Columnas
2016-07-26
1848 lecturas

Patricio Valenzuela
especial para G80

Los estrabismos y la unidad de la izquierda extra duopolio

Uno de los temas “de moda” en la contingencia política chilena hoy en día, es el tema de la unidad y la subsecuente dispersión de las muchas y pequeñas organizaciones sociales (O.S.), que pululan en el mundo de la izquierda emergente extra duopolio.

Es que quizás el árbol, nos está impidiendo ver el bosque porque a menudo, nos obnubila la inmediatez de lo manifiesto y no nos detenemos a reflexionar en los raigambres de la historia reciente, cuyos vectores en la sombra, no son suficientemente sopesados -por el tráfago coyuntural- en que nos vemos inmersos .Y por tanto, nuestros esfuerzos chocan una y otra vez con los mismos “cantos de sirena” que internalizados ya -casi subliminalmente-, no podemos (o no queremos) percibir.

Y aunque se que muchos de los hechos de la historia reciente, son archiconocidos, el sacarlos del fondo del baúl, lo hago (a manera de hipótesis), desde la perspectiva específica de contribuir a explicar -la ya casi mítica unidad-, buscando nuevas aristas que arrojen luces sobre algunos aspectos que por desplazarse en la historia en planos mas soterrados y profundos, que lo coyuntural/manifiesto, operan con períodos de latencia más largos y -por tanto- necesitan ser “rumiados” en procesos de mas largo alcance por el conjunto social contestatario. Que es precisamente el tema que quiero proponer y cuya discusión colectiva me parece crucial, para acumular fuerza social y poner en jaque el modelo salvaje y el destino subordinado y paupérrimo como país, que se nos impuso (tanto en dictadura como en la continuidad de la democracia protegida), hace ya 42 años.

Permítaseme un pequeño exordio. Como sabemos, las O.S. surgen, como respuesta ante el abandono del campo de la revolución o de la superación del sistema del capital, por parte de los partidos -que llamaré-, de la izquierda tradicional, que antaño representaron las reivindicaciones los pueblos explotados.

Ante esta situación deshecho, las O.S., se vieron ahora compelidas a buscar nuevas formas de organización y mas directas y democráticas, que les permitiera asumir la continuidad de la lucha, la autodefensa, la autogestión y la necesidad de tomar ahora en sus manos las tareas de su propia emancipación.

Todo esto se precipitó -como sabemos-, en el último tercio del siglo pasado, por una constelación de factores, que impusieron una re-estructuración total: económica, política, cultural y social, para los países bajo la hégira del imperio. Fue la era de los cruentos golpes militares en toda A. Latina, y guerras locales no menos cruentas, (primavera Árabe) etc., principalmente -como sabemos-, en función de satisfacer los intereses imperativos que imponen las leyes de la valorización del capital como: la expansión de los mercados, fuentes energéticas, fuerza de trabajo barata, materias primas baratas etc., pero también la quimérica ambición de dominio político y geopolítico del imperio y sus aliados europeos, sobre el resto del mundo.

Así la caída de la unión soviética y las así llamadas Democracias Populares, la crisis económica de los años 70/80, del capitalismo central, (tendencia descendente de la tasa de ganancia, la necesidad de introducir los progresos tecnológicos virtuales y de las comunicaciones, el plegamiento de la social democracia al modelo neoliberal) entre otros factores; rompen los estrechos marcos de los Países/Nación, (autonomización del capital financiero), para saltar al gran espacio mundial, imponiendo el modelo neoliberal privatizador, donde todo lo que toca – como el cuento del rey Midas- es trans-substanciado en mercancía, en bienes transables en un supuesto y utópico “libre mercado”.

(Educación, salud, previsión, - y en los hechos también -, justicia, amor, solidaridad fraternidad etc. etc.,

Estos acontecimientos (golpes militares incluidos), volvieron –metafóricamente-, al revés nuestro país; todo fue readecuado para calzar en el nuevo plan de acumulación del sistema del capital: la forma de hacer política, democracia cupular y protegida -(del pueblo)-, la Institucionalidad, la privatización de los servicios, la subsidiaridad del Estado, la atomización social competitiva -de unos contra los otros.

Es así que esas transformaciones estructurales, abren, un largo ciclo de transición y re-adaptación, que aún perdura -dada la envergadura de la “bomba de racimo” que estalló en aquel momento trágico- y sus consecuencias, se pueden detectar en el clivaje, o desfase ; entre el disímil avance en la conciencia popular del pueblo chileno, y las dirigencias políticas de las O.S., partidos y/o colectivos que emergen desde allí, que intentan asimilar en diferentes formas e intensidades las nuevas formas de organización pergeñadas por el pueblo.

Quedan en el pasado, los partidos autoritarios y jerarquizados, Las nuevas O.S., se organizan en torno a la democracia de base, dirigidas por coordinadores revocables. Hay por tanto una crisis de credibilidad, y representatividad en relación a los partidos, la v Institucionalidad, y –sobre todo-, en los rituales electorales periódicos con que el Estado burgués renueva su la legitimidad de su statu-quo; cuyo montaje ( financiamiento millonarios de campañas fraudulentas, quórum etc.), no deja resquicios ni garantía alguna para hacer primar la voluntad popular.

Y esa es en torno a este punto preciso , donde yo veo los diferentes grados de maduración y desfase entre las mayorías y las dirigencias de las organizaciones sociales o partidos surgidos desde allí. La mayoría del pueblo saben que en tanto no existan garantías ni alternativas reales de cambio, continuará absteniéndose de concurrir a hacer de coro para legitimar el sistema.

En cambio los dirigentes de los partidos y O.S., aún están cautivos, imantados fascinados por el viejo sistema electoral como único camino para alcanzar cuotas de poder, dizque, necesario para hacer los cambios.

No es que yo esté sosteniendo que no se pueda utilizar concientemente las instancias que el sistema ofrece, para desacreditar y/o plantear proposiciones alternativas, no. Lo que yo sostengo es que lo primero que hay que hacer es acumular poder en las base, masificar la conciencia, de que ya; los abusos las desigualdades y la corrupción y descomposición del sistema son insoportables. Ya no solo, desde el punto de vista recién expuesto sino, también desde la preservación de los recursos, cambio climático y la naturaleza como hábitat humano y animal.

*El poder es cuestión de correlación de fuerzas y mientras ese poder no exista, no tiene sentido hacer de coro griego, al gran montaje legitimador del Estado Burgués No sabemos cual será el porcentaje de abstención que habrá en las actuales elecciones de Alcaldes 2016 y parlamentarias/presidenciales 2017. Puede ser el desde que el voto sea obligatorio en cuyo caso cambiará todo el tinglado. Por de pronto se avizora un aumento en la abstención que no existe una alternativa confiable para los anhelos populares.

Las dirigencias de los partidos y organizaciones sociales.

Patricio Valenzuela

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



84.101 lecturas en total tienen las 57 columnas de Patricio Valenzuela con 1.475 lecturas en promedio por columna
Columnas de Patricio Valenzuela
2016-07-26
Los estrabismos y la unidad de la izquierda extra duopolio
1849 lecturas

2016-06-21
Caminando sobre la cuerda floja
775 lecturas

2016-05-26
El implacable discurso de la historia
809 lecturas

2016-03-10
¿Qué Chile posneoliberal queremos?
705 lecturas

2016-01-20
El marasmo de la izquierda social chilena
1110 lecturas

2015-11-02
¿Un nuevo cartel?
966 lecturas

2015-10-09
El llamado del curso de la historia
1001 lecturas

2015-08-21
Imaginarios Hacia Una Transición
705 lecturas

2015-07-17
Realismo sin renuncia
990 lecturas

2015-07-10
El despertar
1062 lecturas

2015-06-22
El (a)salto al planeta
973 lecturas

2015-05-18
Estas sorpresas no estaban en los planes
984 lecturas

2015-05-04
¿El fin de un ciclo?
1090 lecturas

2015-04-10
Ahora la pelota esta en nuestro campo
1164 lecturas

2015-03-17
El desgrane del choclo y otros relatos de triste recordación
1192 lecturas

2015-01-28
El caso PENTA: una nueva pústula
1444 lecturas

2014-12-22
El exitoso gobierno de M. Bachelet y la Nueva Mayoría
1120 lecturas

2014-09-01
Dime con quien andas y te dire quien eres
1211 lecturas

2014-08-12
Fuegos fatuos
1038 lecturas

2014-06-16
Seis a cero
1070 lecturas

2014-04-04
De aplanadoras y retroescabadoras
1202 lecturas

2014-03-19
La Marcha de Todas las Marchas
2022 lecturas

2014-01-17
La Haya
1266 lecturas

2014-01-07
¿Y después del 15 qué?
1172 lecturas

2013-10-09
De partidos y candidatos: un complejo dilema de transició a un nuevo ciclo
1321 lecturas

2013-09-08
Pedir perdón: última moda para captar medios
1334 lecturas

2013-08-31
Dicen que el hombre nunca tropieza con la misma piedra
1305 lecturas

2013-06-25
¿Cuanto vale el show?
1325 lecturas

2013-04-22
El anfiteatro griego
1707 lecturas

2013-04-15
La delgada linea roja que separa dos universos que no se tocan
1538 lecturas

2013-01-22
Otra perspectiva de enfoque de la política chilena actual
1660 lecturas

2012-11-06
¿Qué onda?
1238 lecturas

2012-10-26
El sofá de Don Otto
1598 lecturas

2012-10-25
El gran dilema
1503 lecturas

2012-08-14
La calle (polis) contra la rufianización de la política
1548 lecturas

2012-07-16
La tortuga y el escorpión
1696 lecturas

2012-04-16
Las hojas amarillas del otoño
1795 lecturas

2012-04-07
A casi 40 años de imposición del mito del libre mercado
1729 lecturas

2012-01-23
Trifulca entre burgueses
1609 lecturas

2012-01-08
¿Qué se trae Don Ricardo Lagos?
1766 lecturas

2011-12-09
Se va haciendo camino al andar
1772 lecturas

2011-11-06
La izquierda fáctica
1726 lecturas

2011-11-04
Dudas al viento
1532 lecturas

2011-11-01
Democracia intervenida
1469 lecturas

2011-10-21
Democracia ¿Cuál de ellas?
1763 lecturas

2011-09-29
La era de la nueva democracia
1657 lecturas

2011-08-25
El diálogo
1892 lecturas

2011-08-09
El Partido Comunista y la píldora del día después
2030 lecturas

2011-03-28
Lo que el botox no puede cambiar
2095 lecturas

2010-12-27
El anuncio prenavideño
1843 lecturas

2010-12-07
Es la hora de la luz
1743 lecturas

2010-08-21
Vamos amarraditos los dos
1983 lecturas

2010-08-04
Una interpretación acerca de la crisis de los partidos políticos chilenos
1731 lecturas

2009-12-21
El dilema de la izquierda extraparlamentaria
2039 lecturas

2009-03-05
El juego de la esperanza
1998 lecturas

2008-10-21
El efecto burbuja
2876 lecturas

2006-08-14
¿Vandalismo visible o vandalismo hipócrita y soterrado?
2360 lecturas




Hay 43 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA