Columnas
2015-10-08
1643 lecturas

Jorge Bustos
especial para G80

Cecilia, La Chichi: A días de su asesinato

No teníamos nada, solo las ganas. Éramos jóvenes, como otros en diferentes puntos del país, que resolvimos tomar decisiones dramáticas, enaltecedoras, históricas y, sin duda alguna, heroicas: como decía el Rucio, de dar la vida por la vida.

Ya asumido ese compromiso, en uno de los viajes al interior, conseguí un vínculo con unos viejos mineros de un pirquén. El problema era que no teníamos vehículos para ir a verlos. Por suerte Cecilia (que después tendría otro nombre) contaba con el Fiat 147 rojo y, según mi jefe que la conocía de la capital, ella daba plena confianza pues había trabajado en un equipo especial de propaganda y por ello se le propuso la tarea de visitar a los viejos de la mina y ver con qué nos podían cooperar.

Como todo en ese tiempo, las certezas eran escasas. El gran logro de ese viaje era establecer un vínculo que nos permitiera después construir una línea de abastecimiento para la región de Valparaíso y la Metropolitana. Los materiales para construir los truenos y relámpagos y lanzarlos en contra de la bestia parda y su jauría no se compraban en las farmacias. Tenía que ser sutil, sin presión, porque no todos nuestros viejos entendían la necesidad de usar la fuerza como elemento de la política.

La Chichi era avezada en la conducción; yo creo que ese día en particular le puso toda la pimienta y chala, superando la velocidad permitida para que yo me cagara de susto. Ella era una mujer juguetona y su sonrisa cautivaba. Además de ser profesora del Pedagógico de Valparaíso, era separada y dueña de su vida y destino, por tanto, dueña de la situación. Me costaba hablar con ella y explicar las cosas; yo carecía de discurso, estaba en eso por puro corazón, porque mi vieja me había dicho que teníamos que pelear, y si mi vieja me lo decía era ley. Mis experiencias no estaban a la altura de la misión, y la academia la conocía únicamente porque me tocó cantar en algunos “cuchareos” de los estudiantes de la Universidad Católica de Valparaíso. Tenía sólo la convicción y las ganas que me permitirían asegurar los objetivos de la tarea y evitar que ella se desanimara o se fuera producto de lo que encontraríamos.

Para mí, acostumbrado a andar en micros y no en auto, el viaje fue un suplicio. Lo mío siempre fue caminar, no por salud sino porque no habían lucas. Llegamos al punto donde nos recogería el compañero que nos guiaría hasta el socavón. El guía, trabajador minero de pirquén, cumplió con la pega y nos subió hasta el mismo lugar donde se ponía el camión para llevar a la refinería el trabajo de un mes de los pirquineros de la mina.

En la entrada, después de dar aviso de nuestra llegada, salieron seis o siete trabajadores quienes hicieron un círculo junto a nosotros. Uno de ellos, viejo rengo con una bolsa en la mano, llamó a todos los trabajadores y, con voz serena y pausada, dio a conocer el motivo de nuestra visita. Les habló de la pelea política, que se debía tomar otro rumbo con el elemento de la rebeldía, que la insurgencia que se había lanzado, como la Política de Rebelión Popular de Masas, necesitaba de jóvenes como nosotros, y que, por sobre todo, necesitaba que los obreros pirquineros y mineros aportaran los materiales que ellos manejaban no solo para el discurso, sino para levantar la voz mediante otras formas. Me llamó a su lado y me hizo entrega de 100 estopines eléctricos y de mecha con el fin de iniciar el proceso para derrocar al dictador y sus asesinos utilizando todas las formas de lucha. Nos indicó que debíamos entrar al pique para que conociéramos cómo trabajaban ellos y nos comunicó que en el interior nos entregarían amongelatina, nitrato de amonio, y mecha rápida y lenta.

La Chichi tenía esa cara que reflejaba el asombro de saber que todo aquello que se había conversado y para lo que había recibido instrucción básica de seguridad y métodos conspirativos ahora se hacía realidad.

Debido a su formación académica como socióloga, sabia de la clase obrera, pero ahora tenía un correlato en vivo y en directo: podía escuchar a la clase obrera, esa que trabaja y asume su rol; podía abrazarla, sentir la dureza de los callos de sus manos y el olor de los humildes. Pero cuando su ojos brillaron, fue cuando el viejo le dijo: “usted compañerita sabe que a la mina no entran mujeres, porque se pone celosa, pero con usted no habrá problema, ella no se pondrá celosa porque ella sabe que usted será una heroína de nuestra causa”.

No se imaginen que entramos con cascos y chalecos reflectantes, ni menos con bototos. Nada de eso. Entramos con chonchones de carburo encendidos y así nos llevaron donde tenían guardado el bagayo. Corrieron unas piedras y dieron vuelta un saco y entre todos alumbramos. Ella se arrodilló, olió y tocó el regalo que los compañeros habían reunido.

Salimos del lugar llevando casi 20 kilos de explosivos. Yo dándomelas de experto y tranquilo, con esa alegría que hincha los pulmones al saber que la misión estaba cumplida y que todo se había logrado: tendríamos línea de abastecimiento .Ella estaba asombrada, se había enamorado de los viejos, es decir, de la clase. Se quedaría con nosotros, sería una de las nuestras. Los muchachos cargaron el auto y cubrimos lo mejor que pudimos los regalos.

Los abrazos fuertes y sinceros de las despedidas, los apretones de manos y las miradas de esas que no necesitan palabras para sellar los compromisos de vida o muerte marcaron el final de la visita. El guía junto a la Chichi emprendieron el descenso desde la montaña al centro del pueblo donde nos despedimos y agendamos otra visita en un lugar diferente, con las normas de seguridad, los santos y señas. Los regalos serían una línea de abastecimiento, pero ya no sería por un par de kilos, ahora serían cajas por viajes. Más orgullosos que pato de silabario emprendimos el viaje de regreso a Valparaíso.

Ahora viejo sé que ese día fue en octubre, porque los duraznos estaban florecidos y la tierra nos regalaba su olor a humedad primaveral. El sol nos acariciaba el rostro, pero estaba fresco. Le dije que se detuviera, que estaba bien no andar con una pistola (porque no teníamos), pero con la cortapluma siempre, y con esa misma le corte unas ramitas con flores de duraznos para su casa. No hablamos en el camino, hasta que decidió que yo manejara. Le dije que no tenía documentos, a lo que me responde que yo le había dicho que sabía conducir, argumentando que era conveniente que me entrenara porque después sería necesario. El asunto fue que tuve que hacerlo, con tal mala suerte que antes de entrar a un túnel nos detiene una patrulla (estamos hablando de 1982). Ella asume el control de la situación de inmediato y me guía: “Baja la velocidad, estaciónate, baja lentamente el vidrio de tu lado y saluda al carabinero, sé gentil”. Lo hice tal cual. No entraba una aguja porque llevábamos los regalitos de los compañeros. El policía me pide el carnet – obviamente yo no tenía el de conducir (aquí cagamos, pensé)-, deslizo y meto muy despacio mi mano en el bolsillo de la camisa y el cabo me dice “no se moleste, adelante señor”, y se va. Ella toma otra vez el control y me da las instrucciones: “Echa a andar el auto muy suave y sal despacio de la caletera”.

Si nos pillaban nos encarcelarían, en el mejor de los casos. El silencio se apodero de mí. Habíamos vuelto al mundo real y venía el otro problema que era dónde guardaríamos el primer regalo que nos habían hecho los trabajadores de la mina, para ponerle el cuerpo y el alma a la Política de Rebelión Popular de Masas.

La tarde dio paso a la noche y la llegada a la ciudad fue una consecuencia. Ya le había entregado el auto para que manejara, me felicitó por mi frialdad y yo le di las gracias por los consejos. La dirección hacia mi casa fue por Francia hacia el cerro y al llegar a la Av. Alemania otro control de Carabineros. Nos salvamos de una, pensé, mejor no tentar la suerte, así que doblamos hacia el norte para bajar por el cerro Monjas. Le dije que el barretín destinado para esto no se podría ocupar. Era una mentira, porque la verdad era que íbamos a mi casa para guardar en un cuarto que nadie ocupaba los regalos que nunca pensamos que traeríamos pero, al igual que otras veces, sin pensarlo me dijo que ella tenía donde guardarlo y ocupamos su casa.

Para mantener vivo el recuerdo de Cecilia, su viveza, su encanto, su gallardía, será necesaria la memoria. Como dice la canción, “el árbol reverdecerá, nuevo” a pesar del hacha. A ella nunca le asustó la muerte brutal. Un amigo alguna vez escribió: “Cecilia no es de otro mundo, pero tampoco de este”.

Jorge Bustos

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



664.124 lecturas en total tienen las 264 columnas de Jorge Bustos con 2.516 lecturas en promedio por columna
Columnas de Jorge Bustos
2017-08-02
No hay ni un puto peso
811 lecturas

2016-07-27
Los Yihadistas y los poderosos de Chile
2177 lecturas

2016-06-24
Como nos roban
1103 lecturas

2016-06-07
A los hijos de Aldoney nadie los quiere... Solo la EPV, los Solari y OHL
1119 lecturas

2016-01-21
Los arreglines de Empresa Portuaria, disfrazado de desarrollo y crecimiento
1424 lecturas

2015-12-31
Señores de El Mercurio
1234 lecturas

2015-12-28
No se confunda, este es viejo, pero no de pascua
1112 lecturas

2015-12-11
La distracción perfecta
1121 lecturas

2015-12-08
Los pájaros calientes de Valparaíso y los eucaliptus
1232 lecturas

2015-12-01
Es nuestro tiempo
1139 lecturas

2015-11-22
Nos condenan porque exigimos que las leyes se respeten y cumplan
1191 lecturas

2015-11-18
En la Onemi y el Municipio no saben nada
1124 lecturas

2015-11-10
Los jóvenes y las enseñanzas para la Ciudad Patrimonial
1290 lecturas

2015-11-01
El pladeco de Valparaíso es un tongo
1339 lecturas

2015-10-08
Cecilia, La Chichi: A días de su asesinato
1644 lecturas

2015-09-29
En el mundo real, quien no trabaja no cobra
1184 lecturas

2015-09-26
Y quién te invitó a invertir en Valparaíso
1295 lecturas

2015-09-22
Los futuros asesinos por ignorancia y mediocridad
1284 lecturas

2015-09-21
Aldoney y el fraude al fisco
1335 lecturas

2015-09-14
Un Paro de advertencia Política.....
1264 lecturas

2015-09-03
El desparpajo de la ricachona Lily Solari
1465 lecturas

2015-08-21
El Zombi de la política
1426 lecturas

2015-08-06
¿A qué viene el colombiano Juan Isaza?
1774 lecturas

2015-07-21
Todo sea por el chocolate que regala el Puerto de Valparaíso
1551 lecturas

2015-07-03
El 6 de Julio Paro Prolongado
1595 lecturas

2015-06-20
#chahuan y #lagosweber
1523 lecturas

2015-06-09
Insunza, Avslomovich y otros. El sentido de la realidad siempre se impone
1866 lecturas

2015-06-04
Urgente que no te engañen
1824 lecturas

2015-04-27
Carta abierta a la Señora Michelle Bachelet Presidenta de la Republica de Chile
1651 lecturas

2015-04-24
Más de 60 héroes en huelga de hambre por la dignidad
1552 lecturas

2015-04-15
Ministra, renuncie a ser cómplice
1403 lecturas

2015-04-06
Organicemos la vereda
1483 lecturas

2015-03-31
Para cuando ganen los “pescadores”
1548 lecturas

2015-03-24
Omar Jara: El Señor del transporte
1533 lecturas

2015-03-21
Toda complicidad será derrotada. Las guerras alguien las provoca
1437 lecturas

2015-03-17
Murió la flor, nace un nuevo día
1561 lecturas

2015-03-03
La Estrella y El Mercurio mienten
1756 lecturas

2015-02-26
Otros vientos están soplando en San Antonio
1281 lecturas

2015-02-21
Carta abierta a los señores parlamentarios
1711 lecturas

2015-02-13
“Peinadillo”: este no es un tema entre privados, esto es incesto entre poder político y económico
2037 lecturas

2015-01-12
La llegada de Moreno anticipa nueva arista del Caso Penta
1905 lecturas

2015-01-08
Portuarios se enfrentan cara a cara contra grupo Matte en tribunales
1635 lecturas

2015-01-07
Calvetti, otro gerente mentiroso
1617 lecturas

2014-12-26
El puerto de Valparaíso pierde competitividad por regalos navideños
1693 lecturas

2014-12-15
Un cumple año paralelo
1686 lecturas

2014-11-27
Se perdió una oportunidad
1821 lecturas

2014-11-03
Carta abierta al Gobernador de la Ciudad Patrimonial de Valparaíso
1972 lecturas

2014-10-29
¿Qué esconden los españoles?
1817 lecturas

2014-10-14
Carta Abierta al Ministro del Interior Rodrigo Peñailillo
1816 lecturas

2014-09-30
Los bombazos nos están haciendo pensar
1416 lecturas

2014-09-01
El Mall es sinonimo de mal, sin terceros inocentes
1996 lecturas

2014-08-22
Honor y Gloria a los caídos, están en nuestro recuerdo y en su memoria seguiremos luchando
1902 lecturas

2014-08-18
La propuesta de los trabajadores ante el desafío de la industria portuaria en Chile
1922 lecturas

2014-08-11
Si perros ladran es porque avanzamos decía Don Quijote
1555 lecturas

2014-08-01
Donde están los Terroristas
1847 lecturas

2014-07-14
VIOLACIÓN EN VIÑA DEL MALL
3618 lecturas

2014-07-11
Valparaíso, un disparate de poeta
1744 lecturas

2014-07-08
PARO PORTUARIO RECLAMA CUMPLIMIENTO DE ACUERDOS
3192 lecturas

2014-07-07
Bravo, permíteme aplaudir...
1629 lecturas

2014-06-16
Tenemos pocos derechos pero estos se deben respetar. Ganaremos nosotros
1809 lecturas

2014-05-26
¿Quién crea los conflictos entre los trabajadores en San Antonio?
1766 lecturas

2014-05-14
Se hace el loco, pero este alcalde es un loco pillo
1846 lecturas

2014-05-05
La UNESCO deja al desnudo la mediocridad de quienes han propuesto y sostenido el proyecto Mall Barón
2044 lecturas

2014-04-15
Hoy, no vale “pasar” por alto a Valparaíso
1988 lecturas

2014-03-17
Escoba “nueva” está obligada a barrer bien
1938 lecturas

2014-01-28
Por un gerente “Picao a Choro” otra vez, está en paro el Puerto de San Antonio
2381 lecturas

2014-01-21
Portuarios, por favorecer a unos pocos, se afecta a la mayoría
1826 lecturas

2014-01-14
Portuarios Chadwick es un pinochetista irreflexivo
2029 lecturas

2014-01-10
No todos tienen precio, lo que si nos sobra, es Valor
1902 lecturas

2014-01-04
Feliz año Nuevo, La Lucha Continua
1804 lecturas

2013-12-31
Los responsables son los que administran y planifican la Ciudad, como también los que votan por esta manga de ineficientes
1961 lecturas

2013-12-20
La historia los desafía más allá de las luces de artificio
1852 lecturas

2013-12-13
Municipio de Valparaíso ocultó informes claves
2090 lecturas

2013-12-02
SOLICITUD DE EXCAVACIÓN DE PLAZA S.A ES EXTEMPORÁNEO Y NO EVITARÍA SUSPENSIÓN DE OBRAS
2833 lecturas

2013-11-28
Iregularidades mall Plaza Baron
2421 lecturas

2013-11-19
LA JUSTICIA ACOGE COMO ADMISIBLE QUERELLA CONTRA EL MALL BARÓN Y ALCALDE
4000 lecturas

2013-11-13
Valparaíso es un Puerto y no un albergue de Piratas. Mall: ¿Pan para hoy?
2004 lecturas

2013-11-12
Esto no es un problema político Es un problema Ético
1905 lecturas

2013-11-08
La basura del Alcalde Castro y la Alerta Sanitaria
2073 lecturas

2013-11-06
Votar y así botar la basura
2170 lecturas

2013-10-27
Señores del Mall, tiemblen otra vez lo pillados
2208 lecturas

2013-10-23
VALPARAÍSO SE LEVANTA CONTRA EL MALL BARÓN
3599 lecturas

2013-10-17
Los Profes
1892 lecturas

2013-10-12
VALPARAÍSO SE LEVANTA
3330 lecturas

2013-10-11
VALPARAÍSO SE LEVANTA
2964 lecturas

2013-10-03
SE PREPARA GRAN MOVILIZACIÓN POR LA DEFENSA DE VALPARAÍSO
2757 lecturas

2013-10-01
Gracias, pero cuando vuelvan háganlo acompañados de Víctor, con la guitarra en sus manos
2136 lecturas

2013-09-23
Que ganas de que mi nombre hubiese sido Pablo Salvador
2045 lecturas

2013-09-22
La memoria está de pie en San Antonio
2073 lecturas

2013-09-10
Sabía usted porque el Registro Civil está en Huelga
2611 lecturas

2013-09-06
Primero Brindemos por la Vida, después Conmemoremos
2088 lecturas

2013-08-28
Cuál es la Contradicción del Momento
2040 lecturas

2013-08-12
El Megapuerto, la excelencia, el cambalache y la farándula
2276 lecturas

2013-08-06
La Defensa de la Patria no es un negocio
2374 lecturas

2013-08-02
¿Seremos esos hombres que mencionó Salvador Allende hace 40 años?
2689 lecturas

2013-07-29
Tráfico de influencia: Los “Malles” no son menores
2293 lecturas

2013-07-19
Al final solo era un Junior, de Juan Cuneo Solari
2558 lecturas

2013-07-01
Un subsidio al patrón del Mall
2090 lecturas

2013-06-25
Un importante pasó este 26 de Junio
2022 lecturas

2013-06-18
Un Candidato Loco, delirante y Cuhico
2461 lecturas




Hay 28 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA