Columnas
2014-11-27
1859 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

El mundo está cambiando... y cambiará más

Y me preocupa que no tengamos conciencia de ello.

Los Chicago Boys fueron cómplices de una dictadura para impedir el comunismo y entusiastas participaron en el diseño de esta sociedad. Lo siguen estando, porque no les importa nuestro futuro cuando se  acaben los recursos naturales no renovables, ni en el impacto que significa que las fuentes de trabajo continúen disminuyendo aceleradamente, sea por la externalización de la manufactura al Asia o por la industria digital que cada vez reemplaza más al ser humano. Un estudio reciente de la Universidad de Oxford, sobre 702 ocupaciones analizadas por el Departamento del Trabajo de EE.UU., estima que la mitad de estas, está en alto riesgo de automatizarse en los próximos 10 a 20 años. Casi un millón de jóvenes en nuestro país no estudia ni trabaja y cada día el trabajo es más precario, informal y desechable, mientras los mayores de sesenta años aumentan y sus pensiones disminuyen.

Los chilenos preclaros que diseñaron esta sociedad extraña, empezando con las privatizaciones a precio vil y que todos pagamos, deberían explicarnos, especialmente a los que no nos llega el chorreo, cual es la utopía, como es la sociedad que imaginaron construir y cuál es su idea de sustentabilidad. Sabemos que con mucha libertad, para que pudieran fluir los capitales, pero la excesiva libertad preocupa, cuando el mismo Subsecretario del Interior de Piñera en 2011, informaba a la Cámara de Diputados que, al año, ingresan a Chile por la Frontera Norte unas 80 toneladas de coca provenientes de Perú y Bolivia, de las cuales se decomisan solo 20, que, en gran parte, no es incinerada, sino robada en la PDI. Una libertad que permite a un 2% de la población concentrar tanta riqueza, como para que un país de algo más de 17 millones de habitantes pueda tener seis o siete grupos entre los más ricos del mundo en los records de Forbes, mientras un alto porcentaje recibe bonos, extraídos de impuestos que solo pagan los menos privilegiados, es decir el 80% de la población.

¿Y cómo seguimos? ¿Seguimos creando empleos en la industria de la entretención? ¿Generando ingresos en los diferentes tipos de tráficos que un Estado pequeño no puede controlar? ¿Esperamos solo que los no viables desaparezcan? ¿Legalizamos la prostitución infantil? ¿Matamos a los jubilados, pobres, enfermos, discapacitados o con capacidades diferentes? Bueno, parte de ello ya está a cargo de la industria farmacéutica.

El modelo ha sido aceptado por los sucesivos gobernantes. Nunca ha habido discusión, ni difusión sobre sus problemas estructurales. Sólo se han aumentado los bonos y las ayudas a los más pobres, pero el resto se ha legitimado. Se ha mantenido una férrea disciplina fiscal, con un Estado cada vez menos fiscalizador y flexible hacia la inversión privada. La tesis de que gane el más fuerte y viable es un consenso en nuestro país e incluso el Banco del Estado se jacta de ello. Los perdonazos del SII son memorables.

Por otra parte, ni los marxistas más ortodoxos ya hablan de la lucha armada como único camino para cambiar la sociedad. Nadie dice que la violencia es la partera de la vieja sociedad que lleva en sus entrañas otra nueva. Ni los sectores más radicales de izquierda, hablan de la dictadura del proletariado, aunque esta hubiese sido la dictadura de la mayoría sobre la minoría. Al parecer, la democracia sin apellidos ha encontrado su lugar y, felizmente, porque provoca más de un estremecimiento el escuchar los insultos diarios al Congreso, que, sin querer, se unen al electorado pro facista europeo que crece sistemáticamente.

Los sectores pro comunistas no dicen una sola palabra sobre China, pese a que es muy raro que un grupo de chinos aparezca entre los records de Forbes con Luksic, Matte, Paulmann, Saieh y Solari. La mayoría expertos en retail y supermercados con los que han inundado América Latina. Hasta Ricky Martin le canta al aniversario de Falabella en el Canal Universal. En China comunista, los más ricos del mundo deben pertenecer al PC, como Zong Qinghon, el más rico del país, con una fortuna de US$10 mil millones. El PC chileno no lo analiza, ni tampoco el traslado de la manufactura mundial a sus talleres, a sus Zonas de Procesamiento de las Exportaciones, donde el capital internacional no paga impuestos, cuenta con mano de obra casi esclava y un control rígido de parte del Estado Chino. China le hace el trabajo sucio al Primer Mundo.

En los años 60 creíamos que una parte del mundo, incluida China, estaba construyendo una sociedad sin clases, la única que podía producir un hombre nuevo. Cuando parte de esa nueva sociedad no pudo mantenerse y colapsó, no encontramos en ninguna parte los hombres nuevos que estaba creando. Sólo nos llegan los detalles de las acciones de la mafia rusa, ucraniana o georgiana. Sobre Corea del Norte, vemos con sorpresa los saludos de Guillermo Tellier a Kim Jong Un por la muerte Kim Jong Il. No sabemos nada del último espécimen de la dinastía que un día desaparece, otro día manda a matar a su tío y al día siguiente declara el comienzo de la guerra nuclear. Conocemos al “sol que ilumina sus corazones”, la doctrina suche que, con su militarismo, nacionalismo y culto a la personalidad nada tiene que ver con los sueños que impulsaron en los años 60 a millones de jóvenes en el mundo occidental a dar su vida por crear un hombre nuevo.
Ni moros ni cristianos se pronuncian sobre todo esto. Ni al calor de la reforma educacional discuten que da lo mismo lo que los jóvenes estudien, porque solo un pequeño porcentaje tendrá a su cargo las tareas de alto nivel tecnológico y el resto será desechable y polifuncional. Nada sobre que vivimos de la extracción avasalladora de nuestros recursos no renovables que crean muy poco trabajo, sólo basura tóxica y tierra arrasada. Pero lo peor es que ninguno tenemos un modelo de sociedad al que aspiramos llegar.

Todos carecemos de un sueño posible. No cabe duda, es imprescindible que nos sentemos a conversar.

Alicia Gariazzo

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



65.649 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.563 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
2979 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1255 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1067 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1105 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
931 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
906 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
905 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
1010 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
1004 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1382 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1216 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1236 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1297 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1435 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1438 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1297 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1221 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1406 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1281 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1395 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1285 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1354 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1603 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1681 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1591 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1393 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1693 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1522 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
1839 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
1985 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2163 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1785 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1798 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1758 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1860 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2679 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
1889 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
1976 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2385 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
1963 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2147 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1534 lecturas




Hay 29 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA