Columnas
2016-05-18
2945 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Vivimos en un mundo peligroso

Si lees la prensa financiera, – esa que tiene el privilegio de saber lo que piensan “los mercados” como el Papa sabe a ciencia cierta lo que piensa Dios –, vas a enterarte de lo que pone el título: vivimos en un mundo peligroso.

El orden en que aparecen los inminentes peligros, amenazas, riesgos, accidentes, trances, apuros, aprietos y dificultades que nos acechan, varía según qué experto los enumera.

La fragilidad de los bancos, la baja del precio del petróleo, la subida del precio del petróleo, los temblequeos de la economía china, la deuda soberana, la fluctuación de las divisas, la salida de Gran Bretaña de dónde nunca estuvo, el fenómeno del Niño, la candidatura de Donald Trump, la fuerza de Podemos, el humor de la FED, el Estado Islámico, la ausencia de inflación, el credit crunch, la falta de inversión, el exceso de inversión, el BRIC, el G7, el G20, la austeridad, el exceso de gasto público, etc., la lista es larga, interminable, a tal punto que uno se pregunta cómo duermen los excepcionales líderes que tienen la generosidad, el detalle, de sacrificarse por nosotros en gobiernos, instituciones internacionales, corporaciones multinacionales, Iglesias y equipos que juegan en la Champions League.

Uno no es como los economistas que vienen a la TV y en 30 segundos cronometrados te explican todo, incluyendo la quinta temporada de House of Cards y el Palmarès del Festival de Cannes. De ahí que servidor escoja un peligro a la vez. Otras cosas no, pero uno es consciente de sus límites.

¿Qué tal la deuda soberana? Como peligro digo. Su efecto laxante en los mercados financieros es superior al del picosulfato de sodio y aun al del aceite de ricino. Tiene la ventaja de ser tema de actualidad desde que tengo uso de razón: por el simple hecho de nacer – deuda externa mediante – le debía decenas de miles de dólares a gente que nunca conocí. Peor aún, cuando no te tomabas la sopa te amenazaban con la misión Klein-Sacks. Una suerte de FMI. En peor.

Va pues por la deuda soberana.

Tú ya sabes que gracias a la quiebra del sistema financiero planetario, en razón de la estafa de los créditos subprime (2007), la deuda pública aumentó cosa mala. Como siempre, la borrachera la pagó el erario público, o sea el personal. Los grandes bancos se hicieron una pasta gansa estafando a los pobres ninjas (no income, no job, no assets) y timándose unos a otros. Cuando se produjo el retorno de la manivela le pasaron el pastel al Estado.

De ese modo la deuda pública española pasó del 36,2% del PIB en el año 2007, a un 86% en el 2012. Hoy de madrugada supe que la deuda hispana superó – por la primera vez en más de un siglo – el 100% del PIB.

La austeridad, los recortes presupuestarios, la reducción de las pensiones, un desempleo del 25% (50% entre los jóvenes), la eliminación del cheque-bebé que recibía a los recién nacidos, nada de eso ha logrado reducir la deuda soberana: por el contrario, como se ve, tiene una cierta tendencia a aumentar. Simple aritmética: si el PIB se reduce, aumenta la proporción que representa la deuda relativamente a ese mismo PIB.

En el mismo período, el efecto “bancos rufianes” tuvo como consecuencia el aumento de la deuda pública francesa de un 63,8% a un 90,2% del PIB. En Portugal fue aún peor: la deuda pasó de un 63,6% a un 124,1% del PIB. Irlanda, otro país ‘premiado’, vio su deuda soberana multiplicada por más de 4: de un 25% pasó a un 117,4% del PIB.

Como no me gusta verte llorar no te cuento lo de Italia.

Sin embargo no puedo ocultar lo de Grecia. No sólo porque – gracias a los remedios preconizados por la troika (FMI, BCE y EU) – su PIB cayó en picada, ni porque su deuda, que se acerca al 200% del PIB, es impagable, ni porque decenas de miles de migrantes se encuentran atrapados en su territorio, ni porque las pensiones fueron reducidas a la mitad, ni porque Grecia tuvo que privatizarlo todo, ni porque el gasto público en Salud fue drásticamente recortado, ni porque el suicidio se transformó en la única puerta de salida para muchos, ni porque el país perdió su soberanía y es gobernado de facto por procónsules enviados desde Bruselas, sino porque todo eso no sirvió de nada.

A tal punto que el mismísimo FMI se dio cuenta que sacrificar a Grecia en el altar del rigor neoliberal sólo demuestra la inviabilidad del neoliberalismo, de la austeridad, del libre mercado y del dogma penitente germano.

El Wall Street Journal informa que el FMI propone congelar la deuda griega – principal e intereses – hasta el año 2040, y extender el plazo de pago hasta el año 2080. No sé si te das cuenta, pero ninguno de los jerarcas europeos estará allí para verlo: cumpliendo el sabroso aforismo de Keynes estarán todos muertos.

Gracias a tan generosa oferta del verdugo en jefe, la necesidad neta de financiamiento de Grecia se mantendría bajo el 15% del PIB. Es probable que todo esto no te diga nada. En claro esto significa que la deuda soberana no vale el papel en que está inscrita: nadie puede pagarla. Más valdría pasar la esponja, eliminarla derechamente, borrón y cuenta nueva.

Hasta ahora han prevalecido los derechos de los acreedores. Es hora que se impongan los derechos de los deudores. No sería la primera vez. Ya en la Conferencia de Versalles (1919) Keynes advirtió que exigir el pago de la deuda alemana llevaría a otra guerra y no le hicieron caso. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial – 70 u 80 millones de muertos más tarde – los aliados entendieron que más valía condonar la deuda alemana.

Borrar la deuda ilegítima, surgida de un sistema financiero voraz, rufián e irresponsable, significaría regresar a la deuda soberana como estaba en el año 2007.

Así desaparecerían € 101 mil millones de deuda portuguesa, € 145 mil millones de deuda irlandesa, € 504 mil millones de deuda española, € 624 mil millones de deuda francesa… Son datos Eurostat para el período 2007-2012, y habría que agregar unos cuantos miles de millones por el período 2013-2015.

Si para salvar un sistema financiero que funciona como mafia organizada Europa emitió y emite billones de euros sin respaldo, sin exigirle la más mínima contrapartida a la banca privada, ¿no es legítimo pedir lo mismo para 500 millones de ciudadanos europeos?

Hay quien señala que eso haría quebrar la banca. ¿Y ahí? Los Estados podrían recuperar esa estructura financiera sin desembolsar un euro (puesto que estaría quebrada), refinanciarla y consagrarla única y exclusivamente a la actividad productiva. Haciendo desaparecer de un golpe la actividad especulativa que está en el origen de las crisis recurrentes que se suceden desde hace casi 40 años.

Lo mío no tiene ni siquiera el mérito de la novedad. En la historia de las finanzas mundiales lo que describo ya fue realizado más de una vez (EEUU, Francia, Alemania…). Que yo sepa nadie se queja. No pocos economistas serios lo sugirieron antes que yo. Y cada día que pasa se van sumando quienes terminan por comprender que el dinero es un bien público. Que la creación monetaria es privilegio de los Estados y debiese funcionar en provecho de la comunidad toda.

José Manuel García-Margallo, el muy derechista Canciller español, le declaraba hoy por la mañana a la periodista María Casado (TVE) que la Unión Europea no debiese aplicarle multas a España por incumplir el objetivo de déficit presupuestario. Y aprovechar el impulso para meterse sus políticas de austeridad allí donde él mismo estaba pensando.

El colmo de los colmos, el propio Jens Weidmann, presidente de la Bundesbank, le da la espalda a la psico-rigidez alemana y respalda el relajo monetario instaurado por Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

Queda por definir cómo hacer de modo que esta movida redunde en beneficio de los europeos y no se transforme una vez más en palanca de la concentración de la riqueza en manos unos pocos privilegiados. Y, matando dos pájaros de un tiro, hacer desaparecer uno de los peligros que hacen del mundo en que vivimos el lugar geométrico de la desesperanza.

Luis Casado

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.206.208 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.561 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
3074 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
3826 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
3897 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
2050 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2852 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
3007 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2946 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2704 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2641 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1481 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2714 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
3056 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
3374 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2788 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2904 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2813 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2856 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2781 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2950 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2906 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2802 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
3092 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2998 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2918 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2889 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2853 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2801 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
3036 lecturas

2015-08-29
Missing
2880 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
3059 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2931 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2763 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2940 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2989 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1342 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
3135 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2892 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2829 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2914 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2919 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2916 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2988 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
3011 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2908 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2986 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2983 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1517 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2948 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2807 lecturas

2015-04-29
La incubadora
3054 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2978 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2971 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
3081 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2974 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
3103 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2939 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
3223 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
3172 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1543 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
3073 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
3066 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
3268 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
3311 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
3157 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
3401 lecturas

2015-02-21
Soberanía
3291 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3655 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3725 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
3514 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
3444 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
3374 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
3484 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
3505 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
2016 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
3313 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1890 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
3236 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
3496 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
3209 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
3347 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
3419 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
3325 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
3368 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3617 lecturas

2014-12-09
Capital político
3304 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1804 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3661 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3599 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1892 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3705 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1951 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3853 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3626 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3715 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3697 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
2206 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2180 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1943 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2425 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
2048 lecturas




Hay 32 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA