Columnas
2015-03-07
1653 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

Parece que nos equivocamos

No me he equivocado en que los más pobres y los más débiles tienen derecho a cambiar su vida. En que los que lo tienen todo no lo han logrado solo con el esfuerzo de su trabajo. Tampoco al jurar que persistiré hasta el fin de mis días en hacer algo, aunque sea poco, por lograr una sociedad más justa y humana. Es decir, cuando me di cuenta que algo andaba mal en el mundo, algo andaba realmente mal y no me equivoqué cuando decidí que había que tratar de cambiarlo. Pero en todo el resto me equivoqué.

Lo hice cuando en los años 60 discutí interminablemente si la nueva sociedad se conseguiría con el asalto al poder que harían las masas insurrectas, a la manera de la Kolontai en el Palacio de Invierno, o a través de una guerra popular y prolongada al estilo de Marulanda en Colombia. Buscaba la alternativa más ortodoxa y apegada a los principios, sin dar ni siquiera una mirada a las dificultades de cualquiera de las dos alternativas, independientemente de si las apoyaba Lenin, Mao o Ho Chi Minh. Todo parecía lógico y mágico, porque teníamos la razón, representábamos a la vanguardia preclara y la clase obrera no tenía nada que perder, solo sus cadenas. Cualquier idea en torno a que las condiciones de vida de los más pobres podían ir mejorando poco a poco era reformista, revisionista y por tanto traidora.

Cincuenta años después hemos comprobado con dolor y muchas muertes, que no existen las vanguardias preclaras y que la lectura de manuales o textos teóricos no nos hace poseedores de la verdad absoluta. Más aún que las minorías que se arrogan la verdad o que se adueñan de los triunfos revolucionarios, luego se enquistan en el poder, se apropian de lo que no les pertenece y reproducen los mismos vicios contra los que previamente habían luchado. Hemos entendido con sangre, que la violencia, esa que era la maravillosa partera de la vieja sociedad que llevaba en sus entrañas otra nueva, se lleva adelante con armas de fierro y que los que las poseen, inevitablemente las usan, o amenazan con usarlas, contra todos los que se les rebelan.

Nos hemos dado cuenta que esa democracia burguesa que tanto despreciamos y que aún rechazamos por ser abominable, es mejor que la dictadura más blanda, incluso que la dictadura del proletariado que iba a ser transitoria para dar paso a nuestra sociedad ideal, libre y sin clases, donde desaparecería la explotación del hombre por el hombre. Para nosotros era menos dictadura al ser de la mayoría sobre la minoría. Minoría solo formada por los grandes propietarios. En nuestra inocencia no pensábamos que a los dictadores no les gusta ser transitorios, aunque sean proletarios y que la aceptación de una nueva sociedad, al igual que la toma del poder, no es un momento, sino un proceso lento, donde la búsqueda de consensos, de ensayos y errores y de acuerdos es fundamental. Y eso lo hemos comprobado con inmenso dolor.

Nos equivocamos al pensar que la transformación más profunda de la historia estaría llena de momentos y que la estatización de los medios de producción traería como consecuencia todos los cambios que necesitábamos. Nunca pensamos en profundidad, ni en Chile, ni en el mundo, que la estatización no restituye los derechos de las etnias, no otorga la igualdad a la mujer, no lleva consigo el respeto al medio ambiente,  a la diversidad sexual. Esta última probablemente era un vicio pequeño burgués. Con todo eso en mente pensábamos que el Presidente Allende tenía que avanzar más y más rápido. Solo unas pocas armas y la fuerza de nuestras convicciones eran suficientes para derrotar a las Fuerzas Armadas, a los grupos económicos, al capitalismo salvaje acechante desde los países hegemónicos para superar los avances que venían logrando en el planeta las fuerzas del cambio y de los asalariados organizados. El único obstáculo para la victoria final era el reformismo de nuestros compañeros y de los más cercanos al Presidente. La pureza teórica garantizaba la victoria total.

Recordando esos años, a los compañeros muertos, viendo a muchos decepcionados o quebrados, en Chile, Cuba, Nicaragua, en los ex países socialistas, no me cabe duda que estuvimos muy equivocados, pero elaboramos los mejores diagnósticos. Estos son mucho mejores en el siglo XXI, más amplios, informados y flexibles y también nos permiten concluir que, ahora más que nunca, debemos cambiar esta sociedad definitivamente cruel y salvaje. Pero ello continúa siendo difícil, quizás mucho más. Un asalto al poder mediante la violencia es inconcebible. Ya nadie cree en las vanguardias y, nuestra fuerza motriz, la clase obrera, está desapareciendo sistemáticamente por el avance tecnológico.

Por otra parte, los amantes del capital, los que poseen fortunas personales mayores a los ingresos totales de un solo país, los de los records de FORBES, han logrado construir un sistema tan globalizado, totalizador y rígido, que un asalto al poder no les haría ni cosquillas. Eso lo vemos crudamente en la práctica efectiva de los gobiernos que están pregonando construir el socialismo.

Pero, vivir recientemente en Nicaragua, me ha enseñado mucho y me ha mostrado un camino posible. No un camino para hacer una revolución, ni para crear de un día para otro una sociedad donde no haya esclavos ni hambrientos. Menos para construir un paraíso para toda la humanidad. Pero, un camino para ir mejorando poco a poco la vida de los más pobres. Un camino que vaya creando desde sus bases una “economía social y solidaria”, donde el primer elemento requerido para su construcción, es la organización popular. La experiencia de los diez años de revolución sandinista, no ocurrieron en vano y la organización allí lograda se multiplicó y autonomizó políticamente después de la derrota del sandinismo. El fin de la guerra y el cambio a la nueva situación de menor protección desde el estado dio nuevos bríos a diversos sectores para luchar contra la exclusión que trataban de imponer los gobiernos liberales. La organización fue múltiple en variedad y cantidad. Apoyados económicamente por ONGs internacionales aparecieron movimientos que luchaban por la tierra, de indígenas, mujeres, desmovilizados de la guerra. Movimientos por la protección del medio ambiente, por los derechos de las trabajadoras sexuales, contra la violencia de que es víctima la mujer, por la igualdad, la no discriminación, la soberanía alimentaria. Dentro de todos ellos se ha destacado el movimiento cooperativo que ha aparecido en todos los sectores de la economía y en todas las localidades del país. Se podría concluir que el regreso del sandinismo al poder en 2007 fue obra de todos los organizados que luchaban por diferentes derechos y se coordinaban para desafiar el sistema.

Desde 2007, con un Frente Sandinista que se define como Cristiano, Socialista y Solidario y un Gobierno de Reconciliación Nacional, los nuevos gobernantes dialogan con los que lo llevaron a la guerra, flexibilizan sus definiciones y tratan de construir algo nuevo desde los consensos nacionales. Sin embargo, nada de eso tendría un valor permanente, si no hubiese organización popular. Una organización de movimientos que se desarrollen, coordinen entre sí y que poco a poco vayan obteniendo reivindicaciones parciales y avanzando hacia una nueva sociedad.

¿Por qué en Chile, en vez de solo concentrarnos en las elecciones cada cuatro años, no pugnamos por desarrollar y potenciar más nuestras organizaciones de base? ¿Por qué no nos acercamos más entre regiones, saliendo del centralismo enfermizo? ¿Por qué no unimos las organizaciones existentes en coordinaciones nacionales?

Alicia Gariazzo

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



72.009 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.715 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
3766 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1378 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1196 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1238 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
1062 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
1028 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
1030 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
1136 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
1136 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1516 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1361 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1378 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1407 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1593 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1571 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1438 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1364 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1527 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1407 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1521 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1415 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1518 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1777 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1835 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1736 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1560 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1807 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1654 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
2033 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
2118 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2283 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1917 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1927 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1895 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1988 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2814 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
2028 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
2103 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2514 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
2093 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2274 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1667 lecturas




Hay 10 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA