Columnas
2014-08-27
1764 lecturas

Daniel Pizarro
colaboración de Politika

Taller en la Playa (Comedia en varios actos)

El mundo es un conjunto de ritos y todos sus ritos parecen vacíos. El mundo entero se asemeja a un ritual vacío y yo debo pasar por un rito más: un taller de fin de semana organizado por la empresa.

Es otro acto simbólico, una especialidad de la casa. No debo engañarme ni confundirme. Como mucho debería preguntarme qué saldrá a la luz en este rito, qué función cumple en la economía psíquica de la organización, qué amenazas conjura; debería preguntarme si está para consagrar la verdad o sólo la necesidad de la mentira.

Aunque el programa de actividades prometa otra cosa, yo debo entender que se trata de un rito. No vamos a conocernos más y mejor. No comprenderemos eso que llaman la “cadena de valor” de la empresa. Tampoco “potenciaremos los liderazgos”. No sabremos más de “comunicación efectiva” ni de “roles”. Jamás, a través de este rito, podría mejorar, como resultado de todo lo anterior, esa entelequia meteorológica que tiene por nombre “clima laboral”. No debo entregar el corazón ni la inteligencia a este rito: primera lección.

Unos llegamos al balneario en el minibús, la minoría; otros, la mayoría, lo hacen en autos propios; no por comodidad sino porque debe ser una ordinariez viajar en bus, un acto que los rebaja a una condición impropia o los conecta con recuerdos indeseados (cuando eran de medio pelo, por ejemplo). Pero sea desde el minibús o desde el vehículo particular, todos desembocamos en el salón donde los consultores externos oficiarán la misa vespertina. Nadie se salva.

Estos consultores −que se han bajado de un BMW blanco del año− vienen a enseñarnos el “Modelo de Comunicación Leal”. Son tres horas entre diapositivas de PowerPoint y actividades grupales para hacernos entender la importancia de expresarse con claridad; porque lo importante es decir las cosas con claridad, o sea, claramente.

Los queques, canapés y galletas también deben ser parte del rito. Hay mucho que comer –un exceso−, tal vez para que nadie se acuerde del hambre. Para que a nadie lo distraiga el reino de la necesidad.

Y seguimos comiendo en la noche, durante el segundo acto. Luego se vienen las actividades recreativas, la escena donde hay que pasarlo bien. El jefe a cargo lo está pasando demasiado bien. Es adicto a los papeles de ocasión. Dicen que es del Opus Dei. De allí, de su filiación, puede venirle el impulso que lo ha encumbrado. Tiene un montón de hijos. No sé si para impresionarme, me contó una vez que se despertaba a las cuatro de la mañana y salía a trotar; después levantaba a los niños, dejaba hechas las camas y partía al trabajo. Cada día tiene más energía.

El balneario es grato pero imposible de disfrutar; este entorno que se derrocha remarca aún más los contornos del rito. Siguen los actos del día siguiente. Un rezo por la comunicación leal, otro por los liderazgos, uno más por los roles. Y yo no debo engañarme ni confundirme, no debo esperar algo diferente porque esto es un rito, no otra cosa. Hay que pasar por él.

Mucho mejor que yo lo sabe el jefe máximo, sobre quien recae la responsabilidad de cerrar nuestro acto simbólico. No será la primera ni la última vez que pese sobre sus espaldas esta tarea, pero se ve que no termina de acomodarle. Hay una brecha entre sus palabras tiesas y trabadas, entre sus gestos incompletos y la actitud que se esperaría de un líder. No es el líder natural que se hace carne con el rito. Tampoco nos propone algo distinto, no se le pasa por la mente desconcertarnos. Así es que el final resulta medio penoso y con olor a farsa. La vergüenza ajena guarda relación con esto, con la costura rota por donde se asoma el vacío y nos deja un poco como tontitos.

El jefe máximo viene de abajo. Trae una marca ambivalente de oprobio y orgullo, esa trabazón que desdibuja sus gestos y lo inhabilita para encabezar con propiedad el rito. Un complejo que se manifiesta en el gusto por los autos de lujo y la tecnología más avanzada; una compulsión por la exclusividad, por todo lo que haga la diferencia con los de abajo. Pero la mancha lo sigue y lo persigue. Es, entonces, un ejemplo de esfuerzo, de astucia y oportunismo, de habilidad y servilismo, y también de soledad; todo a la vez. Alguien que se refiere a los familiares que ayuda como una ristra de gente colgando de su éxito. Alguien para el que cualquier nota disonante con el poder es una falta de tino, la voz de alguien que no entendió. Pero él mismo, en su querido éxito, es una nota disonante.

Hacia el final ocurre algo que por lo menos restituye la farsa a la altura de una comedia. Alguien que viene de arriba pero ha caído, alguien a quien en la empresa no le perdonan haber desperdiciado sus privilegios, alguien que es una suerte de espejo invertido —y terrible— del jefe máximo, se sale espontáneamente del rito.

Se sale del rito en el minibús, entre unos pocos que regresamos a Santiago cabreados de todo. Nos dice que al volver a la pieza tras la ducha de la mañana descubrió en la puerta un espejo de cuerpo entero. No fue él quien buscó el espejo, fue como si el espejo lo hubiera encontrado. Atrapó su imagen desnuda y se la tiró a la cara: chico y rechoncho, gordo, tetón, rosado como un chanchito; deforme, según los cánones de belleza. Una voz que le salió del alma habló por él; aunque también lo hizo por todos, contra todos los ritos. La voz lo hizo exclamar: Estoy inculiable.

Fin de la obra.

Daniel Pizarro
POLITIKA - Ediciones

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



54.017 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.637 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
3232 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1691 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
883 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1529 lecturas

2015-10-19
Equis
1337 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1394 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1528 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1412 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1503 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1461 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1563 lecturas

2015-05-12
I had a dream
1012 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1473 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1495 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1798 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
1126 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
1019 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1548 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1601 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1774 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1874 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
2061 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1853 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1898 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1674 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1401 lecturas

2014-11-01
Liberté
1401 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1366 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1872 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1765 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1418 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1543 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3512 lecturas




Hay 37 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA