Columnas
2015-11-19
1339 lecturas

Alicia Gariazzo
especial para G80

La codicia es el mandato

En estos momentos de crisis de las instituciones, en que los empresarios piden perdón por coludirse, miembros del Ejército roban plata de su presupuesto, la iglesia defiende a los pedófilos, se hace fraude en el football y los partidos políticos se pelean por cupos y aportes de las empresas privatizadas en dictadura, los electores tendremos una difícil tarea para decidir nuestros votos. Más aún cuando los partidos se dividen, subdividen y alían sin que entendamos las razones profundas que los inspiran; mucho menos el modelo de sociedad que buscan crear. La única alternativa que nos queda es estudiar los programas de las candidaturas, hacer memoria sobre las prácticas previas de los implicados y tratar de descubrir los intereses que efectivamente representan, sean los candidatos militantes de EVOPOLI, el Partido Socialista o Ciudadanos.

Está muy claro que en Chile la mayor parte de nuestros gobernantes después de 1973, en distintos grados, ha defendido a las grandes corporaciones y que esto no ha sido útil a la gran mayoría de los chilenos pese a las promesas de “chorreo”. Solo se ha logrado que estas sean dueñas de Chile y que nos destaquemos, no solo por tener a un ex Presidente de la República como Sebastián Piñera, en el lugar 737 de los más ricos del mundo con 2,5 billones de dólares de fortuna, sino también a siete u ocho familias, en un país monoproductor de 16 millones de habitantes.

Y no solo en Chile son dueñas de todo. En los últimos 150 años, desde una relativa oscuridad, la gran corporación ha llegado a convertirse en la institución económica dominante en el mundo. Hoy gobierna nuestras vidas. Determina lo que comemos, lo que miramos en la TV, lo que vestimos, donde trabajamos y qué hacemos. Estamos inevitablemente rodeados por su cultura, iconografía e ideología. Como la Iglesia y la Monarquía en otros tiempos, se glorifican a sí mismas al imponer sus planteamientos que asumen infalibles y omnipotentes. Crecientemente dictan las decisiones de sus supuestos fiscalizadores en el Gobierno y controlan a la sociedad aún en áreas que normalmente correspondieron a la esfera pública.

Es por esto que, a mi juicio no es un buen programa de Gobierno el que representa a las grandes Corporaciones, no, porque sean malas o buenas, sino porque no sirven a las mayorías y porque, por mandato, no pueden interesarse en la ciudadanía, los más pobres, ni los más vulnerables, aunque den algunos aportes a la Teletón, que luego se les descuentan de impuestos. Y esto lo aclara enfáticamente, su principal partidario, el “Chicago Boy”, Milton Friedman.

Según el ideólogo del modelo que actualmente rige en Chile, Milton Friedman, las sociedades anónimas o corporaciones solo deben preocuparse por sus accionistas. “Sus intereses son los intereses de sus accionistas. Ahora, ¿debería (la sociedad anónima) gastar dinero de los accionistas en propósitos llamados de responsabilidad social? Mi respuesta es NO”.  Agrega Friedman que sus declaraciones de socialmente responsables, solo son un engaño de las campañas publicitarias, ya que las sociedades anónimas están creadas con una legalidad que define lo que sus Directores y Administradores pueden y deben hacer. Y les está prohibido por ley ser socialmente responsables. En otras palabras, la Responsabilidad Social Empresarial es ilegal y solo les produciría esquizofrenia si la aplicaran seriamente.

Los ejecutivos de las grandes empresas, o sus dueños, deben cumplir la ley y no tienen ninguna obligación de contribuir a la solución de los problemas de la sociedad, no deben producir las medicinas que los enfermos más necesiten, ni tienen que venderlas más baratas, no deben tratar de terminar con la desigualdad, ni eliminar el desempleo. Los empresarios solo deben vincularse a todas las áreas que proporcionen mayores utilidades a la empresa. Esa es la primera ley que aprenden los economistas cuando comienzan sus carreras.

Ello no significa que los ejecutivos o los accionistas sean gente mala, pero business is business y guiarse por su legalidad es una obligación.

Estas ideas se encuentran en el libro The Corporation, de Joel Balkan quien cita palabras de Anita Roddick, dueña de The Body Shop, quien trató de establecer un negocio diferente. Roddick afirma que la lógica de la Sociedad Anónima lleva a personas decentes a hacer cosas indecentes. Debido a que tiene que maximizar la utilidad, todo es legítimo para obtener dicho objetivo. Usar trabajo infantil, trabajo esclavo (el de los sweatshops), despedir trabajadores en forma masiva, coludirse, corromper o destruir el ambiente. Obligar a la gran empresa a cambiar sus leyes, significaría destruir la esencia de su funcionamiento.

Por lo tanto, es tarea del Gobierno y de la sociedad civil, defendernos de las Corporaciones exigiéndoles que cumplan la ley y sin esperar nada de ellas. Que no cumplan solo sus leyes, sino las del país. Lo grave es cuando un Gobierno no exige el cumplimiento de la ley que nos protege, cuando no legisla defendiendo los intereses de toda la sociedad, y especialmente de los más débiles, o cuando los gobernantes son comprados por las corporaciones. Cuando no fiscalizamos su evasión y elusión de impuestos, la contaminación del medio ambiente, el trabajo precario, la dominación monopsónica de los grandes almacenes contra los proveedores y las tasas de interés usurero que cobran a los más pobres con sus tarjetas.
Los candidatos que tienen acciones en las grandes corporaciones deberían inhabilitarse de serlo,  porque ya hemos visto que ni un fideicomiso ciego es útil y nosotros no debemos ser tan estúpidos como para elegir a los representantes de las instituciones que tienen como razón de ser, justamente, maximizar sus utilidades a nuestra costa.  

Debemos organizarnos para elegir representantes que nos protejan, para que aunque no logremos impedir la depredación total, a lo menos podamos mantener nuestra dignidad.

Alicia Gariazzo

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



70.203 lecturas en total tienen las 42 columnas de Alicia Gariazzo con 1.672 lecturas en promedio por columna
Columnas de Alicia Gariazzo
2016-08-10
Las caras de la tecnología o la narcoeconomía
3467 lecturas

2016-06-20
El mineral de la muerte
1341 lecturas

2016-06-09
Y verás como quieren en chile al amigo cuando es forastero
1164 lecturas

2016-05-28
Abominablemente insípidos
1202 lecturas

2016-05-11
Innovar es la consigna
1027 lecturas

2016-04-27
Fiscalizar es imposible
991 lecturas

2016-04-05
La nueva vulnerabilidad
993 lecturas

2016-03-14
Las tareas inmediatas
1101 lecturas

2016-03-08
Las estadísticas, la desaceleración y la opinología
1106 lecturas

2016-01-20
El mercado se equivoca
1483 lecturas

2015-12-07
La memoria de los peces #2
1319 lecturas

2015-11-19
La codicia es el mandato
1340 lecturas

2015-11-01
Ombudsman o Defensor del Pueblo ahora
1373 lecturas

2015-10-21
La memoria de los peces
1555 lecturas

2015-10-07
La pedofilia y la riqueza
1536 lecturas

2015-09-16
La isla del fin del mundo
1404 lecturas

2015-08-22
Antigua, vida mía
1326 lecturas

2015-08-05
¿Quién produce en Chile?
1491 lecturas

2015-07-28
El rol de las Fuerzas Armadas
1372 lecturas

2015-07-15
La concertación de los sectores retardatarios
1486 lecturas

2015-07-06
Por fin ¡La libertad! De la serie Cuentos de Terror
1375 lecturas

2015-06-29
Muchos abuelos pocos nietos
1477 lecturas

2015-06-12
Hablemos sobre el Estado... Aunque haya llegado la Roja
1734 lecturas

2015-06-01
La PDI incauta en forma muy cauta. Y la prensa oficialista lo publica cautelosamente
1791 lecturas

2015-04-29
Las privatizaciones en el Chile 73-90
1695 lecturas

2015-04-13
La lucha por ideales requiere seguridad
1520 lecturas

2015-04-01
En situación de calle
1778 lecturas

2015-03-07
Parece que nos equivocamos
1617 lecturas

2015-02-21
El 19 de febrero en Managua
1992 lecturas

2015-02-04
Una jornada laboral de seis horas
2081 lecturas

2015-01-18
17 años de neoliberalismo. Si no puedes vencer al enemigo, únete a él
2253 lecturas

2014-12-31
Sub Terra Sub Sole
1883 lecturas

2014-12-17
Después de la batalla
1884 lecturas

2014-12-07
Urge la reforma laboral y un llamado al ocio y al desarrollo del ser humano integral
1854 lecturas

2014-11-27
El mundo está cambiando... y cambiará más
1951 lecturas

2014-11-03
En avanzado estado de juventud
2774 lecturas

2014-11-01
Acerca del Ombudsman y por supuesto de la Ombudswoman
1990 lecturas

2014-10-15
Son tus perjúmenes mujer. La sonrisa y la muerte de la mano
2072 lecturas

2014-10-02
El femicidio y el indio pícaro
2480 lecturas

2014-09-15
Bailar con la fea
2052 lecturas

2014-08-27
El poder y la Barrick corrompen. Se lleva el oro, nos deja el cianuro
2236 lecturas

2014-08-19
El derecho a tener sed
1637 lecturas




Hay 27 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA