Columnas
2015-05-06
2430 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Eduardo Engel y el milagro de la sanación

De entrada hay que decir que el tema no va de la Salud, ni siquiera de los cuidados médicos que pudiesen curarte alguna enfermedad. No.

La cosa va de un milagro de fe, uno que devuelve la virginidad moral ante la Iglesia, permitiéndote volver a pecar como si nunca hubieses infringido la más insignificante de las muchas prohibiciones que te ayudan a ganar el cielo y la compañía de dios todopoderoso en la vida eterna que, según el dogma, debe seguir la muy terrenal vida en la que pecas, pobre y triste pecador que sin duda eres, pretender lo contrario ya es un pecado: el de la arrogancia ante la perfección divina.

En el Catecismo de la Iglesia Católica, dice San Gregorio de Niza: "Nuestra naturaleza enferma exigía ser sanada; desgarrada, exigía ser restablecida; muerta, resucitada. Habíamos perdido la posesión del bien; era necesario que se nos devolviera... Estando cautivos, esperábamos un Salvador; prisioneros, un socorro; esclavos, un libertador."

De modo que con la oración y la fe en Cristo, no hay mal que se resista, la sanación es segura, de las enfermedades del cuerpo y del alma. Mucha oración, y mucha fe. Hay quién le agrega algún dolorcillo, un precio necesario, un castigo a título de garantía de tu buena voluntad. De ahí los cilicios, la flagelación, esos azotes auto infligidos con correas, varas o látigos, y otras prácticas un pelín masoquistas que contribuyen a la sanación.

Lo que precede, aunque te parezca curioso, es el método que preconiza Eduardo Engel, eminente presidente del Consejo Anticorrupción, escogido por Bachelet como el Papa designa al responsable de la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe, digna sucesora de la Inquisición. Algo así como “el viejo del saco” que se lleva a los niños que no se comen la sopa.

Según Engel, el mal que aflige a “la política nacional” es la falta de “confianza de la ciudadanía”, vaya uno a saber porqué, hay ciudadanías así, ingratas, desagradecidas, desleales.

De ahí que sea necesario tomar medidas en plan sanación para que “los legisladores se relegitimen” (sic). En su inconmensurable sabiduría, Engel recomienda medidas que “deben doler” (resic), aun cuando no precisa su preferencia entre los cilicios y la flagelación.

Asumiendo un papel de dios castigador, una suerte de Yahvé justo antes de asolar la Sodoma de Bera y la Gomorra de Birsha, Engel dice que la entrega de recursos financieros a los partidos políticos debe estar condicionada “a que los partidos cambien radicalmente sus prácticas”. Cáustico y definitivo, exclama: “Ni un peso para los partidos que funcionan como lo hacen hoy”.

La sanación en todo su esplendor. No sólo de diputados y senadores sin excepción –Engel no hace ninguna– sino también de sus organizaciones políticas, lo que en materia de redención tiene el mérito de la innovación: Engel cree posible la sanación por lotes.

Engel no se pregunta qué nos llevó a “partidos que funcionan como lo hacen hoy”, ni se interroga en cuanto a saber desde cuando se prolongan las prácticas que condena, ni tampoco acerca del origen del mal.

Hablando en términos médicos, a Engel le importa un cuesco la etiología y un pepino la patogénesis, lo suyo no va de ciencia, sino –como queda dicho– de fe en los milagros, de chamanismo, de interlocución con los poderes divinos, de redención y de sanación con medidas que “deben doler”.

Sin embargo, no se puede hacer de Engel un redentor, él no quiere morir en la cruz ni por nadie ni por nada. Engel, al frente del paquete de claveles de su Consejo Anticorrupción, se limita a dispensar consejos, hace de pastor devolviendo al redil las ovejas descarriadas. Individualmente o por rebaño, aunque en este caso más convendría hablar de recua.

Engel es un especialista de la soteriología, esa rama de la teología que estudia la salvación.

Puede que Engel, como antes Robespierre y Rousseau, crea que el hombre es bueno por naturaleza, lo que, según el historiador francés Joël Schmidt, es un error dramático: “…la artimaña, la intriga, la concusión, el compromiso y la corrupción están en el corazón de muchos hombres”.

Para decirlo en lenguaje familiar, el que usa Serrat en su canción “Benito”, la gente, jefe, es mala…

La virtud, como la entendía Robespierre, sólo cabía en el corazón del Incorruptible, defecto no menor que le hicieron pagar enviándole a la guillotina.

¡Tate! Si se tratase de utilizar algún dolorcillo rectificador de malos comportamientos… ¿por qué no volver la guillotina? Que para tales efectos fue tan inútil como las medidas que propone Engel. La guillotina no democratizó a la nobleza, ni a la burguesía, ni le rindió justicia a los miserables. Para rectificar comportamientos políticos la guillotina, como es sabido, cayó rápidamente en desuso. No sirvió ni siquiera para disuadir a los criminales comunes, como aquellos que quiere redimir Engel (en alemán Engel es ángel, como esos que Yahvé envió a prevenir a Lot, esto no se inventa…).

Luego Engel –el angélico– manifiesta su inconmovible convicción de ver a los pecadores legislar en contra de ellos mismos: “En épocas normales (?), mirando la experiencia internacional comparada (??), es muy infrecuente (sic) que los legisladores legislen para que los fiscalicen más. (…) Pero en el escenario actual los legisladores tienen conciencia de la importancia de recuperar la confianza de la ciudadanía”.

En su magnífica obra “Los principios del gobierno representativo”, Bernard Manin sugiere que si “la transformación de la regla se encuentra sometida a la aprobación y al consentimiento de los mismos que se han beneficiado de ella” es imposible cambiar nada. “Tal sistema, escribe, somete la evicción o el desalojo de una elite dada a su propia aprobación”. ¿Queda claro?

Si alguna utilidad tienen las caricaturales declaraciones de Engel, ella reside en que entrega los mejores argumentos para devolverle la Soberanía al pueblo de Chile. Después de todo uno de los primeros y más importantes objetivos de una Constitución consiste en proteger al pueblo de sus propios representantes.

Y para eso no hay milagros…

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.126.726 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.392 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1922 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2667 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
3036 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1883 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2307 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2468 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2422 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2183 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2129 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1306 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2163 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2506 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2764 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2243 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2350 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2272 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2320 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2256 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2413 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2340 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2271 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2563 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2454 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2396 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2340 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2326 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2296 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2483 lecturas

2015-08-29
Missing
2312 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2522 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2395 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2251 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2413 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2365 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1158 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2598 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2351 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2323 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2382 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2401 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2377 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2466 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2485 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2381 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2444 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2463 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1308 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2431 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2315 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2527 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2424 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2473 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2542 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2438 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2570 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2420 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2681 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2643 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1377 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2571 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2510 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2732 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2797 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2619 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2874 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2788 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3105 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3176 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2999 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2898 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2853 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2951 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2981 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1876 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2812 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1730 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2731 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2973 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2706 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2802 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2883 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2793 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2821 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3074 lecturas

2014-12-09
Capital político
2767 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1677 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3145 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3067 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1719 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3152 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1809 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3328 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3061 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3147 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3161 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1998 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2037 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1805 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2238 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1914 lecturas




Hay 10 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA