Columnas
2016-05-17
1077 lecturas

Ricardo Candia
especial para G80

Proceso constituyente: la última aporía del sistema

El proceso constituyente formulado de emergencia por el Gobierno de la Nueva Mayoría para apaciguar picazones democráticas, no es más que un tongo, una patraña, una caza bobos, una manera poco sutil de ganar tiempo haciendo como que se escuchó, pero en verdad lo que se hace con esa maniobra es engrupir al gilerío que cree.

Otra pelotita de trapo para entretener a los nerviosos.

Jamás habrá una constitución realmente democrática así sea que salga de algo llamado formalmente Asamblea Constituyente, si está hecha sin que el pueblo, en donde se deposita el poder constituyente, aún esté afectado por el miedo, la marginación, la manipulación y sin espacios reales de participación.

En las condiciones en que están los trabajadores amagados por las actitudes entreguistas de las directivas de las centrales sindicales cooptadas por los partidos políticos, esas máquinas de engatusar y robar, sin ningún atisbo de movilización en el sentido preciso del término, y con sus líderes a la espera de cupos parlamentarios, jamás podrán ser un factor cuya opinión pese en un proceso de esa magnitud. Para decirlo con pocas letras: esos dirigentes no sirven. Esas organizaciones tampoco.

Y mientras los estudiantes, el más potente extendido y amplio movimiento social, sigan atrapados en la estéril discusión acerca de gratuidad y otros señuelos educacionales, a la espera de que sus consignas se hagan realidad en las condiciones en jamás podrían ser, entonces un proceso constituyente no será sino una faramalla que buscará ganar más tiempo.

Eso que anda por ahí y que toma formas de explosivas rebeliones locales, de estudiantes y de uno que otro trabajador, no es más que un estornudo susceptible de ser controlado prontamente por las maniobras analgésica de sujetos como el Ministro Burgos y sus pócimas: el desprecio, la burla, el palo y dos o tres chauchas.

La cultura capitalista extrema impuesta primero por las bayonetas y luego por los nuevos prepotentes, esos izquierdistas marranos, se va a defender hasta su último resuello. No se va rendir. No va a entregar sus pilares esenciales solo porque una marcha majestuosa lo pide en carteles y consignas. Y se va a afirmar no solo en sus propias fuerzas, sino en la enervante inocencia de la gente crédula.

Creer que se puede influir en un proceso mauloso, no vinculante, que puede demorar años en cuajar en alguna resolución democrática, es mirar a huevo los verdaderos intereses de los que mandan. Es creer que el dinero con que se ha financiado el sistema todo este largo tiempo ha tenido fines benéficos. Los verdaderos dueños del modelo y sus administradores, jamás van a permitir cambios que horaden las bases de lo que hay.

A menos que, en un arresto de ingenuidad suicida, creamos que la ultra derecha chilena, quizás una de las más crueles y malvadas de cuantas hay en el mundo, ha derivado en un modelo de gente democrática y decente. Antes muertos.

Las Constituciones han sido siempre expresión de la necesidad de los que mandan para perfeccionar su modelo de dominio y administrar la presión que emerge de la gente hastiada. El pueblo jamás ha tenido la oportunidad de construir una realmente democrática. Y cuando se lo propuso, los Hawker Hunter bombardearon La Moneda.

Lo que busca la cultura imperante es quitar la presión social a un tema que se creyó irrelevante para la población, mas angustiada en lo inmediato por el cepo de las deudas que pendiente de la rama Constitucional.

Y la evidencia de que hay un interés por cambiar las cosas ha estimulado a la ultra derecha a participar en el conato democrático de la Nueva Mayoría. Después de todo, ambos polos del duopolio son bueyes sin astas que tiran para el mismo lado y se necesitan recíprocamente.

Una Constitución realmente democrática va a salir necesariamente como la expresión intransigentemente democrática del pueblo movilizado, es decir, seducido por un horizonte que ya no es la utopía inútil que solo hace caminar, para ese ejercicio de las piernas están las marchas, sino un proyecto capaz de impeler a los sacrificios más extremos, con una sonrisa en la cara.

Un pueblo sin un norte es un pueblo a merced de sus explotadores. Un pueblo desorganizado es un blanco fácil para la oferta falaz y el voluntarismo iluminado de las gentes que no creen en él.

Y de seguir así, tal como están las cosas, un día nos vamos a despertar con la novedad de que los poderosos han decidido que es necesario pasar a la ofensiva, y entre vítores de lado y lado se nos anuncia la instalación de la mentada Asamblea.

El sistema aprendió hace mucho a arrancar hacia adelante, y, doble contra sencillo: impondrá una Asamblea que no va a coincidir con lo que los movimientos sociales, díscolos, opositores, ultrones, disidentes y anti neoliberales, enemigos jurados del modelo y su cultura, vienen exigiendo.

Una Asamblea Constituyente con el pueblo desmovilizado, con sus organizaciones diezmadas por la cooptación, la corrupción o la indolencia, con una izquierda evaporada, atrapada en sus contradicciones, sus teorías y somnolencias, no sería sino el mecanismo perfecto para dar el paso refundacional que supere las contradicciones y debilidades que hace rato asoman en un ordenamiento que ya hizo lo suyo.

La experiencia latinoamericana, progresista o de izquierda, de los últimos decenios ha mostrado un camino que es necesario no imitar, pero por lo menos tener presente. Y a menos que los chilenos de verdad seamos lo ingleses de América, habrá que pensar que lo sucedido en Venezuela, Ecuador y Bolivia, tiene algo, mucho, poco, que enseñarnos.

Solo una vez que el pueblo haya conquistado importantes cuotas de poder político, estará en condiciones de imponer sus condiciones. Antes, en calidad de borregos que asisten cada dos años y medio a votar, engrupidos por la propaganda de la economía, sometidos por el lazo acerado de la deudas, a la espera de recibir un poquito de la repartija, la gente víctima aunque no consciente de esta cultura estará necesariamente en las peores condiciones para ser convocada a una Asamblea Constituyente.

El Proceso Constitucional es una jugarreta a la que se suma la ultraderecha con los bríos propios de quien ve en ésta una oportunidad de quitar presión. Eso no es extraño. Lo raro es que sectores de gente definida como de izquierda de pronto se sientan interpelados a opinar y a discutir la faramalla que no busca sino ganar tiempo.

Una nueva Constitución debe ser parte de un programa de gobierno que se proponga superar los actúale paradigmas.

Y en estas condiciones, proponerse construir un país decente, ya es una propuesta revolucionaria.

Un país al que le importe el presente de sus viejos, sus niños, sus mujeres. Que detenga la depredación de su territorio. En el que sea imposible que sus habitantes mueran de cáncer por venenos dispuestos a tiro de piedra de sus casas. En el que sea impensable que extranjeros o nacionales corruptos y ambiciosos arrasen con todo para satisfacer sus enfermas mentes egoístas. Con una escuela que quiera a sus niños y a sus profesores. E el que se respete a la mujer y hombre de trabajo. Con un sistema de salud que sane. Con un mar que bañe, que alimente y que dé vida y que no la asfixie. Con sus naciones naturales viviendo según sus propias concepciones y modos.

Solo para partir, proponerse un país que respete a la gente, no es tanto, pero es mucho.

Esos cambios mínimos no tienen cabida en la actual ordenanza constitucional.

Y deberán ser las razones centrales que orienten a un nuevo gobierno impulsado por una amplia articulación popular que dispute esa mayoría ciudadana que viene votando por inercia por no encontrar un proyecto diferente, que ofrezca un camino.

Alguna vez la izquierda aborreció las elecciones por considerarlas un rémora burguesa, o a lo sumo, una expresión socialdemócrata. Los votos de la gente hastiada, despreciada, endeudada, carcomida, hoy pueden transformase en una herramienta de avance democrático que se encamine a hacer de éste país un país en que los indecentes, sinvergüenza, ladrones y corruptos, tengan cada vez menos espacio.

Eso ya es un avance revolucionario. Luego, que venga una Nueva Constitución.

Ricardo Candia Cares

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



175.460 lecturas en total tienen las 109 columnas de Ricardo Candia con 1.610 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ricardo Candia
2016-08-08
La derrota cotidiana del pueblo y la riqueza de los conversos
2160 lecturas

2016-07-28
Siempre es 26 de Julio
1535 lecturas

2016-06-21
¡Vivan los estudiantes!
662 lecturas

2016-06-14
Cuando las cosas comiencen a cambiar….
903 lecturas

2016-05-28
La Moneda bajo ataque
1117 lecturas

2016-05-26
La inhibición de carabineros, según Michelle
982 lecturas

2016-05-18
La cuentas de Carolina
1154 lecturas

2016-05-17
Proceso constituyente: la última aporía del sistema
1078 lecturas

2016-05-12
El niño símbolo
859 lecturas

2016-05-11
¿Somos todos Chiloé?
883 lecturas

2016-05-06
Un país que se pudre
892 lecturas

2016-04-20
Hombre en la medida de lo posible
821 lecturas

2016-04-12
La trampa de los procesos constituyentes
960 lecturas

2016-04-06
La agenda represiva de Michelle Bachelet
824 lecturas

2016-03-14
La policía de un país decente
819 lecturas

2016-03-09
El mal humor de la izquierda
1000 lecturas

2016-01-21
Esa cosa fea llamada Tarud
1161 lecturas

2015-06-08
Debe ser revisada toda la legislación sospechosa de haber sido comprada
1003 lecturas

2012-08-11
La violencia la pone el sistema, ctm...!!
1105 lecturas

2011-04-29
Todo tiempo tiene su Chico Peña
1626 lecturas

2011-01-11
La revolución de la derecha
1469 lecturas

2010-12-15
Los restos que flotan cerca del naufragio y el PC
1318 lecturas

2010-10-14
La fama es emífera, el dinero también
1299 lecturas

2010-09-25
Los poderosos exterminarán el planeta
1345 lecturas

2010-09-16
Apostillas a la nota de don Hernán Rivera Letelier
1371 lecturas

2010-09-04
La mala suerte del populacho
1205 lecturas

2010-09-01
Teología
1250 lecturas

2010-08-28
El peligro del terrorismo en Chile
1341 lecturas

2010-08-20
Los estudiantes no se rendirán
1288 lecturas

2010-08-12
El senador Walker y su cruzada contra Cuba
1288 lecturas

2010-08-11
Mineros víctimas de la codicia
1489 lecturas

2010-08-05
Los cubanos y los mapuche
1318 lecturas

2010-07-15
La pobreza, la indigencia y todo lo demás es culpa de los mismos de siempre
1323 lecturas

2010-07-10
Todos somos Bielsa. O por lo menos, los que se la puedan
1313 lecturas

2010-07-09
Cuba en la mira de los de siempre y los de ahora
1373 lecturas

2010-07-07
Si quieres un sistema de transporte digno, no pagues el pasaje
1291 lecturas

2010-06-24
El gobierno dejó ver su desprecio por la Agrupación de Detenidos Desaparecidos
1365 lecturas

2010-06-23
La cultura y la delincuencia
1495 lecturas

2010-06-19
Para construir un país, es preciso primero soñarlo
1425 lecturas

2010-06-11
Un hombre muere en la sala de espera de un hospital
1359 lecturas

2010-06-03
Equilibrios, volteretas y arcángeles
1447 lecturas

2010-05-29
La cultura de la derrota de la izquierda chilena
1677 lecturas

2010-05-19
El turno del ofendido
1547 lecturas

2010-05-12
El video del 27 de febrero
1496 lecturas

2010-05-06
El pueblo agradecido, a sus benefactores...
1558 lecturas

2010-05-04
El schok y la impunidad
1417 lecturas

2010-04-29
La DC al Gobierno de Piñera y el PPD y el PS un solo partido, entre otras réplicas
1668 lecturas

2010-04-23
Desconcierto e insensibilidad post traumáticas
1426 lecturas

2010-04-14
Cónclave intrascendente
1623 lecturas

2010-04-06
Diputado Teillier en gira con Piñera
1925 lecturas

2010-04-02
Autocríticas, ¿para qué?
1429 lecturas

2010-03-27
Con Cuba siempre
1497 lecturas

2010-03-23
Senadores chilenos en la campaña anti cubana
1612 lecturas

2010-03-19
Terremoteados por obra de la naturaleza. Perdedores y desorganizados, por obra y gracia de la Concertación y de otros más
1591 lecturas

2010-03-12
Terremoto en Chile: la ira de los propietarios y el aprendizaje vicario
1629 lecturas

2010-03-06
Terremoto en Chile: cosas que oculta y otras que devela
2185 lecturas

2010-03-05
Terremoto en Chile: El país seguirá siendo el mismo
1705 lecturas

2010-03-03
Terremoto en Chile: inconvenientes trizaduras subdesarrolladas
1945 lecturas

2010-03-01
Terremoto en Chile: Burundi, los ineptos y la propiedad privada
1834 lecturas

2010-02-16
Vueltas de chaqueta y de carnero
1599 lecturas

2010-01-23
Se viene el estallido
1673 lecturas

2010-01-16
Para qué ha servido el maldito voto nulo
1691 lecturas

2010-01-13
El que nace barrigón es al ñudo que lo fajen
1902 lecturas

2010-01-06
Perdedores profesionales se necesitan con urgencia
1756 lecturas

2009-12-24
Carta abierta al que no quiere votar por Frei
2028 lecturas

2009-12-23
Un fantasma recorre Chile
1823 lecturas

2009-12-18
Harboe y Cardemil, diputados por Santiago
1766 lecturas

2009-12-17
Ganan todos y pierden los de siempre
1615 lecturas

2009-12-12
De error en error hasta la victoria final
1629 lecturas

2009-12-08
Respecto de una carta abierta a Pablo Milanés
1631 lecturas

2009-12-04
Candidatos de izquierda y candidatos de la izquierda
1764 lecturas

2009-11-27
Homosexuales y maricones
2006 lecturas

2009-11-24
Carta a Pablo Milanés
2098 lecturas

2009-11-12
Las fotografías de campañas y Pavlov
1665 lecturas

2009-11-11
Un silencio inmoral en el debate
1900 lecturas

2009-10-27
Dios salve a la reina
1679 lecturas

2009-10-22
Cambios de última hora
1723 lecturas

2009-10-10
Salitre 2009
1820 lecturas

2009-09-25
Inscripciones, plazos, exclusiones y chistes
1824 lecturas

2009-09-24
El ministro Vidal entre ruido de sables y rugidos de F-16
1825 lecturas

2009-09-23
Los otros hombres, ¿dónde están?
1744 lecturas

2009-09-22
La izquierda binominal
1783 lecturas

2009-09-04
Cadena nacional
2025 lecturas

2009-09-02
Los fusilamientos de Vidal: ¿y por qué no?
1802 lecturas

2009-09-01
Los honorarios de los represores
1663 lecturas

2009-08-28
De Caupolicán a Bachelet
2106 lecturas

2009-08-21
La colusión y los estúpidos
1998 lecturas

2009-08-20
Olor a facho en La Moneda
1946 lecturas

2009-08-15
Asesinato en Malleco
1941 lecturas

2009-07-30
Sigue la guerra contra el pueblo mapuche
1920 lecturas

2009-07-23
La izquierda desvanecida
1804 lecturas

2009-07-22
Derecho a reunión y derecho a rebelión
2015 lecturas

2009-07-20
El espejo quebrado
2413 lecturas

2009-07-15
Edwards y los candidatos
1800 lecturas

2009-06-17
Anarquistas
2000 lecturas

2009-06-14
El rey León y la teoría del caos
1834 lecturas

2009-05-14
La infancia sub prime
1761 lecturas

2009-05-13
El virus AN1H1 y las otras pestes
2657 lecturas

2009-05-02
La culpa no la tiene el chancho, sino el que le da el afrecho
1941 lecturas

2009-04-29
Jorge Arrate es el candidato de una parte de la Izquierda
2038 lecturas




Hay 39 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA