Columnas
2015-03-28
1042 lecturas

Daniel Pizarro
especial para G80

Una historia sencilla

Margarita viaja tres horas de ida para llegar al trabajo y tres de vuelta para volver a su casa y dar pecho a una niña de siete meses. Es bastante fácil sumar: seis horas en total, de las veinticuatro que tiene el día. De lunes a viernes viaja de Pichidegua a Santiago y deja a la niña al cuidado de su madre. Se levanta a las cuatro de la mañana, toma un colectivo hasta San Fernando y de allí un bus a Santiago. Y luego el metro, porque el bus interurbano no la deja a las puertas de la oficina. Se entiende que de regreso hace lo mismo pero partiendo por el metro. Tiene permiso legal para irse a las cinco del trabajo, así que está en Pichidegua a las ocho de la tarde para amamantar a la niña. Aprovecha los viajes para dormir las horas de descanso que no alcanza a completar en la cama, más o menos la mitad según lo que recomiendan los especialistas y lo que manifiesta el propio cuerpo en cuanto a necesidades. Aquí uno podría preguntarse si los sueños del bus son distintos a los de su cama, pero ella está demasiado cansada para reparar en sutilezas oníricas y lo único que puede permitirse es intentar dormir el resto del viaje antes de sentarse al escritorio para imputar facturas y boletas, chequear pagos y hacer órdenes de compra, esa clase de tareas administrativas por las que se merece uno de los sueldos más bajos de la empresa y por supuesto toda la indiferencia de los que allí mandan y hacen lucir sus capacidades para llevar un negocio.

Es que a Margarita se le ocurrió casarse con un chino. Uno de verdad. Uno que venía de una parte rural y perdida que a ella todavía le cuesta pronunciar bien y que se estacionó por los pagos de Margarita cuando le ofrecieron ser ayudante de cocina en un restorán –chino– en alguna localidad cercana a Pichidegua, y que al principio logró entenderse con ella literalmente en el lenguaje universal del amor. Un calendario ilustrado con dragones y extrañas figuras, puesto sobre la CPU del computador, atestigua la presencia del chino en la vida de Margarita. Y ahora al calendario se sumó la foto de la hija clavada con un chinche al módulo donde está su escritorio: un nombre occidental, un apellido oriental, unos ojos rasgados y una piel rojiza, una mezcla donde la globalización es como un puzle que no termina de resolverse y sólo queda la expresión elocuente e incontestable de otro ser humano arrojado al mundo, probablemente a la espera larga de un pecho que lo amamante, casi lo único que debe importarle de momento.

De momento debería entenderse que el chino en su calidad de ayudante de cocina no está en condiciones de ofrecer nada mejor a Margarita, así que de momento uno debería entender que las leyes del mercado están funcionando a la perfección y que Margarita, dadas las circunstancias y como animal racional que es, maximiza la utilidad que estas circunstancias pueden ofrecerle: la circunstancia de ser de Pichidegua pero tener trabajo en Santiago, la circunstancia varias veces mencionada de haberse casado con un chino ayudante de cocina, la circunstancia muy circunstancial de tirar más bien para pobre que para rico, la circunstancia de que exista locomoción interurbana entre San Fernando y Santiago, e incluso una vía llamada Panamericana Sur, y entremedio la otra circunstancia: un colectivo que le permite salir a las cinco de la mañana de Pichidegua y regresar a las ocho de la tarde al mismo lugar donde la espera su hija, aunque esto de “esperar” no sea más que un decir, pues según afirman los estudios de los que saben de lactantes y en general de personas recién nacidas, seres como la hija de Margarita, arrojados como todos a las circunstancias del mundo, experimentan la desaparición de una madre y de cualquier cosa que sea objeto de su deseo como una pequeña muerte, como un no estar absoluto de aquello que ya no se encuentra en el espacio que abarcan sus sentidos, vista su nula capacidad de abstracción, ésa que le haría posible comprender que la pérdida no es tal, que hay una madre trabajando muy lejos porque no hay trabajo en Pichidegua y que al padre tampoco le alcanza para solucionar el problema. Así que ya está: la madre desaparece, muere por unas horas, pero tipo ocho de la tarde vuelve a la vida, lo que viene a ser una verdadera resurrección que a todos debería alegrarnos y darnos esperanza, sobre todo en estos días en que se acerca Semana Santa.

Daniel Pizarro

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



51.067 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.547 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
2800 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1612 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
804 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1435 lecturas

2015-10-19
Equis
1267 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1322 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1459 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1340 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1420 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1384 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1474 lecturas

2015-05-12
I had a dream
939 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1390 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1426 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1682 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
1043 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
950 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1467 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1524 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1704 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1786 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
1991 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1784 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1820 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1602 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1329 lecturas

2014-11-01
Liberté
1317 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1292 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1786 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1699 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1342 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1459 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3418 lecturas




Hay 25 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA