Columnas
2015-12-29
2486 lecturas

Leopoldo Lavín Mujica
especial para G80

Pragmatismo ciudadano y proceso constituyente popular

La nueva Constitución y su redacción por una Asamblea Constituyente son los puntos políticos instalados en el 2016 por la inteligencia colectiva popular. Un revés para la política de la clase dominante. Los recientes sondeos (1) indican que 76% de los encuestados están de acuerdo con que el país necesita una nueva Constitución y un 60% considera que este cambio es “muy o bastante prioritario”. Además, 46% (el mismo porcentaje de los que quieren que sea el Gobierno, junto al Congreso y expertos, quienes la diseñen para después ser aprobada en un plebiscito) opta por una Asamblea Constituyente electa por los ciudadanos como medio para redactar la nueva Constitución. 

Es la gran política. La petite politique, aquella que analiza el poder —a modo de entretenimiento para los lectores de El Mercurio y de diversión para el duopolio— en el “lazo afectivo” entre Bachelet y Dávalos se la dejamos Carlos Peña (2). No obstante lo anterior, las editoriales de El Mercurio muestran toda la inquietud que las polémicas en torno al Tribunal Constitucional han generado en la clase dominante.

Hecho importante. Este sondeo muestra las esperanzas de cambio político y social que provoca la sola aspiración por dotarse de una nueva constitución democrática. Así es como un 67% cree que la nueva Constitución permitirá resolver los graves problemas que tiene el país en educación y salud entre otros; un 65% considera que permitirá que Chile sea un país más justo y con menos desigualdades; un 60% que ayudará a que Chile sea un país desarrollado y un 53% que le permitirá salir de la profunda crisis del sistema político.

DEBATES CONSITUCIONALES Y ASPIRACIONES SOCIALES

En este contexto los debates entre Miguel Vatter, Renato Cristi, Fernando Atria a propósito de la pertinencia o no de una Asamblea Constituyente, son interesantes sólo si engarzan con las aspiraciones por una nueva Constitución redactada por una Asamblea Constituyente que incorpore fundamentos constitucionales que exijan la realización de los derechos sociales, de la igualdad social y garantías de que la democracia no será capturada por los poderes no electos. Además de la participación democrática del pueblo y el respeto mediante referendo (plebiscito) de las decisiones tomadas por éste con respecto a cuestiones que el devenir de las sociedades va planteando; como por ejemplo, los temas de corrupción de la política, la captura del Estado por los intereses capitalistas y la importancia del derecho a la información de calidad. Concretamente, se necesitan principios constitucionales que prohíban las puertas giratorias empresa-ministerios, la destrucción del medio ambiente por los intereses empresariales y un mecanismo de revocabilidad a medio mandato del gobierno si éste no cumple con sus promesas.

Por supuesto. Los debates constitucionales expresan las tensiones existentes entre las doctrinas presentes en el ámbito académico chileno. Empero, si para algo sirve la lectura de Karl Schmitt es para arrancarle el velo al fetichismo constitucional al cual adhieren tanto los ultraderechistas como los neoliberales de la NM. Lo sabemos, los poderes reales no se presentan a las elecciones, pero gobiernan tras las bambalinas. Y para esto necesitan constituciones a su medida.

Sin embargo, no es necesario leer al constitucionalista alemán, que en el curso de su vida adhirió al partido nazi, para entender que la esencia de una Constitución es el resultado de las relaciones de fuerzas reales y de poder entre proyectos político-sociales diferentes.

Hemos planteado que las doctrinas constitucionales neoliberales-conservadoras-“republicanas” (el “republicanismo” sirve para decir una cosa y la contraria) hegemónicas en Chile buscan excluir como sujeto político de poder constituyente a los actores de raigambre popular. Su objetivo declarado es impedir que estos inscriban allí sus demandas sociales, principios y conquistas históricas que profundicen la democracia. Ahora bien, una vez constituidos los poderes, vistas así las cosas, y desde una perspectiva de cambio, el pueblo debe seguir expresándose siempre y cuando lo desee.

Carlos Peña, por ejemplo, insiste en sus columnas en que el orden constitucional es “una cadena cuyos eslabones no pueden romperse”. En otras palabras, insistimos en ello, el rector de la UDP considera que hay que encadenar al pueblo al orden legal dominante expresado en toda la historia constitucional de Chile. Imponer mediante argucias y tecnicismos del derecho los mismos viejos principios liberales-conservadores que justifican la desigualdad social ahora en nombre de la meritocracia, el poder de desinformar en nombre de la libertad de prensa, la  concentración de la riqueza en nombre de la libertad de “emprender” y del derecho de propiedad, el poder “legal” de instituciones en manos de élites políticas empresariales, pero bajo la apariencia de formas modernas y racionalistas.

Si bien somos muchos los que hemos planteado que hay posibilidades para imponer una Asamblea Constituyente electa que puede dar paso a un proceso de ruptura democrática con el viejo poder instituido en la constitución del 80’, que expresa el orden político-institucional y económico que hoy día hace agua por todos lados, es bien la intervención popular (de la consciencia de clase de los trabajadores a las subjetividades rebeldes y ciudadanas que hay detrás de todo avance en el plano de los derechos humanos y sociales) que podrá imponerle un curso democrático a un “proceso constituyente” que es, por el momento, institucional y piloteado desde el Estado.

Ahora bien. Si la Constitución actual es “tramposa”, como dicen algunos, no es porque los que la redactaron (junto con echar mano a anteriores disposiciones constitucionales que les convenían) querían que los profesores del ramo jugaran más tarde con ella en querellas de corte bizantino, sino porque se sentían obligados a redactar una Constitución que debía responder (o traducir en el plano de las apariencias constitucionales-legales) al orden que la dictadura cívico-militar de Pinochet y sus consejeros ideológicos necesitaban imponer por la violencia fundacional. Todo orden es violencia institucional y triunfo sobre el desorden “natural” decía ya Maquiavelo en el siglo XV después de ver la práctica política de los Borgia.

Esta Constitución es (el “es” tiene un carácter de existencia real y no metafísica) la que ha acompañado políticamente todo el proyecto neoliberal de la clase propietaria chilena y de su representación política compuesta por la ultraderecha y los sectores neoliberales de la Concertación-Nueva Mayoría después de la “pacificación por la fuerza y el engaño” nos diría el mismo Consejero del Príncipe.

La Constitución del 80 (la gente lo sabe) trató de crear una apariencia de legitimidad constitucional cierto, pero su objetivo estratégico siempre ha sido excluir al pueblo ciudadano de la toma de decisiones. No hay posibilidad en su interior de reformarla por referéndum. El poder de legislar se le ha entregado a una elite de profesionales de la política que, como hemos visto han sido capturados (junto con la burocracia) por el poder económico del capital. El Estado ha sido privatizado diría el mismo Max Weber, lo que redundaría, según los análisis del sociólogo alemán (fines del XIX) de la racionalidad modernista, en el desarrollo de la corrupción como práctica pre-moderna ajena a toda “racionalidad de tipo burocrática”.

INTERVENIR COMO MOVIMIENTO SOCIAL

Hasta el momento, ambas representaciones de la clase dominante (el ala conservadora neoliberal dura y la otra, la transformista social-liberal), no sólo practican un juego que posterga las demandas reales del movimiento estudiantil, de los trabajadores, de los futuros y actuales pensionados y de los ciudadanos que aspiran a una vivienda digna sino que también persisten en desvirtuarlas para vaciarlas de sus contenidos: de la fuerza que implica ser un derecho social que puja por ser reconocido; factor de transformación social que debería ser constitucionalmente garantizado. Razón de más para producir una nueva Constitución redactada por una asamblea elegida directamente por el pueblo.

A los grandes problemas se les dan respuestas técnicas de expertos presentadas como las únicas respuestas posibles. Lo que significa que las cuestiones de opción, de finalidades de la acción pública, en suma del futuro de nuestras sociedades, escapan de los ciudadanos. Por lo mismo hoy hay que intervenir como movimiento social.

Como hemos visto, existe un gran potencial transformador para disputar el proceso: organizaciones que se han dado por tarea luchar por una Asamblea Constituyente y un movimiento social difuso, pero activo y ávido de proponer, opinar e intervenir que se manifiesta favorable a un proceso constituyente de sello popular.

Cabe entrar a disputar el proceso constituyente. A no dejar que sea controlado por los operadores de la Nueva Mayoría. A construir una opinión política que los obligue a convocar una Asamblea Constituyente y que le pare la mano a la ofensiva mediática que ya viene en contra de ella. Para eso se necesita un movimiento social poderoso que se apoye en el sentir ciudadano-popular que se expresa hoy en las encuestas. Falto de partido político que lo represente y en el cual el se exprese. A escrutar quienes serán los elegidos para ser los animadores de los cabildos.   

A desarrollar encuentros para debatir acerca de los principios constitucionales que permitan codificar (para mas tarde transformar en políticas de Estado) las demandas y expectativas de los ciudadanos.

NOTAS

(1) Encuesta Plaza Pública Cadem, diciembre 2015.
(2) Lea el profundo comentario político de Carlos Peña: www.elmercurio.com/blogs

Leopoldo Lavín Mujica

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.197.279 lecturas en total tienen las 308 columnas de Leopoldo Lavín Mujica con 3.887 lecturas en promedio por columna
Columnas de Leopoldo Lavín Mujica
2016-08-04
José Piñera, cómplice y mentor neoliberal de Pinochet
4731 lecturas

2016-07-28
Y el pueblo habló en multitudinaria manifestación: respuesta popular a las AFP y al saqueo neoliberal de la casta
2556 lecturas

2016-07-20
La "Jaula de acero" neoliberal, la crisis institucional y la política de Lagos
2034 lecturas

2016-06-20
Altibajos en la lucha social y escándalos mediáticos
2210 lecturas

2016-06-03
Crisis generalizada de liderazgos: Hay lugar para la unidad social y política del pueblo
2178 lecturas

2016-05-17
La corrupción en el PPD y el modelo extractivista
2236 lecturas

2016-05-09
La cúpula de la CUT fue por lana y la siguen trasquilando
2093 lecturas

2016-04-30
1ro. de mayo: en contexto de artero atentado contra la clase trabajadora
2152 lecturas

2016-04-26
Un funeral y una marcha
1956 lecturas

2016-04-20
Nueva Constitución: Entre estratagemas y consensos
1948 lecturas

2016-04-11
Las instituciones posdictadura amparan la corrupción
2222 lecturas

2016-04-01
Reforma laboral de la NM: otra promesa incumplida
2052 lecturas

2016-03-10
El pueblo y la casta: ¿Por qué este divorcio?
2100 lecturas

2016-03-07
Cuando la corrupción política es estructural
1245 lecturas

2016-01-20
Las confesiones del “alma” de Carlos Ominami en El Mercurio
2397 lecturas

2016-01-14
Proceso constituyente institucional opaco: ¿Premeditación o más incompetencia?
2311 lecturas

2015-12-29
Pragmatismo ciudadano y proceso constituyente popular
2487 lecturas

2015-12-21
La jaula constitucional, los derechos sociales y las luchas venideras
2346 lecturas

2015-12-13
La CUT en el muro de los lamentos
2429 lecturas

2015-12-08
Proceso constituyente institucional opaco: ¿Premeditación o más incompetencia?
2370 lecturas

2015-11-30
¿Farsa, o proceso constituyente con capacidad de decisión popular?
2321 lecturas

2015-11-02
Caso Matte-colusión: La política y el modelo neoliberal en la cloaca
2384 lecturas

2015-10-26
El secreto encanto de la burguesía lumpen
2449 lecturas

2015-10-09
CIUS UNA NUEVA FUERZA SINDICAL CLASISTA EN LA MOVILIZACIÓN Y EN EL DEBATE
2826 lecturas

2015-10-05
Corrupción de la casta político-empresarial: Se ha franqueado otra etapa
2565 lecturas

2015-10-04
Aclaración respecto propuesta de venida de médicos cubanos
2429 lecturas

2015-09-25
ME-O y los portonazos políticos del jet-set parlamentario
2453 lecturas

2015-09-08
La letanía del ministro Eyzaguirre en El Mercurio
2617 lecturas

2015-08-26
Corrupción política y precandidatos
2670 lecturas

2015-08-19
Los neoliberales de la NM como San Girardi* y otros PPdés en la prensa conservadora
2538 lecturas

2015-08-14
CORRUPCIÓN EN EL EJÉRCITO
2379 lecturas

2015-08-11
Impudicias graduales
2609 lecturas

2015-07-26
Imaginacción de Enrique Correa copa y pautea los medios
2830 lecturas

2015-07-23
Carmen Gloria, Rodrigo, la barbarie pinochetista y la justicia en la medida de lo posible
2864 lecturas

2015-07-22
La incompetencia, los renuncios y la desidia transpiran por los poros
2504 lecturas

2015-07-15
Poder neoliberal y corrupción versus alternativa democrática
2653 lecturas

2015-06-29
La salida de Eyzaguirre: triunfo de la educación y la movilización sindical
2683 lecturas

2015-06-24
Se equivocó la paloma: Isabel Allende ataca a Navarro sin exigir renuncias de Rossi, Quintana y Pizarro
2746 lecturas

2015-06-20
El regalo del PS al ministro Burgos
2856 lecturas

2015-06-15
Camilo Henríquez, Rousseau y las triquiñuelas para impedir una Asamblea Constituyente
2734 lecturas

2015-06-01
Entre el espectáculo político, las prácticas corruptas y la mortífera represión estatal
2824 lecturas

2015-05-21
¿Qué se espera ahora de la CUT y del movimiento sindical?
2769 lecturas

2015-05-12
La banalidad de lo mismo
2727 lecturas

2015-05-06
El misil de Bachelet-Tironi o el escenario del petardo mojado
2780 lecturas

2015-04-24
¿Qué va a pasar con las proposiciones de la comisión Engel contra la corrupción?
2997 lecturas

2015-04-20
La consciencia política alienada de Carlos Ominami
2981 lecturas

2015-04-15
La corrupción estructural y la crisis política del Estado neoliberal
2826 lecturas

2015-04-08
¿Y qué hacer ante tanta corrupción? Movilización social
2999 lecturas

2015-04-02
Jovino Novoa en su entrevista o el canto de la sirena guzmano-pinochetista
2933 lecturas

2015-03-20
La conjura de los poderes del Estado
2800 lecturas

2015-03-15
El Consejo asesor presidencial y la legitimidad democrática para ponerle coto a la corrupción político-empresarial
3009 lecturas

2015-03-07
La crisis política y la delincuencia de elite exigen una salida democrática
2901 lecturas

2015-01-18
El efecto Penta-Soquimich y el cinismo político
3443 lecturas

2014-12-29
2014: el año de las provocaciones y afrentas del establishment dominante
3384 lecturas

2014-12-26
Podemos se la puede en España: habría que podérsela también en Chile
2976 lecturas

2014-12-23
El Ecocidio Capitalista-neoliberal, el último libro de Naomi Klein: “El Capitalismo Contra el Clima”
3465 lecturas

2014-11-16
La política como técnica para impedir los cambios prometidos
3406 lecturas

2014-11-01
Sociología de las elites delincuentes. De la criminalidad de cuello y corbata a la corrupción política
5353 lecturas

2014-10-10
Penta y la corrupción político-empresarial
3746 lecturas

2014-10-05
Carmen Castillo y su combate por la memoria fiel
3856 lecturas

2014-09-09
Los mercados mandan, la política obedece, los estudiantes y trabajadores se movilizan
3494 lecturas

2014-08-05
Escenario y desafíos de la Confech: ¿Conducir o dejarse conducir?
2743 lecturas

2014-07-24
Peña (rector UDP) y Eyzaguirre (Ministro), personajes de opereta cómica
2754 lecturas

2014-07-09
Diputado Lorenzini (DC) sugiere que ministro Arenas (PS) se vendió a las multinacionales norteamericanas
2965 lecturas

2014-07-07
Gobierno de la Nueva Mayoría: Cuando falta convicción se construyen percepciones
2550 lecturas

2014-06-07
Aprender de esas izquierdas auténticas que se afirman en Grecia y España
3216 lecturas

2014-05-28
Entre el discurso y la práctica, o del ajuste y la reforma
3164 lecturas

2014-05-09
La dinámica de la movilización social y los ejes programáticos de la Nueva Mayoría
3347 lecturas

2014-04-15
Carlos Peña, rector (UDP) conmina a ministro Eyzaguirre a seguir los principios neoliberales del "capitalismo académico"
3480 lecturas

2014-02-26
Educación: "Expertos", lucro y movimiento estudiantil
3145 lecturas

2013-12-22
Naschla Aburman (CONFECH) es más creíble que Carlos Peña (UDP)
3361 lecturas

2013-12-01
Las Revueltas Lógicas y la política binominal
3342 lecturas

2013-11-18
Ganó el duopolio, perdió la Democracia
3503 lecturas

2013-11-11
Marcel Claude y Roxana Miranda en el escenario post electoral
3804 lecturas

2013-11-06
“Capitalismo inclusivo” con educación: La nueva pomada empresarial
3187 lecturas

2013-10-26
Matthei-Parisi: El falso debate mediático-demagógico
3362 lecturas

2013-10-11
La DC chilena es un partido conservador, pro-neoliberal y patriarcal
3716 lecturas

2013-10-03
Crisis en la derecha: ¿Una cuestión ética y cultural?
3225 lecturas

2013-09-25
Asamblea Constituyente: El último ninguneo concertacionista
3312 lecturas

2013-09-08
El Mercurio, sus compinches y la impunidad mediática
3475 lecturas

2013-08-30
¿La llamada “Reconciliación”, qué nombra?
3132 lecturas

2013-08-20
Neoliberalismo y Homo debitor: "La fábrica del hombre endeudado"
4156 lecturas

2013-08-08
Pugnas neoconcertacionistas: constitucionalistas versus neoliberales
3451 lecturas

2013-07-28
Las Matthei, las Bachelet y la "banalidad del mal" según Hannah Arendt
3814 lecturas

2013-07-20
Una derecha deprimida, un bacheletismo oportunista y una nueva dinámica social
3456 lecturas

2013-07-04
Primarias: ¿Simulacro o circo, o ambos?
3508 lecturas

2013-06-18
Alianza trabajadores-estudiantes: Una lección de unidad para la izquierda política
3998 lecturas

2013-06-12
La Concertación bacheletista y el proceso constituyente
3869 lecturas

2013-05-24
Homenaje, poema, "Sin nombrarla"
3501 lecturas

2013-05-22
CEP: Los empresarios afilan sus instituciones para un escenario de confrontación social
3612 lecturas

2013-05-13
El caso Laurence Golborne, la OCDE, Le Monde y la evasión tributaria
4674 lecturas

2013-05-07
Corrupción en la elite dominante
3707 lecturas

2013-05-02
O Proceso Constituyente o caricatura de Constitución
3800 lecturas

2013-04-23
“Somos hackers del futuro” dice la metáfora
3675 lecturas

2013-04-19
Movimientos sociales: ¿Y ahora qué después de la destitución de H. Beyer?
3586 lecturas

2013-04-12
Cuando la calle manda y la política es profana
3588 lecturas

2013-04-06
Coyuntura política y movilizaciones
3616 lecturas

2013-04-02
Política manipuladora, tiranía mediática y silencio del periodismo
3714 lecturas

2013-03-29
El retorno de la misma política y cómo perseverar en la nueva que emerge
3584 lecturas

2013-03-24
Actualidad del capitalismo neoliberal: Europa y Chile
4650 lecturas




Hay 8 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA