Columnas
2015-04-13
1519 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

La lucha por ideales requiere seguridad

Más de algún amigo de mis épocas de juventud ha caído en la tentación de afirmar que los jóvenes de hoy no tienen interés en nada. Incluso, alguna vez, se acuñó el poco feliz término: “los jóvenes no están ni ahí”. Me imagino que estas aseveraciones provienen de una comparación implícita con los jóvenes de los años 60, los que impulsamos el poder joven, sintiéndonos dueños del mundo y predestinados a cambiarlo.

Sin embargo, sin subestimar la opinión de nadie, estos comentarios no han tenido en cuenta los entornos de ambos momentos históricos.
 
En los años 60, los jóvenes universitarios contábamos con:
 
-    Educación universitaria gratuita y un Estado protector.
 
-    Salud gratuita, fuera por el servicio de salud con que contaban nuestros padres, aún cuando fueran obreros o empleados públicos administrativos, o por el servicio de salud gratuito que, al menos los estudiantes de la U de Chile, teníamos en el Hospital Joaquín Aguirre.
 
-    La mayoría no teníamos abuelos, lo que si bien nos quitaba una parte de amor incondicional, también disminuía nuestras preocupaciones. Si los teníamos, ellos contaban con pensiones de retiro correspondientes a sus últimos salarios con las cuales podían mantenerse.
 
-    El matrimonio patriarcal aún era firme, por lo tanto la mayoría tenía padres que vivían juntos y se cuidaban entre sí en la vejez, aún cuando ya no los uniera un amor erótico.
 
-    Los padres que no habían podido comprar casa, lo que en gran parte de los casos se lograba gracias a la Caja de Previsión que los protegían, eran perfectamente felices alquilando su vivienda toda la vida.
 
-    Podíamos movilizarnos pagando un transporte muy barato y las distancias que recorríamos eran relativamente cortas.
 
-    No estábamos endeudados, no teníamos la opción. No existían las tarjetas de crédito, ni nadie nos conminaba a endeudarnos y a comprar. Éramos perfectamente felices con dos pares de zapatos al año y las jóvenes nos vestíamos con lo que nos cosía “la modista”.
 
-    Todos sabíamos que terminando cualquiera de las carreras elegidas, habría un trabajo asegurado, con contrato indefinido y con un salario que nos permitiría vivir.
 
En otras palabras, vivíamos en un entorno que nos brindaba toda la seguridad necesaria para dedicarnos a estudiar y a cambiar el mundo. Teníamos mucho tiempo a nuestra disposición para leer, estudiar y discutir de lo humano y lo divino. Los jóvenes que no habían ingresado a la universidad, podían trabajar y muchas veces ir ascendiendo en sus trabajos por su práctica o la capacitación que allí recibieran.
 
La vida de los jóvenes de hoy se caracteriza por la inseguridad y la comienzan a vivir desde el último año del colegio, hasta quizás el medio siglo de edad, especialmente si tienen vocación pública y trabajan para el Estado, sin haber abordado una carrera política.
 
-    Tienen que financiar sus carreras universitarias de alto costo, imprescindible para encontrar un trabajo, sea con crédito personal, cuyo pago les persigue gran parte de su vida, o con el apoyo de sus padres que a su vez están preocupados por su presupuesto y su inestabilidad laboral. Si trabajan para el Estado deben convivir con el hecho de que los gobiernos cambian cada cuatro años y, por tanto, muchas veces cambian a los funcionarios de la administración pública que no son de planta. Las fuentes de trabajo en general se caracterizan por su precariedad.
 
-    Carecen de salud gratuita y solo tienen acceso al sistema público, con todas sus ineficiencias, ya que no hay servicio de salud gratuito para estudiantes.
 
-    Sus padres no solo sufren la inestabilidad laboral, sino ya están pensando en el tamaño que tendrán sus jubilaciones, mientras, a su vez, dado el aumento de la longevidad, cuidan de los padres que ya han jubilado, sea, porque no les alcanza para vivir, porque se han separado, desahogando en hijos y nietos sus tristezas, o están discapacitados o enfermos. El 93,1% de las pensiones Vejez Edad que pagan las AFP a las mujeres chilenas son menores a $147.270, es decir inferiores al salario mínimo (Fundación Sol, 2015).
 
-    Un alto porcentaje de ellos vienen de hogares disfuncionales donde la separación de padres, y aún abuelos, aumenta en forma acelerada, dada la crisis que sufre el matrimonio patriarcal.
 
-    El derecho a la casa propia se ha convertido en sagrado y sus padres se endeudan con créditos hipotecarios cada vez más altos dado que la industria inmobiliaria aumenta precios sin explicación, mostrando grandes inversiones de dudoso origen.
 
-    Pasan horas en el transporte público recorriendo cada vez distancias mayores entre hogares y centros de estudio.
 
-    Están endeudados, asediados por el consumismo y las exigencias de la sociedad, al igual que padres y probablemente abuelos. Las casas comerciales ofrecen tarjetas a sola firma, ofreciendo dinero en efectivo y esto también ocurre, especialmente con los ancianos, en las cadenas farmacéuticas y Cajas de Compensación.
 
-    No saben si tendrán trabajo al egresar y carecen de información sobre las necesidades de profesionales del país. Muchos de ellos han emprendido carreras inventadas por las universidades, cuyo interés superior es el lucro, como ocurrió con el caso de los “peritos forenses”, oficio inexistente en el país. Los más informados saben que lo que abunda es el trabajo polifuncional mal pagado y que para postular a las cúpulas técnicas hay que tener muchos títulos y apellidos.
 
-    No saben en quien confiar, ya que ideas, ideales y líderes son cuestionados cotidianamente por la realidad, la prensa o la denuncia. Las utopías han muerto y no existe una autocrítica de las generaciones más antiguas, inclusive de los jóvenes de los 60, por los errores cometidos. Finalmente, no se ve nada nuevo bajo el sol, no hay intención de cambiar los estilos de hacer política, ni de los políticos de descubrir los caminos a seguir.
 
Sin embargo, pese a todas las dificultades que nuestra sociedad impone a nuestros jóvenes, aún existen los que luchan y no me cabe duda que serán todos ellos los que finalmente lograrán cambiar este mundo por uno mucho mejor.
 
Alicia Gariazzo
Directora de CONADECUS

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



70.199 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.671 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
3467 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1341 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1164 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1201 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
1027 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
991 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
993 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
1101 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
1106 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1483 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1319 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1339 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1373 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1555 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1536 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1404 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1326 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1491 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1372 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1486 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1375 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1477 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1734 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1791 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1694 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1520 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1778 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1617 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
1992 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
2081 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2253 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1883 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1884 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1854 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1951 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2774 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
1990 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
2072 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2480 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
2052 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2236 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1636 lecturas




Hay 39 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA