Columnas
2017-08-03
1893 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

El desorden del PS

Mi padre aseguraba que el partido socialista chileno siempre sufrió de una conocida enfermedad política: la falta de consistencia en la necesaria y vital unidad interna.

Lo que permite la atomización materializada en grupúsculos y colgajos que se desprenden del núcleo central cada vez que el PS realiza un Congreso u otra reunión nacional, o participa en el gobierno de turno.

Otra carencia del PS: el desorden vestido de "despreocupación" irresponsable y suicida, que permitió a los agentes de la dictadura –entre 1973 y 1977– acceder fácilmente a nombres y direcciones de miles de miembros del partido, lo que se tradujo en una masacre. Ninguna organización de izquierda tuvo mayor cantidad de asesinados y torturados que el viejo PS.

El mentado desorden se trasladó al exilio, en donde la atomización del PS hizo hablar del ‘archipiélago’ izquierdista. Los grupúsculos fueron numerosos, demostrando que la sangrienta historia reciente no había dejado ninguna lección. Los agentes de la dictadura continuaron infiltrando los intentos de recomposición del partido, especialmente en Italia y en México.

A tal grado llegó la infiltración cívico-militar, que el año 1983 apareció un referente bautizado como "Partido Socialista Chileno", costilla de otro esperpento conocido como "Frente Socialista". Una argamasa parida en el exilio europeo merced a los esfuerzos de la ‘inteligencia militar’ (naval, para ser exactos) encabezada por el inefable Juan Carlos Moraga Duque, quien –en el Chile de los 80– fue conocido con el nombre de Alejandro Velasco.

Velasco: esa era su ‘chapa’. Corría el año 1983. Recuerdo verle llegar al tercer piso del deslavado edificio santiaguino sito en calle Teatinos Nº 727, donde funcionaba la CEPCH (Confederación de Empleados Particulares de Chile). Fue a solicitar una entrevista con los ‘capos’ de la Confederación, en ese entonces Federico Mujica, Jorge Millán, Jorge Varela y Walter Antognini.

Su interés (eso afirmó en ese momento) era conseguir una ‘abuenamiento’ con la directiva de un sindicato afiliado a CEPCH, con el cual ‘Velasco’ mantenía un pleito judicial por asuntos de deslindes entre la colonia de veraneo de ese sindicato y una propiedad de su padre, en el puerto de San Antonio.

El proceso judicial favoreció al sindicato, pero eso no disuadió a Moraga porque el asunto de los deslindes era sólo una fórmula para ‘entrar’ al mundo sindical que había alcanzado gran notoriedad e importancia luego de las “Protestas Sociales” de ese mismo año 1983.

El objetivo era ganar la confianza de los máximos dirigentes de la CEPCH para, desde el interior de la Confederación, influir en el resto del conglomerado sindical nacional y arrastrar a muchas organizaciones de trabajadores hacia una postura abiertamente anti-demócrata.

Sin embargo, las dudas respecto de la autenticidad de Moraga superaban con creces a la voluntad de trabajar con él. Por ello, desde la CNI surgió un plan desesperado: un golpe a la cátedra…un ‘arresto’ a plena luz del día y frente a la sede misma de la CEPCH. El encarcelamiento de Moraga por parte de la CNI colocando la noticia en las portadas de diarios y noticieros de televisión.

Una tarde de viernes, al abandonar la sede sindical, fue “atrapado” por agentes de la CNI en plena calle Teatinos mediante un ostentoso operativo que detuvo el tránsito en esa vía mientras un helicóptero sobrevolaba el sector.

El gobierno de Pinochet solicitó cadena perpetua para el tal Velasco por haber ingresado clandestinamente al país. Y Velasco ya no era Velasco, pues a partir de esa mediática y peliculesca detención decidió utilizar su nombre verdadero (?): Juan Carlos Moraga Duque.

Fue defendido por un abogado ‘estrella’ de la época. El famoso ‘Tonguito’ Ovalle, un derechista liberal muy amigui del general Gustavo Leigh –en ese entonces autodeclarado (??) enemigo de Pinochet y de Manuel Contreras– le sacó de la cárcel luego de un cortísimo proceso judicial profusamente informado por la prensa oficial de aquellos años.

Al regresar a la sede de la CEPCH, Moraga se presentó como un “socialista que había ingresado clandestinamente a Chile desde el exilio”. Dijo que su centro de operaciones políticas se encontraba en Alemania Oriental y en Italia donde, según afirmó, había trabajado asesorando a Bettino Craxi hasta poco tiempo antes de que este fuese elegido Primer Ministro del gobierno italiano. Manifestó que su interés principal era dar vida a un referente político que bautizó como “Frente Socialista”, prolegómeno de lo que –se suponía– debería ser el renacimiento del viejo Partido Socialista que, al menos en Europa, se encontraba escindido en mil fracciones.

Ya nadie le creía. Para los dirigentes sindicales de entonces todo lo que hacía Moraga olía a “planes de ‘inteligencia militar’ estructurados y acordados con la CNI”. De un día para otro, el maquinador “llegado del exilio” fue abandonado (y rechazado) por el mundo sindical y el mundo de la izquierda.

Con mayor razón cuando se le vio acompañado de extraños personajes que pronto fueron individualizados como “jóvenes oficiales de la marina en misiones civiles”, con los que Moraga arrendó e implementó un cuartucho en el segundo piso de un viejo inmueble ubicado en la avenida Ricardo Cumming, en el que instaló una suerte de mini-imprenta desde la cual fluían panfletos, librillos, volantes y similares.

Rápidamente comenzó a fraguar las estructuras de un grupo político que a poco andar se inclinó definitivamente hacia el sector encabezado entonces por Francisco Javier “Frafrá” Errázuriz, personaje relevante en materias comerciales y financieras, pero salido de las tiras cómicas en lo referido a la política en serio con su partido llamado UCC, Unión de Centro-Centro.

Conocedor de las (in)capacidades de Frafrá en asuntos públicos, Moraga se erigió rápidamente en una especie de “jefe de campaña” de la candidatura presidencial del millonario aristócrata, francamente vapuleado y ridiculizado por Patricio Aylwin y la Concertación en el año 1990. Errázuriz vivió una aventura presidencial loca y sin destino, pero rentable comercial y económicamente para Moraga Duque: ella le permitió encontrar puertas abiertas en cofradías de viejos militares y opulentos financistas pertenecientes al pinochetismo nostálgico, donde se le recordaba como “agente del gobierno militar en el mundo sindical”, como reconoció un viejo capitán de fragata que hoy se dedica a la comercialización de frutas.

Al año siguiente (1989) se descubrió cómo era en realidad esa murga política, cuando proclamó al líder del ultramontano y pronazi movimiento Patria y Libertad, Pablo Rodríguez Grez, como su precandidato a la Presidencia de la República. Años después fundó (o coadyuvó en su fundación) el Partido Regionalista, convirtiéndose en su primer presidente. De lado a lado, de una ribera a otra, el ‘agente’ Moraga se disfrazó con los perendengues de un fragmentado partido socialista, escindido en múltiples grupúsculos luego del golpe de estado.

El 29 de mayo de 2002, el diario electrónico Primera Línea (de La Nación) publicó –bajo el título "Detenido ex colaborador del régimen militar"– la siguiente nota:

“Funcionarios de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec) de la Policía de Investigaciones detuvo a quien fuera presidente del controvertido Partido Socialista Chileno, Juan Carlos Moraga. Fuentes policiales precisaron que la diligencia se concretó a raíz de tres órdenes de arresto pendientes por estafas, las cuales habría cometido el dirigente en diversas ocasiones. Juan Carlos Moraga creó el llamado Partido Socialista Chileno para defender al general (r) Augusto Pinochet y fue además ex militante de la Juventud Socialista de San Antonio hasta 1973, para luego huir a Francia. A su regreso de Europa se integró a los servicios secretos del régimen militar. La última vez que el nombre de Juan Carlos Moraga apareció en la prensa fue a raíz de la salida de Edgardo Lienlaf de la dirección de la Conadi, debido a una venta irregular de terrenos a comunidades indígenas”.

Mucha agua ha corrido bajo los puentes desde la década de 1980, sin embargo, lo que no cambia es la calidad de administradores del sistema neoliberal que caracteriza a los dirigentes del partido socialista en su versión “renovada”, tienda que reconvirtió su fe arrodillándose ante la nueva religión del ‘capitalismo salvaje’.

El tipo de banda que permite la aparición de ‘líderes’ y/o ‘compañeros de ruta’, como Moraga Duque, Fulvio Rossi, Marcelo Díaz, Marcelo Schilling, o Daniel Farcas. Esos que tienen por bandera la insignia que les ofrecieron los patrones del economicismo de Chicago, parados sobre la expoliación del país y la explotación de la sociedad toda.

Arturo Alejandro Muñoz

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.601.944 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 3.123 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
1894 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
4187 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
4903 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
3296 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
2273 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
2214 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2943 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
2399 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1943 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
2212 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
2276 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1757 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1913 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
2014 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1983 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
3474 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1988 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
2068 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
2147 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
2177 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
2339 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
2245 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
2103 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
2210 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
2250 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
2524 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
2391 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
2264 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
2219 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
2518 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2835 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2944 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
2338 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
2415 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
2389 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
3606 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
2542 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
2397 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
2674 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
2595 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
2310 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
2331 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1274 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
2377 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1428 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1464 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2757 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2982 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
3629 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
2641 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
2367 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
2358 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
2513 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
2385 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
2328 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
2545 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
2697 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2834 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
2712 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
2556 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
3012 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
2508 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2747 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
2498 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
3468 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
2588 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
3105 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
2671 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2808 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
3327 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2762 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3983 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
2681 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2775 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2980 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
2602 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2692 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2947 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2932 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3702 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
3224 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
3342 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
3272 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
3086 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
3270 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2923 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2866 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
4443 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2898 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2936 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
2037 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
3011 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1792 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
2013 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
3195 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3774 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2670 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
4325 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2341 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
3168 lecturas




Hay 26 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA