Columnas
2008-07-11
4045 lecturas

Luis Casado
especial para G80

¿A quién creerle? y La dereguleishon

La revista inglesa “The Economist” pone en su primera página un titular de miedo: “Britain’s sinking economy”. La prensa europea anuncia el desplome de las Bolsas, la reducción de las previsiones de crecimiento, el aumento del desempleo, la aceleración de la inflación, la pérdida de confianza de los consumidores.

Notas relativas a las finanzas yanquis indican que “Cada día trae nuevas fuentes de alarma”, y Lehman Brothers precisa que si se aplicasen estrictamente las reglas de la contabilidad, dos gigantes de los créditos hipotecarios estadounidenses, Freddie Mac y Fanny Mae, tendrían que encontrar U$ 75 mil millones para equilibrar las cuentas.

Otras instituciones financieras están con la cabeza en la guillotina y si aun salvan su pellejo se debe precisamente a que no aplican estrictamente las reglas de la contabilidad. Ya no se trata de la “contabilidad creativa”, eufemismo que designó en su día los fraudes contables, sino derechamente de ocultamiento y manipulación de la información. La lista de las instituciones financieras al borde del precipicio se alarga como las sombras al atardecer. Incluyendo a los legendarios bancos suizos.

El temor es tal que la FED afirma estar dispuesta a meterse la mano en el bolsillo todas las veces que haga falta hasta fines del 2009, ¡prepárate para ver llegar dólares recién fabricados!

El Director General del FMI declara en Yalta (todo un símbolo) que la economía mundial está atrapada “entre el hielo de la recesión y el fuego de la inflación”. Y si bien insiste en que lo peor de la crisis financiera ya pasó (ahí veremos), según DSK las consecuencias económicas están delante. Y tal vez no esté alejado de la realidad: hoy el barril de petróleo superó los U$147.

Velasco no. Quiero decir que Velasco no cree en brujos, y afirma (cito textualmente) “La economía chilena no está en crisis ni lo estará”.

Lo que no deja de provocar una franca admiración. Sabido es que los criterios que permiten admitir una crisis como declarada varían en función del economista consultado. Y uno pudiese hasta admitir que a esta hora, mediodía en Chile, una hora menos en Buenos Aires, aquí no hay ninguna crisis. ¡Pero qué pachorra cuando el tío asegura que ni en el futuro pudiese Chile ver llegar una! Como cuando Henry Kisinger declaraba que no podía haber ninguna crisis por la simple razón que él tenía la agenda llena…

Zapatero en España, por no dar su brazo a torcer ante la beligerante oposición de los herederos de Franco y de Aznar, busca sinónimos para no hablar de “crisis”, pero como en el tema de los brujos… de haberla la hay.

Tú llegas a preguntarte si no hay que enviarlo a las Naciones Unidas a Velasco. El mundo entero nos lo agradecería.

Ahora bien, si aquí no hay ninguna crisis… no debe sorprenderle a nadie que no se tomen medidas para enfrentar algo que no existe. La “solicitud” del PS a la presidenta para que se ponga en juego el “carácter anticíclico de la política económica (sic)” sale sobrando y uno se pregunta si el partido de Michelle no contribuye con tales declaraciones a generar un pánico injustificado.

Si el Banco Central sube las tasas de interés debe ser porque esos chatos son impresionables. Yo debo haber soñado que hace un par de días Pérez Yoma llamó a “apretar los dientes” ante las dificultades económicas (he ahí un sinónimo para Zapatero…), y que el mismo Velasco proponía “remar para salir adelante” prometiendo en el mismo soplo: “Le vamos a ganar la partida a la inflación”.

Como no hay ninguna medida que tomar, Hernán Sommerville, presidente de la Asociación de Bancos, sugiere recortar el gasto público. Y pregunta sorprendido: "¿Me van a decir que no tenemos nada que decir en tema tributario, en materia de políticas públicas, en reformas laborales y de energía?".

No Sr. Sommerville, porque aquí no hay ninguna crisis.

Por si no le hubiese quedado claro, Velasco precisa: "Desde marzo dije que vendrían meses difíciles. Por eso estas últimas cifras, que no son buenas, no nos sorprenden, y por eso no exigen un cambio de rumbo".

Admiremos el sofisma: visto que las malas cifras no le sorprenden, no exigen un cambio de rumbo. Admitiendo que Velasco sabe donde va. ¡Dios nos guarde y nos libre!

La dereguleishon

Si en una de esas te pusieras majareta y te diese por estudiar economía, al llegar al capítulo de los llamados neoliberales (que tuvieron predecesores, aunque un pelín más apañaos) verías que estos chatos te demuestran con la prueba del nueve que toda regulación de la economía es mala.

Para ellos, dicho en lenguaje tan infantil como sus razonamientos, el mercao es “¡Yico!” y el Estao es “¡Caca!”, asumiendo que quién regula el funcionamiento de la economía suele ser el Estado en nombre de lo que se dio en llamar el “interés general”.

El paraíso en la tierra es alcanzable si no se le pusiesen trabas al libre mercado, evitando toda medida que pudiese perturbar sus movimientos felinos, su flexibilidad de gimnasta rumana, su erudita sabiduría y sus duras pero justas leyes inmanentes, características todas que hacen posible, al tiempo que lo definen, un mercado de competencia perfecta.

Hasta ahí, resumida, la teoría. Que aplicada al mundo de hoy nos da la globalización, los TLC, la OMC (que no son sino una suerte de regulación al revés), la transparencia de los precios de los medicamentos en las farmacias chilensis y otras numerosas razones de levantarnos cada mañana con el corazón ligero, el paso alerta y la esperanza atornillada al cuerpo.

Percy Barnevik, mandamás de una las más poderosas multinacionales del planeta, lo resumía como solo puede hacerlo la candidez de quién maneja la manija: “Yo definiría la globalización como la libertad para mi grupo de invertir donde quiera, por el tiempo que quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y soportando tan pocas obligaciones como sea posible en materia de derecho del trabajo y de convenciones sociales”.

Si no te quedó claro, va y relee lo que precede, que después no comprendes nada y pasa lo que pasa: que te da por culpar al gobierno de las catástrofes nuestras de cada día.

Desde los años 80 en adelante los neoliberales lograron imponer la dereguleishon, o sea el imperio de las leyes del mercado con los resultados que conocemos, y de los cuales la legendaria eficiencia y calidad de la educación privada en Chile no es sino la punta de iceberg.

No obstante, dos o tres detallitos han venido a contrariar esta optimista visión del edén terrenal, detallitos que merecen el desvío: las frecuentes crisis económicas, el pillaje de las grandes corporaciones por parte de sus ejecutivos, las estafas financieras organizadas por los bancos más insospechables, la especulación con los precios de los productos y servicios más vitales (agua, energía, alimentos, salud, educación…), la búsqueda de la opacidad máxima, de la estafa e incluso de la falsificación sistemática de las informaciones (Samir Amin), la lista es larga.

Todo lo cual ha llevado a instituciones tan insospechables como la FED, el Departamento del Tesoro, el FMI, el BM, el BCE y el G8, entre otros, a moverse como enanos para introducir nuevas y más eficientes regulaciones. Porque vistos los resultados, la dereguleishon fue como si hubiesen metido al zorro a cuidar el gallinero.

Si quieres tener una visión en cinemascope de esta pérfida incoherencia, dale una mirada a la copia feliz del edén en donde todo dios jura por el mercado, pero sin olvidar las dos tetas en las que se sustenta el modelo: la transparencia y la fiscalización.

Para decirlo en lunfardo de economista, se ve que entre ellas hay una relación empírica negativa, lo que en parlancia tuya y mía quiere decir que si hubiese transparencia no habría necesidad de fiscalización, y que mientras más fiscalización hay, más densa es la falta de transparencia.

Para los cursos de economía dos y tres, te ruego inscribirte donde corresponde y pagar lo que hace falta.  Dereguleishon obliga.

 


Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.116.212 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.370 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1799 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2491 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2941 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1855 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2246 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2410 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2367 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
2128 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
2074 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1287 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
2104 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2449 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2697 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2183 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2290 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2217 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2262 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2197 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2352 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2280 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2215 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2507 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2396 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2336 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2284 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2268 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2238 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2422 lecturas

2015-08-29
Missing
2254 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2461 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2338 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2194 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2355 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2294 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1135 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2539 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2294 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2262 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2324 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2344 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2319 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2411 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2423 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2324 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2386 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2404 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1291 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2374 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2262 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2471 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2366 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2418 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2484 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2385 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2515 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2360 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2624 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2582 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1359 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2512 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2457 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2673 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2736 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2557 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2820 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2731 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
3049 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
3120 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2943 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2841 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2797 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2893 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2920 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1861 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2753 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1712 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2677 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2921 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2644 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2747 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2825 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2736 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2764 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
3011 lecturas

2014-12-09
Capital político
2711 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1659 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
3091 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
3009 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1697 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
3091 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1794 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3273 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
3005 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
3091 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
3103 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1978 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
2021 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1790 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2219 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1896 lecturas




Hay 12 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA