Columnas
2015-01-22
2267 lecturas

Luis Casado
especial para G80

La pasión Piketty

En una entrevista publicada el 15 de enero, el periodista mapuche Pedro Cayuqueo cita al primer Rector de la Universidad de Chile: “Ya lo decía Andrés Bello a poco de arribar a Chile: ‘En este país no se lee’”. Cayuqueo agrega: “Desolador panorama que no ha cambiado mucho”.

Hace algunos días un columnista subrayó ese hecho, hablando precisamente de Thomas Piketty, economista que es el objeto de una curiosa y repentina pasión chilensis.

En el curso de la campaña presidencial del 2009 participé en un debate en la Universidad de Los Andes. El tema propuesto fue el de la eventual necesidad de una reforma tributaria, sus alcances y características.

Mis dos contradictores eran –declaradamente– economistas, y representaban respectivamente las candidaturas de Frei y Piñera. Uno de ellos subrayó su calidad de Doctor en Economía de la Universidad de Columbia. Piñera le nombró luego en un alto cargo durante su presidencia. Ambos negaron con mucha convicción que fuese necesario modificar el régimen impositivo que era responsable del imparable crecimiento del país.

En mi intervención –en la que argumenté la necesidad de una profunda reforma tributaria– mencioné los trabajos de Thomas Piketty, más precisamente su obra “Les Hauts Revenus en France au XXe Siècle” cuya primera edición data del año 2001. Sorpresa. Los dos panelistas mencionados ignoraban hasta su existencia, aun cuando ese voluminoso trabajo gozaba ya de un reconocimiento planetario.

En realidad lo que me interesaba comentar era la conclusión de Piketty relativa a la curva de Kuznets, autor que intentó demostrar que la distribución de la riqueza es un producto natural del libre mercado.

Piketty afirma que el examen de todos los datos disponibles desmiente que se haya producido jamás, en ningún país, el fenómeno que el economista americano de origen ruso –premio Nobel de economía para más señas– describió gracias a la curva que lleva su nombre. Nueva sorpresa: mis contradictores nunca habían oído hablar de Simon Kuznets y aun menos de su curva en forma de “U” invertida que supone representar la distribución de la riqueza de un país a lo largo de un periodo más o menos prolongado de crecimiento: significativa concentración de la riqueza al principio, y una amplia distribución más tarde.

Tal parece que Pedro Cayuqueo, y sobre todo Andrés Bello, llevan razón. En este país no se lee.

Si el personal leyese, puede que la pasión Piketty perdiese de su intensidad en algunos sectores, y ganase fuerza en otros, no necesariamente los imaginables a priori.

Por ejemplo, Bachelet y los ministros que le hicieron risitas a Piketty en Santiago: si hubiesen leído su libro “Por una revolución fiscal” (enero 2011), hubiesen comprendido que entre lo que preconiza Piketty y la reformita que salió de la cocina de Andrés Zaldívar… media la distancia que hay entre Tocopilla y Alice Spring. Las sonrisitas se hubiesen congelado, los zigomáticos hubiesen perdido el entusiasmo.

Del mismo modo, el mohín como de oler mierda que exhibieron algunos eminentes miembros de la comunidad empresarial al oír el nombre de Piketty, pudiese transformarse en sonrisa si leyesen –y comprendiesen– algunas de las tesis del economista francés.

El estudio de series estadísticas extremadamente elaboradas, que cubren periodos significativos de un par de siglos, le permiten afirmar que la distribución del valor añadido entre el capital y el trabajo se ha mantenido persistentemente constante en el tiempo y en el espacio: un grupo de países desarrollados cuya legislación laboral y régimen impositivo difieren ampliamente.

Esa distribución, grosso modo dos tercios para el trabajo, y un tercio para el capital, no se modificó a pesar de que los economistas del siglo XIX hacían de la confrontación capital/trabajo el elemento central de la disputa por la riqueza creada. Y a pesar del desarrollo del sindicalismo y las luchas obreras.

De ahí a concluir que la lucha de clases, los movimientos sociales y el sindicalismo son perfectamente inútiles no hay sino un paso. Algo de eso hay en la prosa de Piketty, cuyas soluciones para reducir las desigualdades son eminentemente técnicas, son el producto de la cogitación de los expertos –él entre otros– y deben ser puestas en obra por la estructura política existente.

Se trata pues, de un análisis y de las consiguientes propuestas elaborados desde el sistema, en el sistema, con el sistema. Ya ves que hay razones de más para alegrarle el día a la CPC y a Libertad y Desarrollo.

Y no me digas que aquí estoy resumiendo un puñao: ya lo sé. Pero aquí no tengo el espacio para desarrollar las elucubraciones de Piketty sobre la elasticidad aplicada a la noción de la sustitución capital/trabajo, ni sus voladas sobre las teorías marginalistas que, en el largo plazo, muestran que la reducción del costo de la mano de obra termina por aumentar la parte del trabajo en la distribución de la riqueza creada.

John Maynard Keynes decía que en el largo plazo estaremos todos muertos, lo que dicho en otras palabras significa que al currante que tiene que pagar la escuela de sus hijos, la salud de sus padres, las mensualidades de la casa, y hasta los consumos más elementales a crédito… el largo plazo le importa un soberano cuesco.

Es un horror que la masa de asalariados no pueda conformarse con soluciones cuyos resultados se verán –sí, sí, visto que lo dicen los economistas– dentro de medio siglo o un poquillo más.

En fin, todo esto para decirte que merece la pena leer a Piketty.

Pero hoy, en el hospital en que acompaño a mi hija –día y noche turnándome con su madre– la penosa prosa de los economistas, y peor aún, sus intragables construcciones conceptuales que sirven sobre todo para esconder su ausencia de ideas, me salía por las narices.

Así es que pasé un momento extremadamente agradable leyendo a Voltaire. Sus novelas Cándido y El Ingenuo. Su lectura no sólo me levantó el ánimo, me hizo reír y me enseñó muchas cosas, sino que me hizo comprender el genio del hombre que descansa hoy en el Panteón, el templo de la República.

Monsieur Arouet… Mon chapeux bas… très bas…

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.013.690 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.152 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
449 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
965 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
1871 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1568 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
1531 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
1708 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
1689 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1473 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1407 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
965 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1417 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
1765 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
1960 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
1524 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
1621 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
1542 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
1560 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
1518 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
1671 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
1609 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
1529 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
1835 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
1655 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
1667 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
1614 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
1567 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
1589 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
1714 lecturas

2015-08-29
Missing
1596 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
1761 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
1556 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
1558 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
1664 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
1626 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
859 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
1726 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
1635 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
1601 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
1663 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
1683 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
1688 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
1758 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
1780 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
1666 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
1752 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
1765 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1025 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
1735 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
1653 lecturas

2015-04-29
La incubadora
1803 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
1726 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
1776 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
1807 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
1742 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
1860 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
1726 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
1983 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
1923 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1123 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
1835 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
1816 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2032 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2099 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
1903 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2164 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2078 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2399 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2445 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2314 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2184 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2184 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2240 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2268 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1658 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2108 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1480 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2037 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2271 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2004 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2076 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2191 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2086 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2116 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2349 lecturas

2014-12-09
Capital político
2035 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1454 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2469 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2342 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1464 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2427 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1594 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
2647 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2356 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2422 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2462 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1742 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1796 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1581 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
1970 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1653 lecturas




Hay 32 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA