Columnas
2015-07-28
1206 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

El rol de las Fuerzas Armadas

En los últimos días hemos recordado con inmensa tristeza los cuerpos incendiados de Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri. Carmen Gloria se salvó de la muerte, pero aquel día la acompañó durante toda su vida, sus huellas, la imagen de su compañero asesinado, la impotencia de la impunidad y el silencio. Esto nos ha llevado a rediscutir nuestro pasado y la derecha se defiende haciendo un símil entre este crimen y el del matrimonio Luchsinger, definiéndose ahora, felizmente, como respetuosa de los derechos humanos.

Todos los actos de violencia son igualmente atroces, pero los realizados por personas individuales, identificadas y llevadas a la justicia son diferentes a los llevados a cabo por una institución estatal que oculta la verdad, obliga al silencio a los testigos y participantes y, además, logra quedar impune siendo sorda a los clamores de los que se atrevieron a  denunciar.

Sobre todo esto creo que debemos hacer una profunda discusión, deberíamos definir el rol que deben cumplir las Fuerzas Armadas en un país como el nuestro. Según lo que nos enseñaron en Educación Cívica, en la época en que aún se impartía esta materia, su rol era defender la seguridad nacional, es decir luchar contra el enemigo extranjero aún cuando ello no fuera imprescindible. Costa Rica, por ejemplo, abolió sus FFAA el 1 de diciembre de 1948, pese a ser calificado según la “cultura chilensis” como país bananero, y dirime a través del diálogo los conflictos con sus vecinos. Pero lo que es extraño es lo que me contó un amigo mío experto en armamento; asumió el hobby de estudiarlo desde su adolescencia y nos informaba con nombres, números, marcas y tamaños, incluso fotografías, que las armas de guerra con que contaban nuestras FFAA no eran tales, que no tenían un mínimo alcance y que solo servían para la represión interna. Dicha represión no está definida ni siquiera en la Constitución del 80. La misión de las FFAA no es participar en conflictos políticos internos ni menos asesinar a jóvenes desarmados quemándolos vivos.

Todo esto debería conversarse para dilucidar con altura de miras si realmente existe la necesidad de tener FFAA. Quizás nos saldría más barato y saludable tener un buen trato con los países vecinos, llegar a acuerdos que nos favorezcan a todos, emprender acciones conjuntas para ser más fuertes frente a las grandes potencias. Suena mucho mejor que prepararnos para matar o morir gastando una enorme cantidad de recursos. El Ministro de Hacienda que nos ha prohibido hacer reformas porque carecemos de recursos debería estudiar esta posibilidad.

Si no se justifican las FFAA para la guerra contra los vecinos, menos aún deberíamos gastar tanto en ellas para que se encargaran la represión interna. Sabemos que esta deja en el alma de los pueblos huellas difíciles de borrar, como lo vemos en Carmen Gloria. Todos los chilenos de mi generación sufrimos mucho desde 1973, tanto los que tratábamos de sobrevivir a la muerte, como los soldados obligados a matar a sus hermanos. Nadie, ni reprimidos ni represores, quieren volver a vivir tan espantosa experiencia.

Los reprimidos cometimos errores que las generaciones posteriores no repitieron. Ya nadie se define a favor de la lucha armada para conquistar el poder por la violencia. Especialmente si no cuentan con armas, capacidad, ni entrenamiento, como era nuestro caso.

Nadie está dispuesto a importar modelos de sociedad, después de ver el amargo espectáculo que ofrecieron las prácticas nefastas de los socialismos reales, o de las dinastías repulsivas de los Pol Pot y los Kim Il Sung, que se definían como comunistas.

Nadie cree ya que la violencia es algo puro, límpido y justo que hace de partera de la vieja sociedad que lleva en las entrañas otra nueva, sino que todos sabemos que genera castas que se enquistan en el poder y que usan la misma violencia para reprimir las discrepancias, aunque vengan de sus propios partidarios.

Las FFAA chilenas, particularmente los soldados, conscriptos y clases, pudieron observar en la práctica, que éramos jóvenes inofensivos e irresponsables a los que tuvieron que reprimir para cumplir órdenes. Mientras nosotros éramos masacrados, ellos tenían que guardar silencio sobre sus acciones y las órdenes de sus superiores para vivir el resto de sus vidas con los rostros de las madres de los asesinados en sus mentes o con cuadros como el que guardó en su memoria y su conciencia el ex conscripto que actualmente, con un rostro contraído y enfermo, nos relata lo sucedido a De Negri y Quintana.

Ni ellos ni nosotros hemos sido felices en estos últimos cuarenta años. Solo lo han sido los que cambiaron el país para hacerse ricos. Los que realmente mandaron a matar se han escondido detrás de los uniformes que, como siempre, fueron carne de cañón de los intereses económicos de los poderosos. Porque en las guerras, sean internas o externas, solo ganan los comerciantes, los que venden las armas, los que especulan y se apropian de los territorios o los factores en pugna. Es tanta la claridad que hay sobre esto, que ya la guerra se ha privatizado y normalmente los países que se embarcan en provocaciones, funcionan con empresas encargadas de contratar a los que van a la guerra por lo cual reciben un salario. Ya no se ven homenajes a esos ejércitos valientes que otrora entregaron sus vidas por un ideal.

Es por eso, que tanto los soldados que fueron mandados a matarnos, como los que vociferamos a favor de la violencia revolucionaria, debemos discutir, avanzar y perdonarnos y no caer nuevamente en la dinámica a la que quieren empujarnos los poderes fácticos.

Los chilenos que somos mayoría, los que no tenemos prácticamente nada, deberíamos  discutir para qué necesitamos a las FFAA. En el caso de que definiéramos que las necesitamos, sea por seguridad externa o interna, deberíamos ponernos de acuerdo en las cualidades que debe tener un grupo de seres humanos que poseen todas las armas con que cuenta un país. Ese grupo no debería mentir, no debería tener secretos, nada oculto de nuestra historia, especialmente la vivida desde 1973. No debería cometer actos contra la humanidad. Si no existen para defendernos del enemigo extranjero, deberían encargarse de la defensa de los más vulnerables, donde se incluyera la ayuda y la solidaridad. Deberían producirnos admiración y respeto.

Un país que depende del precio del cobre, que vive de recursos naturales casi agotados, que tiene una de las poblaciones con más viejos en el mundo y que carece de recursos para aprobar el derecho a huelga, no puede tener FFAA que existan solo para defendernos de una guerra inexistente.

Alicia Gariazzo
Directora de Conadecus

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



62.652 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.492 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
2560 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1199 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1022 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1051 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
869 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
838 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
851 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
943 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
954 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1318 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1142 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1176 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1237 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1335 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1376 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1243 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1159 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1348 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1207 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1334 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1227 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1289 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1522 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1602 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1536 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1317 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1619 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1462 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
1788 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
1917 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2097 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1720 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1730 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1679 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1804 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2606 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
1843 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
1920 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2312 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
1908 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2096 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1496 lecturas




Hay 23 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA