Columnas
2015-05-12
984 lecturas

Daniel Pizarro
colaboración de POLITIKA

I had a dream

I had a dream.
O tuve un sueño.
Estaban todos en la mesa, con un fusil adentro del cerebro.
El arma seguía apuntando hacia una zona oscura, interior, que les causaba mucho miedo, y era como si quisieran extirpar esa región de sus cabezas.
Pero, ya les dije, I had a dream y todo era muy confuso, el idioma se había vuelto ajeno, irreconocible, un tartajeo grotesco como el trasvasije de una jerga en otra jerga, del idioma militar que formó su vacío, al de los negocios que lo mantuvo y lo expandió, y el vacío era como un puente cortado, en el mismo sueño del que hablo, hacia esa zona a la cual los hombres de la mesa no querían asomarse.


De lo que hablo, como digo, ni siquiera yo lo comprendía muy bien, porque era un sueño y ustedes saben cómo surgen las imágenes cuando uno está durmiendo, pero digo que se veían esos hombres y mujeres alrededor de la mesa y seguían mintiendo y mintiéndose a sí mismos. Uno bastante joven se ponía de pie, con la boca llena de desigualdad y oportunidades, y contaba la historia de su vida a pedazos, una infancia en Venezuela, el padre allá todavía, donde la vida se había vuelto invivible, terrible, demasiado popular, igual que la espantosa vida boliviana, la vida de esos pueblos que nos rodean y amenazan con sus vibraciones como un sueño oscuro, en este sueño tranquilo del país que hace como que quiere pero no está dispuesto a nada más que a sus negocios, a su orden, a su patria y los emprendimientos, eso repetían como un mantra en el sueño estos hombres proactivos, empoderados de emprendimientos, aquí, en esta mesa larga, circunspectos.

Digo que es un sueño y lo confieso confuso.
Hay una mujer de alta investidura, pelo corto y rictus fruncido, amargo sin duda, como una santa caída en desgracia, incapaz de pronunciar verdades desde hace mucho tiempo, como todos aquí en la mesa que ella preside a estas alturas del sueño, como el símbolo de la afasia o la alalia o la ataraxia o todas las trancas juntas, amarradas con la cinta del oportunismo.

Una vez más: insisto en que el sueño es confuso. Ella, de alta investidura, va y viene e invita a proseguir por un desfiladero que rechina los dientes, como si a los hombres les placiera confirmarse en el dolor para sentirse vivos, nada más que en él, como un ejercicio marcial o el goce de ayudar en la desgracia ajena; ella, al pasar, tiende las manos a las gentes más diversas en el sueño, las tiende a los verdugos y perdona los crímenes infligidos en tiempos pasados en nombre del orden, cuando el sueño fue de terror puro, y ese perdón, en imágenes oníricas, agranda la brecha que segrega lo inextirpable, eso que las gentes de este sueño se prohíben mencionar y en cambio, con el mismo impulso, reservan la locuacidad para otros momentos, para las glorias del ascenso individual que promete sobrevenir algún día, así que el sueño en esta parte adquiere un color milenarista muy particular, la espera del Mesías de las Oportunidades.
Y así; así todos aquí, así se les ve en esta mesa, los ojos puestos en la Quimera.
Pero bueno.

¿Qué color y qué sabor toma el mundo cuando brilla la Quimera?
En el sueño el lenguaje es ortopédico y ritual, y hay un perro mordiéndose la cola: son –discúlpenme− imágenes confusas.
Uno debe sonreír sin falta en este sueño, en esta mesita, y hacer como que todo no podría ir mejor: sueño de hombres positivos y optimistas.
Nadie se atreve a decir lo que piensa; ninguno se acuerda ya de lo que piensa.
El sueño es una tripa retorcida.
La luz ya se anuncia en la ventana.
Habría que despertar de todo esto.
Hay que.
Habría.
Pero.
Pero todos siguen conversando.
Y bajo de la mesa un cementerio.
Y adentro del cerebro hay un fusil, y un cementerio.

Daniel Pizarro

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



52.840 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.601 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
3094 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1659 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
854 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1488 lecturas

2015-10-19
Equis
1311 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1363 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1496 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1383 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1469 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1430 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1521 lecturas

2015-05-12
I had a dream
985 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1434 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1466 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1762 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
1097 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
988 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1514 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1568 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1751 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1827 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
2033 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1822 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1867 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1642 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1372 lecturas

2014-11-01
Liberté
1363 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1337 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1834 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1738 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1387 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1511 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3474 lecturas




Hay 24 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA