Columnas
2015-01-18
1658 lecturas

Luis Casado
especial para G80

La imagen, Georg Baselitz y los profetas

Hacía tiempo que no venía a Bilbao, y aparte consagrarle tiempo a los pintxos y a los riojitas suelo darme una vuelta por el Guggenheim que, en la práctica, vi nacer hace años, cuando me ganaba los fifiles contribuyendo a la modernización de los transportes públicos en Europa y el mundo (no… en Santiago, no).

Una vez más me queda la impresión que el valor arquitectónico y escultural del Museo imaginado por Frank Gehring sigue superando con creces el valor de las obras que alberga, dicho sea con el mayor respeto por Richard Serra, Kandinsky, Chillida y tantos otros entre los que figuran Picasso, Paul Klee, Fernand Léger, Braque, un magnífico Modigliani, y también no pocos artistas –para mí– perfectamente olvidables.

Una sala expone nueve de los dieciséis cuadros que componen una obra mayor de Georg Baselitz, la pasablemente célebre “La señora Lenin y el ruiseñor” (Mrs. Lenin and the Nightingale).

¿Y ahí? Espera, espera, ya viene…

Pasa que el Museo adquirió esta obra, y su visión me trajo de regreso al tema de la imagen, o si prefieres, de las imágenes. De las imágenes “sagradas” para más señas.

La serie de Baselitz se basa en la repetición de la misma estructura compositiva: dos figuras masculinas invertidas, sentadas una junto a otra, mostrando sus penes, con las manos descansando solemnemente sobre los muslos.

Recordé que algunas religiones son anicónicas, es decir que evitan o rehúyen la representación de seres divinos, profetas y otros personajes religiosos, e incluso las imágenes de seres humanos y/o seres vivos.

De ahí que, por ejemplo, en el judaísmo y en el islamismo la iconografía no exista, contrariamente al cristianismo, que abunda en pinturas, esculturas y figuras de vírgenes, profetas, santos, papas y otras beatas, al punto de constituir capítulos enteros de las artes gráficas durante siglos.

Según los evangelios, Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Pero según los materialistas entre los que me cuento, por el contrario, fue el hombre quién creó a los dioses a la pinta suya. Por eso los dioses se parecen tanto a nosotros. De ahí que entre los dioses de la Antigüedad griega hubiese uno bueno para el tinto, los placeres y la buena vida (Dioniso), y otro como Hermes (Mercurio entre los romanos), bueno para los negocios y el robo (dime dónde está la diferencia y ganas premio).

No pocos de ellos amaban el amor, como Zeus, que tuvo incontables amantes aparte tener como esposa a Hera, su propia hermana. Poseidón tiene que haber pasado por Chile, visto que era el dios de los terremotos (también los había en la Grecia antigua…). Ares era el dios de la guerra, y se ve que sigue reinando entre los hombres. Afrodita, por contra, era la diosa de la belleza, el amor y el deseo.

En nuestros días aciagos, cuando Afrodita nos falla nos sugieren el Viagra, y a los muchachos que la diosa visita con demasiada frecuencia les dan piedra alumbre para inhibirles las erecciones priápicas.

Entre las costumbres más difundidas entre los dioses estaba el rendirle apasionado homenaje a las beldades humanas, hombres y/o mujeres, sin excluir el adulterio, lo que dio nacimiento (es el caso de decirlo) a un lote de semidioses, hijos bastardos de algún(a) habitante del Olimpo y una pareja ocasional que vivía en este valle de lágrimas.

Los griegos, y luego los romanos, desarrollaron jubilosamente las representaciones de sus dioses, mayormente en esculturas y mosaicos, en los que los dioses aparecían en esplendida desnudez, hasta que Constantino –que había sido un implacable represor de los cristianos– se convirtió al cristianismo en el año 325, y mandó a parar.

De ahí en adelante las representaciones de dioses y humanos debían aparecer con sus “vergüenzas” debidamente cubiertas. El sexo –y todo lo que lo rodea– se transformó en pecado. Si no me crees, pregúntale a Karadima.

Algunos años más tarde, el 27 de febrero de 380, Teodosio, emperador romano de Oriente, firmó un decreto con el que declaró al cristianismo religión del Estado y estipuló un castigo a quienes practicaran cultos paganos. La máxima expresión de la intolerancia fue la Inquisición (hoy llamada Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe), que por cualquier minucia te condenaba a la hoguera.

Otras religiones, como te contaba, por razones que –al menos en esta parida– no vienen a cuento, estimaron conveniente sumarle caleta de pecados a los asociados a la lubricidad, la lujuria y la lascivia que acompañaron al ser humano desde que los seres unicelulares se multiplicaron y complicaron lo que hacía falta para dar lugar al aparecimiento del Homo Erectus (lo de erectus en razón de parado en dos patas, y no por lo otro… no te pases de rosca).

Entre esos pecadillos, está la representación, cualquiera sea la técnica, de los profetas, los seres divinos, etc., etc. Esto no tiene nada que ver con que la representación tenga un propósito humorístico, sardónico, irónico o satírico, ni con que el artista fuese mediocre o francamente malo. La representación es un pecado. Punto.

Así como en el cristianismo hay imágenes “sagradas”, en otras religiones la ausencia de imágenes es “sagrada”. Y si por azar, además de representarlos, se te ocurre cachondearte de los profetas o, por decir algo, de los ritos y creencias, estás haciendo el uno para que te pase lo que le pasó a los colaboradores de Charlie Hebdo.

Bill Maher, por ejemplo, que hace reír a miles y miles de yanquis con sus chistes a propósito del Jonás que vivió en el vientre de una ballena, o del dios que –poniéndole cuernos al pobre José– engendró un semidios, perdón, un hombre, reperdón, un dios, en fin, se engendró a sí mismo visto que con el espíritu santo –el mensajero– son tres personas y un solo dios no más, Bill Maher, digo, debiese ocultarse de los fundamentalistas sin fundamento –en plan Opus Dei o Legionarios de Cristo– que son potencialmente capaces de llenarte de plomo por abordar el tema con un dejo de humor.

Y así llegamos a lo del Guggenheim, lo del pintor alemán Georg Baselitz, y su obra (2008) “La señora Lenin y el ruiseñor”.

Los personajes representados en la serie de dieciséis cuadros son Lenin y Stalin, invertidos, o sea cabeza abajo, con el primero disfrazado de mujer calzando zapatos de taco alto, y ambos exhibiendo sus respectivas vergas en erección (dígolo habida cuenta del tamaño y la enhiesta posición en que aparecen). Las descripciones de la obra coinciden en poner de relieve su carácter satírico.

Baselitz, como queda dicho, realizó este opus en el año 2008. Me pregunté si hubiese osado hacerlo, digamos, en el año 1917, o bien en 1945, con Stalin en el súmmum de su poder y compartiendo con Churchill, Roosevelt –o Truman– y de Gaulle el aura de los triunfadores sobre el nazismo alemán.

También me pregunté, en plan mala leche, si hubiese representado a Hitler y a Goebbels de la misma manera justo antes de una manifestación nazi en Nuremberg…

Aún hoy, Lenin y Stalin, indisolublemente unidos, guste o no guste, en la epopeya de la Revolución de Octubre, tienen seguidores que les ven más como íconos de una religión laica que como los humanos actores de acontecimientos de importancia histórica. ¿Faltarles el respeto? Impensable. Al menos entre los adeptos de la mencionada religión.

Vete tú a cachondearte del corte de pelo de Kim Jong-un en Pyongyang…

Pero lo cierto es que para los descreídos materialistas toda iconografía, todo culto de la “personalidad”, el respeto de todo dogma, es una imposible concesión al oscurantismo. ¿Merecen (merecemos) la pena de muerte por hacer lo que en su día hicieron Nicolás Copérnico, Giordano Bruno, Galileo Galilei?

¿Merece Karl Marx un campo de concentración por haber negado –tres veces– ser marxista?

Una regla no escrita de la libertad de conciencia y de la libertad de expresión estipula que si no compartimos tales o cuales ideas, simplemente no leemos las publicaciones asociadas a ellas, no miramos los films o reportajes que las exponen, no escuchamos las emisiones de radio en que las comentan.

Es otra libertad.

Admitiendo que la libertad de expresión (prensa, radio, TV, etc.) exista, y no estemos sometidos a un cartel de medios que machacan todo el día la misma idea única.

De modo que me detuve ante los nueve cuadros (de dieciséis) de Georg Baselitz expuestos en el Museo Guggenheim y me quedé reflexionando un buen rato. Al salir del Museo compré una reproducción de uno de ellos (el único que había), prometiéndome seguir dándole vueltas al asunto.

Porque de una expresión creativa a otra –dibujo, grafismo, pintura, escultura, mosaico, fotografía, cine, música, danza, etc., etc.– siempre hubo energúmenos que, en el cénit del poder, encontraron buenas razones para perseguir a los creadores.

Lo que de algún modo revela su imponente insignificancia, así como la indigencia de sus razones.

La fuerza no constituye derecho, me pareció recordar… Rousseau, ¿conoces a un tal Rousseau?

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.013.732 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.152 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
449 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
965 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
1871 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1568 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
1532 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
1708 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
1690 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1473 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1408 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
966 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1418 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
1765 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
1961 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
1524 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
1621 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
1542 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
1560 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
1518 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
1672 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
1609 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
1529 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
1835 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
1655 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
1667 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
1614 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
1567 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
1589 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
1714 lecturas

2015-08-29
Missing
1596 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
1761 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
1557 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
1558 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
1665 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
1626 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
859 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
1726 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
1635 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
1601 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
1664 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
1683 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
1689 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
1758 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
1780 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
1666 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
1752 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
1765 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1025 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
1736 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
1653 lecturas

2015-04-29
La incubadora
1803 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
1726 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
1776 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
1807 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
1742 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
1860 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
1726 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
1983 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
1923 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1123 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
1835 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
1816 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2032 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2099 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
1903 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2164 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2078 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2399 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2445 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2314 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2184 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2185 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2240 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2268 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1659 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2108 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1480 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2037 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2271 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2004 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2076 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2191 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2086 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2116 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2349 lecturas

2014-12-09
Capital político
2035 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1454 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2469 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2343 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1464 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2427 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1594 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
2647 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2357 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2422 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2462 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1743 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1796 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1581 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
1971 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1653 lecturas




Hay 28 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA