Columnas
2015-01-08
3356 lecturas

Luis Casado
especial para G80

With a little help from my friends

Si piensas que esto va dedicado a la versión que hizo de la canción de los Beatles un cierto Joe Cocker que la acaba de palmar para tristeza de sus numerosos admiradores, incluyéndome, voy a tener que decepcionarte.

Pasa que – en medio del sirope navideño (¡compre! ¡compre!) servido hasta la nausea por la prensa y la TV de casi todo el planeta – buscaba un tema susceptible de darnos algún ánimo, de estimularnos los zigomáticos, de devolvernos un par de razones de esperar, de ver el futuro con algo más que el tic-tac de la cuenta regresiva que nos lleva fatalmente al pago de las ídems, allá por las fechas en que sí o sí tendremos que hacerle frente a otros gastos, a otros ofertones, a otros consejos de cómo ahorrar comprando.

Y como suele suceder, el tema estaba allí, frente a mí, sin siquiera esconderse: la economía actual funciona cuando compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, gracias a créditos que ni siquiera tenemos que pedir.

Si nos abstenemos… todo se va al pedo, los “expertos” dicen que la confianza de los consumidores decayó, lo que arrastra consigo la certidumbre de los patrones que viven de la venta de lo que no necesitamos para vivir. Por consiguiente, los inversionistas no inversionan, el desempleo desemplea, los prestamistas no prestonan, visto lo cual el pinche consumidor que duerme en cada uno de nosotros no consume, y ya la tenemos liada.

El tema es viejo, te lo concedo, pero joder que lo han ocultado al punto que los economistas le echan la culpa de las crisis a cualquier cosa, menos a la falta de poder adquisitivo que genera la concentración de la riqueza en las pocas manos de un puñado de privilegiados. Y a un modelo económico llamado de la “oferta”, que consiste mayormente en producir cualquier vaina, confiando en que siempre habrá un boludo para comprarla.

En fin, que lo mío iba de hallar razones para mirar hacia delante con un poquillo de alegría…

En ese preciso momento, un par de notas de la prensa occidental vino a procurarme alivio y tema.

Tal parece que la baja del precio del petróleo y la subida del dólar van a salvar el mundo cosa mágica. Así como lo lees. Tanto economista buscándole solución a las chambonadas que provocan los economistas, y la respuesta estaba allí, chanchita, como una pelota dando botecitos frente al arco desguarnecido de arquero y defensas, esperando que algún delantero adversario la empujase hasta el fondo de las redes.

En las escuelas de economía, en vez de enseñar tanta pelotudez inútil – la ley de la oferta y la demanda, o el principio de los rendimientos degresivos, por ejemplo – harían bien enseñando cómo hacer bajar el precio del petróleo y simultáneamente hacer subir la tasa de cambio del dólar.

Lo del dólar está chupao. Contrariamente a lo que dice la “cátedra”, el precio del dólar no lo fija el mercado. No, te digo que no. El imperio define sus políticas monetarias como le sale de las criadillas, con el loable propósito de provocar lo que es bueno para sus propios intereses políticos, económicos y militares.

Ahí… las enseñanzas de los economistas salen sobrando. Las boludeces que le cuentan a los países rascas no aplican en la Metrópolis. Cuando la desregulación de facto de los mercados financieros fue seguida de su desregulación jurídica (para poner dentro de la ley a bancos que no lo estaban), y se produjo la mega crisis del 2007 que aún vivimos, el banco central del imperio, la FED, produjo dólares como si lloviesen. Ben Bernanke, el patrón de la FED en ese momento, usó precisamente ese término, declarando que si juzgaba necesario tirar dólares por paquetes desde un helicóptero, lo haría.

El relajo monetario que llamaron con la dulce apelación de Quantitative Easing, le arrojó billones de dólares a los mercados financieros, como quién le tira maní a los monos. Sólo que en este caso mandan los monos.

Las tasas de interés de la FED – que sirve para alimentar a los bancos privados – fue oportunamente reducida a cero, o aún menos de cero si tomamos en cuenta la débil tasa de inflación: pides 100, y devuelves 98. Un país como Chile, cuyo banco central mantuvo sus propias tasas en torno a un 5%... provocó el fenómeno llamado carry trade, que consiste en pedir plata al cero por ciento de interés en los EEUU, para colocarlo en Chile (u otro país a tasas de interés altas) al 5%. Al cabo de un año recuperas tu colocación, pagas lo emprestado, y te quedas con un 5% de beneficio ¡sin poner ni uno!

El dólar, que llegaba por vagones, bajó contra el peso, y la genial María Olivia Recart – subsecretaria de Hacienda en esa época – declaró que se debía al excepcional estado de nuestra economía…

Ahora el imperio – después de terminar gradualmente con el relajo monetario – anuncia que sus tasas de interés subirán. ¿Cuándo? Cualquiera de estos días, el que avisa no es traidor. Todo el mundo recoge cañuela, consagra lo mejor de su tiempo a repatriar los dólares, y evidentemente el dólar sube frente las demás monedas. ¿Viste cuan fácil es jugar al yo-yo?

Sobre todo cuando – como decía muerto de la risa un humorista llamado Milton Friedman – “los que producimos los dólares somos nosotros”, o sea ellos, el imperio.

Lo del petróleo es casi tan sencillo como lo que precede. Basta con autorizar la explotación de los llamados yacimientos de esquistos bituminosos, rocas sedimentarias de grano fino que contienen kerógenos, a partir de los cuales se puede obtener petróleo. La administración yanqui estima las reservas mundiales entre 2,8 a 3,1 billones de barriles de petróleo potencialmente explotables, de los cuales 1,2 billones están en los EEUU. Los costes de producción son enormes, para no hablar del desastre provocado en la Naturaleza.

Si el precio del petróleo se va a las nubes… la explotación de los yacimientos de esquistos es rentable. Pero… hay un detallito: cuando anuncias que vas a explotar dichos yacimientos en un período de desaceleración económica – durante el cual baja el consumo de petróleo – generas una sobre oferta que manda el precio al suelo, gracias a lo cual tus yacimientos de esquisto ya no son rentables.

Arabia Saudita lo entendió muy bien. Para los saudíes los costos de explotación son muy bajos. De modo que en vez de reducir su nivel de producción para proteger el precio, lo mantuvieron. De ese modo contribuyen a bajar aún más el precio del barril – que para ellos sigue siendo rentable – y dejan fuera de juego a las empresas que explotan los esquistos. De una sencillez bíblica.

De ahí a decir que la férrea alianza entre los EEUU, Arabia Saudita y Qatar tiene algo que ver en este jueguito… hay un paso que no es fácil franquear, habida cuenta de múltiples intereses cruzados.

Lo cierto es que los linces del FMI declaran con la cara llena de risa que la baja del precio del petróleo podría aumentar el crecimiento planetario en un 0,7%... Si a eso le sumas la baja relativa del euro, la Unión Europea podría crecer un puntito suplementario en el 2015.

En Francia, por ejemplo, donde el muy socialista François Hollande le regaló 30 mil millones de euros a las empresas privadas, dizque para crear empleo (el desempleo acaba de aumentar una vez más en 0,8% en el mes de octubre…), la baja del precio de los combustibles le aportará otros 30 mil millones de euros a la empresa privada.

Y he aquí que las movidas descritas debiesen salvar el planeta, sostener el crecimiento, generar empleo y – sobre todo – aumentar significativamente los beneficios empresariales, sinónimo de paraíso en la Tierra.

Desde luego, no faltan los mendas negativos, los descreídos, los faltos de fe y los infieles que nunca están contentos, que dicen que el petróleo demasiado barato reducirá las inversiones en el sector y que la gasolina se irá a las nubes antes de que nos hayamos dado cuenta de que había bajado. Ya se verá.

En todo caso, no queda sino lamentar (o alegrarse) de que terminar con la crisis fuese tan fácil.

Haberlo sabido antes…

Luis Casado
www.politika.cl

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.245.534 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.644 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
3450 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
4207 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
4103 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
2140 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2977 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
3136 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
3078 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2841 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2764 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1583 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2856 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
3195 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
3518 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2919 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
3039 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2944 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2987 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2907 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
3077 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
3037 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2930 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
3221 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
3132 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
3051 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
3026 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2985 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2927 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
3169 lecturas

2015-08-29
Missing
3027 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
3188 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
3063 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2892 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
3068 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
3128 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1453 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
3263 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
3019 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2950 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
3036 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
3046 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
3053 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
3110 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
3135 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
3040 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
3124 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
3110 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1618 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
3075 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2920 lecturas

2015-04-29
La incubadora
3192 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
3113 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
3097 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
3217 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
3114 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
3229 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
3058 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
3374 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
3313 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1658 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
3209 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
3192 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
3395 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
3439 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
3289 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
3544 lecturas

2015-02-21
Soberanía
3423 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3790 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3859 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
3642 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
3580 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
3510 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
3616 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
3631 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
2100 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
3443 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1971 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
3357 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
3628 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
3330 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
3478 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
3561 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
3446 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
3511 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3754 lecturas

2014-12-09
Capital político
3434 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1897 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3790 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3731 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1989 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3868 lecturas

2014-09-30
We, the People...
2045 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
4001 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3749 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3841 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3845 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
2300 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2283 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
2037 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2521 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
2145 lecturas




Hay 25 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA