Columnas
2015-12-04
2545 lecturas

Luis Casado
especial para G80

The revolving crisis

Ya conoces los créditos revolving: un banco generoso te propone un monto fijo que puedes gastar como te salga de las narices. Luego, cuando logras pagar una parte, el monto pagado se reinstala como crédito disponible de tal modo que el crédito se eterniza. O más bien te eternizas tú como deudor recurrente, “firme este papelito”, una modesta tasa de interés mediante hete aquí empujando cuesta arriba como un moderno Sísifo.

No, Sísifo no jugaba al fútbol ni fue alero derecho del Barça. Sísifo se hizo famoso en un deporte cuya popularidad desapareció hace lustros: el transporte, cuesta arriba y a mano limpia, de rocas de gran tamaño. En Grecia para más señas.

Pasa que era un pillín, y por eso los dioses le condenaron a la ceguera – tú ya sabes: los dioses ciegan a quienes quieren perder – y a empujar un peñasco así de grande por la ladera una montaña, hasta la cima. Justo cuando Sísifo llegaba a la cumbre, el peñasco rodaba hasta el valle, y Sísifo debía mamarse todo el laburo de nuevo. Todo se repetía y Sísifo debía recomenzar eternamente su camino no del calvario, sino de la roca.

Como habrás pispado a la primera, en la mitología griega Sísifo representa – de forma metafórica – el esfuerzo inútil e incesante del hombre. Años más tarde, pensando en el personal, Albert Camus escribió un ensayo filosófico titulado justamente así, “El mito de Sísifo”. Allí Camus desarrolla la idea del "hombre absurdo", que se muestra perpetuamente consciente de la completa inutilidad de su vida. O del hombre un pelín asopado que, incapaz de entender el mundo, se confronta en todo momento a esa incomprensión.

¿Y ahí? Nada, que servidor pensó que a través de esta parábola – el Señor, para ser más fácilmente comprendido por las modestas y sencillas personas que se le ponían a tiro a escuchar su Palabra, solía expresarse en parábolas – le sería más fácil explicarte las razones por las que estamos hasta el pihuelo (o pihuela, que en la materia las opiniones de los tratadistas divergen) sin avizorar la forma de salir de esta.

Alguna vez te expliqué que desde los albores del siglo pasado se impuso la costumbre de pagarte poco, práctica asociada a la manía de hacerte gastar tanto como sea posible y de preferencia más de lo que ganas, todo ello identificado como un comportamiento patriótico: tu pinche aporte al desarrollo del país.

Si por azar te quedan algunas moneditas – lo que llaman calderilla o metralla – te incitan a donarlas a alguna obra caritativa, una teletón, en fin, tú ya sabes.

Para hacerte gastar más de lo que ganas, esencialmente en cosas que no necesitas, inventaron dos inventos maravillosos: la publicidad y el crédito.

La primera te hace comprender hasta qué punto te urge adquirir vainas de las cuales hasta ese momento ignorabas la existencia y sin las cuales a partir de este momento no puedes existir.

El segundo te permite comprar lo que te quieren vender con cargo a salarios futuros, evitando así que puedas incurrir en el craso error de desear un aumento de tu pijotero salario en la esperanza errada y pueril de incrementar tu poder adquisitivo. Para aliñar un poco el segundo invento, cuestión de darle fundamento y salero, lo adornaron con un detallito del que ya conoces el picor y el gustillo amargo: los intereses.

Ya ves todo lo que han hecho por ti, y ni siquiera te habías enterado. Sácate el sombrero y saluda.

El mundo armonioso y tranquilo con el que soñó el Hombre desde los albores de la Humanidad se encontraba así al alcance de la mano. Sin embargo no faltó el descreído, el aguafiestas, el impío e irreverente crítico que nunca falta, conocido en el campo de flores bordado como el tipo que practica micciones encima del barbecue, que aseguró que tal sistemita adolecía de un pequeño desequilibrio, una poquedad si quieres, una nadería, un granito de arena en los aceitados y pulidos rodamientos que terminaría por chivarlo todo.

A fuerza, dijo, de acumular crédito – deuda – para consumir una masa creciente de porquería inútil, podría darse el caso eventual – que conlleva una probabilidad que tiende a cero pero sin llegar a ser cero, como en el cálculo infinitesimal – de una morosidad en los pagos, o bien simplemente de una cierta renuencia al consumo, para no mencionar la aún menos probable incapacidad en que pudiésemos terminar por caer, de seguir atragantándonos con basura.

En un mundo cuya productividad no cesa de crecer, acompañada de una creatividad sin límites para crear artículos dispensables, terminó por producirse el desequilibrio anunciado por el desequilibrado aquél. Al fenómeno le llamaron crisis, en la esperanza algo infundada que se comportaría como los síntomas de algunas enfermedades que, luego de pasados los peores trances, remiten.

Y allí se produjo lo que te contaba más arriba: la condena de los dioses, el mito de Sísifo, el crédito revolving, que terminó por transformarse en una crisis revolving a la que estamos encadenados sin saber como entramos en ella ni como salir de una puñetera vez.

A pesar de los denodados esfuerzos de autoridades que distribuyen bonos de 40 lucas, de empresas que se rajan con un pinche aguinaldo de veinte, de la banca y toda suerte de instituciones financieras que te atosigan con mensajes esperanzadores de tipo “le hemos pre-aprobado un crédito”, “compre hoy y pague después”, “ahorre comprando gracias a un jodido descuento” y otras genialidades del mismo género, el personal no logra consumir toda la excremencial masa de productos que sale de las fábricas chinas.

Peor aún, no logra pagar las deudas acumuladas. Ergo, las crisis suceden a las crisis, de ahí que sean revolving…

Pero nos queda la “luna de miel”. Si no lo sabías, así llaman los períodos en los que los enfermos del mal de Parkinson experimentan lo que no me atrevo a calificar de leve mejoría. Digamos una cierta estabilización del temblequeo.

Esa “luna de miel” llega con las navidades que acá – anda a saber por qué – llamamos la pascua, y las fiestas de fin de año. Período fasto para el consumo y el crédito, un respiro para la crisis, un instante de abandono, dos chupadas a un porro de hierba de la buena, que podemos confundir con un soplo de felicidad.

Albert Camus, en su ensayo, asegura que Sísifo vive tal segundo de felicidad, cuando llega a la cima, antes de que el peñasco se venga guarda abajo. Es sólo un instante. Sísifo, como el personal, es ciego, no ve su entorno, pero puede imaginarlo. “Uno debe imaginar feliz a Sísifo”, concluye Albert Camus.

Por mi parte, gracias a mis gafas y a una dosis de ubicatina cotidiana, veo caer el peñasco…

Tómese lo que precede como mi modesta contribución a la alegría que traen consigo los cuentos, las fábulas y los villancicos de navidad. ¡Aleluya!

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.169.209 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.482 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
2610 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
3349 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
3528 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1964 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2620 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2765 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2707 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2471 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2419 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1396 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2473 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2813 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
3122 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2550 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2668 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2574 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2617 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2546 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2720 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2660 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2569 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2854 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2760 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2689 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2640 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2619 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2580 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2789 lecturas

2015-08-29
Missing
2615 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2815 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2684 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2527 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2707 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2734 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1238 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2899 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2649 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2605 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2671 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2691 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2668 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2757 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2780 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2675 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2748 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2754 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1416 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2719 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2595 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2814 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2726 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2747 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2841 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2725 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2869 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2711 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2973 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2936 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1452 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2851 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2813 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
3031 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
3077 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2914 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
3161 lecturas

2015-02-21
Soberanía
3071 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3409 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3487 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
3289 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
3192 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
3145 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
3243 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
3275 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1947 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
3089 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1809 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
3014 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
3259 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2983 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
3100 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
3178 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
3100 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
3123 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3373 lecturas

2014-12-09
Capital político
3064 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1738 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3436 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3359 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1810 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3465 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1876 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3625 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3372 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3463 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3464 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
2127 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2106 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1877 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2330 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1980 lecturas




Hay 10 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA