Columnas
2015-12-15
2272 lecturas

Luis Casado
especial para G80

La saga de las tasas de la FED

En el microcosmos de los economistas la noticia en desarrollo es la muy postergada alza de las tasas de interés del banco central de los EEUU, la celebérrima FED. Sus disquisiciones al respecto valen un gag de Buster Keaton o, en estricto rigor, de Charles Chaplin. Pero, aunque no lo creas, no hay mucho de qué reírse.

La FED fija la tasa de interés mediante la cual se refinancian los bancos privados, lo que a su vez determina las tasas de interés que estos le aplican a los créditos a la inversión y/o al consumo.

En teoría porque, como bien apuntaba Armen Kouyoumdjian, en Chile no hay ninguna relación entre la tasa del BC y la que te cobran los bancos. Como quiera que sea, lo que tiene a todo el mundo colgado de la lámpara es la decisión de la FED, “anticipada por los mercados” – como dicen los economistas – un día sí y el otro también.

Lo cierto es que la última vez que la FED aumentó sus tasas de interés fue allá por el año 2006, lo que pudiese justificar una cierta expectación en el mundillo de las finanzas. La tasa directriz de la FED ha estado en 0% desde el año 2009 y, si tomas en cuenta la inflación anual, la tasa real es negativa: te pagan por pedir plata prestada.

Ahora bien, ¿cuáles son las razones que pudiesen llevar a la FED a salir de la tasa cero y cuales serían las consecuencias?

Ahí es donde el tema se complica. Un banco central tiene como misión controlar la inflación, no digo “luchar contra” visto que desde hace años pasan lo mejor de su tiempo discurriendo cómo aumentarla. Detalle singular, la FED es el único banco central del mundo en cuyos estatutos figura, además del control de la inflación, la misión de favorecer el pleno empleo.

Si te preguntas cual es el nivel de inflación y cual la tasa de desempleo que harían feliz a Janet Yellen, presidente de la FED, y a su augusto areópago de seis fellow gobernors, ya la tienes liada. Entre otros porque uno determina la otra y viceversa, a menos que no sea lo contrario, las teorías económicas en boga tienen ese detallito que se parecen a las pelotas de lana de tu abuelita y hasta ahora nadie ha logrado encontrar la punta de la madeja.

En teoría, si se da el pleno empleo se produce una desesperante tensión en los salarios, y su perniciosa tendencia a aumentar engendra inflación. Con el loable propósito de yugular la inflación se aumentan las tasas de interés, lo que reduce el consumo y la inversión, y por vía de consecuencia la producción y el empleo, y la inflación regresa tranquilita y obediente al nivel que le corresponde.

Si por el contrario el desempleo es significativo, se reduce el consumo y por ende la producción y el empleo, – no sé si ves para donde vamos –, lo cierto es que el desempleo genera desempleo. Para deshacerte de una masa de productos invendidos tienes que bajar los precios, la inflación se pone moderadita, moderadita, y la funesta deflación asoma la punta de la nariz.

Según los “expertos” – o los economistas, que para el caso es lo mismo – peor que la inflación sólo la deflación, o sea una reducción generalizada de los precios, a tal punto que los valerosos empresarios – que viven para invertir y arriesgar – como que se tullen y se marchitan.

En esos casos la FED baja la tasa de interés para estimular la inversión y el consumo, y el empleo. Es lo que ha ocurrido desde el año 2006 hasta ahora. ¿Captas?

Tú, pobre ingenuo, que de estas cosas sólo conoces la ley de la oferta y la demanda, piensas que si los precios bajan la demanda debiese crecer, estimulando la inversión, la producción y el empleo… sin darte cuenta de la inconmensurabilidad de tu propia ignorancia. La realidad no cuadra con la teoría y tú te quedas ahí, algo avergonzado, sin saber donde estaba la pelota, como el defensa al que Messi le hizo dos túneles seguidos.

No te apenes: hace ya lustros que George Stigler, premio Nobel de economía 1982, muy apreciado en el Cato Institute que es a la economía lo que el cura Maciel a la fe cristiana, confrontado a su propia incoherencia aseguraba muy suelto de cuerpo: “Bueno, no es la ciencia económica la que está errada. Es la realidad”.

Lo cierto es que si la FED sube la tasa de interés, arriesga matar en la cuna una reactivación incierta. Ya, arguyen otros, pero el desempleo bajó a un 5%, lo que podría desatar la inflación.

Puede ser, pero en los EEUU la masa de trabajadores entre 25 y 54 años de edad es la más baja desde el año 1984, lo que muestra que cansados de buscar curro sin encontrarlo simplemente ya no buscan. Si, – contrariamente al sabio consejo de Claudia Serrano –, saliesen a buscar empleo, no sólo aumentarían la tasa del paro sino que además (ley de la oferta y la demanda mediante) arrastrarían los salarios hacia abajo, y con ellos los precios, lo que más bien aconsejaría bajar la tasa de interés.

Como se dijo, la inflación está bajita que da miedo: apenas un 0,2%, muy por debajo del objetivo de la FED que es un 2%. El precio del petróleo – y el de las materias primas – cae en picada, lo que hace temer, una vez más, la aparición de la deflación.

Para que veas a qué punto la madeja está enredada, los “expertos” se inquietan no de la tasa de inflación que conoces, sino de la tasa de “inflación subyacente”, que se mide excluyendo – atento el personal – dos elementos menores de los cuales se puede prescindir: la energía y los alimentos.

Si te resignas a ir a pie y a no comer – tú no eres economista – la inflación subyacente es de apenas un 1,3% o sea la nada misma. ¿Qué interés tiene subir las tasas de interés?

Peor aún, los agentes económicos han anticipado la subida de tasas de la FED, provocando con ello una sostenida apreciación del dólar – un 19% desde mediados del 2014 –, lo que abarata aún más el precio de las importaciones a los EEUU, disminuyendo otro tanto los riesgos de inflación.

Pero, – tose un gobernor de la FED –, sabiendo que si reaparece la inflación una eventual alza de tasas de interés se demora seis meses en hacer efecto, convendría ponerse el parche antes de la herida.

Las disquisiciones se prolongan hasta el infinito, cháchara, parloteo, talking, palabrería: la verdad es que nadie sabe lo que pasaría si la FED sube las tasas de interés.

Los analistas económicos que vienen cada mañana a la TV a explicarte porqué ayer, contrariamente a sus previsiones, la realidad hizo como le salió de su sagrado capital gonadal, no saben, no tienen la más pijotera idea. Su bola de cristal no funciona, se rompió, no sabe, no opina, no responde.

El conocido semanario económico británico The Economist, que como todo el mundo se interroga sobre una eventual alza de las tasas de interés, lo pone así:

Todo depende “de cómo reacciona la economía a la primera subida. Eso es difícil de predecir, porque los canales por los cuales influye la política monetaria son misteriosos”(sic).

Alan Greenspan, que fue presidente de la FED durante 18 años, solía decir que las tasas de interés son un conundrum, o sea una incógnita (resic).

Misterios, incógnitas, adivina buen adivinador, en esa estamos. Gracias a la “ciencia” económica. Si la FED sube las tasas de interés el 16 de diciembre, o juega al un-dos-tres-momia, depende de la dirección del viento, del pie con el que Janet Yellen se levantará ese día o de un clásico cara o cruz. Lo demás es conversa de vendedor.

Lo que no quita que uno de estos días tendremos que abordar las constantes universales, como la de Planck, la gravitación universal, la velocidad de la luz, la permeabilidad magnética en el vacío, la carga elemental del electrón o el número de Avogadro.

A los economistas les gusta asimilarse a las ciencias duras. Por eso inventaron sus propias constantes universales, bautizadas NAIRU o aún tasa natural de interés, las que, como era de suponer, son constantes variables. Ellas son las que alumbran las decisiones de los economistas. Otro chiste. Paciencia. Ya regresamos y todo se aclarará…

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.114.154 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.366 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1760 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2446 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2915 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1846 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2229 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2395 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2349 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2110 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2057 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1280 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2088 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2433 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2679 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2164 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2273 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2201 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2247 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2179 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2335 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2264 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2199 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2492 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2382 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2322 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2269 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2251 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2224 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2405 lecturas

2015-08-29
Missing
2238 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2444 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2325 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2178 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2341 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2278 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1129 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2524 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2280 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2248 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2310 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2330 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2302 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2397 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2409 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2308 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2372 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2387 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1288 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2360 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2247 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2455 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2350 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2402 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2468 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2370 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2500 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2345 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2609 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2566 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1355 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2496 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2440 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2658 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2721 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2543 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2801 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2715 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3033 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3103 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2926 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2825 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2780 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2874 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2903 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1857 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2738 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1708 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2663 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2906 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2628 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2729 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2810 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2719 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2750 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2993 lecturas

2014-12-09
Capital político
2693 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1656 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3077 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2995 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1693 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3074 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1792 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3258 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2989 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3075 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3088 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1976 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2015 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1786 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2211 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1894 lecturas




Hay 12 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA