Columnas
2017-07-27
975 lecturas

Vólker Gutiérrez
especial para G80

Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til

NIMBY: Not In My Back Yard (No en mi patio trasero)

Un niño de unos diez años, al que su madre mandó a comprar algo, camina a pata pelada por calles terrosas. Es verano, tres o cuatro de la tarde, y el sofocante calor impregna con sudor la polera y seca las fosas nasales. En los patios de las casas vecinas asoman algunos nopales con tunas a punto de madurar, mientras las ramas de unos olivos dejan ver sus verdes aceitunas que al llegar el otoño serán arrancadas de los árboles para, una vez sajadas, ser preparadas con agua, cenizas y sal. En el horizonte paisajístico no hay bosques ni prados. Solo cerros, con muchos matorrales de espinos, envuelven al pueblo de manera que los rayos solares se sienten como si se estuviera bajo una lupa. A la distancia, un silbido metálico anuncia el paso del tren que rompe estruendosamente la monotonía y que, varias veces al día, cruza el poblado hacia la capital o hacia el puerto, llevando pasajeros somnolientos o una carga quien sabe de qué. Una vez, contó la madre al niño, a ella y a sus compañeros del colegio los pusieron con banderitas tricolores en los andenes de la estación ferrocarrilera pues, con destino a recibir honores en Santiago, en el tren iba Gabriela Mistral, portando un Premio Nobel. Esa madre es mi madre. Y, obvio, ese niño soy yo.


Así es. En todas partes he tratado de destacar que, aunque muchos me ubican por mi trabajo con la ciudad de Santiago, mi procedencia es de un poco más al norte, de un pueblo reconocido por las tunas, aceitunas y el lugar en que asesinaron al prócer Manuel Rodríguez. Dicho eso, establezco que ahora les hablo (escribo, en realidad) desde mis orígenes.

----- 0 -----

Cualquier usuario de la ruta 5 Norte, cuando pasa por la comuna de Til Til, a la altura de la localidad de Montenegro recibe un mal olor que lo cachetea y lo obliga a cerrar las ventanas del vehículo en que viaja. Imaginen la situación de quienes viven y duermen todos los días ahí.

Chancherías, plantas de tratamiento de aguas servidas y vertederos metropolitanos son parte del paisaje visual y olfativo de los habitantes de Til Til. ¿Por qué?

Las ciudades necesitan (exigen) planificación, qué duda cabe. En el caso de Santiago y su área metropolitana, hacia 1960 se generó el primer plan regulatorio global. Tres décadas después, en 1994, se aprobó el vigente Plan Regional Metropolitano de Santiago, que en 1997 se extendió hasta la comuna de Til Til. En ese instrumento, que ha sufrido algunas modificaciones posteriores, se estableció que la zona norte de la región, específicamente la comuna de marras, acogería la disposición final de residuos sólidos de Santiago (ergo: rellenos sanitarios). La norma es brutalmente clara.

Los vecinos de Til Til, con justa razón e indignación, han reclamado por su situación. Desde el Gobierno central, incluso, se tomó nota del disgusto ciudadano y se estableció un llamado “Plan Til Til”, que pretende paliar el signo de patio trasero de esta comuna. Pero, del dicho al hecho…

Más allá de la ley, de los reales problemas ambientales y de la declaración de buenas intenciones, lo cierto es que a los tiltilenses los abruma un sentimiento de indefensión frente a las autoridades que toman las decisiones.

Nadie desconoce que hacer ciudad conlleva negatividades. Ni siquiera los vecinos de Til Til. La pregunta es por qué esos elementos negativos se tienen que concentrar en un solo lugar. Y ni siquiera estamos aquí sumando la cárcel de Punta Peuco ni los problemas de falta de agua por la sequía de varios años ya.

Estimo que a toda persona razonable, a todos quienes tienen alguna relación de afecto con Til Til y, más todavía, a todos quienes viven en la comuna, les asalta la duda de si acaso no existe de verdad otro lugar que pueda acoger, escuche bien, el 33 por ciento de los desechos totales del país y que se depositan en la Región Metropolitana.

Perfecto. Las autoridades explican que, efectivamente, por condiciones geográficas en lo principal, no hay otro lugar para ubicar estos rellenos sanitarios. Lo podemos entender. Entonces, la segunda pregunta es, ¿qué estamos dispuestos a pagar el resto de los habitantes de la región, las empresas responsables de estos vertederos y el gobierno central para que los tiltilenses prosigan como el basurero metropolitano?

Acá es donde no veo, por ninguna parte, una respuesta coherente y que exprese una mínima sensibilidad por Til Til. Frente a los reclamos de los tiltilenses por la reciente aprobación que el Comité de Ministros otorgó al nuevo vertedero en la comuna, desde el Gobierno han dicho que “acá ha habido una decisión amparada en nuestra institucionalidad". Y es cierto. Como también es verdad que la institucionalidad actual del país permite y ampara muchas otras acciones incuestionables desde el punto de vista legal, pero no desde la perspectiva de la justicia o la equidad (o, acaso, ¿no fue eso de la mayor equidad una de las promesas de las actuales autoridades nacionales?).

Regreso a la segunda pregunta, respecto a lo que estamos dispuestos a pagar quienes no queremos vertederos en nuestras comunas. Y agrego más. ¿Es muy ridículo proponer que por cada metro cúbico de basura, a los niños de Til Til se les asegure gratuidad y calidad absoluta, ya, para todos sus estudios? ¿O que se reponga el tren de pasajeros a Til Til? ¿O que se construya el puente para cruzar el estero de Polpaico? ¿O que se levante un cine y un teatro de primer nivel en el pueblo? ¿O que se asegure una pensión digna para todos los jubilados de Til Til? ¿O que se libere el peaje de Lampa para todos quienes van y vienen a Til Til?

Sacarse de encima la mierda tiene un costo. Y eso no lo pueden pagar solo los habitantes de una comuna. Mi madre, que vive a los pies del cerro Calvario de Til Til y que cada otoño-invierno me regala aceitunas de sus olivos, de seguro que tendrá buenas respuestas a las preguntas que lanzo por acá.

Vólker Gutiérrez Aravena
Profesor / Periodista
Director Letra Capital Ediciones
Co fundador Cultura Mapocho

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



93.811 lecturas en total tienen las 41 columnas de Vólker Gutiérrez con 2.288 lecturas en promedio por columna
Columnas de Vólker Gutiérrez
2017-08-09
El rey de oros
647 lecturas

2017-07-27
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til
976 lecturas

2016-07-26
Valparaíso, un futuro con raíces en el pasado
3149 lecturas

2016-07-12
La Alameda debe ser una delicia ciudadana
1442 lecturas

2016-06-14
Vivir de la nostalgia o "no te quedes en el pasado, nena’
1862 lecturas

2016-05-30
El patrimonio cultural (también) emociona
1742 lecturas

2015-02-04
Viajar la ciudad
2288 lecturas

2014-07-24
En mi calle
2067 lecturas

2014-01-24
Presencia urbana del Perú en Santiago de Chile
1507 lecturas

2013-03-07
Plaza de la Justicia...
1404 lecturas

2012-06-22
Ya no será lo mismo volver a Valdivia (es que ''me aprieta la camisa'')
2010 lecturas

2011-07-22
Milagro en la Alameda
2143 lecturas

2011-06-17
Lugarizando la memoria: Joan Baez en Ñuñoa, Chile
2355 lecturas

2011-03-08
Las patronas del 8 de marzo...
2252 lecturas

2010-11-23
Historia, futuro y... tecnocracia...
2032 lecturas

2010-08-31
El Huáscar y las campanas
2048 lecturas

2010-08-02
Leyendo (en/de) la ciudad
2222 lecturas

2010-07-26
De feriados, fiestas y homenajes
2032 lecturas

2010-06-16
No tan sinónimos
1995 lecturas

2010-06-02
Los reyes del cholguán
2079 lecturas

2010-05-22
Con K… de Kulzcewski
2419 lecturas

2010-04-14
Extranjeros en sismos chilenos
2071 lecturas

2010-04-10
La justa ciudad
1916 lecturas

2010-02-12
12 de febrero: cuádruple aniversario...
2191 lecturas

2010-01-29
Patrimonio de exportación
2190 lecturas

2009-12-22
Martín Rivas: ciudad, literatura y… teleseries
3074 lecturas

2009-10-29
No hay mal que dure cien años... ni deuda que no se pague...
2596 lecturas

2009-09-02
Cerro Santa Lucía, un espacio para la diversidad
2266 lecturas

2009-08-19
Independencia y cultura: 196 años de la Biblioteca Nacional
2206 lecturas

2009-07-08
RECORRER SANTIAGO LITERARIO
2831 lecturas

2009-05-14
Santiago necesita más espacios públicos… sin rejas...
2129 lecturas

2009-04-03
La República en un bello barrio
2167 lecturas

2009-03-24
Santiago con ojos de gringa…
2676 lecturas

2009-02-12
Una canción para Santiago
4522 lecturas

2009-02-05
La identidad recreada en Violeta Parra
2784 lecturas

2008-12-22
Un tufillo recorre la plaza
2439 lecturas

2008-12-17
¡Tramoyistas del mundo, uníos!
3399 lecturas

2008-10-17
El pasado que no deja de pasar... (o la porfía de Diego Portales)
2318 lecturas

2008-08-20
El verbo también se conjuga en pasado
2628 lecturas

2008-07-03
En el centenario de Casa Grande
2619 lecturas

2006-03-24
La Idea De Que El Mercado Tiene La Solución Para Todo Es Una Farsa
4118 lecturas




Hay 41 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA