Columnas
2015-04-07
2079 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Una distancia grande, como el mundo

Yo nunca te hablé de mi abuelo. Materno el abuelo, porque del otro –el zapatero remendón español– ya te había hablado. Te la estabas perdiendo la historia de mi abuelo, las cosas son como son, vienen cuando vienen… y yo ¿qué puedo sino plegarme a la fuerza del destino?

Luis Alberto Soto Romero, mi abuelo materno, fue milico. Así como lo lees. De oficio “practicante”, era un patriota dedicado a la salud con las herramientas que en aquella época usaban los practicantes. Un corazón grande como una casa, una jeringa que había que hervir cada vez que la usabas, y dos o tres vainas más que hacían del practicante la única forma de ciencia médica que nunca llegó a las casas de los miserables. No como ahora, que llegan las Isapres cuando hay plata, o Fonasa cuando llega. Isapres, Fonasa… ¿te suenan?

Mi abuelo vivía en Vitacura. No la de ahora, esa de pijos al pedo, sino la de entonces, llena de familias de milicos pobres, familias picantes, como siempre fueron –y son– los milicos. Porque el practicante Soto laburaba en el Hospital Militar, ¿te vas enterando?

Pasa que Vitacura arriba albergaba familias pobres, indigentes, weones rascas, sin auto, sin Nana, sobrevivientes de una discriminación social que ya en esa época tenía raíces viejas, centenarias.

Cuando mi abuelo terminaba su jornada en el Hospital Militar, hervía sus pobres instrumentos y se iba Vitacura arriba a suministrarle sus cuidados médicos al pobrerío, a los habitantes de las callampas –hoy “campamentos”– que precisaban de un termómetro, de un diagnóstico, de una inyección, de un poco de amor humano. Y mi abuelo –cuyas necesidades eran grandes como su familia– se hacía un deber de no cobrarles un peso.

Como ahora –en eso no hemos evolucionado mucho– por ahí pululaban bandas de esos asaltantes que en Chile llamamos “cogoteros”. No, no hablo de SQM, ni de PENTA, ni de los ministros boleteros. Sino de mendas que entre trabajar –admitiendo que hubiese laburo– y despojar a sus semejantes, preferían esto último.

Una noche, bajando hacia su modesta casa en la que le esperaban siete hijos huérfanos de madre, entre los cuales se contaba la que más tarde sería la mía, lo asaltaron a mi abuelo. Le pusieron una navaja en el cuello –¿somos cogoteros o no somos?– y le intimaron eso de “la bolsa o la vida”, fórmula preferida de los escritores faltos de imaginación.

En esa estaban cuando intervino el jefe de la banda. “¡Alto ahí!” gritó. “A Sotito no se le toca”. Un weón en el que se notaba una formación filosófica, cogotero, de acuerdo, pero en ningún caso del modelo desagradecido, increpó a su ejército de rateros diciéndoles que a un patriota que sólo hacía el bien entre los suyos le debían respeto y consideración. Mi abuelo regresó a su casa sano y salvo.

Mucho más tarde, cuando era Alcalde de Achao, en el archipiélago de Chiloé, los hijos –gracias a un segundo matrimonio– habían aumentado a la inimaginable cantidad de diez y mi abuelo seguía practicando su oficio de practicante, pero en el mundo civil. Y seguía fiel a su incalificable método de no cobrarle a los pobres, a los indigentes, a las gentes de nada.

De modo que cuando los botes de los pescadores de Achao, o de los modestos agricultores de Linlin y de otras islas cercanas, atinaban a insertar sus proas en las arenas de la playa, uno escuchaba una frase repetida tantas veces que parecía rezo o plegaria: “Esto es para Sotito”. Ofrendas paganas a un minúsculo dios de la sanidad pública.

A mí y a mis hermanos todo aquello nos chupaba un huevo. Nos gustaban las habas, y los carabineros cuyo retén limitaba con la parcela de mi abuelo tenían todo un huerto de ellas. Nada más fácil pues que ir a robarle las habas a los pacos. Y si querías navajuelas… boludo, era simple, te ibas a la playa y las cogías en la arena: las navajuelas son tan peras cocidas que mean para arriba. Y cuando veías el chorrito salir de la arena te precipitabas y bastaba con hundir tus manos de niño para extraerlas de su entorno mineral.

Un día, atinó a llegar un bote de pescadores. Se ve que mi abuelo estaba al corriente de su llegada porque había convocado con su autoridad de “cacique” (“cacique”, decía mi padre…) un grupo de chilotes en el que nosotros, niños, íbamos de arroz. Un señor muy bien vestido venía en el bote. Como no había muelle, ni molo, ni embarcadero, ese señor hizo como hacían todos: se sacó los zapatos, arremangó sus pantalones, se metió al agua y salió caminando del frío mar austral.

Corría el año de gracia de 1958. Quién se extrajo del bote y del agua era un candidato presidencial extremadamente popular llamado Salvador Allende. Yo tenía diez años de edad y no lo olvido.

Mi abuelo… mi abuelo era socialista. ¿Te había contado que mi abuelo era socialista?

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.051.268 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.232 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
918 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
1492 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2294 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1664 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
1796 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
1977 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
1943 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1725 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1652 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1091 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1679 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2034 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2231 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
1771 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
1871 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
1800 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
1834 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
1787 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
1929 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
1858 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
1776 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2089 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
1912 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
1930 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
1868 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
1830 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
1836 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
1986 lecturas

2015-08-29
Missing
1840 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2041 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
1809 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
1802 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
1912 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
1869 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
949 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
1990 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
1898 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
1844 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
1910 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
1941 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
1930 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
1999 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2038 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
1915 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2009 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2012 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1107 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
1986 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
1895 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2056 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
1980 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2025 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2080 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
1984 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2118 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
1971 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2226 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2173 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1215 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2102 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2053 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2285 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2354 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2150 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2421 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2323 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2659 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2697 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2563 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2434 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2421 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2481 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2516 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1734 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2347 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1562 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2290 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2521 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2266 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2344 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2443 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2332 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2373 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2588 lecturas

2014-12-09
Capital político
2290 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1532 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2710 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2604 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1548 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2683 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1665 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
2879 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2594 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2657 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2699 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1832 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1882 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1659 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2063 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1755 lecturas




Hay 26 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA