Columnas
2015-12-24
2182 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres

Como lo lees. El o la presidente se dedican a inaugurar los crisantemos, a dar el puntapié inicial de algún pinche partido de futbol, o a hacer claque en una de las innumerables reuniones internacionales en las que deciden China, EEUU, Rusia, Japón y Europa, en ese orden. En estricto rigor… ¿a quién le importa quién es el o la presidente?

El ministro de Hacienda es otro cuento. En el orden de las cosas trascendentes, este economista (suele ser un economista) precede a dios y a la virgen María, al Papa desde luego, así como a todo dignatario segundón por muchas medallitas que ostente en el pecho o en la solapa. En los gobiernos fungen de Messi: son los que hacen los goles.

Dos grandes países, Argentina y Brasil, acaban de sustituir al suyo, lo que nos da una inmejorable oportunidad para saber cómo llegan al trono. En la materia hay una alternativa simple: o bien son el producto de la influencia de los mercados –léase de la comunidad financiera– o bien son unos hijos de la chingada que sólo vienen a crear incertidumbre e inestabilidad, y a socavar la confianza.

Al iniciar su segundo mandato Dilma Roussef creyó oportuno satisfacer a los mercados nombrando ministro de Hacienda a Joaquim Levy, un menda venido directamente de un Banco: el Bradesco. Poco importó que Dilma ganase las elecciones apoyada en un programa económico en las antípodas de la doxa neoliberal del ministro. Había que restaurar la confianza, disipar la incertidumbre, dopar la estabilidad, asentar la gobernabilidad, tú ya sabes, la panacea del crecimiento y la felicidad en la tierra según Tironi, Correa y Lagos.

Ni corto ni perezoso Levy emprendió las reformas que le gustan a los mercados: “endurecimiento de las reglas para tener acceso al seguro de desempleo y a la previsión, (…) posibilidad de acuerdos de indulgencia para con las empresas investigadas por esquemas de corrupción” y reducción del gasto público. Como el remedio iba matando al enfermo, Dilma Roussef lo sustituyó por Nelson Barbosa, economista que arrastra el pecado original de ser “desarrollista”. Mala cosa.

Dilma ya había pensado en él como ministro de Hacienda, pero, como dice el diario O Estado de Sao Paulo “sabía que el mercado financiero le tenía reparos…”. Su llegada a Hacienda provocó, ipso facto, la caída de la Bolsa de Valores de Sao Paulo en un 2,98% mientras que el dólar subió en un 1,75% llegando a 3,96 reales.

Celso Ming, columnista del citado diario, escribe que Nelson Barbosa “fue y será recibido con reservas por los empresarios y por los analistas económicos, por su fuerte identificación con una política desarrollista…” lo que en su vocabulario es asimilado a intervención del Estado. Desde Brasilia, Adriana Fernandes previene que Barbosa debe “alejar la desconfianza del mercado financiero…”.

Áecio Neves, presidente de la socialdemocracia brasileña, derrotado por Dilma Roussef en las elecciones presidenciales del 2014, declara: “El mérito de Barbosa es agradarle al PT”. ¿Qué imagina el fracasado Áecio? ¿Qué hay que agradarle a él?

Como no podía faltar, el imperio también se pronunció. Altamiro Silva Junior, corresponsal en New York, informa: “Wall Street ve la designación (de Barbosa) como una decepción”.

Luis Gonzaga Belluzzo, ex secretario de Política Económica, da consejos: “La economía capitalista no crece sin la expansión del rendimiento de los asalariados y del lucro de las empresas. Hay que estimular el crecimiento. Todo el mundo está esperando eso.” Parece economista chileno.

Belluzzo es una copia de Ricardo Lagos, en más franco. Su pócima milagrosa son las concesiones públicas al sector privado. La “ciencia” de estos caretas es el apoyo mutuo: se citan unos a otros, lo que da la impresión de la cosa juzgada. Belluzzo asegura que “las concesiones públicas son una tesis muy defendida por muchos economistas bien conceptuados en el mundo, incluido Olivier Blanchard”.

Olivier Blanchard, francés, economista jefe del FMI, fue el que vino a la TV a confesar que el FMI se equivoca en sus calculitos un día sí y el otro también, lo que contribuyó mucho al hundimiento de Grecia, perdone la muerte del niño. La ciencia circuital funciona: lo dijo Blanchard, que a su vez cita a Belluzzo, que si fuese necesario citaría a Lagos. La misma ignorancia, los mismos intereses, repetidos hasta la nausea, generan la verdad revelada.

Mientras tanto, Joaquim Levy, el tipo adorado por Wall Street y la comunidad financiera brasileña, deja un país en el que el desempleo en noviembre fue el peor en 24 años. Para los hogares, el gasto en transporte y comida es el mayor desde el año 2002 (IPCA-15: índice amplio de precios al consumidor).

Liberada de las maniobras que buscaban hacerla dimitir, Dilma Roussef parece haber escuchado a quienes, desde su partido (PT) y los movimientos sociales, para no mencionar a Lula, le decían que la política económica iba por mal camino.

Sin embargo, nada está resuelto. Nelson Barbosa debe equilibrar las cuentas públicas, y el Estado brasileño debe proceder alguna vez a una profunda reforma tributaria que simplifique la vida de las empresas y restaure la justicia fiscal.

Los pobres no pagan impuestos porque no tienen con qué. Los ricos no pagan impuestos porque ¿dónde se ha visto? Queda la muy cacareada “clase media” que, a fuerza de pagar impuestos llega a pobre. Jodida tarea tiene Barbosa. Pero a su haber tiene que Brasil es un país riquísimo, en donde la formación profesional aporta una masa de trabajadores altamente calificados.

Lo que podría hacer realidad el sueño de Belluzzo: “La economía capitalista no crece sin la expansión del rendimiento de los asalariados y del lucro de las empresas.” Sólo que los trabajadores brasileños quieren compartir la riqueza generada con el aumento de su propia productividad. Ahí está el detalle. Nelson Barbosa parece ser sensible a ese deseo, lo que lo transforma, a ojos de los mercados financieros, en un hijo de la chingada.

¿Y Argentina? Es lo mismo, pero pidiendo por abajo. Allí, sigue mandando la influencia de los mercados.

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.116.189 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.370 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1799 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2491 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2941 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1855 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2246 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2410 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2367 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2128 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2074 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1287 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2103 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2449 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2697 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2183 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2290 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2217 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2262 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2197 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2352 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2280 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2215 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2506 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2396 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2336 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2284 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2268 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2238 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2421 lecturas

2015-08-29
Missing
2254 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2461 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2338 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2194 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2355 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2294 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1135 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2539 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2294 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2262 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2324 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2344 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2319 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2410 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2423 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2324 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2386 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2404 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1290 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2374 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2262 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2471 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2366 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2418 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2484 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2385 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2515 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2359 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2623 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2582 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1359 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2512 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2457 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2673 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2736 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2557 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2820 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2731 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3049 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3120 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2943 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2841 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2797 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2893 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2920 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1861 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2753 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1711 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2677 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2921 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2644 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2747 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2825 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2736 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2764 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3011 lecturas

2014-12-09
Capital político
2711 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1658 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3091 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3009 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1697 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3091 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1794 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3272 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3004 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3091 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3103 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1978 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2021 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1790 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2219 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1896 lecturas




Hay 28 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA