Columnas
2015-09-08
2732 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Nuestra identidad nacional es la no-identidad

En Chile, todos, sin excepción, dicen lo que no piensan, hacen lo que no dicen, y piensan lo que callan. A ello yo le llamo “centrinaje”. Aquí encontrará usted la explicación.

El ‘18’ se aproxima y ya es posible observar cierto cambio en el comportamiento de la gran mayoría de los chilenos.  Pareciera que es tradición rescatar, temporalmente, algunos rasgos que se supone forman parte de nuestra identidad nacional. Sin embargo, creo necesario preguntar lo que muchos ya se han preguntado también. ¿Tenemos una ‘identidad nacional’?

Hace algunos años me atreví a circunscribir esa mentada ‘identidad’ en un rasgo que –según me parece- retrata mejor lo que somos, o el cómo somos. Lo bauticé, temerariamente, lo reconozco, con el nombre-idea-concepto de “centrinaje”, y aventuré que era una especie de marca indeleble de nuestra idiosincrasia. Han pasado los años desde entonces, y a decir verdad creo que no estaba equivocado.

Nuestra carencia de respeto por lo que es ‘identitario’ comenzó tempranamente con el arribo de los primeros conquistadores a esta franja llamada Chile, la cual no escapó a la saga de sangre y saqueos efectuados por tales conquistadores al comenzar el siglo XVI, quienes –en su mayoría- provenían también del centro y centro sur de la península ibérica (castellanos, andaluces, manchegos y algunos murcianos). Sin embargo, al constatarse que no había reservas auríferas importantes en el territorio, luego de la fracasada expedición de Almagro y las enormes dificultades bélicas experimentadas por Valdivia al sur del río Maule, la corona hispánica –ante el evidente desinterés popular por poblar la zona- se vio forzada al envío de funcionarios y militares para cautelar el ingreso oceánico del Estrecho de Magallanes, amenazado por las incursiones piratas que implementaba la muy británica reina Isabel I.

Estos funcionarios reales, hijos también del centro geográfico español, que encontraron un país ya caracterizado por el “centrinaje” de la tropa de vagabundos y aventureros que conformaron los primeros ejércitos -agregando a ello la lejanía y aislamiento del territorio que permitía una especie de auto gobierno-, fueron “domesticados” por la masa soldadesca que les servía de único cobijo ante posibles ataques indígenas y como respaldo a su propio enriquecimiento.

En una especie de acuerdo no escrito ni discutido, esas ‘autoridades’ se dejaron engullir por conveniencia y empinaron sus pelucas sobre la turba armada para dirigirla.

A partir de ese momento, todos, sin excepción, decían lo que no pensaban, hacían lo que no decían y pensaban lo que callaban. Había nacido el centrinaje.

Bien lo dijo Benjamín Subercaseaux Zañartu en su obra “Chile, o una loca geografía” (Editorial Ercilla, 1940), cuando hizo referencia a los chilenos que habitan el centro del país. Este distinguido ensayista -de ancestros franceses y castellano-vascos y Premio Nacional de Literatura 1963- hizo excelentes referencias en algunas de sus obras respecto del carácter de los habitantes del centro del país, especialmente en su libro “Chile, una loca geografía” llamando la atención del lector al dar a entender que los nacidos y criados en los territorios comprendidos entre los ríos Aconcagua y Bueno presentaban características negativas que diferían notoriamente de aquellas que destacaban en los habitantes de los extremos del país, especialmente de quienes vivían en la zona norte.

”Nuestro ‘roto’ norteño, tan superior al sureño, puede que sea un remanente mezclado de la vieja civilización atacameña y de los pescadores neolíticos del litoral”.

Luego, agrega este mismo autor: ”todo lo más fuerte y altivo que ha tenido Chile viene desde ese próximo norte y se va a la capital a interrumpir el sueño dorado del centralismo estéril. Los Recabarren, los León Gallo salen rugiendo de estas serranías para poner en jaque los problemas sociales del Chile medieval (....) por esto la enseñanza y la intelectualidad chilenas han recibido un sólido aporte de estas regiones (...) la región minera es de aquellas que colman de alegría a los que sabemos (muy calladamente, y casi con temor) hasta dónde llegan la entereza y la resistencia orgullosa del chileno nortino”.

Subercaseaux no lo dice explícitamente, pero el buen lector comprende de inmediato que la referencia apunta a la gente que vive en el desértico y minero Norte Grande y Norte Chico, aunque ese autor no especifica hasta qué punto o zona geográfica exacta del país las características anteriores se mantienen en lo que él llamó “lo mejor de la raza chilena”. No obstante, se encargó de fijar con evidente celo algunos aspectos particularmente menesterosos de los vecinos centrinos y sureños.

Y el ‘centrinaje’, por cierto, y  con particular fuerza, está presente en la región comprendida entre los ríos Aconcagua y Bio-Bio. Es la zona considerada “corazón de la república”, allí donde se cocinan los grandes negociados que perjudican soterradamente a la gente de a pie, la zona donde se hace la ley y con ella se construye de inmediato la parición de la torcedura de nariz, siempre en beneficio del ladrón, preferentemente del encorbatado.

Y así estamos hoy, pues los años inmediatamente posteriores a la independencia de Chile se distinguieron por haber sido un enfrentamiento entre distintos sectores sociales para adueñarse de la naciente “cultura nacional”. Las chinganas del siglo XIX, por ejemplo, fueron espacios de celebración utilizados por el llamado “bajo pueblo”: huasos, peones, artesanos y pequeños comerciantes, pero mal vistos –e incluso perseguidos ‘legalmente- por la burguesía seudo aristocrática de aquellos años.  

En aquellos tiempos (décadas de  1820 y 1830), el discurso nacional que fluye de labios de la elite pelucona y pipiola carece de una base cultural propia que identificase a la naciente república, pues las formas artísticas y culturales que esa elite adoptó, se desglosaba de una burda y permanente imitación de modelos europeos.

Sin embargo, cuando los dueños de la férula, de la tierra y de las cosas, hablaban o se referían a Chile –aún criticando las formas que usaba el bajo pueblo para divertirse- lo hacían reconociendo que ese pueblo sí tenía expresiones culturales propias que lo diferenciaban de las naciones hermanas y que, aun a pesar de los soberbios patrones, otorgaban al discurso de las clases dominantes la base cultural que estas requerían, aunque en estricto rigor la despreciaban.

Para salir airosa de alguna forma y no verse obligada a reconocer su absoluta dependencia de  patrones extranjeros, la clase dominante decidió apoderarse de gran parte de la cultura popular, haciéndola suya luego de amoldarla según sus intereses de soberbios mandantes. Así, entonces, -y es sólo un ejemplo- “la chilena”, o “la clueca”, fue tomada en brazos por una burguesía que decidió vestirla de patrón de fundo con ropa cara, con elementos que para el pueblo resultaban imposible de adquirir… y la “filarmonizó” (si se me permite parafrasear a Diego Portales), transformándola en una especie de danza elegante cuajada en el caldo de la siutiquería conservadora decimonónica, pero muy distante del traqueteo bailarín lleno de jolgorio y libertad de expresión que usaba el pueblo en las chinganas al momento de salir a traquetear, pañuelo en mano, el recorrido de una zamacueca o ‘chilena’.

Si ella era casi la única expresión de la ‘cultura nacional’ y había sido creada y apadrinada por el pueblo, bien valía la pena entonces robársela a los ‘rotos’ y peones, pero adornándola con disfraces que le resultasen –a ese pueblo- imposibles de adquirir. “Centrinaje” a todo dar.

La ausencia de unidad de criterios en la sociedad local fue forjando, con el paso de los años, un andamiaje proclive a la imitación de cuestiones venidas (o impuestas) del extranjero, y fue así que cada clase social apostó por un modelo externo que se condecía con su propia esencia ‘centrina’. El pueblo, siguiendo las estelas dejadas por el concepto ya descrito en estas líneas, optó por amamantar otras expresiones, extranjeras también, que fueran representativas de sus intereses de clase. De ese modo, corrido, cumbia, salsa y reggaetón, recibieron la corona real de manos del Chile popular. Hoy, patrones y peones, o burgueses y trabajadores, aplican a destajo los requerimientos del más puro “centrinaje”, pues todos dicen lo que no piensan, hacen lo que no dicen, y piensan lo que callan.

Por ello, parece encandilarnos a nivel de encanto esa manida frasecilla que reza: “Chile, nación tricontinental”, ya que la sumatoria de nuestra larga y angosta franja, la Antártica y Rapa-Nui polinésico, forman una mixtura de folclor difícil de ‘acojonar, (como dirían mis huasos coltauquinos), lo que parece permitir no tener que casarnos con identidad alguna y creernos (amén de ‘sentirnos’) modernamente internacionales y muy poco –o nada- sudacas.  Como se puede ver, más ‘centrinaje’.

Arturo Alejandro Muñoz

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.612.595 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 3.143 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
1987 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
4241 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
5001 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
3350 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
2334 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
2273 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
3000 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
2452 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1997 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
2272 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
2331 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1815 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1968 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
2071 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
2041 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
3533 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
2046 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
2126 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
2201 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
2237 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
2397 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
2296 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
2158 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
2268 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
2306 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
2580 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
2444 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
2320 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
2273 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
2581 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2892 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
3000 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
2395 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
2468 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
2445 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
3668 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
2599 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
2456 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
2733 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
2656 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
2363 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
2386 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1291 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
2432 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1442 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1479 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2819 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
3040 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
3702 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
2694 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
2418 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
2414 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
2573 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
2441 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
2380 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
2595 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
2754 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2892 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
2768 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
2608 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
3067 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
2567 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2797 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
2555 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
3533 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
2641 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
3163 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
2729 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2862 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
3377 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2821 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
4042 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
2736 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2826 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
3037 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
2661 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2745 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2998 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2989 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3753 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
3280 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
3396 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
3324 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
3140 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
3322 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2975 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2918 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
4497 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2950 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2990 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
2051 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
3067 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1812 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
2031 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
3248 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3833 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2692 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
4359 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2370 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
3218 lecturas




Hay 27 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA