Columnas
2015-03-05
1384 lecturas

Ángel Saldomando
especial para G80

Tocar el fondo

El modelo socioeconómico, alabado hasta hace muy poco, ha desembocado en un océano de evidencias negativas que ya no se pueden ocultar en todos los ámbitos de la sociedad.  Por su lado, la corrupción sistémica y transversal que aceita los engranajes del pacto político, como el óxido, también ha terminado por corroer lo que quedaba de la imagen de un país “serio” y no “bananero”. Pretenciosa imagen autocomplaciente de la clase política, apenas sostenida por el hecho de que Chile no produce bananas.

La sensación de que la situación país tocó fondo y que no hay salida con la casta dirigente actual, ampliamente compartida por la opinión, está provocando una aguda sensación de bronca, impotencia, asco  y la necesidad de desahogo. Podría uno discutir al infinito sobre las causas y las responsabilidades, pero no cambiaría el diagnóstico ni los resultados. Eso es tocar el fondo. El país está entrampado en un modelo de sociedad nefasto, capturado por una minoría que concentra todos los beneficios con impunidad y descaro. A estas alturas hacer economía, sociología o ciencia política con ello es sólo discutir si un elefante es grande, un ejercicio inútil.

Este es el desenlace de un largo período de acomodos cosméticos a un modelo mercantil producto del atraco y la violencia, cada vez más descompuesto y sin contrapesos. Es el precio de no haber realizado una democratización real y profunda. En el otro lado de la balanza se pondrán como compensador social, la ausencia de violencia generalizada, una cierta formalidad institucional, los niveles de consumo a crédito y los programas sociales.  Pero cuanto aguantarían estos si la mayoría fuera por su parte de derechos contra los privilegios, igualdad, protección del ambiente, distribución del ingreso, servicios públicos de calidad, descentralización, calidad de vida distribuida por derechos y acceso y no por el monedero. Poco muy poco. El modelo primario concentrado y asistencialista, desnudo ahora en sus cimientos corruptos, se sostiene en la apatía y la atomización social más que en su legalidad y legitimidad. Eso es tocar el fondo.

A la mayoría no le importó, demasiado, quien llegaba al gobierno, Bachelet fue electa por la mayoría de la minoría que votó. Era el último recurso imaginado por un sector de la casta para salvar los muebles a partir de su proyección personal, había que probarlo y se está probando. Era necesario aquí también llegar hasta el fondo de las ilusiones. Y estas se están disipando como era previsible.

El conjunto reformista propuesto, impuestos, educación, reforma laboral, fin del binominal, quizá constitución, por muy benéfico que parezca, como el agua en el desierto, carece de algo esencial: no está encarnado en un proyecto con actores de carne y hueso capaz de remover la casta, disciplinarla y sancionarla si necesario. Las reformas para el pueblo sin el pueblo pero consensuadas con los grupos de poder que dominan la casta, son el talón de Aquiles de la ilusión Bachelet. Esto es estar en el fondo del proyecto de país, si es que lo hay. Sin relato, sin fuerzas propias, sin confianza.

El monopolio informativo nos compara como país siempre positivamente frente  a lo mal que están los demás, de esa manera las carencias propias se subliman en la diferencia favorable. Sin duda que este ejercicio manipulador es efectivo pero habría que preguntarse porque no logra recuperar la confianza y la legitimidad de la mayoría en la casta y sus instituciones. Algo no cuadra.

La judicialización de la política también es tocar el fondo de ella. Revela que regulaciones, controles, normas, instituciones y partidos no funcionan para impedir su corrupción, su captura y su impunidad.

Los escenarios de evolución del país son bastantes estrechos, más aun con las recientes constataciones, el modelo primario no es sostenible, el modelo asistencial está agotado, el modelo político tocó  fondo. Otro más.

 Cuando menos por ahora, los incentivos podrían haber cambiado, la impunidad perseguida y el tinglado político económico pasado por el cedazo para separar la paja del trigo. El liderazgo que Bachelet podría haber ejercido aparece hoy como debilidad y puerilidad, los dirigentes de la mayoría incapaces de salir de su burbuja, la derecha condenada al autismo. Esto también es tocar el fondo

En las rutinas del día a día este panorama no parece generar exigencias de reacción inmediata en un país capturado en su vivir y sentir por la casta, más allá de las descargas en las redes, el mascullar por lo bajo  y uno que otro medio de comunicación que se abandera con la indignación. La paciencia aparece como virtud cívica y la capacidad de tolerancia como medida del fatalismo. No será fácil deshacerse del lastre. A cambio hay que imaginar con esfuerzo como remontar desde el fondo, no el de las efímeras encuestas, sino del de las realidades duras que no ceden.

En contraste la corrosión está en marcha y si hay partes limpias de la sociedad que reaccionen quizá le herederos del atraco cívico militar y los acomodados con la corrupción puedan ser defenestrados del poder, condicionador e impune que han ejercido. Una justicia valiente e independiente puede ayudar, como lo hizo “manos limpias” en Italia acabando con una generación política trasversalmente corrupta. Como lo hicieron lo jueces que procesaron a la dictadura en Argentina. Un movimiento ciudadano que exija romper con la corrupción, la caída de los puestos mal habidos, una nueva constitución, pueden brindar la oportunidad de una refundación. Un parte aguas es necesario, sin concesiones ni excusas de parentesco, de amigos, de partido con quienes siguen defiendo el statu quo del que se benefician y para el que hacen leyes amarradas, bloquean las reformas y se dedican a la pequeña cocina y no a la deliberación democrática. Es el precio mínimo exigible para todo aquel que no desea se asociado a la casta corrupta.

Sin esta indispensable profilaxis todo seguirá igualmente contaminado y el país continuará su marcha gangrenada. Ninguna sociedad es perfecta y completamente ética y moral, pero para que funcione y no se descomponga hacen falta estándares mínimos de probidad, honestidad política y convicciones democráticas.

En este sentido la vitrina está definitivamente rota, que ello sea el fin de una época implica una movilización sin precedentes. Los sectores con capacidad de convocatoria silenciosos hasta ahora harían bien en multiplicar las iniciativas, llamar a una   movilización contra la corrupción y por una nueva constitución.

Ángel Saldomando

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



129.147 lecturas en total tienen las 77 columnas de Ángel Saldomando con 1.677 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ángel Saldomando
2017-08-10
Venezuela: crisis para todo uso
738 lecturas

2017-08-09
Crisis DC: el partido fiorentino
542 lecturas

2017-08-01
Aires Irrespirables
499 lecturas

2016-06-20
Un debate en curso: Sobre la Constituyente
852 lecturas

2016-05-12
Chiloé: metástasis de un modelo agotado
982 lecturas

2016-05-09
De Aysén a Chiloé
1001 lecturas

2016-01-21
La licuadora
1274 lecturas

2015-10-07
Revelaciones tardias
950 lecturas

2015-08-05
La guerra de los diagnósticos
1023 lecturas

2015-07-06
Sísifo se cansó
1304 lecturas

2015-04-21
Chile estrena: las instituciones bikini
1328 lecturas

2015-04-08
La casta en su laberinto
1405 lecturas

2015-03-05
Tocar el fondo
1385 lecturas

2015-01-24
Gobiernos progresistas: el vaso ¿medio lleno o medio vacío?
1278 lecturas

2014-12-15
El pais de la elite
1347 lecturas

2014-09-30
Catastrofismos y pesimismos
2239 lecturas

2014-09-11
La alianza publico privada. La burbuja de la elite
1310 lecturas

2014-04-17
Cuando se quema la realidad
1918 lecturas

2014-03-20
El zorro en el gallinero
1423 lecturas

2014-03-19
Nuevas Mayorias ¿Usura o Renovación?
1496 lecturas

2014-03-12
Echeverria en el país de nunca más
1317 lecturas

2013-12-17
La vitrina y la realidad
1460 lecturas

2013-11-12
Dilemas electorales y después
1324 lecturas

2013-10-31
Las cartas sobre la mesa: programas y política
1356 lecturas

2013-09-10
Allende se invita a las elecciones
1322 lecturas

2013-09-07
¿Hacerse cargo del golpe o de la historia?
1212 lecturas

2013-07-28
De las primarias a las ultimarias
1399 lecturas

2013-07-09
La fractura
1643 lecturas

2013-05-28
Un debate necesario: sobre elecciones y perspectivas
1526 lecturas

2013-04-04
Contradicciones en torno a Bachelet: expectativas y realidades
1711 lecturas

2013-03-13
La hoja de ruta con o sin Bachelet
1603 lecturas

2012-12-19
De vida o muerte. Lucro Lacra Liviandad
1672 lecturas

2012-12-06
Fronteras externas e internas
1762 lecturas

2012-10-08
Venezuela en la mira
1541 lecturas

2012-10-03
El país entrampado
1654 lecturas

2012-09-24
El fondo de la cacerola. Malestar y cambio en la sociedad
1514 lecturas

2012-09-02
La fiebre o el termómetro. El debate sobre la encuesta Casen y la pobreza
1739 lecturas

2012-07-22
La lección paraguaya
1707 lecturas

2012-06-21
La espada de Damocles
1665 lecturas

2012-05-31
Rebelión en la granja
1692 lecturas

2012-04-16
La descentralización: ¿Trampa o refundación?
1895 lecturas

2012-03-22
Las regiones de la discordia
1765 lecturas

2012-03-15
Mirando al Sur
1706 lecturas

2012-03-07
La ceguera del poder
1836 lecturas

2012-02-26
La medida del poder o el poder de la medida
1691 lecturas

2012-02-25
Aysén II ¿Lo posible de lo imposible?
2116 lecturas

2012-02-23
Aysén o el otro país
1972 lecturas

2011-09-10
Los dilemas del movimiento social
2144 lecturas

2011-08-17
¿Y ahora qué?
1785 lecturas

2011-07-29
Legitimidad y refundación
1975 lecturas

2011-07-19
Primer round post concertación
1965 lecturas

2011-07-01
Grecia al matadero
2466 lecturas

2011-06-16
El enrarecido clima político
1989 lecturas

2011-06-08
Tendencias en la izquierda latinoamericana el amigo brasilero
2199 lecturas

2011-06-02
América Latina: La exigencia de más y mejor democracia
1925 lecturas

2011-05-07
La hora de la igualdad
2008 lecturas

2011-03-14
Un nuevo parte aguas
1860 lecturas

2011-03-11
Libia: Sacudida Mundial
2154 lecturas

2011-02-25
La Economía Política de los Mínimos
2578 lecturas

2011-02-01
El incendio se extiende a Egipto
2006 lecturas

2011-01-19
Túnez no está lejos
2032 lecturas

2010-12-14
Las dos caras de la moneda
2147 lecturas

2010-11-10
¡Alto trabajos en la vía política!
1686 lecturas

2010-10-29
Muertes Políticas
1789 lecturas

2010-10-20
Agitación en Francia
1883 lecturas

2010-10-13
Profundidades
1721 lecturas

2010-10-07
Paracaídas sin Correa
1956 lecturas

2010-09-01
El bicentenario y la copia feliz del edén
1758 lecturas

2010-05-27
¿Un Nuevo Comienzo Post Concertacionista?
2051 lecturas

2010-05-15
La deuda olímpica
2115 lecturas

2010-05-11
Crisis de Honduras: segundo round
2115 lecturas

2010-05-07
El Olimpo en bancarrota
2299 lecturas

2010-05-04
Estado de catástrofe
2023 lecturas

2010-03-12
El destape
1978 lecturas

2010-03-01
Chile a prueba
2382 lecturas

2010-01-23
Que 20 años no es nada
2016 lecturas

2010-01-10
Elecciones en Chile: ¿Fin de reino?
2048 lecturas




Hay 33 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA