Columnas
2015-11-25
2070 lecturas

Manuel Riesco
especial para G80

Los demonios de la modernidad son bien reales

La existencia de Lucifer puede ser materia abierta al debate teológico, pero los demonios de la modernidad son bien reales y sus horrendas figuras fueron fundidas para siempre en la hoguera de la trágica historia de Europa en el siglo XX.

Como ha editorializado el New York Times, “Después de los ataques de París el mundo está una vez más desafiado por el miedo. Después de cada bombazo, decapitación y baleo masivo, el temor se esparce, junto a la necesidad de derrotar este nihilismo. Pero un desafío no menos importante para el mundo civilizado es el peligro de las heridas autoinflingidas. Junto a la reacción y sobre reacción contra el terrorismo viene el riesgo que la sociedad extravíe su camino”.
    
En la estela de la más severa crisis económica desde los años 1930 y la avalancha de refugiados sirios, los cobardes asesinatos de decenas de jóvenes inocentes en París han extendido el miedo en la población europea hasta un punto peligroso.
    
Es conocido el inusitado crecimiento allí de los partidos de extrema derecha, que desde hace años gobiernan en países como Hungría o Eslovaquia y han participado del gobierno nada menos que en Holanda y Dinamarca, han ganado recientemente las elecciones en Polonia, pueden ganar las venideras en Francia y obtienen cerca de un quinto o más de la votación en casi todos los países Europeos, incluidos baluartes históricamente inexpugnables como el Reino Unido y los Países Nórdicos, así como en la propia Alemania que después de los horrores del nazismo se suponía vacunada para siempre contra este flagelo.
    
Sus expresiones más brutales son las extendidas agresiones contra la población inmigrante, particularmente musulmanes, las que van desde odiosas expresiones de rechazo y discriminación en todos los ámbitos de la vida cotidiana, que han llegado hasta extremos tan ridículos como la prohibición de usar burka o levantar minaretes, hasta profanaciones de tumbas judías y violentos atentados incendiarios contra hogares de acogida de inmigrantes los que, según información reciente, en Alemania han aumentado ¡de uno a dos por día!.
    
Lo que resulta todavía más peligroso, sin embargo, es que tal como sucedió en los EE.UU. tras los atentados a las torres gemelas, las concepciones de miedo agresivo más peligrosas están alcanzando amplios círculos intelectuales y se expresan incluso a través de medios liberales. Es ilustrativo al respecto, por ejemplo, el reciente artículo de un historiador británico llamado Niall Ferguson, profesor de Harvard, calificado por la revista Time como uno de las 100 personas más influyentes e invitado reciente a Chile por la Universidad Adolfo Ibáñez y El Mercurio, publicado en el Times de Londres y que ha sido ampliamente reproducido en muchos medios, entre ellos El País de España.
    
Ferguson afirma que las atrocidades de París muestran “exactamente como caen las civilizaciones” y las compara con el saqueo de Roma por los Godos. “Como el Imperio Romano a principios del siglo V —afirma—, Europa ha dejado que sus defensas se derrumbaran. A medida que aumentaba su riqueza ha disminuido su capacidad militar y su fe en sí misma. Se ha vuelto decadente, con sus centros comerciales y sus estadios. Al mismo tiempo, ha abierto las puertas a los extranjeros que codician su riqueza sin renunciar a su fe ancestral. Como entonces, proceden de toda la periferia imperial, pero esta vez no son decenas de miles, sino millones. ”
    
Augura que puede ocurrir como entonces “una toma violenta a manos de los invasores bárbaros, horrores y disturbios, destrucción de una civilización compleja y retorno de los habitantes de Occidente a un nivel de vida propio de la era prehistórica... el fin de la civilización en el plazo de una sola generación”.
    
Ominosamente, Ferguson se permite afirmar además que “los monoteístas convencidos son una grave amenaza para un imperio laico”, reflotando así los delirios de los llamados “revolucionarios derechistas” europeos del siglo XIX que inspiraron luego al nazismo alemán, entre los cuales destacaron Nietzsche y Wagner entre otros, que atribuían la decadencia de las naciones europeas al supuesto “pacifismo” católico, al que a su vez consideraban producto ¡de una conspiración judía!
    
Que tal nivel de demencias, como las ha calificado el Premio Nobel Paul Krugman, sean consideradas dignas de ser publicadas por medios respetables, es una muestra de los extremos a los que se está llegando.
    
Ferguson se equivoca medio a medio. No sólo en las dimensiones de su “invasión bárbara”, puesto que los inmigrantes netos a Europa dificilmente superarán los 1,7 millones por año que llegaban a esa región, o a los EE.UU., antes de la crisis del 2008, los que sus economías necesitan para crecer y no representan una cifra grande si se considera que, sólo en China, los inmigrantes del campo a la ciudad son alrededor de 17 millones por año, todos ellos campesinos y no médicos o ingenieros como muchos de los que llegan a Europa.
    
En el fondo, Ferguson sigue preso de las concepciones de la Guerra Fría, que suponían un Occidente capitalista en decadencia enfrentado a la amenaza de un comunismo que ya nacía. Recién tras la caída del Muro de Berlín, la humanidad vino a comprender que lo que está sucediendo en el mundo no es la decadencia de la moderna civilización urbana capitalista sino exactamente lo contrario, es decir, que todavía vivimos su esparcimiento global de la mano de la urbanización acelerada de las regiones más pobladas del planeta.
    
Es el mismo proceso que se inició hace más de tres siglos en Inglaterra y se extendió hace dos a Europa Occidental, desde donde saltó a las llamadas “Colonias Blancas” en Norteamérica, Australia y otros lugares, y se extendió ya en el siglo XX a regiones de Asia y América Latina, hasta abarcar hasta ahora exactamente a la mitad de la humanidad que ya se ha urbanizado. Está completando ahora su globalización en la medida vertiginosa que la otra mitad de la humanidad está recorriendo el mismo camino que la lleva desde su vida tradicional en el campo hacia las bullentes y gigantescas urbes del mundo emergente.
    
Por cierto, el tránsito masivo de la vieja forma de vida campesina a la moderna civilización urbana, junto a las maravillas que genera ésta, conlleva los mayores traumas que ha atravesado la humanidad en su existencia sobre la tierra. En todas las sociedades que lo han experimentado hasta el momento, su inicio está marcado por la sucesión de las grandes revoluciones modernas, como fueron la Revolución Inglesa de 1648, la francesa de 1789, la llamada “Primavera de los Pueblos” de Europa Occidental en 1848, y todas las grandes revoluciones del siglo XX, empezando por la Rusa y la Mexicana, hasta la Portuguesa e Iraní.
    
Asimismo todas estas grandes revoluciones han sido acompañada por una seguidilla de erupciones populares que impulsaron desde abajo grandes transformaciones en las décadas previas y posteriores a cada una de ellas. Bien lo sabemos los chilenos, que las hemos venido experimentado a cada década en promedio desde 1924, pasando por la auténtica revolución que condujo el Gobierno del Presidente Allende y hasta estos precisos momentos, en que nuevamente experimentamos una de las irrupciones populares más importantes de nuestra historia.
    
Ninguno de estos procesos ha transcurrido de modo ordenado, pacífico y reglado por las normas de la democracia burguesa y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El proceso chileno se distingue singularmente por esto hasta 1973 y de ahí su gran prestigio universal. Al lado de las guerras civiles, atrocidades y fundamentalismos religiosos, que precedieron y siguieron a la revolución de Cromwell en Inglaterra o la Gran Revolución Francesa, por ejemplo, algunas de las que asolan hoy al Medio Oriente parecen hasta moderadas y casi liberales, especialmente si se considera que afectan a poblaciones harto más numerosas.
    
Sin embargo, la experiencia europea del siglo XX muestra que lo más ominoso de las transiciones a la modernidad no son las grandes revoluciones que las inician y las turbulencias populares que las acompañan, sino los demonios que las asolan en fases más avanzadas. Solamente cuando estas transiciones alcanzan un estado en que la moderna economía urbana potencia la capacidad de intervenir la naturaleza, la reacción agresiva ante el miedo y la infinita maldad humana, seculares, es que aparece el rostro horripilante de los tres demonios modernos: la depredación de la naturaleza, el fascismo y la guerra.
    
El primero demonio depreda antes de comprender la necesidad de proteger el medio ambiente, el segundo demonio suele enseñorearse y provocar retrocesos de décadas —como en Chile durante el último medio siglo— cuando las viejas oligarquías desplazadas por el avance de la modernidad son capaces de azuzar el miedo de las amplias masas dejadas atrás por éste, especialmente durante las grandes crisis económicas del capitalismo. El tercer demonio, el peor de todos, asoma sus orejas cuando las potencias que por momentos aparecen como dominantes, simplemente por haber efectuado antes dicho tránsito, se niegan a dejar paso a otras, mayores que ellas, que emergen allí donde la urbanización ha transcurrido más tardíamente.
    
Esto último es lo que sucedió en la Europa del siglo XX, con la emergente Alemania enfrentada a las entonces dominantes Inglaterra y Francia. Lo mismo está sucediendo con el conjunto de la brillante civilización surgida de la pionera urbanización Europea y que Ferguson y muchos otros confunden con una decadencia, que no es tal sino sencillamente el proceso de acomodo a un mundo donde todos los países y regiones formarán parte de la misma civilización moderna, pero en el cual el poder económico, político, militar y cultural, estará distribuido según la población urbanizada de cada región.
    
El riesgo principal que enfrenta la humanidad es que ideas como las de Ferguson, o los neoconservadores de Bush antes que él o los locos que postulan hoy a la candidatura del Partido Republicano, en los Estados Unidos, y otras similares que medran pestilentes en todos los países más poderosos, alcancen la influencia que les posibilite desatar nuevamente los demonios del siglo XX. Sólo que en el siglo que se inicia, estos monstruos alcanzan un tamaño diez veces mayor.
    
Felizmente, la historia del siglo XX, en Europa y también en Chile, nos enseña que tales demonios pueden ser conjurados si se los aísla y reprime oportunamente con decisión y también derrotados cuando logran enseñorearse del poder. Ello constituye el nivel superior y la responsabilidad más importante de la política. Ese es el legado más importante de la generación que derrotó esos demonios en el siglo pasado, en Europa y también en Chile. Ojalá las generaciones siguientes la hayan aprendido.
    
Manuel Riesco

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.493.406 lecturas en total tienen las 500 columnas de Manuel Riesco con 2.987 lecturas en promedio por columna
Columnas de Manuel Riesco
2017-08-10
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria
446 lecturas

2017-08-02
Vueltas de la vida
408 lecturas

2017-07-25
Superexplotación
178 lecturas

2016-08-12
Apurando el Tranco
3555 lecturas

2016-08-02
Correligionarios del Ministro Secretario General de la Presidencia
2581 lecturas

2016-07-17
Tergiversación del ministro Valdes
1943 lecturas

2016-06-24
Recesión Valdés - Vergara
1921 lecturas

2016-06-20
Uber
1885 lecturas

2016-06-09
Rechazo: total y decidido al proyecto de reforma de educación superior
1978 lecturas

2016-05-25
Paso atrás... el gobierno aparece cansado y su ímpetu reformista frenado casi del todo
1941 lecturas

2016-05-19
Clase Obrera... diez millones de chilenos
1967 lecturas

2016-05-12
Extremos: ola de descontento popular viene reventando desde el sur
2036 lecturas

2016-05-05
Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”
1967 lecturas

2016-04-26
Aylwin... equivocó de bando en el momento trágico que marcará su rol en la historia
1907 lecturas

2016-04-20
Cojonudo: Ojalá, las vacas flacas no duren tres décadas
1779 lecturas

2016-04-14
Vendrán nuevas ventoleras y marejadas
1848 lecturas

2016-04-06
CAE: Trampitas contables y pillerías políticas
2066 lecturas

2016-03-29
TranSantiagazo
814 lecturas

2016-03-10
Espejismo del acuerdo de CORFO y Rockwood Litio
2319 lecturas

2016-02-10
¿Ocurrió? El gran derretimiento del “Modelo chileno”
790 lecturas

2016-01-21
Ocaso de los "Hijos de Pinochet". A mitad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet (1 de 3)
2316 lecturas

2016-01-16
Indignación ante limitaciones de la gratuidad
2302 lecturas

2016-01-06
Año Nuevo desencuentro nuevo en la Nueva Mayoría
2055 lecturas

2016-01-04
Ahora se viene el tiempo de cambiar este modelo
2272 lecturas

2015-12-23
Balance Navideño
1973 lecturas

2015-12-15
¡La Gratuidad Va!
2250 lecturas

2015-12-03
La solución a los conflictos con nuestros vecinos pasa por integrarnos
2166 lecturas

2015-11-25
Los demonios de la modernidad son bien reales
2071 lecturas

2015-11-08
Élite
2124 lecturas

2015-11-01
¿Reforma de Macetero?
2117 lecturas

2015-10-21
Sistema de AFP: Inmoral
992 lecturas

2015-10-15
¿Década Perdida?
815 lecturas

2015-10-08
Tranco Firme: Se ha iniciado el fin de un mal sistema de educación
2349 lecturas

2015-09-23
Septiembre
2102 lecturas

2015-09-15
Pensiones
2561 lecturas

2015-09-14
Eyzaguirre 3.0
2128 lecturas

2015-08-31
Consejo consultivo
2156 lecturas

2015-08-30
Caída del precio del cobre
2289 lecturas

2015-08-24
Presupuesto de Educación 2016
2263 lecturas

2015-08-22
Ricardo Lagos ¿Jefe opositor?
2193 lecturas

2015-08-02
Derrota
2702 lecturas

2015-07-26
Asesinato
2840 lecturas

2015-06-11
Peligro Público
2371 lecturas

2015-05-18
Erupción
2434 lecturas

2015-04-29
Informe Engel
2662 lecturas

2015-01-25
Oro y Cobre
3261 lecturas

2014-12-17
Vacas Flacas
4886 lecturas

2014-10-05
Quo Vadis
4250 lecturas

2014-09-12
Emblemático. Nunca se avanza quitándole el puesto a otro
3418 lecturas

2014-08-18
No más CAE
3490 lecturas

2014-08-04
Gratuidad 2015
2667 lecturas

2014-08-01
Algunos elementos de diseño del nuevo esquema de financiamiento y calidad de la educación
2361 lecturas

2014-07-21
Eyzaguirre
2199 lecturas

2014-07-14
Parelé
2231 lecturas

2014-07-10
Arriba las Manos (bis)
2497 lecturas

2014-07-08
TranSantiagazo
2196 lecturas

2014-06-20
AFP del Estado no resuelve el problema de fondo
2765 lecturas

2014-06-10
Reforma tributaria
2489 lecturas

2014-04-17
Rectores
3424 lecturas

2014-03-21
Condiciones mínimas de la gratuidad (III) Reconstrucción
3035 lecturas

2014-03-20
Condiciones mínimas de la gratuidad (II) Gratuidad
2976 lecturas

2014-03-18
Condiciones mínimas de la gratuidad (I) Subsidio a la Demanda ¡Estúp...!
2953 lecturas

2014-03-08
"666"
2785 lecturas

2014-03-05
Correctivos
2896 lecturas

2014-03-03
La hija del torturador
3154 lecturas

2014-02-21
La Generación del 68
2722 lecturas

2014-02-10
Ocaso de los "Hijos de Pinochet"
2954 lecturas

2014-02-05
De Generaciones: El ocaso de los "Hijos de Pinochet"
5644 lecturas

2014-01-10
Perverso: la ilusión de la capitalización individual
3197 lecturas

2014-01-03
Pronósticos: ...derrumbe de la bolsa chilena
3060 lecturas

2013-12-26
Colapso Clínico: "lease back" del Hospital de la Universidad de Chile
3443 lecturas

2013-12-01
Renacionalización de los recursos naturales: Clamor Nacional
3241 lecturas

2013-11-16
Publicidad Engañosa de Asociación de AFP
3744 lecturas

2013-11-15
AC
2697 lecturas

2013-11-04
Demagogia
2771 lecturas

2013-09-29
Maremoto
2995 lecturas

2013-09-10
Aportes miserables
2854 lecturas

2013-08-23
Las demandas de hoy y las de ayer
3033 lecturas

2013-07-08
Acoplados
3479 lecturas

2013-06-21
A Chaucha Mais Grande
3345 lecturas

2013-05-27
Apoyo a Bachelet
3119 lecturas

2013-05-24
PIB
4911 lecturas

2013-05-08
Renta y Crisis
3311 lecturas

2013-03-24
Renacionalizar
3744 lecturas

2013-03-13
Chávez y Bolívar
3163 lecturas

2013-03-12
Sur
3238 lecturas

2013-03-08
Paleteados
3046 lecturas

2013-02-09
Pichicateada
3947 lecturas

2013-02-02
Charcha
3325 lecturas

2013-01-21
Japoneses
3206 lecturas

2012-12-25
Razón de Estado
3374 lecturas

2012-12-17
La Gran Pregunta
3260 lecturas

2012-11-19
Estatizar
3561 lecturas

2012-11-05
Desafíos del Vivir Más
3224 lecturas

2012-11-02
Mal Holandés
3338 lecturas

2012-09-15
Carta abierta a Camilo Escalona
4871 lecturas

2012-08-29
Candidatura de la Izquierda
3875 lecturas

2012-08-01
Escoria
3520 lecturas

2012-07-02
Opositores a Allende
3761 lecturas

2012-05-28
Zambullón
3683 lecturas




Hay 33 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA