Columnas
2015-04-01
1619 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

En situación de calle

Entre todas las palabras, frases y términos siúticos, que usa majaderamente nuestra clase política, se destacó por lo cursi el calificativo: “en situación de calle”, usado para denominar a las personas que carecen de hogar. A los que los gringos, más directos, llaman, lisa y llanamente, “homeless”. Sin hogar, porque no solo carecen de un techo donde guarecerse, sino porque no tienen familia, ni amigos que los acojan. No tienen la parte que haría de una casa un hogar.

Los “sin hogar” existen en todo el mundo, no solo en Chile. En EEUU, en los 80, se decía que eran veteranos de la guerra de Vietnam, que por su locura se negaban a vivir normalmente, no porque lo necesitaran. Como EEUU es un país democrático, les permitían que hicieran su voluntad y que durmieran allegados a grandes edificios corporativos, plazas o monumentos. En Chile, hasta el año 2000, me informaba una sicóloga que trabajaba con los más pobres, que los sin hogar eran más que nada familias que pululaban por el centro de Santiago en las noches.

Ahora, en el mundo entero, estos ciudadanos están conformados por: desempleados que no tienen cómo financiar una vivienda; personas que perdieron sus casas, porque no pudieron pagarlas; locos y alcohólicos que carecen de todo por sus vicios; ancianos, enfermos y discapacitados abandonados; veteranos de distintas guerras; niños maltratados en sus hogares; y adictos, que quieren destinar lo que reciben en limosnas a la droga.  Los más pobres del mundo, que, hasta hace poco, constituían una minoría.

Actualmente sin embargo, la tendencia es que el sector aumente, por diversos conceptos que pasaré a explicar.

El desempleo va en aumento, especialmente en los países de mayores ingresos. Porque la tecnología moderna, especialmente la digital es expulsora de mano de obra, y porque la manufactura se ha exportado a los países que proporcionan mano de obra masiva y barata.

El endeudamiento familiar es creciente. En Chile ha llegado a límites indescriptibles, puesto que las familias no alcanzan a solventar ni sus gastos corrientes mensuales con los ingresos que perciben por su trabajo. Al mismo tiempo, los comerciantes llaman a comprar y comprar, especialmente a los más jóvenes. No hay joven que se sostenga con un par de zapatos para la semana y otro para pasear, como en los años 60. El sueño de la casa propia ya es sagrado y los precios de las propiedades aumentan exponencialmente sin explicación, pese a que se podría sospechar que el lavado de dinero desarrolla a la industria inmobiliaria.

Para compensar la disminución de las fuentes de empleo, los Gobiernos, en todo el mundo y también en Chile, han estimulado el desarrollo de la industria de la entretención, lo que, en nuestro país, significó la instalación de Casinos de Juego en cada Región y la proliferación de máquinas tragamonedas en todos los barrios populares del país, importadas por los mismos Casinos. Los pocos almacenes “de la esquina”, que han dejado los malls, venden dos o tres baratijas y el recargue del celular, pero cuentan con las maquinitas donde muchas amas de casa desahogan sus tristezas y frustraciones. El Congreso en Valparaíso está rodeado de locales concentrados solo en este tipo de máquinas.

El dinero ilegal. La industria de los casinos de juego impulsa a su alrededor, la prostitución, cuya oferta principal es de niñas y niños, de entre 12 y 18 años, ya que las preferencias de los consumidores han ido cambiando. Ello da paso a la trata de personas y, posteriormente, al tráfico de órganos. También al alcoholismo y al narco tráfico. La industria produce dinero y empleo, pero luego a personas que desecha, con vicios y adicciones no fáciles de satisfacer, ni de sanar, que serán personas “sin hogar”. La salud pública chilena carece de siquiatras, casas de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos. En Chile no hay protección en general, pero especialmente es inexistente para la posible locura en el 90% de la población.

La longevidad ha aumentado. La esperanza de vida al nacer, en Chile en 1960, era de 57 años, ahora de 79 años y en el 2050 será de 82. Todos sabemos, que las pensiones de las AFP son mínimas y que van disminuyendo con el tiempo. Es decir, la tendencia es que un pensionado, aunque haya trabajado con altos salarios, si es longevo, carezca de medios de subsistencia al final de su vida. Es casi cruel, obligar a los hijos a que carguen con sus padres y abuelos ancianos, cuando ellos mismos, apenas pueden dar abasto, en la mantención de sus familias, la hiper competitividad de sus trabajos, los desplazamientos, de mínimo dos horas, entre hogares y empleos. Además hay ancianos que no tienen hijos ni familia. Por otra parte, la salud carece de formas de atención y protección gratuitas a ancianos inválidos o discapacitados.

En Chile no tenemos veteranos de guerra, pero como la guerra se ha privatizado, no sería imposible que jóvenes chilenos se enrolaran para recibir salarios de las infinitas guerras que sistemáticamente crea la industria, llegando incluso ahora a inventarse una eterna: la guerra contra el Islam.

Es largo enumerar los resultados del micro tráfico en jóvenes, familias y niños en nuestro país, que inunda las poblaciones y colegios de los barrios más pobres. Nadie ha considerado, ni se ha preocupado, de lo informado por el Subsecretario del Interior de Piñera, Rodrigo Ubilla, en la Cámara de Diputados en 2012. Expresaba que tenemos 947 Km de frontera con Perú y Bolivia, los que producen el 54% de la coca que se comercializa a nivel mundial. Entre el año 2000 y 2009, en Perú, el cultivo de coca aumentó en un 38% y en Bolivia un 112%. Agregaba que hay, además, 400 Km de frontera con la Argentina en el sector que contiene las vías naturales de comunicación con Paraguay y Brasil. Desde Paraguay viene la marihuana prensada. En suma, tenemos 1.350 Km de frontera con países de alta vulnerabilidad. A su vez, informaba Ubilla, en puertos de África, Asia y Europa se incautó entre 2009 y 2011 más de siete toneladas de coca provenientes de puertos chilenos, principalmente de Arica. Terminaba informando que en 2011 el Gobierno había decomisado 20 toneladas de coca y que según estimaciones internacionales, un país con las fiscalizaciones y controles que posee Chile, es capaz de decomisar un 25% de la droga que ingresa. En otras palabras, si Chile decomisa 20 tons significa que ingresaron 60 tons, que pasaron y fueron al exterior o se consumieron, total o en parte, en Chile.

Los ingresos provenientes de la droga no son sustentables y a la larga solo aumentarán la drogadicción y el número de personas “sin hogar”, cuando se les acabe el negocio. Así ocurre en todas las áreas en que no se respeta la sustentabilidad. Como, por ejemplo, la extracción a mansalva de nuestros recursos naturales no renovables, especialmente los minerales, que producen desastres como el que actualmente nos afecta en Copiapó, en donde la prensa no informa ni un 10% de la desgracia que están viviendo esas familias, con infecciones, calles llenas de ratones, gases tóxicos que se emanan en toda la ciudad, porque han reventado las alcantarillas. No hay estadísticas de las personas que allí quedarán sin un lugar donde vivir y trabajar.

La solución no es que mandemos ropa, sino que los que han extraído los minerales de la región, y culpables de la reacción de la naturaleza, se hagan cargo de los gastos que requieren las soluciones de fondo, donde el Gobierno proteja a la población y, por lo menos se haga cargo de los que quedarán como él los llama “en situación de calle”.

Alicia Gariazzo
Directora de Conadecus

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



62.680 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.492 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
2560 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1200 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1022 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1051 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
870 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
838 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
852 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
944 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
955 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1318 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1143 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1177 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1238 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1335 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1377 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1244 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1160 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1349 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1207 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1334 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1228 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1290 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1523 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1602 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1536 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1318 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1620 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1463 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
1789 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
1917 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2097 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1721 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1731 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1680 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1804 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2607 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
1843 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
1921 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2313 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
1909 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2097 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1497 lecturas




Hay 21 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA