Columnas
2006-03-24
4377 lecturas

Vólker Gutiérrez
Entrevista con Raúl Pont, Secretario General del PT brasileño

La Idea De Que El Mercado Tiene La Solución Para Todo Es Una Farsa

A raíz del reciente cambio de mando presidencial en Chile, tuvimos la visita de importantes representantes de diversas partes del mundo, muchos de los cuales son actores relevantes en los procesos de fortalecimiento de los sectores populares y alternativos al neoliberalismo. Incluso hoy forman parte del gobierno de algunos países. Ese es el caso de Raúl Pont, Secretario General del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), país en que este partido nacido de diversas vertientes encabeza, con Luiz Inácio Lula da Silva, desde el año 2002 el gobierno y que se alista para enfrentar las elecciones presidenciales de octubre del presente año.
El periodista Vólker Gutiérrez tuvo la oportunidad de conversar con este destacado dirigente político del país más grande de Sudamérica y de un partido que, con más de 800 mil militantes, es uno de los más importantes del mundo.


Alto, afable, de caminar pausado. Con un español que ya se lo quisiera Severino Vasconcelos, este hombre de tranquilo hablar no parece ser la segunda autoridad de un partido al que pertenecen ¡800 mil personas! Raúl Pont es diputado por el estado de Río Grande do Sul y fue alcalde (1997-2001) de Porto Alegre. Es considerado como una figura honesta que, desde la izquierda del PT, representa la contraparte de aquellos dirigentes del partido de Lula que se vieron envueltos en un serio caso de corrupción y de quienes, en el mismo PT, plantean políticas que son cuestionadas por los trabajadores, la principal base de sustento del partido y del gobierno. En una apacible plaza de la calle Lastarria, a un costado del recién quemado edificio Diego Portales y en medio del bullicio de niños que juegan tras la jornada escolar, sostuvimos esta entrevista a fin de conocer algo de un proceso que, igual a lo que ocurre con otros países cercanos, nos es bastante desconocida a los chilenos.

Vólker Gutiérrez.- Esta creación del PT, pese a tener un cuarto de siglo de existencia y de llevar casi cuatro años en el gobierno, no es muy conocida en Chile. ¿Cómo nace y se desarrolla el PT?

Raúl Pont.- Bueno, para nosotros en Brasil, para la propia izquierda latinoamericana el PT es un partido muy joven. Tenemos 25 años, un cuarto de siglo, nacimos de la lucha sindical, de la lucha de asociaciones de vecinos, como del trabajo de la Iglesia de la Liberación y de los grupos que habían resistido a las dictaduras de los años 60 y 70. Y estas vertientes del sindicalismo, de la izquierda y de los movimientos comunales se encontraron a finales de los años 70 para formar un partido diferente, distinto, un partido de las bases, un partido democrático, construido de abajo para arriba, distinto de toda la construcción partidaria brasileña que siempre fue muy aristocrática, muy burocratizada, con partidos que nacieron de las propias elites, de los grupos dominantes. Entonces, eso es algo que marcó mucho la historia del PT. Tres o cuatro años después el Partido fue decisivo para organizar la Central Única de los Trabajadores y los movimientos de los Sin Tierra y los movimientos comunales. Y esto ha llevado al Partido a tener un enraizamiento en todo el país y a cada elección, por el voto proporcional que tenemos en Brasil, fuimos creciendo y llegamos al cabo de 20 años a la presidencia de la República. Es un partido popular, que reivindica el socialismo, que quiere la integración de América Latina, que piensa que los pueblos de este continente tienen que trabajar unidos en contra de una construcción que siempre nos colocó de espaldas a unos con los otros (con las dominaciones española y portuguesa, primero, y después con el dominio inglés o la supremacía de los norteamericanos, siempre colocó a nuestros países cerrados entre nosotros y dependientes de Europa o Norteamérica).

Pensamos que hoy existe una ola importantísima -que se expresa en el Frente Amplio de Uruguay, en la victoria de Evo Morales en Bolivia, de Chávez en Venezuela; o sea, hay una nueva coyuntura muy fuerte, que camina a pasos muy firmes para una gran crítica al pensamiento neoliberal, aunque no hayamos encontrado todas las salidas, aunque no tenemos aún una identidad construida entre nosotros, o con experiencias limitadas en nuestros países, pero que estamos trabajando en esa dirección. Hay un convencimiento de que el pensamiento único, la idea del Estado mínimo, de que el mercado tiene la solución para todo es una farsa y hay que enfrentar al imperialismo, hay que comprender que nosotros continuamos subdesarrollados. Esas cosas que demuestran la necesidad de unidad entre nosotros y entre nuestros partidos, trocar experiencias entre nuestros gobiernos, las experiencias locales que realizamos. Y, en esa dirección, en ese rumbo, es que estamos luchando ahora para reelegir a Lula en octubre, cuando tengamos elecciones presidenciales en Brasil. Y estamos trabajando para mantener este camino que estamos haciendo en América Latina.

VG.- En los últimos años, el Gobierno de Lula se ha visto envuelto en una seria crisis por el pago de coimas en el que estuvieron involucrados algunos personajes del PT. ¿Cómo ha afectado al Gobierno y al propio PT esta situación?

RP.- Yo pienso que fue una mala crisis que vivimos, pero no fue de todo el Partido. Es verdad que algunos dirigentes estuvieron envueltos en este caso de coimas y pagos a partidos de centro para que votaran proyectos de ley y financiamiento irregular de campañas electorales. Esto hubo. Pero no es proporcional lo que ocurrió con la dimensión política que se ha dado contra Lula y el PT. Los partidos de derecha y las grandes redes de televisión y radio del país han aprovechado este espacio para, en nombre del combate a la corrupción, combatir al PT y al Gobierno. Hay que hacer la distinción, porque la derecha siempre ha practicado esto. Y decir esto no significa disminuir nuestra culpa. La corrupción siempre tiene que ser combatida, pero hay que dejar claro que era una práctica -y es una práctica- que continua siendo común entre los partidos del centro y de la derecha en Brasil. Pero nunca había tenido las características de un escándalo político, del sensacionalismo con que lo han tomado los periódicos, los semanarios, la televisión, la radio, que han hecho todo para transferir la crítica a todo el partido, no solamente a los diputados y dirigentes involucrados. Además que no eran sólo del PT, sino que también de los otros partidos. Pero la crítica fue siempre sólo contra el PT y el Gobierno.

VG.- Más allá de que, según usted, se ha sobredimensionado el caso, lo cierto es que el escándalo los ha afectado. ¿Cómo piensan salir de esta crisis?

RP.- Bueno, ¿cómo salir de eso? Tal vez será muy difícil. Estamos trabajando, explicando a la gente lo que ocurrió, manteniendo la cuestión de la ética y la política como una cosa de honor para nosotros. Mas, principalmente, yo pienso que la mejor respuesta que podemos dar es llevar a cabo las transformaciones prometidas con Lula y nuestro Gobierno, tener políticas públicas que sean reconocidas por la mayoría como políticas que están a su lado. Y hay muchas cosas que mostrar, como las políticas sociales de combate al hambre, que son importantes por la situación dramática de millones de brasileños que vivían en la miseria; son ocho o nueve millones de personas que están involucradas en las políticas de asistencia social del Gobierno, las políticas de recuperación industrial del país y, por tanto, de generación de empleo, de un desarrollo volcado al mercado interno. También hay que destacar la política que nos permitió abrir nuevos mercados, recuperar la capacidad exportadora del país, la cuestión del salario mínimo que ya tuvo un crecimiento del 25 por ciento real, por encima de la inflación en estos dos últimos años; las políticas de recuperación de la educación, de la enseñanza pública de tercer grado (a casi una década que el gobierno federal no ponía ni un real en la educación superior en Brasil). Ahora se han creado nuevas universidades públicas, el Gobierno ha comprado becas de las facultades y universidades privadas para garantizar la educación pública gratuita y esto la gente lo debe comprender. Que los Sin Tierra, este año, van a llegar a las casi 400 mil personas asentadas para estar en condiciones de producir. En un país como Brasil, esto tiene un peso importante.

Por tanto, hay muchas cosas que se están haciendo y pensamos que esto es lo que da respaldo a Lula, que le permite mantener en las encuesta de opinión, con toda la crisis, el favoritismo. Esto no está garantizado. Ahora vendrá una gran pelea por las reglas electorales que el Congreso, con mayoría de la derecha, han cambiado, haciendo que la normativa transforme a los partidos en verdaderas oficinas de negocios. Pero aún así, Lula se mantiene como el favorito actualmente y, en cualquier condición, llegará a la segunda vuelta y pretendemos organizar un frente de unidad popular que mantenga a los socialistas, los comunistas, los movimientos sociales, incluso otros partidos también que hoy no apoyan al gobierno, para garantizar un segundo gobierno del Frente Popular brasileño.

VG. En América Latina han llegado al gobierno movimientos como el MAS de Evo Morales; se ha consolidado la mayoría que tiene en Venezuela Hugo Chávez; en Argentina ha ganado bastante apoyo el presidente Kichner, con políticas que de un modo u otro cuestionan el modelo neoliberal. ¿Cómo perspectiva el PT la situación del continente frente al neoliberalismo, que se impuso en los años ochenta y que hoy trata de sostenerse con el apoyo principal de Estados Unidos?

RP.- En Brasil es evidente que ése es un discurso ya no gana a nadie por la vía del convencimiento. La gente ahora se está dando cuenta de que se ha embarcado en una farsa, porque la atomización del Estado y las privatizaciones no han mejorado la situación del empleo ni la distribución de la renta, no han hecho cosas que la mayoría de la gente necesitaba. La pérdida de control del Estado de los servicios básicos -como telefonía, energía eléctrica y una parte incluso de los abastecimientos de las aguas-, todo esto se ha demostrado claramente que ha devenido en perjuicio de la población. La elevación de los costos es la sobre vivencia cotidiana. Para tener una idea: hoy la telefonía privatizada hace un verdadero asalto, un robo legalizado a la gente, cobrando una tarifa mensual básica que, desde el inicio de la privatización hasta hoy, ha subido más de 4 mil por ciento. ¡Cómo es posible eso! Ninguna mercadería, ningún bien tuvo un proceso inflacionario de ese tipo. La inflación del período no llega al 200 por ciento en estos 15 años y la tarifa mensual básica sube ¡4 mil por ciento! Las políticas de combatir la inflación vía tasas de interés es la práctica que infelizmente aún en nuestro gobierno se viene practicando (por una dominación de los mecanismos financieros internacionales, por una subordinación que aún tenemos, que hace una transferencia brutal a la banca, a los sectores financieros). Hay que enfrentar eso y, por tanto, nuestro partido está haciendo todo un trabajo junto al Gobierno para que estas cosas cambien más rápidamente, que se rompa más definitivamente con el discurso neoliberal. Por tanto, en Brasil no se puede decir que ya tenemos el rumbo cierto de una nueva construcción, que tenemos todo claro lo que hacer; pero tenemos una convicción muy fuerte de que lo que ocurrió con el gobierno de Fernando Henríque Cardoso en sus ocho años, y que había comenzado con Collor de Melo en su año y medio de gobierno, fue un desastre. Un desastre para el país, para el pueblo. Disminuimos la capacidad de inversión del Estado, la jubilación no ha mejorado y todo eso no ha ayudado en nada a la mayoría de la población. Pero, ha enriquecido a mucha gente que tuvo el privilegio de llegar a esto, incluso muchas veces sin dineros, y que fue a buscar recursos en los bancos públicos para hacer las privatizaciones (como ocurrió con la energía eléctrica o con la telefonía). Eso fue un error y una transferencia brutal de activos para algunos capitalistas nacionales e internacionales. La gente no quiere más esas políticas, aunque no alcanzamos a tener tranquilidad sobre una nueva victoria. Vamos a pelear y la lucha será muy dura. Pero pienso que con el esfuerzo nuestro, de la izquierda, de los sindicatos, de los movimientos populares y también de esta ola que vivimos en América Latina, creo que todo esto ayudará en el sentido de lograr en Brasil un segundo gobierno del Frente Popular.

VG.- Y, específicamente, ¿cómo ven las perspectivas con el triunfo de Evo Morales en Bolivia?

RP.- Pienso que se da la posibilidad de estrechar lazos (por la vía de negocios como los del gas o si Bolivia tiene problemas con la Petrobrás) y que es más fácil arreglarse con un gobierno popular como el de Lula; estableciendo relaciones bilaterales o incorporando a Bolivia al MERCOSUR y ahí hacer compensaciones, establecer una política que no sea de explotación o dominación. Y pienso que esto debe valer para toda América Latina. La unidad comercial tiene que ser incluso antecedida por la unidad política. Y ya está retrasada, muy retrasada, la necesidad de establecer un Parlamento Latinoamericano. No de manera impositiva, pero por la negociación, por políticas de compensación entre los países más pobres con los que tienen más facilidades. No es posible establecer un MERCOSUR sin compensaciones (como ocurre con las industrias azucareras de Brasil y Uruguay. Todo eso es posible de arreglar desde que se tiene claro que estamos pensando en una salida común para todos nosotros. Y que el enemigo y los problemas que tenemos están en el imperialismo, en el gobierno de Bush. Ahí están los verdaderos enemigos nuestros, que impiden el crecimiento más armónico, que impiden disminuir la brutal desigualdad social que tenemos aún en América. Pienso que esa es la gran lucha que tenemos que dar nuestras fuerzas políticas, nuestros partidos y movimientos que están apoyando a los gobiernos progresistas, los mismos que con dificultades caminan en esa dirección.



Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



103.498 lecturas en total tienen las 41 columnas de Vólker Gutiérrez con 2.524 lecturas en promedio por columna
Columnas de Vólker Gutiérrez
2017-08-09
El rey de oros
1425 lecturas

2017-07-27
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til
1824 lecturas

2016-07-26
Valparaíso, un futuro con raíces en el pasado
3603 lecturas

2016-07-12
La Alameda debe ser una delicia ciudadana
1875 lecturas

2016-06-14
Vivir de la nostalgia o "no te quedes en el pasado, nena’
2310 lecturas

2016-05-30
El patrimonio cultural (también) emociona
2152 lecturas

2015-02-04
Viajar la ciudad
2713 lecturas

2014-07-24
En mi calle
2272 lecturas

2014-01-24
Presencia urbana del Perú en Santiago de Chile
1711 lecturas

2013-03-07
Plaza de la Justicia...
1597 lecturas

2012-06-22
Ya no será lo mismo volver a Valdivia (es que ''me aprieta la camisa'')
2183 lecturas

2011-07-22
Milagro en la Alameda
2286 lecturas

2011-06-17
Lugarizando la memoria: Joan Baez en Ñuñoa, Chile
2521 lecturas

2011-03-08
Las patronas del 8 de marzo...
2428 lecturas

2010-11-23
Historia, futuro y... tecnocracia...
2222 lecturas

2010-08-31
El Huáscar y las campanas
2255 lecturas

2010-08-02
Leyendo (en/de) la ciudad
2396 lecturas

2010-07-26
De feriados, fiestas y homenajes
2244 lecturas

2010-06-16
No tan sinónimos
2155 lecturas

2010-06-02
Los reyes del cholguán
2224 lecturas

2010-05-22
Con K… de Kulzcewski
2566 lecturas

2010-04-14
Extranjeros en sismos chilenos
2223 lecturas

2010-04-10
La justa ciudad
2072 lecturas

2010-02-12
12 de febrero: cuádruple aniversario...
2358 lecturas

2010-01-29
Patrimonio de exportación
2359 lecturas

2009-12-22
Martín Rivas: ciudad, literatura y… teleseries
3240 lecturas

2009-10-29
No hay mal que dure cien años... ni deuda que no se pague...
2750 lecturas

2009-09-02
Cerro Santa Lucía, un espacio para la diversidad
2427 lecturas

2009-08-19
Independencia y cultura: 196 años de la Biblioteca Nacional
2379 lecturas

2009-07-08
RECORRER SANTIAGO LITERARIO
2993 lecturas

2009-05-14
Santiago necesita más espacios públicos… sin rejas...
2313 lecturas

2009-04-03
La República en un bello barrio
2330 lecturas

2009-03-24
Santiago con ojos de gringa…
2863 lecturas

2009-02-12
Una canción para Santiago
4706 lecturas

2009-02-05
La identidad recreada en Violeta Parra
2925 lecturas

2008-12-22
Un tufillo recorre la plaza
2600 lecturas

2008-12-17
¡Tramoyistas del mundo, uníos!
3571 lecturas

2008-10-17
El pasado que no deja de pasar... (o la porfía de Diego Portales)
2469 lecturas

2008-08-20
El verbo también se conjuga en pasado
2765 lecturas

2008-07-03
En el centenario de Casa Grande
2815 lecturas

2006-03-24
La Idea De Que El Mercado Tiene La Solución Para Todo Es Una Farsa
4378 lecturas




Hay 18 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA