Columnas
2015-10-16
2368 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Mamihlapinatapai... en la administración comunal

Palabra yámana que ha sido considerada por el libro Guinness como la más expresiva y sucinta de todos los idiomas del mundo. Significa "una mirada entre dos personas, cada una de las cuales espera que la otra comience una acción o una conversación que ambos están deseando, pero que ninguna se anima a empezar"

Mamihlapinatapai... no hay mejor palabra, mejor concepto, que aquel formado por este grupo de letras y sonidos de origen yámana con el cual es posible definir lo que está ocurriendo, en materia política, en los avatares de la administración comunal a lo largo del país.

En Chile existen 346 comunas y 345 municipalidades que se agrupan en 54 provincias; por lo tanto, nuestro país cuenta con 345 ediles o alcaldes, y más de 1.700 concejales. No se rasque la cabeza, querido lector, pues la comuna de Cabo de Hornos y la comuna Antártica cuentan con un solo edil. Eso explica la diferencia en el número total de comunas y municipalidades (y, por tanto, alcaldes) que recién leyó. Pero, más de dos mil personas encargadas de representar políticamente al electorado en 345 municipalidades no es poca cosa, ni barata tampoco.

Poca duda cabe que la idea de quienes legislaron creando los municipios no fue otra que permitir la instauración de un organismo comunal liberado de la maquinación habitual de los partidos políticos y gobiernos de turno. La idea era excelente, pero fue abortada no bien se oficializó, ya que de inmediato las cofradías partidistas tomaron la sartén por el mango y desvirtuaron de un solo golpe la intención mencionada transformando la administración municipal en un reservorio de financiamiento electorero, algo así como un banco de reserva de sufragios que, sin duda, tiene anexada una cuota no desdeñable de poder, por muy pequeña y pobre que puedan ser algunas de las 346 comunas del país.

La pretendida condición de ‘independencia’ que según la ley vigente poseen los municipios respecto de otras organizaciones de nivel nacional es, para decirlo con franqueza, un asunto de dudosa exactitud, ya que aprovechando las licencias que permite el manejo oscuro de la ley en la estricta realidad, algunos parlamentarios imponen a algunos de sus protegidos, ‘ayudistas’ o tontos útiles, como candidatos a alcaldes o concejales en determinadas comunas...exactamente en aquellas donde el ojos censurador de la prensa no alcanza a ver ya que le resulta una pérdida de tiempo preocuparse de una comunidad alejada y carente de estímulos comerciales de alto vuelo, allí donde además la gente no cuenta con información política relevante, ni tampoco ha sido capacitada en materias de educación cívica.

Es precisamente en esos lugares donde los militantes de las tiendas partidistas votan finalmente por quien impuso el parlamentario respectivo, ya que “es del partido y el senador lo exige”, aun a sabiendas que el “elegido” carece de conocimientos y vocación suficientes para servir un determinado cargo.

Más que lamentable, es indignante. Sin embargo, mientras la mayoría de los chilenos y chilenas no sepa leer de corrido ni entender lo que lee, el país seguirá asistiendo al encumbramiento de patanes y caudillejos locales incapaces e ignorantes que -en muchas comunas pequeñas y rurales- fungen como autoridades por la gracia del analfabetismo cívico de nuestros compatriotas.

Muchas autoridades –tanto de la Nueva Mayoría como de la Alianza o de “VamosChile”- que ocupan cargos en alcaldías y concejos municipales de comunas pequeñas y/o rurales, son, para decirlo suavemente, vergüenzas públicas. Algunas de esas autoridades tienen negra historia en ciertas comunas distantes de los centros de poder sitos en las metrópolis, pero cuando esa historia es informada por un medio de comunicación local (vía redes sociales, por ejemplo) aparece de inmediato el responsable mayor de los estropicios (léase diputado o senador) rasgando vestiduras en defensa de su protegido, a la vez que pontificará exigiendo un “respeto irrestricto a la verdadera libertad de prensa”, vale decir, a aquella que sólo hable maravillas del mundo político y del quehacer del parlamentario, o en su defecto aquella que dedique sus esfuerzos a destacar las bondades de la administración de turno, pero desde ninguna circunstancia se le aceptará explicitar críticas al respecto… eso les está permitido únicamente a los medios de prensa santiaguinos, donde incluso la publicación de un estropicio cometido por el ‘honorable’ le resulta aceptable, a contrapelo o no, pero lo asume y calla.  

La pequeña comuna resulta ser entonces una especie de feudo del parlamentario, donde el caudillejo que él ha protegido funciona como primera autoridad local y le guarda no sólo las espaldas sino, también, la bóveda de sufragios que se sumarán a los de otras bóvedas para estructurar una cantidad significativa que, a la postre, le permitirán (al ‘legislador’ y a sus ayudistas locales) mantenerse en el poder durante al menos otros cuatro años.

En política, la mentada ‘igualdad de oportunidades’ es solo una frase vacía, un murmullo en el desierto. Las cofradías partidistas de aquellos que conforman la actual pandilla de parlamentarios insisten en legislar contra la verdadera democracia, contra la verdadera igualdad de oportunidades, estableciendo el máximo de garantías a quienes postulan a cargos de representación popular, con la condición de que ellos sean presentados por los partidos políticos.

Respecto de la administración comunal, quienes pretendan luchar desde las trincheras del no compromiso con tienda partidista alguna –es decir, quienes postulen a cargos de representación popular y no sean avalados oficialmente por un partido político- encontrarán severos obstáculos en la legislación correspondiente, los cuales se suman a las exigencias difíciles de cumplir que han sido impuestas por los legisladores (todos ellos, miembros de tiendas partidistas) cuya misión principal en estas materias no es “legislar para el país”, sino para ellos y sus secuaces, como es fácil comprobar.

Es decepcionante, porque sabemos que la gente todo esto lo sabe y los politicastros a su vez saben que se sabe...pero nadie en las altas esferas mueve un dedo para detener una locura que habla muy mal no sólo de nuestra institucionalidad democrática, sino también de nuestra falsamente pretendida “cultura cívica”.

Es, en suma, el “mamilahpinatapai” de la política, ya que todos los dirigentes de las diferentes tiendas son conscientes de que lo acusado en estas líneas es cierto y  atenta de manera grave contra la esencia de la libertad y la democracia comunales, pero ninguno de esos dirigentes ni de esos parlamentarios ataca el problema, pues todos se encuentran perennemente  a la espera que la primera piedra sea lanzada por otro de los participantes de esta larga ignominia. Cuestión que debe ser leída como “ojalá nadie lance piedra alguna, pues yo tampoco lo haré”.

Mamihlapinatapai... no hay mejor palabra, mejor concepto, que aquel formado por este grupo de letras y sonidos de origen yámana con el cual es posible definir lo que está ocurriendo, en materia política, en los avatares de la administración comunal a lo largo del país.

En Chile existen 346 comunas y 345 municipalidades que se agrupan en 54 provincias; por lo tanto, nuestro país cuenta con 345 ediles o alcaldes, y más de 1.700 concejales. No se rasque la cabeza, querido lector, pues la comuna de Cabo de Hornos y la comuna Antártica cuentan con un solo edil. Eso explica la diferencia en el número total de comunas y municipalidades (y, por tanto, alcaldes) que recién leyó. Pero, más de dos mil personas encargadas de representar políticamente al electorado en 345 municipalidades no es poca cosa, ni barata tampoco.

Poca duda cabe que la idea de quienes legislaron creando los municipios no fue otra que permitir la instauración de un organismo comunal liberado de la maquinación habitual de los partidos políticos y gobiernos de turno. La idea era excelente, pero fue abortada no bien se oficializó, ya que de inmediato las cofradías partidistas tomaron la sartén por el mango y desvirtuaron de un solo golpe la intención mencionada transformando la administración municipal en un reservorio de financiamiento electorero, algo así como un banco de reserva de sufragios que, sin duda, tiene anexada una cuota no desdeñable de poder, por muy pequeña y pobre que puedan ser algunas de las 346 comunas del país.

La pretendida condición de ‘independencia’ que según la ley vigente poseen los municipios respecto de otras organizaciones de nivel nacional es, para decirlo con franqueza, un asunto de dudosa exactitud, ya que aprovechando las licencias que permite el manejo oscuro de la ley en la estricta realidad, algunos parlamentarios imponen a algunos de sus protegidos, ‘ayudistas’ o tontos útiles, como candidatos a alcaldes o concejales en determinadas comunas...exactamente en aquellas donde el ojos censurador de la prensa no alcanza a ver ya que le resulta una pérdida de tiempo preocuparse de una comunidad alejada y carente de estímulos comerciales de alto vuelo, allí donde además la gente no cuenta con información política relevante, ni tampoco ha sido capacitada en materias de educación cívica.

Es precisamente en esos lugares donde los militantes de las tiendas partidistas votan finalmente por quien impuso el parlamentario respectivo, ya que “es del partido y el senador lo exige”, aun a sabiendas que el “elegido” carece de conocimientos y vocación suficientes para servir un determinado cargo.

Más que lamentable, es indignante. Sin embargo, mientras la mayoría de los chilenos y chilenas no sepa leer de corrido ni entender lo que lee, el país seguirá asistiendo al encumbramiento de patanes y caudillejos locales incapaces e ignorantes que -en muchas comunas pequeñas y rurales- fungen como autoridades por la gracia del analfabetismo cívico de nuestros compatriotas.

Muchas autoridades –tanto de la Nueva Mayoría como de la Alianza o de “VamosChile”- que ocupan cargos en alcaldías y concejos municipales de comunas pequeñas y/o rurales, son, para decirlo suavemente, vergüenzas públicas. Algunas de esas autoridades tienen negra historia en ciertas comunas distantes de los centros de poder sitos en las metrópolis, pero cuando esa historia es informada por un medio de comunicación local (vía redes sociales, por ejemplo) aparece de inmediato el responsable mayor de los estropicios (léase diputado o senador) rasgando vestiduras en defensa de su protegido, a la vez que pontificará exigiendo un “respeto irrestricto a la verdadera libertad de prensa”, vale decir, a aquella que sólo hable maravillas del mundo político y del quehacer del parlamentario, o en su defecto aquella que dedique sus esfuerzos a destacar las bondades de la administración de turno, pero desde ninguna circunstancia se le aceptará explicitar críticas al respecto… eso les está permitido únicamente a los medios de prensa santiaguinos, donde incluso la publicación de un estropicio cometido por el ‘honorable’ le resulta aceptable, a contrapelo o no, pero lo asume y calla. 

La pequeña comuna resulta ser entonces una especie de feudo del parlamentario, donde el caudillejo que él ha protegido funciona como primera autoridad local y le guarda no sólo las espaldas sino, también, la bóveda de sufragios que se sumarán a los de otras bóvedas para estructurar una cantidad significativa que, a la postre, le permitirán (al ‘legislador’ y a sus ayudistas locales) mantenerse en el poder durante al menos otros cuatro años.

En política, la mentada ‘igualdad de oportunidades’ es solo una frase vacía, un murmullo en el desierto. Las cofradías partidistas de aquellos que conforman la actual pandilla de parlamentarios insisten en legislar contra la verdadera democracia, contra la verdadera igualdad de oportunidades, estableciendo el máximo de garantías a quienes postulan a cargos de representación popular, con la condición de que ellos sean presentados por los partidos políticos.

Respecto de la administración comunal, quienes pretendan luchar desde las trincheras del no compromiso con tienda partidista alguna –es decir, quienes postulen a cargos de representación popular y no sean avalados oficialmente por un partido político- encontrarán severos obstáculos en la legislación correspondiente, los cuales se suman a las exigencias difíciles de cumplir que han sido impuestas por los legisladores (todos ellos, miembros de tiendas partidistas) cuya misión principal en estas materias no es “legislar para el país”, sino para ellos y sus secuaces, como es fácil comprobar.

Es decepcionante, porque sabemos que la gente todo esto lo sabe y los politicastros a su vez saben que se sabe...pero nadie en las altas esferas mueve un dedo para detener una locura que habla muy mal no sólo de nuestra institucionalidad democrática, sino también de nuestra falsamente pretendida “cultura cívica”.

Es, en suma, el “mamilahpinatapai” de la política, ya que todos los dirigentes de las diferentes tiendas son conscientes de que lo acusado en estas líneas es cierto y  atenta de manera grave contra la esencia de la libertad y la democracia comunales, pero ninguno de esos dirigentes ni de esos parlamentarios ataca el problema, pues todos se encuentran perennemente  a la espera que la primera piedra sea lanzada por otro de los participantes de esta larga ignominia. Cuestión que debe ser leída como “ojalá nadie lance piedra alguna, pues yo tampoco lo haré”.

Arturo Alejandro Muñoz

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.592.557 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 3.104 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
1805 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
4139 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
4802 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
3242 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
2218 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
2153 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2888 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
2347 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1883 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
2159 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
2229 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1699 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1857 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
1962 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1927 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
3407 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1932 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
2011 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
2095 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
2124 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
2276 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
2197 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
2051 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
2140 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
2189 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
2474 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
2337 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
2215 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
2161 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
2460 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2783 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2896 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
2284 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
2369 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
2338 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
3553 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
2489 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
2343 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
2626 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
2542 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
2254 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
2274 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1263 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
2322 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1418 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1452 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2702 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2930 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
3565 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
2588 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
2315 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
2303 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
2457 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
2334 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
2265 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
2494 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
2650 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2775 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
2660 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
2507 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
2960 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
2457 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2693 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
2448 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
3407 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
2537 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
3051 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
2618 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2729 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
3271 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2708 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3929 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
2629 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2726 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2928 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
2552 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2642 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2895 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2872 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3653 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
3178 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
3289 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
3220 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
3034 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
3221 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2873 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2815 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
4388 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2849 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2886 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
2015 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
2960 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1777 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
2001 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
3140 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3722 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2652 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
4286 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2324 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
3118 lecturas




Hay 9 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA