Columnas
2014-12-26
1717 lecturas

Daniel Pizarro
colaboración de POLITIKA

El signo que nos rige

Los planetas están alineados y nos rige un signo oscuro.
Tenemos a C, un pequeño zombi. Como millones de otros niños, es adicto a los video-juegos. Su energía vital ha sido usurpada por lo que sucede detrás de la pantalla, en la otra realidad.


Que estimula sus neuronas, dicen.

Hay un juego, el que ahora lo consume, del cual no puede desconectarse porque si lo hace perderá puntos y liderazgo. Si se le ocurre levantarse a comer (en vez de llevarse el plato a la cama, frente a la consola) u orinar en el baño (en vez de hacerlo en las cortinas, a la antigua), vendrá otro de los niños conectados en el ciberespacio a tomar su lugar.

Su madre lo enchufó a una consola desde los dos años.
Estudiaba, trabajaba y se había separado, y en esas condiciones - evidentemente – no le quedaba ni un minuto para el niño.

Luego terminó de estudiar y siguió trabajando bajo el signo de los planetas alineados, hasta hoy.

Trabajando para empresas que seleccionan personal.

Bajo la presión de las metas y la zanahoria de los bonos. Quejándose menos del secuestro de su vida por parte de la empresa que de sus compañeras de trabajo que sacan la vuelta y atentan contra el cumplimiento de las metas.
Contra la tarea de encontrar personal idóneo y adecuado para rendir.

Entretanto su hijo C mataba zombis en la pantalla. Con el correr del tiempo iba convirtiéndose en un experto en destrozar entes sin alma y sin cerebro.
Y entretanto su madre volvió a emparejarse.

Conoció a un psicólogo que trabajaba en el sistema carcelario.
Un psicólogo para los presos.

Para evaluar si están en condiciones psicológicas de recibir el beneficio de una salida dominical. Para contribuir a la reinserción social; o sea, para mandarlos de vuelta al mismo mundo de donde provienen.

P y J, la pareja. Que se lleva bien y se lleva mal, y cuando se lleva mal le echa la culpa a la psicología, jamás a la sociología, y que se machaca los sesos en el claustro del amor y todas sus exigencias, y le pide lo imposible a lo que está regido por el signo de los planetas, por no decir la explotación generalizada, e implosiona en vez de explotar, y trata de cumplir las metas, y hallar personal idóneo para rendir, y reinsertar a los presos en la sociedad de los planetas alineados, y compra más video-juegos a L.

Y así. Und so weiter.

Por el departamento de P y de J aparece M, el periodista retirado a los cuarenta años de edad.

Anuncia su retiro de la radio, se arrepiente de su carrera en los medios; ahora quiere reinventarse, como se dice.

Nunca más entregarle el alma a las noticias. Nunca más a un temblor fuerte a las tres de la mañana. Nunca más a un incendio inoportuno, a un choque entre un bus y un camión por culpa de la niebla. Nunca más el alma al acontecer diario de los accidentes, las declaraciones intempestivas, los personajes públicos. Nunca más.

Porque llegó hasta donde estaba, editor periodístico, porque jamás puso límites a las noticias que lo demandaban como un juego de zombis. Porque, de lo contrario, no habría llegado a editor.

¿Y por qué lo hizo? ¿Qué lucecita intrigante habrá visto? ¿Qué vértigo, aparte de la alineación de los planetas?

M, el periodista, sueña con otra vida. P y J sueñan con otra vida. La vida fuera de la ciudad. Imaginan esa vida, se deleitan en una supuesta vida; comienzan a gastarse el premio imaginario del Loto.

En su pieza, C también se prepara para el mundo matando zombis en la pantalla.

Todos preparan su nueva vida imaginaria. Mientras los planetas siguen alineados.

En tanto, J cuenta una anécdota que haría las delicias del neoliberalismo. Un ejemplo de cómo el ser humano potencia la imaginación mientras más exigido se encuentre, mientras más necesitado y más hecho mierda.

J cuenta del preso que no tiene dónde dormir. Que no tiene un solo espacio en toda la cárcel, un solo lugar donde descansar tranquilo.

Pero que se las arregla finalmente.
Con una sábana.
Una sábana que cuelga como hamaca.
Sobre los urinarios.
Y duerme sobre ellos.
Como si estuviera en una playa tropical.

Daniel Pizarro

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



55.643 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.686 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
3444 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1739 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
918 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1590 lecturas

2015-10-19
Equis
1377 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1444 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1556 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1461 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1543 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1502 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1606 lecturas

2015-05-12
I had a dream
1056 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1523 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1528 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1850 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
1163 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
1053 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1596 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1642 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1828 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1945 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
2101 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1892 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1941 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1718 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1444 lecturas

2014-11-01
Liberté
1440 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1403 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1914 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1807 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1467 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1591 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3561 lecturas




Hay 8 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA