Columnas
2009-01-08
2229 lecturas

Andrés Bianque
especial para G80

Postal desde el fin del mundo

Al final resultó que los buses eran los mismos de antes, uno que otro nuevo, pero principalmente, simples chaquetas nuevas de pinturas sobre cuerpos metálicos colapsados, y carroñosas carrocerías de siempre.  Los buses nuevos, redomado ejército de antiguos camellos empolvados, enterrados, incómodos, prosaicos de mosaicos aceitados de grasa fosilizada a las puertas, ventanas y pasamanos. Caravana itinerante de conductores descontentos y vinagres.

Ambiguo y turbio esquema tribal, aún con el sistema del cordelito y la campanita para anunciar las paradas, sin embargo, tremendamente claro, preclaro y moderno a la hora de cobrar.

En los barrios el sol se afinca en los márgenes limítrofes de la incertidumbre y va desempollando las garrapatas que buscan perros, gatos y niños. Ácaros que son primos sanguíneos de ciertos avaros hermosos de jardines siempre verdes, lozanos y rasurados.

Florecen por todas las calles y pasajes los almacenes de provisiones, bazares, locales, fritangas, proveedores de completos, papas fritas, humas, sopaipillas, hielo, ceviches, jugos, cubos de agua, reparaciones de bicicletas, de zapatos, pescado frito, cigarros sueltos, cervecerías  ilegales y hasta lo más inconcebible.

Pequeño peldaño comercial es un puesto donde poder vender algo y obtener la ganancia que no se obtiene en los respectivos trabajos asalariados. Que mejor que ser uno mismo el dueño de los dineros y pagos.

Pequeños empresarios edificando su propio dorado en las poblaciones marginales y rurales.

No existe, ni en broma el sentimiento de ofrecer algo sin algún interés pecuniario.

Que de aprendices que el sistema ostenta por ahí, la gran masa cree entender que no existen comerciantes pobres o necesitados. Entonces todo es comprar y vender, y qué mejor que ser uno el vendedor, el eterno ganador.

Solidaridad es sinónimo de soledad en estos parajes y pasajes.

La gente saca cuentas, todo está en venta.

Las máquinas tragamonedas se tragan los sueños de dueñas de casa, que primero apuestan el vuelto del pan, y al final el mismísimo pan, el dinero de las cuentas y bien tarde se dan cuenta que han sido engañadas por otro bribón moderno en su inútil búsqueda de riquezas momentáneas adosadas por la televisión y los medios, en sus cabezas anhelantes.

Pero las penas y los propios problemas pasan a segundo plano observando telenovelas baratas interpretadas por actores mediocres que tienen su minuto de fama embruteciendo a los televidentes con sus artificiales tramas.

El bombardeo de series es constante, se puede observar fácilmente la ruina cultural en la cual se encuentran los afectados.

Las demandas sociales se resuelven a palos, chorros de agua y de sangre. Los conflictos poblacionales, territoriales se resuelven a balazos y sablazos. Recorren calles concretamente polvorosas hordas de soldados menores de edad, a razón de las ventajas que la juventud les brinda frente a la ley, esto, por lo general, frente a las nulas posibilidades de alcanzar algo mejor.

Unos, narco mayordomos, ladronzuelos, sicarios, asaltantes, otros, simplemente buscando la fama o hacerse un nombre, al asesinar a algún vecino o rival de amores o de pichangas que terminan en matanzas.

No hay respeto por la vida, la vida es un detalle accidental de una vida accidentada.

Entre duelos de egos moreteados o plagados de psiquiatrices, no hay conciencia del hermoso don que es la vida, no hay conciencia o lucidez para entender que uno mismo puede ser el próximo fiambre tirado en una esquina el día de mañana y ser el engorde natural de una morgue que recibe aburrida y monótona a la misma clase de clientes. Y es que, ¿Y si me matan, qué pierdo? ¿Si muero tal vez se acabarán mis problemas?

Con una naturalidad espantosa emergen los cuchillos ante alguna discrepancia humana. También los palos, los garrotes, azotes, patadas, ofensas, garabatos y malos tratos.

Todo esto observado en primer plano por ciertos niños víctimas de detalles insignificantes como daños colaterales económicos intrínsecos del sistema.

Acostumbrados, observan, escuchan y asimilan. Copian y plagian ciertos gestos y palabras, hasta realizar actuaciones mucho mejores que sus primeros modelos que abundan a granel por todos lados.

Terminan en la cárcel, firmando semanal en algún juzgado, derrotados por alguna droga, absorbidos por el alcohol, muertos, locos o menos inicuos que los demás y por ello encerrados de por vida en sus casas, por temor a ser lastimados por el entorno, o sus propios vecinos.

Sin derecho a ingresar a las aulas, pero empujados sin misericordia a las jaulas.

Aquello de que el músculo descansa, la ambición duerme en la noche, no corre para los zombies nocturnos que se pasean angustiados pensando en cómo obtener la ansiada pasta que adereza y apacigua sus miserables vidas. Una camisa olvidada en el tendedero puede ser reducida a dinero en este largo local comercial en que se ha convertido el país. El bolso de un transeúnte, su reloj, sus zapatos, su chaqueta, sus aros, su cartera, su cadena. Todo puede ser reducido.

De día la gran mayoría son buitres aburridos que observan a los paseantes encaramados en lo alto de sus pensamientos, esperando pacientes a que alguno ande sólo o sin manada, o los enfermos o los más débiles. También aceran sus uñas envueltas en armas de fuego, que se han puesto tan de moda y ahí son valientes contra el que sea.

También durante el día, el silencio duerme en las alcantarillas o en las oficinas de reclamos. El preludio amoroso ha sido musicalizado con tal magnitud, de tal forma, que es un solo gemido con letras denigrantes, sexistas, machistas y absurdamente repetitivas que son la delicia de los que buscan el oscurantismo colectivo. Estridente tridente de estupidez, vulgaridad y superficialidad que emerge al unísono desde todas las ranchas, fondas, mediaguas y rucas.

El argot usado por una gran parte de la población pobre, sirve como aduana muralla contra los extraños. El hablar con la boca llena de modismos permite saber quién es quién o de dónde se es. Permite separar a los vivos de los longuis.

Se destaca la proporcionalidad del cochitril, casas ridículamente pequeñas, diminutas y estrechas. Casas anti-familia, a mayor número de miembros en un espacio reducido, mayor es el número de integrantes en la calle.  De noche, no hay remedio, amontonados, desparramados por el suelo y los largueros, pero de día, no hay excusas, a ganarse la vida como sea.

Ulcerosas son las calles,  llenas de llagas profundas por doquier. Afortunadamente, aún, la oscura clorofila hecha sombra protege contra el sol inclemente, que hace rato viene trazando quemaduras más profundas que antaño.

Las rejas crecen más altas que las propias casas. Filosas lanzas detenidas esperando castigar a algún intruso. Empalizada de puntas amenazantes contra algún futuro atacante.

Casas hechas y fabricadas con lo que hay, con lo que se puede, con lo que se invente. Infinitos retazos, pedazos de baldosas, palos o ladrillos que representan año tras año.

Y los hay de aquellos que se levantan de entre las ruinas.

Compran su primer carro y reemplazan el barro del piso por azulejos que son reflejo espejo de su éxito.

Unos trabajando de sol a sol, privándose de un cuanto hay, sólo por lograr, de acuerdo a los cánones del medio, ser superiores a los demás, no en lo emocional o interno, sino simplemente con algo material. Otros, se convierten en traficantes de mujeres o de clorhidrato, convirtiendo a sus vecinos y amigos en despojos humanos. Comparten sus ganancias con la policía que todo lo sabe, que todo lo vigila.

Por lo general, entre más miserable han sido sus orígenes, se vuelven arribistas, clasistas y soberbios. Son demasiado finos o elegantes para mezclarse con la chusma. Olvidadizos Peñilais que no soportan las expresiones populares o  autóctonas.

En la gran ciudad, en la gran avenida de la patria, se puede observar a hombres, mujeres, niños y perros escudriñando restos de comida en las bolsas de basura. Las mismas bolsas de basura que se cuelgan en los árboles en las barriadas y arrabales pobres y que los perros destrozan dando saltos desesperados cuando olfatean algún rastrojo olvidado.

Comerciantes itinerantes de calle en calle, de feria en feria, de bus en bus, de parque, en parque. Deambulan los ambulantes con la vida metida en un bolso y un mantel como estandarte de sus necesidades insatisfechas.

Así, de un modo infame, recorren decenas de infantes los restaurantes, plazas y montes pidiendo una moneda a cambio de un rosa, un calendario, un lápiz, un llavero, una caricia.

Malabaristas, payasos, bufones, vendedores, asaltantes (piedra en mano) y limpiaparabrisas en las esquinas con semáforos. Y vendedores en los buses, vendedores en los pasajes y destinos recurridos. Vendedores de peajes y paisajes artificiales por doquier.

Y el paño amarillo heredado del padre para limpiar los autos y el acento preciso para pronunciar patrón, patroncito, como sólo los pobres declaman.

Promotores y promotoras de casas comerciales intentando atrapar a los incautos.

La oferta de favores sexuales por gentes de todas las edades en plazas, avisos comerciales y carreteras que son canteras de aquellos que no tienen nada más que vender, sino sus propios cuerpos.

El café entibiado con la entrepierna o enriquecido con los pechos de alguna universitaria,   intentando obtener los privilegios de otras clases.

Ríos de brazos tormentosos avanzan raudos por entre lóbregas avenidas luminosas, no hay tiempo para quietud de lagos, detenerse a observar las hojas de los árboles puede ser un error que se pague caro.

No todo el mundo es malo, o no todo el mundo está al acecho para estafar o robar o perjudicar a los demás. No todos son esferas de naftalina, también hay perlas escondidas y enterradas. Pero la idea central es esa. A mayor temor, menor comunicación. Entre más uno teme, menos se atreve a relacionarse con los demás. Pequeño inmenso truco del individualismo. El miedo levanta murallas bien altas y cava profundo las zanjas que nos dividen y apartan de los demás.

Mientras tanto el mercado ofrece productos alternativos. No tenemos el original, pero si un aditivo, cargador, pieza, modelo, utensilio, perfume, lente, reloj alternativo. El original resulta más oneroso y cuesta pagar por lo realmente auténtico.

El producto Alternativo es aquel que no es el fruto original, pero es casi idéntico, clonicamente parecido, cercano, ofrece casi la misma función que el producto original proporcionaría, sólo que no lo es.

Entonces adquirimos una democracia alternativa, una educación alternativa, una vivienda y salud alternativa.

En verano la pobreza se nota menos…

El Grifo es un ser mitológico de origen popular que aparece de vez en cuando en alguna calle cualquiera, sin aviso previo, ni anuncios de su presencia.

Es pequeño y delgado, amarillo como coronta de maíz. Tiene una boca ancha como esgrimiendo una eterna sorpresa, la mollera es como la chasquilla de una codorniz, sólo que  acerada y cuadrada.

Duerme casi todo el año. En caso de incendio los humanos claman y ruegan por su ayuda, esto porque entre sus costillas duerme el agua de los lagos, las napas y la cordillera. De ahí lo hermoso de su existencia.

Los más viejos, cuando pasan por su lado, acarician su frente y se persignan respetuosamente deseando no tener que pedirle ayuda y despertarlo de su letargo en ningún momento.

Es un ser muy lindo con los humanos, pero su mayor alegría llega en Verano.

Los niños pobres que no tienen donde ir a refrescarse, se acercan a él con un tubo cualquiera y frotan su cresta cromada, si los niños han sido buenos, éste les regala un chorro de agua espumante.

Los niños gritan de alegría, juegan, se bañan y danzan a su alrededor. Se sientan al borde de las calles, pasan bailando, saltando, corriendo, juntan el agua que corre en las cunetas y suavizan sus pies y sus manos con el líquido que corre tan alegre como ellos por los costados.

Se les unen a los niños, los jóvenes y también, algunas veces los adultos. En ese instante  todos son buenos, el agua ablanda las durezas que han adquirido en ciertos caminos, en esos instantes son buenos, en esos momentos se olvidan de las penas, las condenas y las eternas peleas contra el mundo…

(Fragmento)

Andrés Bianque


Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



159.051 lecturas en total tienen las 66 columnas de Andrés Bianque con 2.410 lecturas en promedio por columna
Columnas de Andrés Bianque
2016-08-08
AFPs: Afrenta pública
3205 lecturas

2013-01-10
La Ideología en Llamas
1448 lecturas

2013-01-05
La Causa en Llamas
1574 lecturas

2012-07-06
Rodrigo Rojas: fotografía de una muerte transitoria
1893 lecturas

2012-06-22
Duelo de Guitarra Austral
2009 lecturas

2011-09-07
Fragmento marino de Septiembre
1974 lecturas

2011-03-22
Chile, un Deja vu permanente
2056 lecturas

2010-10-14
Viaje al Centro de la Tragedia
2245 lecturas

2010-10-12
Día de la Raza. Día de la Mafia. El Paseo. Jira ó Un día de campo
1925 lecturas

2010-09-15
Breve Bicampanario Historiográfico de Chile
1993 lecturas

2010-08-24
Cuando la oscuridad se hace carne y también combustible para algunos
2054 lecturas

2010-03-03
Féretro 27, Versículo 3.34, Terremoto a la Chilena
2162 lecturas

2010-01-26
Graduación Fuerzas Especiales de Chile o la Epidermis sensible de algunos
2317 lecturas

2010-01-21
Mortandad de Claves Sucedáneos
2079 lecturas

2010-01-06
Nere Laztana Asel Luzarraga
2242 lecturas

2009-10-28
Los Incomunicados
1996 lecturas

2009-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2196 lecturas

2009-09-24
Próxima Estación, Andén de la Muerte. México
2133 lecturas

2009-09-07
El Ocaso Laboral, obra y gracia de Acosadores Laborales
2131 lecturas

2009-09-01
Cárcel de Hombres, Infierno de Mujeres
2266 lecturas

2009-07-09
Herminia de la Pincoya
2594 lecturas

2009-07-04
Humanicemos el Capitalismo, vía reformismo. Viva Honduras, vía Zelaya, viva la ONU y la OEA
2048 lecturas

2009-07-01
Salvemos el Capitalismo, que vuelva Zelaya
1965 lecturas

2009-06-20
Seres de río Tormentoso. Andha Chile
2242 lecturas

2009-06-11
Un recado para Mario Bagua Llosa
2135 lecturas

2009-05-25
Anarquista en esquirlas óseas
2251 lecturas

2009-05-13
Cortando el Maíz con Guadaña Estatal
2034 lecturas

2009-03-21
A la Sombra de la Catedral
2160 lecturas

2009-02-24
De Mirlos y Loicas
2131 lecturas

2009-01-08
Postal desde el fin del mundo
2230 lecturas

2008-11-23
Temporeros, Recolectores. El Trabajo más fácil del Mundo
2184 lecturas

2008-10-23
El Ballet de los Amantes Invisibles
2395 lecturas

2008-10-10
Día de la Raza. Día de la Mafia
2403 lecturas

2008-10-05
Trastorno Ideológico Bipolar
2277 lecturas

2008-09-24
Palabras Anti-Oxidantes
2236 lecturas

2008-09-17
Bolivia, paz o gas, he ahí el dilema
2264 lecturas

2008-09-14
Bolivia, una flor de cuarzo acechada
2090 lecturas

2008-09-07
Maltrato verbal contra Carabineros de Chile
2376 lecturas

2008-08-29
La Educación Chilena se Cae a Pedazos: Liceo de Aplicación
2245 lecturas

2008-08-26
La espera: Siempre hay vacantes para el desempleo
2300 lecturas

2008-07-04
México, profesionalizando la Tortura
2234 lecturas

2008-06-16
La noche de los Cristos Rotos. Matanza de Corpus Christi
2267 lecturas

2008-06-13
Hernán Larraín, Educado para el descaro
2408 lecturas

2008-06-05
Todos contra la Ley de Ganancia Estudiantil, LGE
2504 lecturas

2008-06-02
Tormentas y Tormentos
2371 lecturas

2008-04-01
Paulina Aguirre, Nenúfar Combatiente
2468 lecturas

2008-03-29
Epístola de Espigas para Consolar a una Madre Atardecida
2457 lecturas

2008-03-12
“Coincidencias y Casualidades” Colombianas
2347 lecturas

2008-02-18
Discriminación, Tribus urbanas y Mutantes
5033 lecturas

2008-01-26
Patricia Troncoso, delgado pétalo empujado al infierno
2451 lecturas

2008-01-03
Matías Catrileo, Tambor de Volcán Ausente
3012 lecturas

2007-12-24
Día Internacional del Consumismo o Navidad
2825 lecturas

2007-12-20
Santa María Pampina. Matanza y Labranza de Obreros
2972 lecturas

2007-11-12
Chile en Estado de Sitio, el enemigo somos todos
2861 lecturas

2007-11-04
Joaquín Lavín, de bufón militar a principito empresarial
2693 lecturas

2007-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2480 lecturas

2007-09-23
Doña Bachelet y sus Dos Partidos
2517 lecturas

2007-06-16
Tocata y Fuga en Mi Mayor
2462 lecturas

2007-05-31
Carlos Larraín, Una momia Hablando de Arqueología
2673 lecturas

2007-05-07
Celulosa Arauco, talando obreros a balazos
2646 lecturas

2007-05-02
Recuerdos de Dictadura
Carta Póstuma

3222 lecturas

2007-04-23
Una fogata incandescente
3147 lecturas

2007-03-29
José Huenchunao, otra hoja escrita en el viento
2607 lecturas

2006-11-23
La canibalización de la Araucanía
2609 lecturas

2006-11-13
Para Luciano Carrasco, mi otro Compañero de Clase
4368 lecturas

2006-10-27
Waikilaf Cadín Calfunao, otro prisionero político
2959 lecturas




Hay 25 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA