percepciones y sus significaciones, única manera de pensar otra sociedad posible. Se trata, por cierto, de un problema cultural que está determinando el horizonte político de lo concebible.

En esta escena, nada tiene de extraño que lo político haya devenido una farsa, un espectáculo, a ratos grotesco, que excluye el disenso. De este modo, asistimos, cada tanto, a eventos electorales en que cada cual vota, pero no elige. La constitución vigente delimita los posibles del hacer, acotando toda posibilidad otra de concebir el presente histórico. En este estado de cosas, el cambio es percibido por el “sentido común” como infracción o amenaza, cuando no como un delirio provocado por el opio. Lo que advertimos como conservadurismo duro o, en términos institucionales, como una democracia oligárquica, no es otra cosa que un mundo en que una ficción hegemónica asentada en lo sensible político, percepciones, significaciones, nos impide pensar. La dictadura chilena no solo nos legó una constitución que cristaliza un orden social sino que, sobre todo, nos impuso límites sensibles que, hasta hoy, impiden el hacer.

Álvaro Cuadra
Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



787.881 lecturas en total tienen las 414 columnas de Álvaro Cuadra con 1.903 lecturas en promedio por columna
Columnas de Álvaro Cuadra
2014-04-10
Europa: El discreto encanto de la burguesía
1395 lecturas

2014-04-04
Asamblea Constituyente, armisticio y otras concomitancias
1430 lecturas

2014-03-17
América Latina en un Mundo-Red
1558 lecturas

2014-03-10
Bachelet: Primer Acto
1379 lecturas

2014-02-03
América Latina: La Paradoja del día anterior
1424 lecturas

2014-01-14
La derecha en crisis
1532 lecturas

2013-12-26
Barbarie, locura y muerte
1551 lecturas

2013-12-24
Crisis en la derecha chilena
1458 lecturas

2013-12-20
Promesas y reformas
1442 lecturas

2013-12-17
Entre la Institucionalidad y la Movilización
1405 lecturas

2013-12-16
El Triunfo de Michelle Bachelet
1413 lecturas

2013-12-02
Michelle Bachelet: Un primer escalón
1527 lecturas

2013-12-01
La Hora Bachelet
1335 lecturas

2013-11-25
Segunda Vuelta: Perspectivas
1450 lecturas

2013-11-23
Fracaso de la extrema derecha
1578 lecturas

2013-11-08
Julio Cortázar: La lista negra de la dictadura argentina
1596 lecturas

2013-11-03
Telecracia y Tecnologías - R
1486 lecturas

2013-10-31
Encuestas, encuestas...
1417 lecturas

2013-10-26
ARCHIDEBATES
1419 lecturas

2013-10-23
El día de los muertos
1686 lecturas

2013-10-12
El declive de la derecha
1497 lecturas

2013-10-06
Retirada estratégica
1478 lecturas

2013-10-01
Romo, Mena y los otros
1521 lecturas

2013-09-26
Promesas Condicionadas
1427 lecturas

2013-09-17
El fracaso de Naciones Unidas
1496 lecturas

2013-09-11
La guerra de las imágenes
1571 lecturas

2013-09-08
Justicia, perdón y clemencia
1472 lecturas

2013-09-03
Guerras del Siglo XXI
1719 lecturas

2013-08-31
Elecciones y encuestas
1537 lecturas

2013-08-29
Allende: El bronce
1658 lecturas

2013-08-26
Chile: Verdades y Protocolos
1590 lecturas

2013-08-24
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado: Lecciones de una dictadura
1814 lecturas

2013-08-20
América Latina: Una tradición golpista
1511 lecturas

2013-08-17
David contra Goliat
1636 lecturas

2013-08-14
Los árboles, el bosque y la maleza
1681 lecturas

2013-08-12
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado XIV: La muerte de Augusto
1601 lecturas

2013-08-08
Chile: Consumo y seducción
1858 lecturas

2013-08-04
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado: La guerra de Augusto
1897 lecturas

2013-07-26
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado XI: Signos de una dictadura: Decir. Ver. Hacer
1767 lecturas

2013-07-24
Bachelet y Matthei: Dos destinos
1953 lecturas

2013-07-21
Bachelet: Posibilidades de cambio
1674 lecturas

2013-07-18
Sin Pablo Longueira
1839 lecturas

2013-07-16
Higiene Política
1812 lecturas

2013-07-15
De la democracia a la tecnocracia
1698 lecturas

2013-07-09
América Latina: Viejas cicatrices
1661 lecturas

2013-07-08
Snowden: Espionaje y Cibercultura
1789 lecturas

2013-07-04
El cuento de la derecha
1657 lecturas

2013-07-02
Elecciones primarias: Una encuesta
1767 lecturas

2013-07-01
Primarias: Reformas o Continuismo
1693 lecturas

2013-06-25
¿El fin del mundo?
1565 lecturas

2013-06-22
Lo grotesco en la política chilena
1831 lecturas

2013-06-19
La derecha y sus charlatanes
1607 lecturas

2013-06-17
Debates y democracia
1664 lecturas

2013-06-10
La derecha y su campaña del terror
1703 lecturas

2013-06-03
La farsa politicante
1660 lecturas

2013-06-01
El cascabel al gato
1706 lecturas

2013-05-30
Los fantasmas de la derecha
1623 lecturas

2013-05-29
Los miedos de la derecha
1958 lecturas

2013-05-28
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado X: Augusto Pinochet y el Nuevo Orden Mundial
1786 lecturas

2013-05-27
Partidos políticos
1770 lecturas

2013-05-24
Rayuela: Medio Siglo
1973 lecturas

2013-05-22
Paradoja chilena
1671 lecturas

2013-05-20
Videla, Pinochet y la peste
1851 lecturas

2013-05-19
Ceguera Política
1625 lecturas

2013-05-14
Democracia Oligárquica 2.0
1667 lecturas

2013-05-13
Elecciones Binominales
1598 lecturas

2013-05-12
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado IX: Augusto Pinochet: El Icono
1834 lecturas

2013-05-10
Bachelet: El día de la Madre
1820 lecturas

2013-05-09
La derecha en defensa del modelo
1623 lecturas

2013-05-07
Hacia una Agencia Nacional de Acreditación
1693 lecturas

2013-05-06
Malestar y cambio
1806 lecturas

2013-05-02
Aproximadamente Chile
1728 lecturas

2013-04-30
El candidato Longueira
1890 lecturas

2013-04-29
Golborne, un funcionario obediente
1830 lecturas

2013-04-25
Primero de mayo: Los trabajadores en un Chile rico
1878 lecturas

2013-04-22
Campaña Sucia
1595 lecturas

2013-04-15
Campaña Anti Chavista
1956 lecturas

2013-04-12
Elecciones en Venezuela
1750 lecturas

2013-04-09
Los bigotes de Margaret Thatcher
1839 lecturas

2013-04-04
Elecciones y plebiscitos
2018 lecturas

2013-03-29
Globos, caramelos y promesas
1782 lecturas

2013-03-28
Michelle Bachelet en campaña
1908 lecturas

2013-03-27
Las tres tareas pendientes
1984 lecturas

2013-03-25
Pasto Seco
1703 lecturas

2013-03-22
La verdad de la calle
1795 lecturas

2013-03-21
Juguetes políticos
1896 lecturas

2013-03-18
Bachelet, el regreso
1908 lecturas

2013-03-17
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado VIII: Los amigos de Pinochet
1973 lecturas

2013-03-16
Candidatos: Pájaros y lombrices
1927 lecturas

2013-03-14
Venezuela: Riesgos políticos
1921 lecturas

2013-03-13
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado VII Chacarillas: El diseño dictatorial
1891 lecturas

2013-03-12
Lecciones de Hugo Chávez: El Socialismo del siglo XXI
1918 lecturas

2013-03-11
Hugo Chávez: ¿Qué hace inmortal a los inmortales?
1936 lecturas

2013-03-06
El luto de Venezuela
1850 lecturas

2013-03-05
Torpeza y demagogia
2005 lecturas

2013-03-04
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado VI: Racionalidad, terror y perversión
2053 lecturas

2013-03-03
La hora de Bachelet
1978 lecturas

2013-02-28
Ecuador consolida su Revolución Ciudadana
1817 lecturas

2013-02-26
Ecuador: El triunfo de Rafael Correa
1872 lecturas

2013-02-19
A Cuarenta Años: Crónica de un Golpe de Estado V: El corazón de las tinieblas
2740 lecturas




Hay 19 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA