Columnas
2014-09-30
2239 lecturas

Angel Saldomando
especial para G80

Catastrofismos y pesimismos

Hace poco el diario argentino Página 12 publicó un articulo de Emir Sader, ex director de Clacso y connotado militante de la izquierda en Brasil, titulado “Contra el catastrofismo” (25/9/2014). Su escrito enumera todas las razones abundantes para ser catastrofistas y/o fatalistas en el mundo actual. Contra ello, critica ceder a ese estado de percepción. Lo califica además como un posicionamiento que deriva en el escepticismo y el cinismo, lo que termina siempre sirviendo a la derecha y a los sectores conservadores. Demuestra de paso que las predicciones fatalistas no se realizan, cita como ejemplo las predicciones negras de Malthus no verificadas y los progresos contra el hambre. Sin embargo, es posible detectar una amalgama en todas estas afirmaciones que dejan muy mal parada a la duda, al papel de la crítica y al saludable escepticismo. Si seguimos su línea de reflexión sólo quedaría ser optimista inveterado.

Conviene analizar con más detenimiento esta visión. Ha sido una característica de la izquierda disponer de optimismo histórico, conducente al inevitable triunfo del socialismo y de la civilización contra la barbarie.  También ello se ha acompañado de dosis más dramáticas de inmolación cuando se visualizaba la revolución como inminente o cuando había que resistir durante periodos de oscurantismo y represión. Sin duda que sin algo de mística los sacrificios son difíciles de asumir, algo sabemos de eso en América latina.

Pero aquí hablamos de una visión mas general transportada por el artículo, la de disponer de optimismo histórico contra el pesimismo sistémico. En este sentido al articulo de Sader le falta historia y contexto o dicho de otro modo, relacionarlo con las saludables enseñanzas que deja la experiencia, aunque esto sea siempre discutible.

Desde los años 30 del siglo pasado las previsiones optimistas disminuyeron  significativamente en el mundo. El fascismo-nazismo y el estalinismo, la guerra mundial e Hiroshima contribuyeron poderosamente a la percepción de que el mundo había quedado sin esperanza o cuando menos  en un borde muy peligroso. A pesar de los progresos en la medicina y la agricultura. Solo el optimismo burocrático de los partidos comunistas seguía su curso de acuerdo a la última directiva.

El crecimiento de posguerra, la descolonización y la difusión de ideas desarrollistas para el tercer mundo, generaron una segunda ola de optimismo. No se crea una nación ni se desarrolla un país sin optimismo.

La reestructuración capitalista que generó la ola neoliberal y su posterior hegemonía, frente a la incapacidad o la imposibilidad de la izquierda de ofrecer respuestas, dieron curso a un nuevo pesimismo global.  A ello se agregaron evidencias nuevas sobre un mundo finito, en agotamiento sistémico, con derrotas estratégicas para la Unión soviética y China que se plegaron al nuevo orden, no importa si con mas o menos estado o mas o menos democracia, como discute el Banco Mundial o la OCDE. Para lo esencial eso no les  importa.

Las bases para un nuevo optimismo, regionalmente más circunscritas, nacen ahora de diversos movimientos sociales y de los esfuerzos de gobiernos progresistas en América Latina, con destinos inciertos y alianzas pragmáticas en la globalización. Para muchos esto es un nuevo ciclo favorable a las fuerzas de cambio y progreso. Cierto, es mejor que las dictaduras y el neoliberalismo puro y duro. Ahora, en términos generales dado que hay situaciones muy diversas entre países, hay más democracia, más programas sociales y un aire de regionalismo progresista.

Sin embargo este nuevo ciclo de optimismo tiene sus virtudes y sus riesgos. La principal virtud es la degenerar esperanza y búsqueda de soluciones inmediatas para grandes sectores sociales,  golpeados por la ola neoliberal y los modelos económicos oligárquicos.

El riesgo es que por argumentar sólo en un sentido, se borre todo el trayecto histórico que nos inocula un pesimismo saludable porque nos hace mas lucidos o al menos mas equilibrados.

El capitalismo es una máquina loca que nos ha puesto en una crisis de civilización.  O dicho de otro modo, es el sistema más irracional e ineficaz de producir  y de consumir, contrariamente a lo que se enseña en las escuelas de economía. Y además, no lleva el germen de su autodestrucción como creía Marx, lleva el potencial de destrucción de la especie. Y contra ello, por ahora, no hay antídoto. Eso es el pesimismo sistémico. Pero su lado positivo es que nos lleva a interrogarnos sobre el potencial de cada acción y de cada idea, en relación a la cuestión de fondo, ¿Que grano de arena aporta?

La necesidad de consistencia en la acción humana va ahora en el sentido de nuevas y mayores exigencias. Y si bien hay tiempos, cortos, medianos y largos plazos, ello no reduce la necesidad de consistencia mas bien la acrecienta.

Por ello, los optimismos de corto plazo, se quedan en eso y tienden a pasar por alto la consistencia. Ilustremos el debate. ¿Se puede tener buenos programas sociales pero ignorar el modelo económico? ¿Se puede predicar sobre relaciones internacionales justas y apoyar grupos económicos y transnacionales igualmente predadoras solo por tener bandera nacional? ¿Se puede teorizar el buen vivir y darle garrote a comunidades indígenas? ¿Se puede hablar de desarrollo en los mismos términos que el capital, el de las plantas nucleares, mega proyectos insostenibles o extractivismo intenso? ¿Se puede hablar de democracia y no verificar derechos y libertades? ¿Se puede hablar de cambio climático y estimular acciones gravemente dañinas?

Realismos, pragmatismos y táctica vendrán a justificar uno y otro término que tensiona la búsqueda de consistencia necesaria. No elimina la contradicción pero podría obligar, cuando menos, a asumirla con todas sus variantes. Eso haría el discurso más creíble.

Ello implica abrir los debates y no cerrarlos con descalificativos que tienen el mismo tufillo rampante de siempre a estalinismo y a poseedores de la verdad de toda ideología. Después de todo, muchos pesimistas rusos, poetas, escritores y científicos, nos advirtieron sobre la deriva del bolchevismo y el estalinismo antes de terminar en campos de concentración. La escuela de Fráncfort sobre el autoritarismo y el nazismo antes de ser apresados, suicidarse o exiliarse. También apegados a una cierta idea de verificación de los optimismos con estándares de democracia e igualdad se ha advertido y se advierte sobre la evolución de Cuba, Nicaragua, Venezuela. Ambientalistas, movimientos de base, indígenas, advierten sobre la autocomplacencia y sobre las tensiones en Bolivia, Chile, Ecuador, Brasil y Argentina.

Nada es perfecto convengamos, pero el optimismo a toda costa generalmente oficialista, baja las defensas y la consideración critica, aunque se vista de duda y de pesimismo, nos mantiene alerta y lúcidos.

Aunque con preocupaciones afectivas como motivación, Gramsci acuñó la frase, célebre, sobre la necesidad de disponer del pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad.

Como se hace camino al andar y como sabemos que no hay sociedad utópica de llegada, cada paso cuenta. Eso exige responsabilidad y consistencia, contra todo optimismo simplista de niño scout, ese que lleva a que la orquesta siga tocando mientras se hunde el barco.  

Angel Saldomando

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



129.182 lecturas en total tienen las 77 columnas de Angel Saldomando con 1.678 lecturas en promedio por columna
Columnas de Angel Saldomando
2017-08-10
Venezuela: crisis para todo uso
738 lecturas

2017-08-09
Crisis DC: el partido fiorentino
542 lecturas

2017-08-01
Aires Irrespirables
499 lecturas

2016-06-20
Un debate en curso: Sobre la Constituyente
853 lecturas

2016-05-12
Chiloé: metástasis de un modelo agotado
983 lecturas

2016-05-09
De Aysén a Chiloé
1001 lecturas

2016-01-21
La licuadora
1275 lecturas

2015-10-07
Revelaciones tardias
950 lecturas

2015-08-05
La guerra de los diagnósticos
1023 lecturas

2015-07-06
Sísifo se cansó
1305 lecturas

2015-04-21
Chile estrena: las instituciones bikini
1329 lecturas

2015-04-08
La casta en su laberinto
1405 lecturas

2015-03-05
Tocar el fondo
1385 lecturas

2015-01-24
Gobiernos progresistas: el vaso ¿medio lleno o medio vacío?
1278 lecturas

2014-12-15
El pais de la elite
1348 lecturas

2014-09-30
Catastrofismos y pesimismos
2240 lecturas

2014-09-11
La alianza publico privada. La burbuja de la elite
1310 lecturas

2014-04-17
Cuando se quema la realidad
1918 lecturas

2014-03-20
El zorro en el gallinero
1424 lecturas

2014-03-19
Nuevas Mayorias ¿Usura o Renovación?
1497 lecturas

2014-03-12
Echeverria en el país de nunca más
1317 lecturas

2013-12-17
La vitrina y la realidad
1460 lecturas

2013-11-12
Dilemas electorales y después
1325 lecturas

2013-10-31
Las cartas sobre la mesa: programas y política
1356 lecturas

2013-09-10
Allende se invita a las elecciones
1322 lecturas

2013-09-07
¿Hacerse cargo del golpe o de la historia?
1213 lecturas

2013-07-28
De las primarias a las ultimarias
1400 lecturas

2013-07-09
La fractura
1643 lecturas

2013-05-28
Un debate necesario: sobre elecciones y perspectivas
1526 lecturas

2013-04-04
Contradicciones en torno a Bachelet: expectativas y realidades
1711 lecturas

2013-03-13
La hoja de ruta con o sin Bachelet
1603 lecturas

2012-12-19
De vida o muerte. Lucro Lacra Liviandad
1672 lecturas

2012-12-06
Fronteras externas e internas
1763 lecturas

2012-10-08
Venezuela en la mira
1541 lecturas

2012-10-03
El país entrampado
1655 lecturas

2012-09-24
El fondo de la cacerola. Malestar y cambio en la sociedad
1515 lecturas

2012-09-02
La fiebre o el termómetro. El debate sobre la encuesta Casen y la pobreza
1740 lecturas

2012-07-22
La lección paraguaya
1707 lecturas

2012-06-21
La espada de Damocles
1666 lecturas

2012-05-31
Rebelión en la granja
1693 lecturas

2012-04-16
La descentralización: ¿Trampa o refundación?
1895 lecturas

2012-03-22
Las regiones de la discordia
1765 lecturas

2012-03-15
Mirando al Sur
1707 lecturas

2012-03-07
La ceguera del poder
1836 lecturas

2012-02-26
La medida del poder o el poder de la medida
1691 lecturas

2012-02-25
Aysén II ¿Lo posible de lo imposible?
2116 lecturas

2012-02-23
Aysén o el otro país
1972 lecturas

2011-09-10
Los dilemas del movimiento social
2145 lecturas

2011-08-17
¿Y ahora qué?
1785 lecturas

2011-07-29
Legitimidad y refundación
1976 lecturas

2011-07-19
Primer round post concertación
1965 lecturas

2011-07-01
Grecia al matadero
2467 lecturas

2011-06-16
El enrarecido clima político
1990 lecturas

2011-06-08
Tendencias en la izquierda latinoamericana el amigo brasilero
2200 lecturas

2011-06-02
América Latina: La exigencia de más y mejor democracia
1925 lecturas

2011-05-07
La hora de la igualdad
2009 lecturas

2011-03-14
Un nuevo parte aguas
1860 lecturas

2011-03-11
Libia: Sacudida Mundial
2155 lecturas

2011-02-25
La Economía Política de los Mínimos
2579 lecturas

2011-02-01
El incendio se extiende a Egipto
2007 lecturas

2011-01-19
Túnez no está lejos
2032 lecturas

2010-12-14
Las dos caras de la moneda
2147 lecturas

2010-11-10
¡Alto trabajos en la vía política!
1686 lecturas

2010-10-29
Muertes Políticas
1790 lecturas

2010-10-20
Agitación en Francia
1883 lecturas

2010-10-13
Profundidades
1721 lecturas

2010-10-07
Paracaídas sin Correa
1956 lecturas

2010-09-01
El bicentenario y la copia feliz del edén
1758 lecturas

2010-05-27
¿Un Nuevo Comienzo Post Concertacionista?
2052 lecturas

2010-05-15
La deuda olímpica
2116 lecturas

2010-05-11
Crisis de Honduras: segundo round
2115 lecturas

2010-05-07
El Olimpo en bancarrota
2300 lecturas

2010-05-04
Estado de catástrofe
2024 lecturas

2010-03-12
El destape
1978 lecturas

2010-03-01
Chile a prueba
2383 lecturas

2010-01-23
Que 20 años no es nada
2017 lecturas

2010-01-10
Elecciones en Chile: ¿Fin de reino?
2048 lecturas




Hay 36 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA