Columnas
2014-12-15
1793 lecturas

Angel Saldomando
especial para G80

El pais de la elite

Se ha generalizado en las últimas semanas la afirmación que existe en el país un clima anti elites. Para unos esta afirmación es traducida como la expresión alarmante de una exasperación creciente de la opinión, mal dirigida, contra la elite. Otros agregan que esto se debe al clima anti empresarial acarreado por las veleidades reformistas del gobierno y por ultimo están aquellos que lo consideran expresión del cambio político y cultural en el país que presiona hacia mayor democracia e igualdad. Al final la única idea subyacente común es que algo anda mal pero en rigor la elite nunca ha tenido mucha adhesión.

Una elite con un país

Es conocida la frase con que se caracterizaba a Prusia, se trataba de un ejército con un país. Parafraseando podríamos decir que Chile es una elite con un país y no un país con una elite.

A través de la historia el factor mas importante de definición de las elites ha sido el nivel de concentración de la propiedad, territorial primero, luego industrial y al final comercial y financiera hizo de la elite económica la propietaria del país. Esto es hoy más evidente que nunca. Los estudios realizados en los años 60 y 70 dieron cuenta de ello, luego a la sombra de la dictadura y con la continuidad del modelo económico la concentración se intensificó hasta la actualidad. Unas 130.000 personas constituyen actualmente el núcleo duro de la riqueza.

La percepción de desigualdad, la pobreza reinante, el enorme desbalance de poder y privilegios generó tempranamente una mala imagen de la elite. Conservadora en todo, culturalmente retrograda y poco accesible, chocaba con la lenta instalación en el país de un imaginario social democrático e igualitario. De hecho no hay memoria o registro de proyectos económicos, políticos o sociales, desarrollistas y democráticos inspirados por las elites. Fueron las emergentes clases medias, los trabajadores y grupos populares que poco a poco dieron base y forma política a una propuesta.

Moderada o más radical si se piensa en los tres grandes proyectos, radicales, demócrata cristiano y de la unidad popular, la composición de fuerzas era clara. Pero además poseían dos característica particulares, se acompañaban de pretensión de autonomía intelectual y política que la elite podía vetar o contestar pero que no podía capturar, al menos completamente.

Esto hacia de Chile un país socialmente inquieto, intelectualmente de avanzada y políticamente denso en términos de debate, prensa y politización.

Frente a este proceso, la elite nunca aceptó la posibilidad de una negociación ni de un pacto social. Tres aspectos daban cuenta de ello, políticamente era refractaria a aceptar otras opciones, se negaban a pagar impuestos a la altura de sus ganancias y la propiedad concentrada en sus manos era equivalente a la soberanía del país. Podían traicionarlo antes que ver afectada su casta.

Desde que se establecieron las bases de un sistema de tributación en 1924, en el debate siempre estuvo la resistencia del capital a contribuir al desarrollo nacional. Recordemos para la anécdota que frente a la reforma tributaria impulsada por la democracia cristiana en 1964, el empresariado y sectores políticos afines montaron una campaña en la que argumentaban que ello afectaría el “patrimonio de los campesinos y todo pequeño propietario” Por supuesto no mencionaban que Chile era un país de latifundistas y ya altamente concentrado para la época. Otra versión de lo mismo es la campaña actual sobre la defensa de la clase media.

La elite no sólo gozaba de mala reputación sino que además en el contexto de la época, antes de la dictadura, experimentaba soledad moral e intelectual. Era incapaz de imaginar otro país que no fuera a su imagen y semejanza. Pero la exhibición de riqueza se consideraba provocadora y moralmente reprensible, su auto reproducción incestuosa la dejaba en la imposibilidad de establecer conexiones más amplias en la sociedad. Su política estaba gobernada por una férrea e histérica defensa de sus intereses y su estatus, a ello se le agregaba poder de veto a la política pública como en el caso de los impuestos.

Imposibilitada de hacerse con el poder político institucional, nunca ganaron elecciones desde 1925, salvo con Alessandri y con Piñera (por poco y con un elite recién arribado), exigían cada cierto tiempo un escarmiento de las reivindicaciones de los sectores populares, una represión fuerte y unos cuantos muertos periódicamente.

La dictadura resarció a la elite con creces de las amenazas, de su soledad cultural, la reconcentró económicamente y la liberó moralmente a través de una venganza social sin precedentes y un cinismo desembozado. La concertación la encubrió como parte del pacto por la continuidad del modelo pero paradójicamente no incrementó su legitimidad.

Compensada la pobreza mas evidente, a costa de subsidios, y con el crédito, el largo ciclo político de la concertación generó una coexistencia entre la elite y los habitantes de su país. Pero el edifico era frágil los tres elementos compensadores se agotaron. Por ello no es casual que nuevamente se hagan visibles la desigualdad, la concentración de la riqueza, los privilegios de la casta.

Pero las nuevas condiciones son también particulares. Nunca antes la elite había tenido tal nivel de cooptación y captura de la política, la cultura y de los valores. Nunca antes la elite había tenido una base social cooptada transversalmente a través de funcionarios, políticos, negocios, familias y fondos reservados. Frente a ello no hay aún fuerzas sociales suficientes para darle base y autonomía a una nueva propuesta.  

La nueva mayoría si algo teme es precisamente eso, la presidenta en sus discursos sólo cambia las palabras de lugar pero no sale de la burbuja y los dirigentes de partidos como la DC recalientan el viejo plato de que  “Ahora lo que corresponde es reforzar la conducción política del gobierno y que los liderazgos responsables y representativos se hagan presentes con su opinión” (el mostrador 4/11/2014). Cabe interrogarse sobre quienes son los responsables y representativos, ¿responsables antes la sociedad o ante la elite y su base transversal? Representativos de sus magros electores, de sus grupos de interés o de una propuesta que se dirima democráticamente en la sociedad?

Pese a toda la fuerza material de la elite y la capacidad de condicionamiento de su país, los fundamentos de la legitimidad como base de la autoridad se han debilitado, la manipulación como capacidad de manejar sin que se advierta ha desaparecido, la credibilidad de la institucionalidad y sus miembros agoniza, la coacción como uso de la fuerza es el último recurso intacto.

La capacidad de mantener el orden es una articulación entre la extrema debilidad social y el entramado empresarial concentrado y el político. Esa es la gobernabilidad que exigen mantener y de la cual se reivindican los viejos dirigentes de la concertación, la derecha y el empresariado frente al nuevo estado de ánimo.

Son los elementos subjetivos los que han revalorizado el sentimiento anti elite pero nada ha cambiado realmente. El país de la elite se pondrá a prueba si hay cambios porque de algún modo deberán generar su propia legitimidad, su fuerza social, sus valores, sus liderazgos. Por ahora sólo la difusa necesidad de esos cambios planea sobre el país de ellos.

Angel Saldomando

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validaciůn) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



150.055 lecturas en total tienen las 77 columnas de Angel Saldomando con 1.949 lecturas en promedio por columna
Columnas de Angel Saldomando
2017-08-10
Venezuela: crisis para todo uso
1841 lecturas

2017-08-09
Crisis DC: el partido fiorentino
1598 lecturas

2017-08-01
Aires Irrespirables
1359 lecturas

2016-06-20
Un debate en curso: Sobre la Constituyente
1332 lecturas

2016-05-12
Chiloé: metástasis de un modelo agotado
1486 lecturas

2016-05-09
De Aysén a Chiloé
1486 lecturas

2016-01-21
La licuadora
1740 lecturas

2015-10-07
Revelaciones tardias
1425 lecturas

2015-08-05
La guerra de los diagnósticos
1202 lecturas

2015-07-06
Sísifo se cansó
1761 lecturas

2015-04-21
Chile estrena: las instituciones bikini
1807 lecturas

2015-04-08
La casta en su laberinto
1875 lecturas

2015-03-05
Tocar el fondo
1828 lecturas

2015-01-24
Gobiernos progresistas: el vaso ¬Ņmedio lleno o medio vac√≠o?
1752 lecturas

2014-12-15
El pais de la elite
1794 lecturas

2014-09-30
Catastrofismos y pesimismos
2756 lecturas

2014-09-11
La alianza publico privada. La burbuja de la elite
1812 lecturas

2014-04-17
Cuando se quema la realidad
2114 lecturas

2014-03-20
El zorro en el gallinero
1598 lecturas

2014-03-19
Nuevas Mayorias ¬ŅUsura o Renovaci√≥n?
1705 lecturas

2014-03-12
Echeverria en el país de nunca más
1516 lecturas

2013-12-17
La vitrina y la realidad
1680 lecturas

2013-11-12
Dilemas electorales y después
1507 lecturas

2013-10-31
Las cartas sobre la mesa: programas y política
1528 lecturas

2013-09-10
Allende se invita a las elecciones
1495 lecturas

2013-09-07
¬ŅHacerse cargo del golpe o de la historia?
1409 lecturas

2013-07-28
De las primarias a las ultimarias
1578 lecturas

2013-07-09
La fractura
1814 lecturas

2013-05-28
Un debate necesario: sobre elecciones y perspectivas
1710 lecturas

2013-04-04
Contradicciones en torno a Bachelet: expectativas y realidades
1897 lecturas

2013-03-13
La hoja de ruta con o sin Bachelet
1796 lecturas

2012-12-19
De vida o muerte. Lucro Lacra Liviandad
1856 lecturas

2012-12-06
Fronteras externas e internas
1974 lecturas

2012-10-08
Venezuela en la mira
1727 lecturas

2012-10-03
El país entrampado
1828 lecturas

2012-09-24
El fondo de la cacerola. Malestar y cambio en la sociedad
1735 lecturas

2012-09-02
La fiebre o el termómetro. El debate sobre la encuesta Casen y la pobreza
1937 lecturas

2012-07-22
La lección paraguaya
1915 lecturas

2012-06-21
La espada de Damocles
1849 lecturas

2012-05-31
Rebelión en la granja
1883 lecturas

2012-04-16
La descentralizaci√≥n: ¬ŅTrampa o refundaci√≥n?
2087 lecturas

2012-03-22
Las regiones de la discordia
1947 lecturas

2012-03-15
Mirando al Sur
1890 lecturas

2012-03-07
La ceguera del poder
2003 lecturas

2012-02-26
La medida del poder o el poder de la medida
1881 lecturas

2012-02-25
Ays√©n II ¬ŅLo posible de lo imposible?
2338 lecturas

2012-02-23
Aysén o el otro país
2184 lecturas

2011-09-10
Los dilemas del movimiento social
2343 lecturas

2011-08-17
¬ŅY ahora qu√©?
2001 lecturas

2011-07-29
Legitimidad y refundación
2168 lecturas

2011-07-19
Primer round post concertación
2164 lecturas

2011-07-01
Grecia al matadero
2656 lecturas

2011-06-16
El enrarecido clima político
2180 lecturas

2011-06-08
Tendencias en la izquierda latinoamericana el amigo brasilero
2376 lecturas

2011-06-02
América Latina: La exigencia de más y mejor democracia
2100 lecturas

2011-05-07
La hora de la igualdad
2190 lecturas

2011-03-14
Un nuevo parte aguas
2051 lecturas

2011-03-11
Libia: Sacudida Mundial
2341 lecturas

2011-02-25
La Economía Política de los Mínimos
2752 lecturas

2011-02-01
El incendio se extiende a Egipto
2208 lecturas

2011-01-19
T√ļnez no est√° lejos
2211 lecturas

2010-12-14
Las dos caras de la moneda
2366 lecturas

2010-11-10
¡Alto trabajos en la vía política!
1873 lecturas

2010-10-29
Muertes Políticas
1976 lecturas

2010-10-20
Agitación en Francia
2099 lecturas

2010-10-13
Profundidades
1896 lecturas

2010-10-07
Paracaídas sin Correa
2169 lecturas

2010-09-01
El bicentenario y la copia feliz del edén
1952 lecturas

2010-05-27
¬ŅUn Nuevo Comienzo Post Concertacionista?
2239 lecturas

2010-05-15
La deuda olímpica
2292 lecturas

2010-05-11
Crisis de Honduras: segundo round
2286 lecturas

2010-05-07
El Olimpo en bancarrota
2499 lecturas

2010-05-04
Estado de cat√°strofe
2215 lecturas

2010-03-12
El destape
2165 lecturas

2010-03-01
Chile a prueba
2571 lecturas

2010-01-23
Que 20 a√Īos no es nada
2237 lecturas

2010-01-10
Elecciones en Chile: ¬ŅFin de reino?
2244 lecturas




Hay 27 usuarios visitando www.generacion80.cl

Últimas Columnas
Vengo de un pueblo peque√Īo... que se llama Til Til por V√≥lker Guti√©rrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Juli√°n Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por √Āngel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACI√ďN EN FUSI√ďN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 A√ĎOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACI√ďN DEL F√ćSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA