Columnas
2014-12-29
3307 lecturas

Leopoldo Lavín Mujica
especial para G80

2014: el año de las provocaciones y afrentas del establishment dominante

El establishment dominante estuvo activo durante el 2014 (la estructura chilena de poder financiero, económico, político y mediático) cuya hegemonía, sin embargo, da signos de deterioro. Digámoslo de otra manera: si buena parte de la actividad del Duopolio que organiza la vida política postdictadura busca edificar consensos, éstos se buscan en torno a un presente cada vez más complejo y conflictivo, pero sin que exista consenso en torno al pasado, ni menos pueda haberlo acerca del futuro.

El año pasó marcado por provocaciones y afrentas directas a la “common decency” (a la ética de la decencia común del pueblo trabajador y del ciudadano honesto de la que hablaba George Orwell en sus obras de filosofía política). Así como también a las expectativas de la gran mayoría social y ciudadana del país que mira la política practicada por el duopolio con desconfianza y desapego. Pues una buena parte de los ciudadanos es practicante del “éxodo”, o de la fuga del sistema político actual. Actitud que se expresa en los altos porcentajes de rechazo a los partidos políticos, al parlamento y al Gobierno en las encuestas.

Es evidente que los chilenos ponen en duda la capacidad de estas instituciones de la llamada “transición” de representarlos.  

Nada extraño entonces que los círculos empresariales dispuestos a utilizar el chantaje burdo de la “desaceleración económica”, en un mundo dominado por el “egoísmo liberal” (G. Orwell nuevamente), se dedicaran a contratar renegados y encantadores de serpientes para que les cantaran la tonada que el maestro Pangloss le enseñaba a Cándido: “todo anda como en el mejor de los mundos posibles”(*). Para qué hablar de la crisis ecológica (**), de responsabilidad directa del capitalismo y de su modo depredador de producción que amenaza con provocar en el futuro próximo una catástrofe climática en la que el litoral chileno y su población serán los primeros perjudicados. Ni de los bajos salarios, ni del aumento de las desigualdades sociales, pese a la retórica de las reformas graduales.

Encerrados y víctimas de su propio discurso dogmático y avinagrado, los neoliberales del Duopolio consideran que el mercado y los privados unidos proporcionarán las claves para resolver esos desafíos. Justificación que va contra todos los datos de la experiencia y la realidad.    

Algunas provocaciones fueron y son más evidentes que otras

El homenaje de la UDI a su líder político y espiritual, el dictador Augusto Pinochet, en el recinto parlamentario de propiedad de todos los chilenos, fue una de las más llamativas. Algo así como ver los neo-nazis levantando la mano derecha y vocifereando ¡Heil Führer! en el Bundestag alemán. Cosa que no ha sucedido ni sucederá en el parlamento germano porque su Constitución política no permite hacer la apología de un régimen de barbarie. Fue una espectacular entrada de la UDI a la cofradía de las extremas derechas europeas.

Los parlamentarios del partido de extrema derecha y ultra neoliberal en lo económico aceptaron de buen grado llevar escrito en la frente el calificativo de cómplices activos en las violaciones a los DD.HH y crímenes de lesa humanidad de la Dictadura que el ex Presidente S. Piñera trató de modificar por el más “light” de “cómplices pasivos”. De esa manera poco estética, la UDI puso en relieve su carácter de partido fascista. No en lo que se refiere a querer ser un partido de masas (no lo será nunca), sino en la adopción de una postura ideológica asumida con respecto al pasado que la marca en el presente y la condena a futuro. En lo inmediato, el partido pinochetista, está determinado por un prosaico cálculo político: capturar para representar a ese sector recalcitrante y nostálgico de chilenos que apoyó activamente a la dictadura y cuyos vástagos heredan sin cuestionar la ideología del individualismo posesivo junto con una galería repleta de fantasmas autoritarios y oligárquicos del pasado (los que se declaran “gremialistas” en la Pontificia Universidad Católica, por ejemplo). Mantener atado e ese sector de recalcitrantes para alejarlo de RN y la DC. Y desde ahí hacer política con la Nueva Mayoría para enfrentar las tentativas de cambio del régimen postdictadura.  

En la práctica se trata de perpetuar rituales y relatos que avalan los métodos de signo fascista. La UDI debe haber sacado cuentas en votos y en subvenciones de las empresas afines (como el grupo Penta) y medido el apoyo de las instituciones sostenedoras de valores y principios de orden. El partido de Jaime Guzmán, con esta movida agresiva, se despojó de todo atisbo de dignidad democrática. Su fin es consolidar una base electoral de cuño antidemocrático en el mercado político. Es la lectura que ellos deben hacer de algunas formaciones europeas, pero sin asidero por el momento en la sociedad chilena.

Y hablando de afrenta, la relación de naturaleza corrupta (y de fraude al fisco) entre el grupo Penta y políticos serviles puede ser considerada como tal, no obstante ser una manifestación natural de la política binominal. Sucede cuando la política está dominada por el dinero concentrado en manos de una oligarquía plutocrática. Vale la redundancia. Lo de Penta fue una revelación que debe repetirse en otras empresas con otros clanes políticos. Es contra esa política y ese tipo de políticos y no contra la otra política, la de las prácticas democráticas asambleísticas, ni contra los liderazgos colectivos salidos de los movimientos sociales que los ciudadanos acumulan agravio.     

Obvio, es una afrenta a la ciudadanía trabajadora el aumento de la dieta de los diputados en $500.000 mensuales (que los coloca en el 5% de altos ingresos del país) en un cuadro donde la gran mayoría de los asalariados ganan menos de esa suma por mes. Es, desde cualquier ángulo de análisis una provocación. Una ofensa al valor de la igualdad social en un país donde la desigualdad es una evidencia y un factor de conflicto social. El interés pecuniario que guía las decisiones de los parlamentarios les pasará la cuenta. La ciudadanía procesa y registra la información que circula por los medios y las redes sociales donde se fragua una nueva ciudadanía empoderada que no sale necesariamente a la calle, pero que simpatiza con quienes lo hacen.

Habrá que insistir en lo que es de Perogrullo: que “ser miembro de la clase política es algo siempre transitorio y tal cualidad no permite ganar más que el salario medio del país” (Boaventura de Sousa Santos).

Una de las últimas provocaciones al sentido y a la decencia común es la decisión de los directivos y propietarios de las universidades privadas de subir los aranceles y matrículas en el nuevo contexto político-cultural de lucha por el derecho social al acceso a una educación pública gratuita instalado desde el 2011.

Los argumentos de uno de los más acérrimos defensores del “capitalismo académico” o del modelo mercantil educativo como el rector de la UDP, Carlos Peña, responsabiliza al Gobierno de Bachelet de lo que él llama el “mal infinito”. Peña no ha cesado de provocar al movimiento estudiantil que hoy tiene más razón que nunca para levantarse del letargo anual, retomar las banderas de las luchas estudiantiles pasadas y plantearse la estatización pura y simple de las universidades privadas y la gratuidad. Es lo que la mayoría de la población exige. Además de luchar por democratizar la universidad mediante la elección de las autoridades universitarias. Se puede hacer. Después de meses de lucha estudiantil, seguir pagando aranceles fijados según el mercado sería un retroceso para una causa noble.

¿Y los beneficios extraordinarios de los grandes grupos económicos que tienen por causa la explotación del trabajo asalariado, el saqueo de la naturaleza, la captura de las cotizaciones previsionales y de salud, los intereses del crédito usurero junto con la movilidad y fuga de capitales a los paraísos fiscales para no pagar tributos, no deben ser considerados como una provocación a una sociedad que busca redistribuir la riqueza socialmente producida y privadamente acaparada junto con dotarse de derechos para garantizar necesidades sociales fundamentales insatisfechas?

“Los bancos han ganado este año más de $2.000.000.000.000—más de 3.200 millones de dólares— y la rentabilidad sobre el patrimonio antes de impuestos llega a 20,13% (hace 12 meses fue 17,46%)” afirma el economista Gonzalo Durán, que explica: “En las Isapres, las ganancias suben un 51% respecto a igual período 2013 y el superintendente de la cartera las califica como “las más cuantiosas de la década“, […] “las AFP siguen generando ingentes sumas de utilidades para sus accionistas. En los primeros 9 meses acumulan $244.882.000.000 y cinco de las seis AFP aumentan sus ganancias en un 16%”. Y en el retail, las noticias también son positivas sostiene Durán: “Walmart, el gigante supermercadista tuvo  ganancias  de $213.000.000.000, lo que es un 16% más a igual período 2013”.  Para Cencosud Chile, por su parte, “la venta en locales equivalentes sube un 4,4% a igual período 2013”, escribe el economista de Fundación Sol.

Y eso que lo anterior ocurre en medio de una coyuntura de “desacelaración económica”, según el discurso del chantaje de las organizaciones patronales.

Debe ser también considerado una afrenta a los principios democráticos el no respeto a las promesas de campaña y la manera opaca como la Nueva Mayoría, transa, pacta y llega a consensos en las comisiones parlamentarias donde opera la disuasión por el chantaje entre los partidos con cola de paja, para que las cosas queden en la casta-nostra. Los acuerdos de cocina aprobados por el Gobierno de Bachelet y sus ministros para impedir una reforma tributaria progresiva, las concesiones a los sostenedores privados en educación representados por la DC, la postergación de una ley laboral sindical que permita la negociación colectiva plena, según los acuerdos internacionales con la OIT (Organización Internacional del Trabajo de la Naciones Unidas) y que equilibre la relación desigual entre el Capital y el Trabajo, son dardos arteros a un proyecto de vida democrática y a los anhelos ciudadanos.

Es en ese cuadro de provocaciones y ofensas al buen vivir ciudadano que se manifiestan las huelgas de los profesores y los trabajadores del retail y otras más silenciadas por los medios tradicionales. Estas son un viento de resistencia y esperanza en una sociedad bloqueada por el sistema político y la concentración extrema de la riqueza. Las luchas sindicales, al utilizar el método de la huelga y de la solidaridad de clase, sobrepasan la cúpula del corporatismo sindical. La CUT ha demostrado supeditarse a los intereses de Estado. Las luchas sindicales para mejorar las condiciones de vida y de trabajo cuestionan una “democracia de clase”, es decir, un régimen cuya organización política está concebida y explícitamente desarrollada bajo la perspectiva de favorecer a una clase determinada: la clase de los dueños de la riqueza y del poder.

Los trabajadores en lucha por mejorar sus condiciones concretas de existencia contra la explotación del trabajo asalariado ponen en relieve la importancia de generar una dinámica unitaria en las luchas sindicales. El potencial de transformación social se refleja en la voluntad de recuperación de derechos sociales básicos ante el fracaso de las elites políticas de corte social-liberal y de las cúpulas sindicales cooptadas por el Gobierno de Bachelet.

¿No fueron acaso las huelgas de los trabajadores forestales el 2006 las precursoras de las luchas que comenzarían a marcar el ritmo de los movimientos sociales de los pingüinos-secundarios, de los ciudadanos de Magallanes y de Aysén y de los universitarios-secundarios el 2011?

La experiencia de estos hitos repentinos permanecen en la consciencia colectiva como acontecimientos constituyentes creados por los mismos ciudadanos-trabajadores puesto que quiebran la normalidad aparente y develan las relaciones de fuerza y poder que atraviesan la sociedad entera.  

Por lo mismo, llama la atención que distinguidos representantes de la sociología académica crítica ignoren el potencial de transformación social que representan las formas de lucha y las demandas de los trabajadores. Aquellos evitan referirse a la lucha de clases como realidad social. Sólo atinan a mencionar la “acción colectiva” y los “movimientos sociales” en términos definidos por el sociólogo francés Alain Touraine, cuya concepción de los movimientos sociales busca tendenciosamente diluir a la clase trabajadora (su “centralidad”) y negarle al movimiento sindical su autonomía ante el Estado y los partidos y por ende su potencial de transformación social.

¿No se le hace una concesión intelectual mayor a las fuerzas políticas del consenso neoliberal cuando se invisibilizan, sin mencionar, las luchas de la clase trabajadora ni tampoco se consideran el método de la huelga y la forma sindicato como factores determinantes de un proceso de cambios? Sobre todo cuando sabemos que la reforma a la cual se niega con amenazas la clase empresarial es la reforma del código laboral heredado directamente de la Dictadura de los Chicago Boys y mantenido intacto por la Concertación.  

¿Qué perspectiva para el 2015: Reformitas graduales o ruptura constituyente?

La Constitución que impera hoy en Chile no fue obra de un nuevo poder constituyente ciudadano. Las reformas que se le hicieron con el presidente Lagos no fueron sustanciales. Mantuvieron su carácter neoliberal. En la Constitución del 80 de Guzmán y Ortúzar la defensa de propiedad privada, la omnipresencia del determinismo mercado y la “libertad” de empresa son los ejes del orden institucional. Se trata de la propiedad privada en general, para así justificar la defensa de la gran propiedad privada de los medios de producción en manos de una ínfima minoría social u oligarquía que responde directamente a la dinámica del capitalismo global, sus empresas multinacionales, los holdings financieros y bancarios y sus instituciones de “gobernanza”; las verdaderas y únicas vencedoras de la Guerra Fría que hoy hacen la ley en el mundo después de “la caída de los muros”.

En Chile ha habido un consenso constitucional que en los primeros años dio lugar a una estigmatización de cualquier forma de disenso y propagó un ethos y una cultura política cuyo objetivo era moldear demócratas cínicos, resignados y disciplinados ante una democracia de baja intensidad que no ha sido el resultado de una ruptura con la Constitución y que bajo la hegemonía neoliberal ha ido conduciendo a una creciente desafección ciudadana hacia la política institucional y partidaria. Ahí estamos.

Un sistema que ha generado una cultura política que, afortunadamente, se ha visto impugnada desde el 2006-2011 por las nuevas generaciones, protagonistas de una repolitización ciudadana, en medio de una crisis de la representación del capitalo-parlamentarismo. Pese al reflujo circunstancial de este año, un nuevo ciclo político ciudadano de luchas sociales sigue abierto. Este coincide con la constatación pública de la corrupción que corroe al establishment y con la existencia, pese a los niveles de consumo casi masivo, de una sociedad desigual, precarizada y endeudada. Y de una economía bajo control total de los grandes grupos económicos imbricados a (penetrados y no dependientes) las grandes multinacionales extractivas, financiero-bancarias, educativas, súper cadenas del comercio al detalle, de la energía de la agro exportación y de la pesca.

Hay urgencia por tanto para instalar el 2015 un horizonte común. Una perspectiva de ruptura democrática que abra camino a procesos constituyentes democratizadores en todas las esferas.

Trabajar en pos de una alianza amplia, de una multitud creadora compuesta de pueblo trabajador, estudiantes y organizaciones afines en coherencia con la exigencia de democracia y del derecho a decidir, para hacer realidad la aspiración al proceso constituyente propio, y no subalterno y supeditado a las reformas constitucionales hechas en un parlamento desprovisto de legitimidad democrática y que actúa por la inercia de su propios intereses. Quizás consigamos juntar las fuerzas necesarias frente al adversario común, el establishment actual o bloque dominante. Debemos, por tanto, el 2015 apostar por una nueva Constitución que rompa también con los dictados de “los mercados” y de la gran empresa; blinde derechos sociales y bienes comunes y siente las bases de otra democracia y de otro país.

—————

(*) “Tout va pour le mieux dans le meilleur des mondes”, Candide, Voltaire
(**) La creencia del neoliberalismo en un crecimiento infinito es insostenible desde el punto de vista de la preservación de los equilibrios naturales del planeta. El Capitalismo es un enemigo del clima y el calentamiento global es ya una crisis de proporciones catastróficas. Según Naomi Klein, es una oportunidad para cambiar el mundo, la economía del desastre y el modelo social de consumo y endeudamiento.


Leopoldo Lavín Mujica

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.177.883 lecturas en total tienen las 308 columnas de Leopoldo Lavín Mujica con 3.824 lecturas en promedio por columna
Columnas de Leopoldo Lavín Mujica
2016-08-04
José Piñera, cómplice y mentor neoliberal de Pinochet
4330 lecturas

2016-07-28
Y el pueblo habló en multitudinaria manifestación: respuesta popular a las AFP y al saqueo neoliberal de la casta
2478 lecturas

2016-07-20
La "Jaula de acero" neoliberal, la crisis institucional y la política de Lagos
1958 lecturas

2016-06-20
Altibajos en la lucha social y escándalos mediáticos
2117 lecturas

2016-06-03
Crisis generalizada de liderazgos: Hay lugar para la unidad social y política del pueblo
2083 lecturas

2016-05-17
La corrupción en el PPD y el modelo extractivista
2134 lecturas

2016-05-09
La cúpula de la CUT fue por lana y la siguen trasquilando
2020 lecturas

2016-04-30
1ro. de mayo: en contexto de artero atentado contra la clase trabajadora
2082 lecturas

2016-04-26
Un funeral y una marcha
1881 lecturas

2016-04-20
Nueva Constitución: Entre estratagemas y consensos
1873 lecturas

2016-04-11
Las instituciones posdictadura amparan la corrupción
2138 lecturas

2016-04-01
Reforma laboral de la NM: otra promesa incumplida
1935 lecturas

2016-03-10
El pueblo y la casta: ¿Por qué este divorcio?
2030 lecturas

2016-03-07
Cuando la corrupción política es estructural
1170 lecturas

2016-01-20
Las confesiones del “alma” de Carlos Ominami en El Mercurio
2325 lecturas

2016-01-14
Proceso constituyente institucional opaco: ¿Premeditación o más incompetencia?
2236 lecturas

2015-12-29
Pragmatismo ciudadano y proceso constituyente popular
2402 lecturas

2015-12-21
La jaula constitucional, los derechos sociales y las luchas venideras
2273 lecturas

2015-12-13
La CUT en el muro de los lamentos
2350 lecturas

2015-12-08
Proceso constituyente institucional opaco: ¿Premeditación o más incompetencia?
2267 lecturas

2015-11-30
¿Farsa, o proceso constituyente con capacidad de decisión popular?
2249 lecturas

2015-11-02
Caso Matte-colusión: La política y el modelo neoliberal en la cloaca
2322 lecturas

2015-10-26
El secreto encanto de la burguesía lumpen
2381 lecturas

2015-10-09
CIUS UNA NUEVA FUERZA SINDICAL CLASISTA EN LA MOVILIZACIÓN Y EN EL DEBATE
2711 lecturas

2015-10-05
Corrupción de la casta político-empresarial: Se ha franqueado otra etapa
2501 lecturas

2015-10-04
Aclaración respecto propuesta de venida de médicos cubanos
2356 lecturas

2015-09-25
ME-O y los portonazos políticos del jet-set parlamentario
2385 lecturas

2015-09-08
La letanía del ministro Eyzaguirre en El Mercurio
2544 lecturas

2015-08-26
Corrupción política y precandidatos
2597 lecturas

2015-08-19
Los neoliberales de la NM como San Girardi* y otros PPdés en la prensa conservadora
2462 lecturas

2015-08-14
CORRUPCIÓN EN EL EJÉRCITO
2291 lecturas

2015-08-11
Impudicias graduales
2546 lecturas

2015-07-26
Imaginacción de Enrique Correa copa y pautea los medios
2767 lecturas

2015-07-23
Carmen Gloria, Rodrigo, la barbarie pinochetista y la justicia en la medida de lo posible
2777 lecturas

2015-07-22
La incompetencia, los renuncios y la desidia transpiran por los poros
2444 lecturas

2015-07-15
Poder neoliberal y corrupción versus alternativa democrática
2587 lecturas

2015-06-29
La salida de Eyzaguirre: triunfo de la educación y la movilización sindical
2619 lecturas

2015-06-24
Se equivocó la paloma: Isabel Allende ataca a Navarro sin exigir renuncias de Rossi, Quintana y Pizarro
2667 lecturas

2015-06-20
El regalo del PS al ministro Burgos
2790 lecturas

2015-06-15
Camilo Henríquez, Rousseau y las triquiñuelas para impedir una Asamblea Constituyente
2662 lecturas

2015-06-01
Entre el espectáculo político, las prácticas corruptas y la mortífera represión estatal
2713 lecturas

2015-05-21
¿Qué se espera ahora de la CUT y del movimiento sindical?
2695 lecturas

2015-05-12
La banalidad de lo mismo
2640 lecturas

2015-05-06
El misil de Bachelet-Tironi o el escenario del petardo mojado
2712 lecturas

2015-04-24
¿Qué va a pasar con las proposiciones de la comisión Engel contra la corrupción?
2928 lecturas

2015-04-20
La consciencia política alienada de Carlos Ominami
2911 lecturas

2015-04-15
La corrupción estructural y la crisis política del Estado neoliberal
2762 lecturas

2015-04-08
¿Y qué hacer ante tanta corrupción? Movilización social
2922 lecturas

2015-04-02
Jovino Novoa en su entrevista o el canto de la sirena guzmano-pinochetista
2856 lecturas

2015-03-20
La conjura de los poderes del Estado
2739 lecturas

2015-03-15
El Consejo asesor presidencial y la legitimidad democrática para ponerle coto a la corrupción político-empresarial
2928 lecturas

2015-03-07
La crisis política y la delincuencia de elite exigen una salida democrática
2829 lecturas

2015-01-18
El efecto Penta-Soquimich y el cinismo político
3376 lecturas

2014-12-29
2014: el año de las provocaciones y afrentas del establishment dominante
3308 lecturas

2014-12-26
Podemos se la puede en España: habría que podérsela también en Chile
2904 lecturas

2014-12-23
El Ecocidio Capitalista-neoliberal, el último libro de Naomi Klein: “El Capitalismo Contra el Clima”
3355 lecturas

2014-11-16
La política como técnica para impedir los cambios prometidos
3315 lecturas

2014-11-01
Sociología de las elites delincuentes. De la criminalidad de cuello y corbata a la corrupción política
5242 lecturas

2014-10-10
Penta y la corrupción político-empresarial
3685 lecturas

2014-10-05
Carmen Castillo y su combate por la memoria fiel
3777 lecturas

2014-09-09
Los mercados mandan, la política obedece, los estudiantes y trabajadores se movilizan
3401 lecturas

2014-08-05
Escenario y desafíos de la Confech: ¿Conducir o dejarse conducir?
2674 lecturas

2014-07-24
Peña (rector UDP) y Eyzaguirre (Ministro), personajes de opereta cómica
2687 lecturas

2014-07-09
Diputado Lorenzini (DC) sugiere que ministro Arenas (PS) se vendió a las multinacionales norteamericanas
2897 lecturas

2014-07-07
Gobierno de la Nueva Mayoría: Cuando falta convicción se construyen percepciones
2486 lecturas

2014-06-07
Aprender de esas izquierdas auténticas que se afirman en Grecia y España
3150 lecturas

2014-05-28
Entre el discurso y la práctica, o del ajuste y la reforma
3091 lecturas

2014-05-09
La dinámica de la movilización social y los ejes programáticos de la Nueva Mayoría
3283 lecturas

2014-04-15
Carlos Peña, rector (UDP) conmina a ministro Eyzaguirre a seguir los principios neoliberales del "capitalismo académico"
3412 lecturas

2014-02-26
Educación: "Expertos", lucro y movimiento estudiantil
3079 lecturas

2013-12-22
Naschla Aburman (CONFECH) es más creíble que Carlos Peña (UDP)
3301 lecturas

2013-12-01
Las Revueltas Lógicas y la política binominal
3270 lecturas

2013-11-18
Ganó el duopolio, perdió la Democracia
3432 lecturas

2013-11-11
Marcel Claude y Roxana Miranda en el escenario post electoral
3736 lecturas

2013-11-06
“Capitalismo inclusivo” con educación: La nueva pomada empresarial
3131 lecturas

2013-10-26
Matthei-Parisi: El falso debate mediático-demagógico
3300 lecturas

2013-10-11
La DC chilena es un partido conservador, pro-neoliberal y patriarcal
3658 lecturas

2013-10-03
Crisis en la derecha: ¿Una cuestión ética y cultural?
3158 lecturas

2013-09-25
Asamblea Constituyente: El último ninguneo concertacionista
3222 lecturas

2013-09-08
El Mercurio, sus compinches y la impunidad mediática
3387 lecturas

2013-08-30
¿La llamada “Reconciliación”, qué nombra?
3047 lecturas

2013-08-20
Neoliberalismo y Homo debitor: "La fábrica del hombre endeudado"
4042 lecturas

2013-08-08
Pugnas neoconcertacionistas: constitucionalistas versus neoliberales
3369 lecturas

2013-07-28
Las Matthei, las Bachelet y la "banalidad del mal" según Hannah Arendt
3735 lecturas

2013-07-20
Una derecha deprimida, un bacheletismo oportunista y una nueva dinámica social
3381 lecturas

2013-07-04
Primarias: ¿Simulacro o circo, o ambos?
3440 lecturas

2013-06-18
Alianza trabajadores-estudiantes: Una lección de unidad para la izquierda política
3911 lecturas

2013-06-12
La Concertación bacheletista y el proceso constituyente
3794 lecturas

2013-05-24
Homenaje, poema, "Sin nombrarla"
3431 lecturas

2013-05-22
CEP: Los empresarios afilan sus instituciones para un escenario de confrontación social
3555 lecturas

2013-05-13
El caso Laurence Golborne, la OCDE, Le Monde y la evasión tributaria
4603 lecturas

2013-05-07
Corrupción en la elite dominante
3613 lecturas

2013-05-02
O Proceso Constituyente o caricatura de Constitución
3728 lecturas

2013-04-23
“Somos hackers del futuro” dice la metáfora
3605 lecturas

2013-04-19
Movimientos sociales: ¿Y ahora qué después de la destitución de H. Beyer?
3523 lecturas

2013-04-12
Cuando la calle manda y la política es profana
3483 lecturas

2013-04-06
Coyuntura política y movilizaciones
3552 lecturas

2013-04-02
Política manipuladora, tiranía mediática y silencio del periodismo
3591 lecturas

2013-03-29
El retorno de la misma política y cómo perseverar en la nueva que emerge
3523 lecturas

2013-03-24
Actualidad del capitalismo neoliberal: Europa y Chile
4589 lecturas




Hay 28 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA