Columnas
2014-09-30
1665 lecturas

Luis Casado
especial para G80

We, the People...

Como con las otras reformas prometidas por Michelle Bachelet, por el cambio de la Constitución de la dictadura también está pasando la vieja.

Ya sabemos en quedó la muy mentada reforma tributaria: una versión edulcorada de lo mismo, un engendro que no reconocen ni sus progenitores. La inmensa mayoría de hogares que vive de un salario insuficiente sigue siendo la principal contribuyente a los presupuestos del Estado. De justicia fiscal... ¡nada!

Con el tema de la Constitución pasa algo similar. Primero se dijo que la cuestión residía en el mecanismo para sustituir el texto liberticida heredado de la dictadura, y después se ha sugerido que en la materia no hay urgencia. La frase “Las instituciones funcionan...” continúa haciendo oficio de programa político de la Nueva Concertación.

Lo dramático es que sí hay urgencia, entre otros por una razón raramente invocada: el texto impuesto en dictadura en el año 1980 invirtió una eminente función de cualquier Constitución, cual es la de proteger al Pueblo de sus gobiernos.

El texto –aún en vigor– protege a los gobernantes del Pueblo que los elige.

Los textos fundadores de la nación americana y de la república francesa lo tuvieron muy presente: el Pueblo debía protegerse de una institución a la que le delegaba competencias y poderes que podían –eventualmente– ser utilizados en contra suya.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, que comienza con las palabras que sirven de título a esta parida, “We the People...” (Nosotros, el Pueblo...), señala así que la decisión de separarse de la corona inglesa fue una decisión popular, y en ningún caso una medida aprobada por una asamblea de notables, de diputados u otro tipo de representantes.

“We the People...” indica –para que nadie lo olvide– que la soberanía reside en el Pueblo de los Estados Unidos de América.

El texto de la mencionada Declaración, dice:

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.” (Declaración de Independencia de los EEUU de América – 4 julio 1776).

No satisfechos con esta clara afirmación de los derechos del Pueblo, que incluye el de abolir un gobierno que no los respetase, la Constitución de los EEUU le reconoce el derecho a armarse a todos los ciudadanos. ¿Con qué propósito? ¡Defenderse contra un gobierno que atentase contra sus derechos!

Si Bill Maher se cachondea con razón de lo ridículo que resulta poseer fusiles de asalto contra un Estado que dispone de las armas más mortíferas que se hayan inventado, no es menos cierto que amparados en la Segunda Enmienda los ciudadanos americanos poseen cientos de millones de armas de todo tipo y calibre. Uno nunca sabe... parecen decirse.

He aquí el texto de La Segunda Enmienda:

“Siendo necesaria una Milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar Armas, no será infringido.”

¿Quedó claro? Puede que no, visto que se estimó necesario agregar otra Enmienda, la Décima, que no se presta a interpretaciones. Hela aquí:

"Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los Estados, están reservados, respectivamente, a los Estados, o al Pueblo".

La República francesa no fue menos cuidadosa al preservar los derechos del pueblo galo. La Convención Nacional decretó el 21 de septiembre de 1792:

“La Convención nacional declara:
1° No puede haber Constitución que no sea aceptada por el Pueblo;”

¿Hay manera más clara de consagrar al pueblo como única fuente legítima de la Ley? Como en el caso de los EEUU de América, al fundar la República se dejó claro que el poder constituyente no reside en ninguna asamblea de notables, ni de diputados ni otros representantes, sino en el Pueblo mismo.

Abundando en lo que precede, la Declaración de los Derechos del Hombre de 1973, que sirve de preámbulo a la Constitución aprobada el 24 de junio del mismo año, estipuló entre otras cosas, lo que sigue:

Artículo 25. - La soberanía reside en el pueblo; ella es una e indivisible, imprescriptible e inalienable.

La voluntad de proteger al pueblo contra la usurpación de ese derecho fundamental, llevó a los convencionales a aprobar el artículo 27:

Artículo 27. - Que a todo individuo que usurpe la soberanía, los hombres libres le den muerte al instante.

Si en nuestra historia reciente tal Derecho hubiese estado en vigor, la lista de usurpadores merecedora de la pena de muerte ocuparía un volumen parecido al de las antiguas guías telefónicas...

La función de la Constitución que consiste en defender al pueblo de sus gobiernos, y no al revés como ocurre en Chile, queda clara cuando se reafirma que no es el Parlamento el que debe autorizar al pueblo a convocar una asamblea constituyente, sino el Pueblo el que tiene el derecho de convocarse cuando le de la gana para darse la Constitución que estime conveniente. De eso trata el artículo siguiente de la Declaración de los Derechos del Hombre (1793):

Artículo 28. - Un pueblo siempre tiene el derecho de reexaminar, de reformar y de cambiar su Constitución. Una generación no puede someter a sus leyes las generaciones futuras.

Este principio no es nuevo en Chile. Como tuvo a bien recordarlo el distinguido abogado de DDHH Roberto Garretón, Fray Camilo Henríquez, uno de los padres de la patria, lo retomó íntegramente en su “Catecismo de los patriotas”.

¿En nombre de qué principio, si no es el de la usurpación, algunos pretenden que un Parlamento ilegítimo en su origen debe ‘concederle’ al pueblo de Chile la posibilidad convocar una Asamblea Constituyente?

Finalmente, como sus predecesores americanos, los revolucionarios franceses estimaron necesario reafirmar el derecho del pueblo a deshacerse de eventuales gobiernos felones:

Artículo 35. - Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es, para el pueblo y para cada porción del pueblo, el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes.

Nótese que se trata a la vez de un derecho sagrado y de un deber indispensable.

Lo que pone de relieve, si fuese necesario, la función constitucional que me inspiró estas líneas: la Constitución debe proteger al Pueblo de sus gobiernos, y no al revés.

De ahí que sea urgente abolir definitivamente la Constitución espuria, y convocar una Asamblea Constituyente para dotarnos de una Carta Magna realmente democrática.

¿Y quién debe convocar? We, the People...

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.052.113 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.234 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
923 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
1506 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2300 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1666 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
1801 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
1983 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
1948 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1729 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1657 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1094 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1685 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2041 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2235 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
1777 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
1875 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
1804 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
1841 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
1791 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
1937 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
1863 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
1782 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2093 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
1918 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
1935 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
1874 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
1835 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
1841 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
1993 lecturas

2015-08-29
Missing
1847 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2047 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
1814 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
1806 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
1917 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
1873 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
950 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
1994 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
1904 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
1848 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
1917 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
1948 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
1934 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2004 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2043 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
1918 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2012 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2018 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1107 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
1989 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
1898 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2063 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
1983 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2029 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2084 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
1990 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2121 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
1976 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2232 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2179 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1218 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2110 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2060 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2289 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2358 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2156 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2427 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2326 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2664 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2700 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2567 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2437 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2424 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2485 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2519 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1734 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2350 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1562 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2295 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2524 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2270 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2348 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2448 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2335 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2380 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2593 lecturas

2014-12-09
Capital político
2293 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1532 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2713 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2608 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1549 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2688 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1666 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
2882 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2597 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2661 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2703 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1832 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1882 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1662 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2064 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1757 lecturas




Hay 22 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA