Columnas
2015-05-18
1474 lecturas

Daniel Pizarro
colaboración de POLITIKA

Metafísica de las esponjas

Son dos profesores, y de filosofía: Alfa y Omega.
Que como sombras largas se juntan en un punto intermedio para acompañarse en el trayecto a la universidad donde por lo pronto hacen clases.


Dos profesores-taxi de filosofía, Alfa y Omega. Que de taxis poco, pues se mueven en metro y también en micro. No alcanza para los taxis cuando van a la universidad. Que queda lejos.
Queda lejos. Camino a la precordillera, en el barrio alto. Y hace tiempo dejó de ser lo que pretendía, una casa de estudios para los del barrio alto, donde fue a instalarse, y comprendió que su nicho de mercado era otro y que no le convenía o quizás no podría competir con esas otras universidades para gente bien, montadas por los dueños de Chile para prolongar hasta el fin de los tiempos el pensamiento del orden, la idea de que unos pocos deben tener todos los privilegios y el resto es lo que es: un resto.
O sea, digamos, que la universidad de la precordillera tiró la esponja en lo que toca a competencia con las verdaderas universidades del poder, y fue perfilándose hacia su nicho de negocio, que viene a ser un equivalente de los McDonalds o los Burger King y hasta es posible, si no es ya un hecho, que surjan promisorias alianzas entre esta universidad y esas cadenas de comida rápida, puesto que atienden más o menos al mismo público.

Y entonces:
Hacia allá se dirigen Alfa y Omega, los profes, arriba de una micro.
Puede decirse que también le dan vueltas a la idea de tirar la esponja. Pero quizás lo único cierto en el terreno de la filosofía sea que no pueden permitírselo y por eso van en micro hacia la precordillera. Y por lo menos se acompañan en el viaje que dura cerca de una hora, menos de lo que deben durar los viajes promedio de los alumnos, que vienen de La Florida, de Maipú, de Puente Alto y también de San Bernardo, porque ya se ha dicho que no se trata de los jóvenes del barrio alto hacia los que alguna vez apuntó la casa de estudios como mercado objetivo, sino de estos otros que no piensan en tirar la esponja, porque a sus padres o a ellos mismos la esponja les cuesta un ojo de la cara y lo único que pueden hacer, digamos que en la vida, es viajar hasta la U durante cinco años para comprarse un título, ésa fue la única calle bonita que les ofreció el país, el zarandeo para acá y para allá y al final del viaje un título profesional que viene a ser un escudo para que a lo mejor no te exploten tanto y en una de ésas para surgir, que es como una palabra mágica, un conjuro contra todas las pellejerías, contra las humillaciones y el trauma de la pobreza que viene retumbando generación tras generación.

Pesado karma traen los cabros. Así es que aquí van. Hacia allá.
A su nicho de mercado.
Al nicho, piensan por su lado los profesores de filosofía arriba de la micro, siempre de pie. Al encuentro cósmico de la filosofía con el trauma y el mercado, que son más o menos lo mismo.
No pueden tirar la esponja, eso es filosóficamente cierto, pero de alguna manera ya la tiraron por la ventana de la micro. Hay que decirlo.
Porque el viaje es demasiado largo y la filosofía se deslíe en el camino y no se la puede: no es culo contra los nichos de mercado y los modelos de negocio y los traumas ancestrales.
Así de lastimada llega la filosofía hasta la universidad que trepa hacia la precordillera.
Pero bueno.

Alfa y Omega. Que de puro aburridos, de no saber qué hacer y cómo hacerlo en la casa de estudios, se invitan uno al otro a sus respectivas clases y dialogan entre sí frente a los alumnos.
Hay que decir que afuera de la sala suena reggaeton. A todo lo que da. Hay que decir —tal vez está de sobra— que el reggaeton no se aviene con el pensamiento. Pero suena fuerte en los patios.
Hay que decir también que desde hace un tiempo afuera de las salas –o las aulas, si suena mejor– hay unos guardias. Y decir que cumplen una dudosa función, que están entre vigilar y castigar a los alumnos o hacer lo mismo pero con los profesores. Uno tiende a pensar más bien en lo segundo. Básicamente: sapear que ninguno esté recortando el horario de clases o derechamente faltando.
Porque los horarios están para cumplirse.
Y los títulos universitarios están para ser sacados.
Y los alumnos están para pagar.
Todo cuadra en esta universidad. Y en la de más allá también.
Todo cuadra en el país. ¿Alguna duda?
Así Alfa y Omega, y los guardias. Que les dan que pensar, filosóficamente hablando.
También les dan que pensar sus uniformes verde musgo y sus sombreros negros, con un aspecto que gravita entre los guardabosques de Yellowstone,__ la policía montada y quizás las Sturmabteilung, aunque lleven camisas pardas. Por ahí va la cosa, y la cosa se ve a través de las ventanas de las aulas, particularmente los sombreros negros, mientras se oye el reggaeton. Ya se dijo.
Y adentro los alumnos. De la carrera de Psicología.
¿Leyeron la Apología de Sócrates?, pregunta Omega, que enseña filosofía antigua.
Diez de cincuenta alumnos la leyeron. A los cuarenta que no lo hicieron Omega los manda a la biblioteca. Porque aquí se hablará del libro. De eso se trata la clase, en el papel. Pongamos.
Pero Omega ya está tostado. Y Alfa igual. Porque vienen tirando la esponja desde mucho antes de subirse a una micro.
¿Alguien ha leído un libro, alguna vez?, pregunta ahora Omega, con cuarenta alumnos menos en la sala.
¿Cómo ustedes, que pretenden estudiar Psicología, jamás han leído un libro en su vida?
¿Qué pretenden?
Omega los fustiga, y tal vez ellos no merezcan ser fustigados de esa manera porque nadie les ha mostrado nada, nunca. Sólo les han mostrado la necesidad de sacar un título universitario a como dé lugar para ponerle cerrojo al portón de la pobreza que les ladra desde atrás y, si tienen las oportunidades que reclaman, salir de Puente Alto, au revoir San Bernardo, salir de donde sea y acercarse a estos barrios, respirar estos aires.
Todo cuadra y todo es lógico (Alfa enseña lógica del lenguaje): de eso va la competencia. Luchar para estar mejor. De eso va este nicho de mercado.
A ustedes les vendieron un espejismo, dice Omega.
Ningún alumno saca la voz, ninguno en realidad se siente fustigado; digamos que se encuentran más allá del bien y del mal. En el pasmo existencial; anestesiados para la caza de un título.
Esta universidad es una estafa, dice Omega.
Y la clase se termina. Con cuatro alumnos en la sala.

Pero Alfa y pero Omega.
Que no pueden volver a sus casas, así nomás. Que necesitan una ducha fría. Y que la ducha toma el nombre de un bar, como siempre.
Y así en el bar que dice Alfa : Se viene el día de la Madre.
¿De la Madre o de la Mierda?, le pregunta Omega.
Y Alfa: Huele a lo segundo.
¿Por qué toda celebración programada, en este país, huele a lo segundo?, se preguntan los dos, filosóficamente, en el mismo bar.
Y van preguntándose por qué todo parece falso y forzado, puro compromiso (Es que a vos no te saldrá del corazón, pero lo que es yo, mi mamita… —imaginan que alguien les replica indignado).
¿El día de la Madre o el día de la Culpa?, se preguntan.
¿El día de la Madre o el de cobrar sentimientos?
Para no decir del Retail, lo que es obvio.
El día nacional de la mala conciencia.
Sentimiento de narcotraficante. O de la Cosa Nostra.
Imaginan nombres para el día que se viene. Alfa y Omega.
Dicen. Fosforescen en el bar.
Detrás de todo gran hombre hay una gran mujer.
Pero siempre detrás.
Cae la noche en el bar que pudiera ser una ducha fría. Pero la verdad es que el agua se va calentando y tira para hirviendo.

Pero Alfa y pero Omega.
Cae la noche en el bar y hay dos mujeres más allá. Y nunca se sabe. Pero siempre se sabe. Sócrates murió envenenado con cicuta. Sócrates no corrompía a los jóvenes.
Eso repite Omega. Aquí y en la universidad.
Porque Sócrates no era un puto vendido, como todos los de acá.
Está diciendo Omega en el bar. Delante de dos mujeres: una que es ejecutiva bancaria, y otra que es ejecutiva bancaria. ¿Y quién es más ladrón?, pregunta Omega, ¿el que funda un banco o el que lo roba?
Así que se pronuncia la palabra banco y Alfa dice mi banco y una de las ejecutivas lo entiende mal o quiere malentenderlo y quiere confundirse a sí misma, porque ésa es la idea, estar confundidos, y así que le pregunta:
¿Eres gerente?
¿Tengo cara? Soy profesor de filosofía.
¿Haces coaching?
Soy profesor de filosofía.
En algún momento todo se confunde más, como debe ser. Mucho más. Y así Omega, diciéndole al profe Alfa que lo ha visto cornetear por oficinas y pasillos de la universidad.
Qué le vamos a hacer, admite Alfa:
Confieso que he corneteado.
Pero no le resultó.
Porque no es prerrogativa de uno dar en el blanco. Uno está entregado a la voluntad del otro. Eso es un axioma. Filosóficamente hablando, aclara ante las ejecutivas.
Y ya es de noche.
Nadie sabe muy bien cómo, pero el turno de hablar es de una ejecutiva. Y ella cuenta. Cuenta su historia. Cuenta su vida en este mar de confianzas abierto por la noche.
Antes administró un edificio, cuenta.
Por ahí se llega al tema de los conserjes, y por la misma vía al de los nocheros.
A los que uno no les paga por dormir, declara la ejecutiva.
Les paga para que estén despiertos toda la noche. Filosóficamente hablando.
Así que se paga por la vigilia del otro. Por sus ojos bien abiertos. Uno está entregado a la voluntad del otro. Pongamos que no se dice.
Así que Alfa y también Omega ya han tirado la esponja en la micro, y en el bar, y también en el día de la Madre que se viene.
Así que se levantan.
Así que se van.
Sombra contra sombra.

Daniel Pizarro

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



51.071 lecturas en total tienen las 33 columnas de Daniel Pizarro con 1.548 lecturas en promedio por columna
Columnas de Daniel Pizarro
2016-08-12
City tour
2800 lecturas

2016-01-16
La Caty, con C
1612 lecturas

2015-12-13
Los nuevos putos
805 lecturas

2015-11-01
El patio de las princesas
1436 lecturas

2015-10-19
Equis
1267 lecturas

2015-10-04
La evidente obscenidad de cada día
1322 lecturas

2015-09-02
La ruta del café
1459 lecturas

2015-06-29
Frenesí
1340 lecturas

2015-06-01
La ventana discreta
1420 lecturas

2015-05-26
Un mundo feliz
1384 lecturas

2015-05-18
Metafísica de las esponjas
1475 lecturas

2015-05-12
I had a dream
939 lecturas

2015-04-21
Lecciones de cine (Allende en su laberinto)
1390 lecturas

2015-04-14
Los Picapiedras
1426 lecturas

2015-03-29
Un cuento imposible
1682 lecturas

2015-03-28
Una historia sencilla
1043 lecturas

2015-03-15
Un cuento imposible
950 lecturas

2015-03-11
Sería Cosa
1467 lecturas

2015-03-02
El juego de las preguntas
1524 lecturas

2015-02-26
Tratado de libre comercio
1704 lecturas

2015-02-13
El Camaro en la historia de Chile
1786 lecturas

2015-02-04
Terrores Nocturnos
1991 lecturas

2015-01-29
Un día en la vida de X
1784 lecturas

2015-01-22
Instrucciones para escribir un Currículum
1820 lecturas

2014-12-26
El signo que nos rige
1602 lecturas

2014-11-20
El mundo es ancho y ajeno
1330 lecturas

2014-11-01
Liberté
1317 lecturas

2014-10-15
La vida de los otros
1292 lecturas

2014-09-09
No es lugar para mujeres
1786 lecturas

2014-08-27
Taller en la Playa (Comedia en varios actos)
1699 lecturas

2014-07-22
Corto viaje al fondo de la prosperidad
1342 lecturas

2013-06-11
Profetas y Frenéticos
1459 lecturas

2013-05-28
Evaluaciones de desempeño: lo mejor de nosotros (para vomitar)
3418 lecturas




Hay 26 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA