Columnas
2016-05-05
2897 lecturas

Manuel Riesco
especial para G80

Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”

Bruto finale. El ex-genio dorado de los “Hijos de Pinochet” ha comunicado su autoexilio alegando que le “duele Chile”, aparte de ciertos problemillas tributarios. Por estos mismos días el jefe del clan más poderoso ha hecho el ridículo en las “redes sociales” y otros se han quejado que nadie los quiere. Uno de éstos, que desde sus tiempos mozos de conspirador golpista apadrinó al autoexiliado y hoy oficia de mandamás de la exempresa pública que el ahijado agradecido le adjudicó al privatizarla, ha manifestado en lenguaje vulgar y agresivo su preocupación de lo que puede ocurrir si un aumento del desempleo hace estallar el descontento popular. El asunto es profundo. Una élite ilegítima que pretendió eternizarse mediante la fuerza bruta y sus secuelas está avizorando su ocaso inevitable. ¿Qué les depara el destino? Ser reemplazados por la élite moderna que, incluyendo a muchos de sus propios hijos, es el resultado de un siglo de transformaciones sociales y hoy buye dinámica e inquieta bajo la costra rentista que ellos representan y a ojos vista está siendo aventada por la poderosa marejada popular en ascenso.

La élite empresarial y social chilena, los “Hijos de Pinochet” como los bautizó un periodista talentoso, están experimentando por vez primera en carne propia el desprecio y rechazo generalizado de la ciudadanía. Siempre estuvo allí pero no les alcanzaba, amordazado por el temor y su aura de poder intocable alimentada constantemente por su monopolio de medios de comunicación. Sólo ahora empieza a manifestarse abiertamente y a veces en forma estridente.

Bien merecido lo tienen porque lo que hicieron tras el golpe militar es imperdonable. Recuperaron violentamente, por mano ajena promovida por una potencia extranjera, la hegemonía que sus padres y abuelos habían perdido del todo tras ejercerla con cierta legitimidad por más de un siglo. Nunca fueron una élite legítima, por lo cual pretendieron prolongarla principalmente mediante la fuerza bruta y sus secuelas, lo que no dura mucho tiempo como ahora están comprobando.

Los “Hijos de Pinochet” no son una élite legítima porque nunca han cumplido con los requisitos esenciales para ello, no han dado el ancho por así decirlo. No han satisfecho el requisito esencial de organizar la producción y reproducción social de la manera más avanzada que resulta posible en cada época histórica. La mayor parte de sus ingresos no los obtienen de contratar masivamente la moderna mano de obra urbana que es el fruto de un siglo de transformaciones en el país, para producir bienes y servicios que se vendan en mercados competitivos, como hacen todas las élites modernas legítimas. Ellos obtienen la mayor parte los suyos de la renta de los riquísimos recursos naturales del territorio, que se han apropiado mayormente sin pagar un peso. Como si no les bastara, se coludieron para obtener cuasi rentas monopólicas en casi todos los demás mercados. Han orientado las políticas del Estado en función de sus intereses de rentistas, que no coinciden con los de los auténticos capitalistas ni la mayoría de la población.

No cumplen tampoco las normas morales esenciales que se exigen a todas las élites legítimas, a las que se consciente apropiar el excedente a condición que respeten escrupulosamente la parte del producto que los trabajadores necesitan para mantenerse en condiciones dignas ellos y sus familias, incluidos sus viejos, y que destinen parte significativa del mismo a los asuntos del espíritu.

Los “Hijos de Pinochet” echan mano no sólo al excedente sino además a parte de los salarios, principalmente mediante intereses usurarios y el sistema de AFP, cuyo diseño es precisamente ese. Su triste legado educacional es haber reducido la proporción de estudiantes en todos los niveles y sistemas educacionales, públicos y privados, de tres millones sobre una población total de diez en 1973, a cuatro sobre una población de 17 millones en 2016; con la diferencia que ahora las familias deben pagar la mitad de la cuenta y la calidad deja mucho que desear.

Por ese motivo, los “Hijos de Pinochet” solo han logrado sostener su hegemonía en la violencia dictatorial y sus cicatrices de temor en la población, la que ha tolerado pacientemente un cuarto de siglo de democracia tutelada y corrompida mediante cohecho legal e ilegal. Ello está terminando en el curso del nuevo y poderoso ciclo de movilización popular que viene ascendiendo de modo geométrico desde hace una década.

Éste se acelera y potencia con las grandes corrientes globales que cambiaron de curso en la estela de la crisis económica de la década pasada en las economías desarrolladas. Su enorme ola recién ahora llega a nuestras costas, en la resaca del vuelo de capitales golondrinas regresando al Norte en lenta recuperación, que derrumba los precios de precios de materias primas, monedas, bolsas y otros “activos” especulativos, así como el endeudamiento empresarial en moneda dura, que su visita había hipertrofiado en el Sur.

El derretimiento del modelo chileno basado en la renta de materias primas y crédito abundante y barato llega en medio de la crisis generalizada del sistema político de Transición, presagiando la tormenta perfecta que asusta al ex conspirador golpista transmutado en mandamás arrogante y grosero de exempresa estatal privatizada.

La cosa se les pone color de hormiga y algunos deliran con enfrentarla del mismo modo que hicieron antes, despertando la bestia fascista extendiendo el temor en la población y promoviendo la crisis institucional. Varios lo han insinuado más o menos explícitamente, incluido el que acaba de hacer el ridículo en las “redes sociales”, donde se refirió ominosamente al futuro de la “convivencia cívica”. Si lo intentan les puede salir el tiro por la culata, porque el pueblo chileno y las fuerzas democráticas aprendieron las grandes lecciones de 1973.

Hoy saben que hay que desplegar con decisión la ofensiva cuando el ciclo de movilización va al alza y alcanza su auge, pero luego frenar en seco y pasar a la defensiva cuando, usualmente una vez que ha logrado sus objetivos principales, empieza a mostrar signos de cansancio. Todas las fuerzas políticas democráticas aprendieron dolorosamente que su deber principal es aislar al demonio fascista y reprimirlo mediante la fuerza, de la ley en la medida de posible pero a palos si es necesario. Ojalá antes que adquiera mucha fuerza, pero aprendieron asimismo a derrotarlo en las peores condiciones imaginables. El pueblo chileno aprendió a cabalgar el centauro maquiavélico, a disputar la hegemonía usando no sólo la razón sino también la fuerza. De ese modo terminó con la dictadura.

El ocaso de los “Hijos de Pinochet” cursa cuando terminó la guerra fría y el enfrentamiento de potencias no se disfraza ya de guerra entre sistemas económicos alternativos. El programa de las fuerzas democráticas chilenas es en esencia similar al que acaban de adoptar oficialmente hasta ¡los jeques de Arabia Saudita! Terminar con la adición a la renta de los recursos naturales y basar un desarrollo más estable e inclusivo en la producción interna de valor agregado.

Claro que para ello es necesario terminar con la hegemonía de los jeques criollos, que aunque no usan turbante padecen de la misma adición. Hace medio siglo les resultó más fácil asustar a un sector del pueblo y conseguir poderosos aliados internacionales luchando supuestamente contra la “tiranía comunista”. Hoy enfrentan una amplia coalición democrática con programa de reformas que se irá haciendo más decidido a medida que aumente ja presión popular y sin duda pronto considerará renacionalizar los recursos naturales y terminar con la colusion en los demás mercados, además de terminar con las AFP, la usura financiera y otras formas de rapiñar los salarios. Sin embargo, dicha coalición se propone explícitamente estimular más que nada ¡la producción capitalista!

Por todas estas razones es probable que en el seno de la élite predominen aquellos, más razonables, que reconociendo la inevitabilidad de su ocaso adopten el mismo camino de transición pacífica que en Sudáfrica encabezó Federik de Klerk. Allí, al igual que acá, una reducida élite segregada que había ejercido una hegemonía más o menos legítima sobre la abrumadora mayoría de la población, basada en la propiedad de la tierra ¡desde el siglo XV! Cuando la perdió frente al imparable princesa de urbanización pretendió prolongarla más allá de su tiempo mediante las viles leyes del Apertheid, promulgadas en 1948. Al igual que los de acá, lograron extender su dominio mediante la fuerza por otro medio siglo, cubriéndose de oprobio mundial. Pero al final no les quedó otra que “dar un paso al costado”, como se dice ahora, y entregar las riendas de la sociedad a la nueva élite que surge dinámica e imparable, en todas las sociedades modernas. Otro tanto espera a los “Hijos de Pinochet”. Mientras antes lo comprendan, mejor.

Manuel Riesco, 3 de mayo 2016
Video publicado en Bío-Bío TV.

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.631.128 lecturas en total tienen las 500 columnas de Manuel Riesco con 3.262 lecturas en promedio por columna
Columnas de Manuel Riesco
2017-08-10
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria
2318 lecturas

2017-08-02
Vueltas de la vida
1876 lecturas

2017-07-25
Superexplotación
1016 lecturas

2016-08-12
Apurando el Tranco
5176 lecturas

2016-08-02
Correligionarios del Ministro Secretario General de la Presidencia
3480 lecturas

2016-07-17
Tergiversación del ministro Valdes
2885 lecturas

2016-06-24
Recesión Valdés - Vergara
2902 lecturas

2016-06-20
Uber
2795 lecturas

2016-06-09
Rechazo: total y decidido al proyecto de reforma de educación superior
2857 lecturas

2016-05-25
Paso atrás... el gobierno aparece cansado y su ímpetu reformista frenado casi del todo
2820 lecturas

2016-05-19
Clase Obrera... diez millones de chilenos
2967 lecturas

2016-05-12
Extremos: ola de descontento popular viene reventando desde el sur
2991 lecturas

2016-05-05
Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”
2898 lecturas

2016-04-26
Aylwin... equivocó de bando en el momento trágico que marcará su rol en la historia
2780 lecturas

2016-04-20
Cojonudo: Ojalá, las vacas flacas no duren tres décadas
2736 lecturas

2016-04-14
Vendrán nuevas ventoleras y marejadas
2701 lecturas

2016-04-06
CAE: Trampitas contables y pillerías políticas
2898 lecturas

2016-03-29
TranSantiagazo
1146 lecturas

2016-03-10
Espejismo del acuerdo de CORFO y Rockwood Litio
3215 lecturas

2016-02-10
¿Ocurrió? El gran derretimiento del “Modelo chileno”
1144 lecturas

2016-01-21
Ocaso de los "Hijos de Pinochet". A mitad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet (1 de 3)
3155 lecturas

2016-01-16
Indignación ante limitaciones de la gratuidad
3237 lecturas

2016-01-06
Año Nuevo desencuentro nuevo en la Nueva Mayoría
2959 lecturas

2016-01-04
Ahora se viene el tiempo de cambiar este modelo
3145 lecturas

2015-12-23
Balance Navideño
2804 lecturas

2015-12-15
¡La Gratuidad Va!
3097 lecturas

2015-12-03
La solución a los conflictos con nuestros vecinos pasa por integrarnos
3030 lecturas

2015-11-25
Los demonios de la modernidad son bien reales
2950 lecturas

2015-11-08
Élite
4899 lecturas

2015-11-01
¿Reforma de Macetero?
2968 lecturas

2015-10-21
Sistema de AFP: Inmoral
1333 lecturas

2015-10-15
¿Década Perdida?
1162 lecturas

2015-10-08
Tranco Firme: Se ha iniciado el fin de un mal sistema de educación
3192 lecturas

2015-09-23
Septiembre
2947 lecturas

2015-09-15
Pensiones
5366 lecturas

2015-09-14
Eyzaguirre 3.0
2959 lecturas

2015-08-31
Consejo consultivo
3005 lecturas

2015-08-30
Caída del precio del cobre
3105 lecturas

2015-08-24
Presupuesto de Educación 2016
3115 lecturas

2015-08-22
Ricardo Lagos ¿Jefe opositor?
3010 lecturas

2015-08-02
Derrota
3522 lecturas

2015-07-26
Asesinato
3661 lecturas

2015-06-11
Peligro Público
3215 lecturas

2015-05-18
Erupción
3262 lecturas

2015-04-29
Informe Engel
3510 lecturas

2015-01-25
Oro y Cobre
4131 lecturas

2014-12-17
Vacas Flacas
5814 lecturas

2014-10-05
Quo Vadis
5110 lecturas

2014-09-12
Emblemático. Nunca se avanza quitándole el puesto a otro
4255 lecturas

2014-08-18
No más CAE
4323 lecturas

2014-08-04
Gratuidad 2015
2969 lecturas

2014-08-01
Algunos elementos de diseño del nuevo esquema de financiamiento y calidad de la educación
2725 lecturas

2014-07-21
Eyzaguirre
2491 lecturas

2014-07-14
Parelé
2591 lecturas

2014-07-10
Arriba las Manos (bis)
2815 lecturas

2014-07-08
TranSantiagazo
2520 lecturas

2014-06-20
AFP del Estado no resuelve el problema de fondo
3090 lecturas

2014-06-10
Reforma tributaria
2815 lecturas

2014-04-17
Rectores
3732 lecturas

2014-03-21
Condiciones mínimas de la gratuidad (III) Reconstrucción
3343 lecturas

2014-03-20
Condiciones mínimas de la gratuidad (II) Gratuidad
3430 lecturas

2014-03-18
Condiciones mínimas de la gratuidad (I) Subsidio a la Demanda ¡Estúp...!
3273 lecturas

2014-03-08
"666"
3150 lecturas

2014-03-05
Correctivos
3224 lecturas

2014-03-03
La hija del torturador
3475 lecturas

2014-02-21
La Generación del 68
3022 lecturas

2014-02-10
Ocaso de los "Hijos de Pinochet"
3278 lecturas

2014-02-05
De Generaciones: El ocaso de los "Hijos de Pinochet"
6105 lecturas

2014-01-10
Perverso: la ilusión de la capitalización individual
3534 lecturas

2014-01-03
Pronósticos: ...derrumbe de la bolsa chilena
3369 lecturas

2013-12-26
Colapso Clínico: "lease back" del Hospital de la Universidad de Chile
3747 lecturas

2013-12-01
Renacionalización de los recursos naturales: Clamor Nacional
3664 lecturas

2013-11-16
Publicidad Engañosa de Asociación de AFP
4054 lecturas

2013-11-15
AC
3116 lecturas

2013-11-04
Demagogia
3088 lecturas

2013-09-29
Maremoto
3327 lecturas

2013-09-10
Aportes miserables
3179 lecturas

2013-08-23
Las demandas de hoy y las de ayer
3324 lecturas

2013-07-08
Acoplados
3820 lecturas

2013-06-21
A Chaucha Mais Grande
3668 lecturas

2013-05-27
Apoyo a Bachelet
3498 lecturas

2013-05-24
PIB
5308 lecturas

2013-05-08
Renta y Crisis
3644 lecturas

2013-03-24
Renacionalizar
4128 lecturas

2013-03-13
Chávez y Bolívar
3514 lecturas

2013-03-12
Sur
3629 lecturas

2013-03-08
Paleteados
3401 lecturas

2013-02-09
Pichicateada
4325 lecturas

2013-02-02
Charcha
3633 lecturas

2013-01-21
Japoneses
3555 lecturas

2012-12-25
Razón de Estado
3703 lecturas

2012-12-17
La Gran Pregunta
3589 lecturas

2012-11-19
Estatizar
3882 lecturas

2012-11-05
Desafíos del Vivir Más
3561 lecturas

2012-11-02
Mal Holandés
3674 lecturas

2012-09-15
Carta abierta a Camilo Escalona
5321 lecturas

2012-08-29
Candidatura de la Izquierda
4177 lecturas

2012-08-01
Escoria
3855 lecturas

2012-07-02
Opositores a Allende
4083 lecturas

2012-05-28
Zambullón
4015 lecturas




Hay 21 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA