Columnas
2014-12-09
2568 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Capital político

Si los economistas sueñan con darle algo de credibilidad a su zarandunga de enredos, tautologías y sofismas tomando prestado el lenguaje de la física y la matemática, resulta curioso constatar que los políticos –aún más desprestigiados que los economistas– utilicen la jerga de estos últimos para darse un halo de seriedad. La indigencia tomando prestado de la miseria.

Así, en los últimos días la prensa aborigen nos ha entregado las siguientes perlas:

“PS le pide al gobierno cautelar capital político de la Presidenta tras caída en encuesta”.

Enríquez-Ominami: "Ofrezco y pongo a disposición de Bachelet todo mi capital político para desentrampar las reformas".

Capital político… ¿qué quieren decir con eso? ¿Qué es un ‘capital político’?

A primera vista, sin pensar –utilizando el método de nuestros gobernantes– uno diría que es trabajo acumulado, o más bien lucro atesorado, susceptible de ser reinvertido para obtener un beneficio.

¿Qué tipo de beneficio? Espera ahí, ya viene…

En la misma tesitura, cándidamente, podría pensarse que existe un mercado en el que tal capital político es útil y necesario, y, como en cualquier mercado, que ese capital tiene un precio. El precio del capital, que en buen cristiano no es ni más ni menos que el modesto interés que suelen cobrar los mercados financieros por poner a tu disposición un poco de pasta. Como ves, ya la estamos liando.

Porque llegamos a la conclusión –pasablemente aterradora– que la acción política es un mercado en el que existe competencia, en el que se afrontan “ofertas” diferentes, cuya característica es precisamente la de no ser muy diferentes, de ser incluso significativamente parecidas, o bien no conocemos nada de las reglas del marketing.

Darle satisfacción al cliente ordena conocer sus deseos y aspiraciones. Ahora bien… a menos que las ofertas se dirijan a distintos clientes… las ofertas debiesen responder a los mismos deseos y ser por consiguiente del mismo talante, ¿o no?

Peor aún, como sabes, y si no lo sabes te lo cuento ahora, el único cliente que importa es el cliente solvente, o sea aquel que puede pagar lo que tú ofreces. Los atorrantes, en este como en otros casos, constituyen una demanda no solvente que no le interesa a nadie.

Para entrar en este mercado existe lo que los economistas llaman las “barreras de entrada”. No cualquiera entra en política. Para un chato como Pierre Bourdieu hacen falta algunas cosas: tiempo libre, cultura, saber-hacer, diplomas, plata, relaciones, reconocimiento social. Un menda que pasa todo el día en el Transantiago y en el curro para ganarse los fifiles no califica. ¿Capici?

Luego… hay elementos más importantes que otros. Con plata, si te falta algo, se compra: el diploma, las relaciones…

El mismo Bourdieu señala que los partidos políticos son empresas colectivas que mutualizan, acumulan y delegan el capital político. Sin ánimo de incordiar, me parece que Bourdieu estaba algo atrasado, o por lo menos incompleto: hay partidos que son empresas unipersonales, otros que ofician de secta religiosa, no falta el que funciona como un business de representación, y más de alguno opera como simple filial de intereses ocultos.

La mayor parte, por no decir todos, en medio de tanta mo’erniáh, son funcionales a quienes manejan la manija: los clientes solventes.

No logro olvidar la frase con la que uno de ellos le explicó Chile a David Rothkopf, ex subsecretario de Comercio de los EEUU, gerente de la consultora financiera de Henry Kissinger, y autor de un bullado libro cuyo título es “Superclass - El Poder de la Elite Global y el Mundo que están Fabricando” (Superclass - The Global Power Elite and the World They Are Making).

David Rothkopf, que vino al campo de flores bordado en el año 2007 y se entrevistó con los ‘clientes solventes’, cuenta que uno de ellos le dijo: “Si quieres entender Chile, debes saber que no es un país. Es un Club privado, y nosotros somos los dueños de ese Club privado”.

De modo que a la hora de hablar del mercado político, en el que se mueve el capital político, supuestamente controlado por algunos políticos, se constata que es un mercado oligopólico. Los atorrantes no tienen ninguna posibilidad de entrar.

La competencia es necesariamente ‘imperfecta’ (otra boludez de economista, un pleonasmo si quieres…), lo que se traduce por el control del mercado por un puñado de actores que deciden de todo: quién va a ser diputado, senador, y hasta presidente de lo tenemos de república, así, con minúscula.

Cautelar pues su propio ‘capital político’, o bien ofrecer su ‘capital político’, son manipulaciones de bróker, de compraventero de bonos, acciones, productos financieros derivados y activos frecuentemente tóxicos, de corredor de Bolsa, de agente financiero, de especulador de hedge funds, de golden-boy, de menda en busca de high yields, o sea de super beneficios…

Como te decía, si los economistas sueñan con darle algo de credibilidad a su zarandunga de enredos, tautologías y sofismas tomando prestado el lenguaje de la física y la matemática, resulta curioso constatar que los políticos –aún más desprestigiados que los economistas– utilicen la jerga de estos últimos para darse un halo de seriedad. La indigencia tomando prestado de la miseria.

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.093.805 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.322 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1473 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2142 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2752 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1799 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2091 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2268 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2229 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1994 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1935 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1232 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1976 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2314 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2531 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2048 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2144 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2078 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2123 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2059 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2210 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2147 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2062 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2349 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2222 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2203 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2153 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2103 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2107 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2277 lecturas

2015-08-29
Missing
2118 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2321 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2132 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2063 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2219 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2152 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1080 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2273 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2170 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2126 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2184 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2222 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2192 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2264 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2300 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2189 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2274 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2273 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1213 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2248 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2146 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2335 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2241 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2298 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2354 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2252 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2381 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2236 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2505 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2452 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1317 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2371 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2322 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2551 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2616 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2425 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2692 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2591 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2920 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2982 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2818 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2715 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2673 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2751 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2783 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1814 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2614 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1674 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2555 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2797 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2517 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2606 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2707 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2608 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2635 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2871 lecturas

2014-12-09
Capital político
2569 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1621 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2966 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2870 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1653 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2952 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1756 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3147 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2860 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2927 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2971 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1934 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1973 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1745 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2169 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1855 lecturas




Hay 31 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA