Columnas
2015-02-23
2708 lecturas

Luis Casado
especial para G80

No hemos inventado nada

Quienes me hacen la amabilidad de leer mis paridas saben que suelo usar esta fórmula. Desde la aparición del homo sapiens hemos estado acumulando conocimientos y experiencias, y resulta difícil rajarse con algo nuevo. Sobre todo en el ámbito de la política, y si me apuras un poco, en la esfera de las agresiones a países que no siguen la senda que impone, o le gustaría imponer, a los imperios. Del mismo modo, los errores de quienes pretenden “cambiar el mundo” tienen el gusto algo “faisandé” de los productos cuya fecha límite de consumo expiró hace tiempo. Vamos ahí.

Enconado enemigo de Venezuela, el diario “progresista” español El País anuncia en primera página: “La policía de Maduro detiene al alcalde opositor de Caracas”. Menos mal que es “progresista”. En Chile, el muy reaccionario El Mercurio –del cual sabemos que miente– es más fidedigno, y titula “El edil fue arrestado ayer por orden del Ministerio Público”, o sea por decisión judicial del 6º Juzgado de Caracas. La mentira, esa de la que fue maestro Joseph Goebbels, sigue siendo un arma letal, ahora en manos de la progresía. ¿Dónde está la novedad?

El proceso bolivariano, del cual se puede pensar lo que se quiera, es atacado desde dentro y desde afuera, con el estímulo intelectual y material de Washington y la participación activa de lo más granado del “progresismo” latinoamericano y europeo. Los intentos de diabolización de Hugo Chávez primero, y ahora de Nicolás Maduro, llegan a ser caricaturales. Por pura coincidencia –hace algunos años– participé en Caracas en el lanzamiento de una publicación anti-chavista. En un generoso cocktail ofrecido en el Hotel Hilton en el que me alojaba, y en el que me encontré con el responsable para América Latina del partido socialista francés quién me invitó al jolgorio. Lo más pútrido del empresariado venezolano, encabezado por el sector agrícola, estaba allí. Digo pútrido no porque sea enemigo de los empresarios (yo también lo he sido) sino porque su objetivo declarado era atentar contra la estabilidad del gobierno. Entre los asistentes, patético, obediente, a las órdenes, un fulano que oficiaba de secretario general del PS venezolano. No me lo contaron: lo viví.

Jugar la carta de la desestabilización, financiar plumíferos tarifados… ¿Dónde está la novedad?

Si algo es crítico, sensible y vital para la población, son el pan y el agua. En fin, los alimentos, los productos de primera necesidad. Desde tiempos inmemoriales, cuando se quería disgustar a una determinada población con quienes les dirigían, el suministro de tales productos y sus canales de distribución fueron objeto de la cuidadosa atención de los desestabilizadores. Si logras interrumpir el flujo tienes garantizada una airada reacción de la población. Este procedimiento no tiene nada de novedoso: en los años de la presidencia de Salvador Allende lo vivimos en carne propia. Ahora se usa en Venezuela. ¿Dónde está la novedad?

Algo más atrás en el tiempo, la Revolución Francesa no fue la excepción. Atacada desde dentro y desde fuera, con el concurso y la complicidad de algunos pretendidos “progresistas” pagados por la agonizante monarquía de Louis XVI, el arma del hambre fue esgrimida por sus más enconados enemigos. A tal punto que Robespierre el 2 de diciembre de 1793 se dirigió a la Asamblea Nacional diciendo lo que sigue:

“La escasez actual es una escasez ficticia”… “la libertad de comercio es necesaria hasta que la codicia homicida comienza a abusar de ella…”… “No es necesario que yo pueda comprar lujosas telas; pero tengo que ser suficientemente rico como para comprar pan, para mí y para mis hijos. El negociante bien puede guardar en sus bodegas las mercancías que el lujo y la vanidad desean, hasta encontrar el momento en que pueda venderlas al mejor precio posible; pero ningún hombre tiene el derecho de acumular montañas de trigo al lado de su prójimo que muere de hambre…” “Toda especulación mercantil que se hace al precio de la vida de nuestros semejantes no es comercio, es bandolerismo fratricida.”

Y consciente del efecto que la escasez tendría en la población más modesta, Robespierre exige:

“Que la circulación (de mercancías) en toda la República sea protegida (…) ¿Circula la subsistencia pública cuando los ávidos especuladores la retienen amontonada en sus graneros? ¿Circula cuando al lado de las más abundantes cosechas el ciudadano necesitado languidece, por no poder dar una moneda de oro o un billete de papel suficientemente precioso para obtener una porción?”

Ya ves, nada nuevo bajo el sol, no hemos inventado nada. Pero… ¿Cuál es la solución? Robespierre tenía la suya, y en ella tampoco había ninguna novedad:

“¿Qué límites le pondrían a sus atentados los despiadados vampiros que especulan con la miseria pública, si a todo reclamo opusiéramos las bayonetas y la orden absoluta de creer en la pureza y la benevolencia de los acaparadores? La libertad indefinida no es sino la excusa, la protección de estos abusos. ¿Cómo podría ser el remedio? (…) Yo denuncio a los asesinos del pueblo y Uds. responden “laissez-faire” (deje hacer…). En este sistema todo está contra la sociedad, todo está a favor de los mercaderes de granos (…) Yo no les arrebato ningún beneficio legítimo, ninguna propiedad legítima; no les arrebato sino el derecho de atentar a la de los demás; no destruyo el comercio sino a los bandoleros de los monopolios; sólo les condeno a la pena de dejar vivir a sus semejantes.”

De esto se agarraron algunas almas puras para condenar a Robespierre como a un enemigo de la libertad, en particular de la libertad de especular. Porque para Robespierre la libertad de comercio tiene un límite: el interés general. El interés público. El interés de la inmensa mayoría de la población que no puede dar monedas de oro a cambio de un poco de pan.

En el campo de flores bordado, la asesoría suministrada a la reacción venezolana por los expertos en golpes de Estado de la DC, y el apoyo de Ricardo Lagos al fallido golpe de Estado contra Hugo Chávez, son prolongadas ahora por un insigne “progresista” llamado José Antonio Viera-Gallo, dizque socialista y –como él mismo se presenta– “abogado, ex ministro del Tribunal Constitucional y ex ministro Secretario General de la Presidencia durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.”

En el no muy progresista diario La Tercera, el “compañero” Viera-Gallo acusa a Venezuela de mantener en detención arbitraria a un energúmeno golpista llamado Leopoldo López. Digo golpista porque en su momento detectamos movidas abiertamente atentatorias contra la estabilidad institucional de Venezuela, promovidas desde España, y pudimos seguir hasta en Chile las acciones de un agente que buscaba apoyo para tales propósitos.

Detrás de lo que describo estaba José María Aznar, ex presidente del gobierno español, y alguna progresía hispana, cercana al PSOE. De ahí que no sea sorprendente que Viera-Gallo declare:

“A fines de noviembre del año pasado, por encargo de la Internacional Socialista, fui a Caracas para encontrar a López y su familia y con el propósito de dialogar con las autoridades venezolanas para apurar el proceso judicial y obtener al menos su libertad provisional.”

¿A título de qué se permite Viera-Gallo ir a exigirle a un país soberano, más precisamente a su sistema judicial, “apurar” una causa? ¿Acaso aceptaría el “ex ministro secretario general del gobierno de Michelle Bachelet” que un extranjero venga a imponerle a la justicia chilena el ritmo de sus trabajos, por decir algo, en el proceso de la Masacre del Laja, abierto en 1979 y aún no resuelto? Allí hubo 19 muertos, asesinados por civiles y militares que aún gozan de impunidad, entre otros, gracias a la Concertación del Sr. Viera-Gallo.

Pasa que Viera-Gallo insinúa que la detención de Leopoldo López es arbitraria:

“Su familia lo atribuye a que su esposa fue recibida por el Vicepresidente de los EE.UU. y José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA.”

En otras palabras… el crimen de Leopoldo López se limita a un encuentro con… José Miguel Insulza, un precursor de Viera-Gallo en esto de buscar la liberación de criminales (¿te acuerdas de un cierto Pinochet en Londres?), y con el vicepresidente de los EEUU, país que financia la oposición política y la desestabilización del gobierno de Venezuela. La nada misma.

Un esbirro tarifado, al servicio de un amo poderoso. ¿Dónde está la novedad?

Tú puedes pensar lo que te de la gana de los bolivarianos.

Pero como ves, los amigos del imperio no han inventado nada…

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.096.520 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.328 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1514 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2170 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2770 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1804 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2109 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2288 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2247 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2014 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1954 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1238 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1993 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2331 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2554 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2066 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2163 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2096 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2142 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2078 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2227 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2165 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2083 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2371 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2249 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2223 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2174 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2124 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2124 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2297 lecturas

2015-08-29
Missing
2138 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2341 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2169 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2082 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2238 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2171 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1089 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2298 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2188 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2145 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2202 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2240 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2208 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2283 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2317 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2207 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2290 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2289 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1221 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2264 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2162 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2351 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2257 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2315 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2372 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2270 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2401 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2252 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2521 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2469 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1323 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2389 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2339 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2567 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2632 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2444 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2709 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2611 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2939 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2999 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2835 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2732 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2689 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2770 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2799 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1822 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2631 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1680 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2571 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2813 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2536 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2622 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2723 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2627 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2653 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2888 lecturas

2014-12-09
Capital político
2588 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1626 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2984 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2888 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1659 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2968 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1762 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3168 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2875 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2947 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2987 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1939 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1979 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1751 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2174 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1862 lecturas




Hay 24 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA