Columnas
2009-09-08
3749 lecturas

Luis Casado
especial para G80

Está por nacer un partido

Se suele aceptar que la vida política de una nación, determinada por el sustrato social y económico, genera las organizaciones en las que se reconocen los ciudadanos, estructuras que sirven de crisol de la reflexión y de vehículo para impulsar determinadas iniciativas, defender intereses comunes, establecer mayorías, gobernar.

Las democracias modernas fueron edificadas sobre ese zócalo y encontraron sus mejores razones de albergar esperanzas en esa utopía.

La libre circulación y la confrontación de ideas y principios, la plena libertad de los ciudadanos -erigidos en pueblo Soberano- para darse las organizaciones políticas de su conveniencia, para adoptar las leyes que les parecen justas, para respetar y hacer respetar el ordenamiento jurídico por ellos creado, para impulsar su propia concepción de la sociedad, para defender sus legítimos intereses, para convencer a sus pares de lo bien fundado de sus propuestas, en suma, para ejercer con plenitud sus derechos ciudadanos, hacen posible la vida en sociedad por una parte, y las condiciones de su natural evolución por la otra.

Los conflictos de intereses y las diferencias de opinión encuentran en la práctica democrática un canal apropiado para su discusión y su superación temporal o definitiva.

Por el contrario, las tensiones sociales aparecen, se potencian y se hacen insostenibles cuando una fracción de la ciudadanía, una parte del pueblo soberano, un sector de la sociedad, no encuentra la forma o los medios para ejercer sus derechos o los ve amenazados. A fortiori, la vida en sociedad se hace insostenible cuando la inmensa mayoría de sus integrantes no encuentra en ella sino la negación de los postulados expuestos más arriba.

La ruptura de la vida democrática provocada por el golpe de Estado de 1973, la brutal imposición de las ideas e intereses de un sector social por sobre el conjunto de la sociedad, el secuestro de los derechos ciudadanos y la reinstauración de un derecho a Veto exterior a la voluntad ciudadana, determinaron la muerte de las organizaciones políticas existentes hasta entonces.

Si la persistencia de determinadas escuelas de pensamiento nunca fue garantía de perpetuidad para las organizaciones políticas que tradujeron en algún momento la opinión ciudadana, la dictadura aceleró la muerte de las estructuras existentes hasta entonces.

Las brutales transformaciones económicas y sociales impuestas en dictadura eliminaron el sustrato en el que había proliferado la superestructura política chilena. Peor aún, las condiciones impuestas por la tiranía para asomarse a la vida legal y a un atisbo de tolerancia, terminaron por desnaturalizar las orgánicas sobrevivientes y por pervertir no solo su función sino también los propósitos que habían guiado su creación y su existencia.

Frágiles sobrevivientes de un juego de masacre, ansiosas de acceder a la existencia y al disfrute de la cosa pública, las agonizantes organizaciones políticas que pactaron el retorno a un remedo de democracia ya no eran la emanación de la sociedad -ya desaparecida- que las vio surgir y desarrollarse, y estaban muy lejos de ser el reflejo de la sociedad que iban a regentar, aun menos de sus aspiraciones, anhelos e intereses.

El espectro político dejó de ser el producto de la libre oposición de intereses, ideas, principios, proyectos, sueños y utopías, para transformarse en una entelequia funcional a la conservación del legado institucional y el modelo económico de la dictadura.

De ese modo, la representación de la ciudadanía y sus intereses contradictorios dejó de ser el zócalo en el cual las estructuras políticas asientan su legitimidad: los partidos políticos existieron a partir de entonces como herramienta destinada a explicar y justificar el mundo tal cual es, en ningún caso para pensar y proponer el mundo como debiese ser.

Hoy por hoy la superestructura política en su conjunto, desideologizada y cretinizada, hace oficio de obstáculo a la expresión de la voluntad general, de traba al imperio del interés general, de impedimento a la manifestación de la soberanía popular.

Si la derecha nunca renunció a su identidad de clase dominante y dispone de un poderoso aliciente para regenerar sus organizaciones políticas -la defensa de sus privilegios de clase-, el centro democrático y la izquierda, limitados a una función de conservación, de prolongación y profundización del modelo,  no pudieron sino perder su propia identidad, sus principios, sus objetivos, y el nexo que alguna vez les unió a la sociedad o al sector de la sociedad que representaron.

El divorcio consumado entre la sociedad real y la superestructura política determinó la línea de fractura que resume todos los conflictos de la sociedad chilena: de una parte los herederos asumidos del legado institucional y económico de la dictadura, de la otra aquellos que sufren y pagan las consecuencias, o sea el pueblo de Chile.

En medio de un proceso electoral en el que unos y otros limitan su esfuerzo intelectual al comentario de las encuestas más dudosas y cuestionables, el apoyo electoral de los principales candidatos tiene más que ver con el rechazo a sus adversarios respectivos que con la adhesión al proyecto que proponen a la consideración de la ciudadanía. No se está “por”, se suele estar “contra”.

Porque los detentores del poder político y económico no están en la estrategia, sino en la maniobra, no en los grandes propósitos, sino en la artimaña, no en la grandeza y la nobleza de la política, sino en la praxis de un maquiavelismo de utilería cuyo norte es la conservación de los privilegios, la sumisión de la sociedad, el alejamiento de los ciudadanos de los asuntos que les conciernen y la “gobernabilidad” entendida como el respeto irrestricto de los intereses de quienes impusieron la desigualdad a sangre y fuego.

Los partidos ya no son el baricentro de la participación y de la reflexión ciudadana: los “think tanks” están ahí para eso, pletóricos de “expertos” que usan y abusan de su “experticia”, y que trabajan con numeritos, la materia prima de los “expertos”. La elaboración del programa, cuando hay alguno, es confiado a la eficiencia de consultores de imagen, a la creatividad de avezados publicistas, cuando no, derechamente, al genio de algún gurú del mercadeo.

El pueblo de Chile aun no ha logrado generar las organizaciones que identifiquen sociológicamente a su población, todavía no ha producido las estructuras políticas capaces de sacarlo de esta encrucijada histórica, capaces de dar cuenta de sus intereses objetivos y de hacerlo existir como actor de su propio destino.

La sociedad chilena no ha reconstruido, -al menos no suficientemente, no autónomamente- el tejido asociativo, sindical, político y cultural que había sido hasta 1973 el producto del lento desarrollo de su democracia y uno de sus caracteres distintivos.

He ahí una de las gigantescas tareas pendientes -sino la más crítica-, para los tiempos venideros: generar  las estructuras políticas que hagan de la participación ciudadana el fundamento de su legitimidad y la fuente de su reflexión, y de la defensa del interés general el objetivo de sus combates.

Con algunos siglos de atraso tenemos ante nosotros el desafío de reconstruir en Chile y para Chile la organización política capaz de refundar el Contrato Social, una estructura capaz de proponerle a la nación las transformaciones políticas y sociales que le devuelvan al país su calidad de república democrática y al pueblo su calidad de único e irrenunciable Soberano.

Es esa organización, que está por nacer como emanación y fiel reflejo de la realidad social y económica actual, la que deberá asumir la responsabilidad de convocar la fuerza necesaria para alcanzar tan nobles objetivos.

Yo me apunto. ¿Y tú?

Luis CASADO – 06/09/2009

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.093.868 lecturas en total tienen las 471 columnas de Luis Casado con 2.322 lecturas en promedio por columna
Columnas de Luis Casado
2017-08-07
El modelo democrático Vaticano
1476 lecturas

2017-08-03
Venezuela in chaos - What the world should do
2142 lecturas

2016-08-12
Lógica implacable
2752 lecturas

2016-08-02
La payasada de los "stress tests"
1799 lecturas

2016-06-24
Great Britain quits… So what?
2091 lecturas

2016-05-25
Reforma laboral
2269 lecturas

2016-05-18
Vivimos en un mundo peligroso
2229 lecturas

2016-05-16
Las mentadas clases medias
1994 lecturas

2016-05-03
La triste verdad…
1936 lecturas

2016-04-15
SOS: la teoría económica se muere
1232 lecturas

2016-04-14
Pesimismo en el FMI ¿Es grave Doctor?
1976 lecturas

2016-01-16
Problema de etiqueta
2314 lecturas

2016-01-06
De la dificultad de nacer. La previsible evolución del jaguar sudamericano
2532 lecturas

2015-12-24
Dime quién es tu ministro de Hacienda y te diré quién eres
2048 lecturas

2015-12-15
La saga de las tasas de la FED
2144 lecturas

2015-12-09
Francia: Desastres anunciados
2078 lecturas

2015-12-07
Los eminentes FDR
2123 lecturas

2015-12-04
The revolving crisis
2060 lecturas

2015-12-03
Jugando a los arúspices
2210 lecturas

2015-12-01
SOS Argentina: el mensaje a los mercados
2148 lecturas

2015-11-18
Era bueno el asado…
2062 lecturas

2015-11-12
La virguería de los PPP
2351 lecturas

2015-10-20
El curro: retorno al futuro
2226 lecturas

2015-10-14
El gran lupanar
2203 lecturas

2015-10-05
Vamos p’atrás
2153 lecturas

2015-09-24
Deutsche Qualität
2103 lecturas

2015-09-22
El corazón partío...
2107 lecturas

2015-08-31
Suelten a Bachelet...
2277 lecturas

2015-08-29
Missing
2118 lecturas

2015-08-24
¿Cuál es más peligroso?
2321 lecturas

2015-08-22
The revolving crisis
2132 lecturas

2015-08-16
Todo es mercancía
2064 lecturas

2015-07-15
La derrota de Grecia, derrota de Europa
2219 lecturas

2015-07-14
Un entierro de primera clase
2153 lecturas

2015-07-13
Lecciones de negociación
1080 lecturas

2015-07-10
La persistencia en el ser
2275 lecturas

2015-07-01
La injusticia tarda, pero llega
2170 lecturas

2015-06-30
Grecia: derrame de hipocresía
2126 lecturas

2015-06-25
Molôn labé (μολὼν λαβέ)
2184 lecturas

2015-06-22
Los consejos de Machiavelli
2222 lecturas

2015-06-20
Nein! Griechenland wird nicht deutsch sein!
2192 lecturas

2015-06-18
Grecia: el problema no es Varoufakis
2264 lecturas

2015-06-01
Julio, la araña y el horario
2300 lecturas

2015-05-29
Terremoto en España
2190 lecturas

2015-05-24
Friedrich II der Große y el molinero
2274 lecturas

2015-05-20
Me llamó Piero
2273 lecturas

2015-05-12
Formalidad, formalismos y formalizados
1213 lecturas

2015-05-06
Eduardo Engel y el milagro de la sanación
2248 lecturas

2015-05-04
Yo trabajo…
2146 lecturas

2015-04-29
La incubadora
2335 lecturas

2015-04-27
El gato de Alicia
2241 lecturas

2015-04-08
Esos polvos trajeron estos lodos
2298 lecturas

2015-04-07
Una distancia grande, como el mundo
2354 lecturas

2015-04-06
Economía real vs economía virtual
2253 lecturas

2015-04-02
Who’s paying the bill?
2383 lecturas

2015-03-24
La gota que desborda el vaso
2236 lecturas

2015-03-17
La gota que desborda el vaso
2505 lecturas

2015-03-16
Oscar y El Yeco
2453 lecturas

2015-03-15
Selon que vous serez puissant ou misérable…
1318 lecturas

2015-03-09
La aguda visión de la Justicia
2371 lecturas

2015-03-05
Hace falta un Míster
2322 lecturas

2015-03-02
De sofismas, cinismos y perversiones
2551 lecturas

2015-02-26
Es dulce ser despreciado por los capullos
2617 lecturas

2015-02-24
En la confianza está el peligro...
2426 lecturas

2015-02-23
No hemos inventado nada
2692 lecturas

2015-02-21
Soberanía
2591 lecturas

2015-02-15
Bancos, fraude fiscal e hipocresía
2920 lecturas

2015-02-04
Leyes reversibles
2982 lecturas

2015-01-30
La pasión Piketty III
2818 lecturas

2015-01-28
Grecia: “A la hora señalada”
2715 lecturas

2015-01-27
La pasión Piketty II
2673 lecturas

2015-01-25
Europa se prepara a la victoria de Syriza
2751 lecturas

2015-01-22
La pasión Piketty
2783 lecturas

2015-01-18
La imagen, Georg Baselitz y los profetas
1814 lecturas

2015-01-14
La excepción francesa
2614 lecturas

2015-01-12
PENTA: ¿dónde está la novedad?
1674 lecturas

2015-01-08
With a little help from my friends
2555 lecturas

2015-01-07
Je suis Charlie (Yo soy Charlie)
2797 lecturas

2015-01-05
¿Mercado del trabajo, o trabajo del mercado?
2517 lecturas

2014-12-31
¡Socorro... Vuelven los rojos!
2606 lecturas

2014-12-29
La curva de Kuznets, San Mateo y la parte del león
2707 lecturas

2014-12-23
Piñera: profesor Ciruela
2608 lecturas

2014-12-18
¿Patria o Muerte? O nos hundimos en el precipicio...
2635 lecturas

2014-12-17
Las güenas malas…
2872 lecturas

2014-12-09
Capital político
2569 lecturas

2014-11-20
Se necesita economista, tratar aquí
1621 lecturas

2014-11-03
No es pura coincidencia…
2966 lecturas

2014-10-27
De nuevo la diarrea... (y el virus Ébola no tiene na’ que ver...)
2870 lecturas

2014-10-25
Mon Dieu comment suis-je tombée si bas?
1653 lecturas

2014-10-10
Nicolas Rolin
2952 lecturas

2014-09-30
We, the People...
1756 lecturas

2014-09-13
Chile... ¿paraíso del “terrorismo”?
3147 lecturas

2014-09-12
La prensa internacional exulta... “El sector financiero brasileño apoya a la candidata presidencial Marina Silva”
2860 lecturas

2014-09-02
El blablá que bajo otros cielos llaman cháchara
2927 lecturas

2014-08-19
Yo soy el descueve (y es poco decir...)
2971 lecturas

2014-08-04
CODELCO: entre latrocinios y recapitalización
1934 lecturas

2014-07-22
Deus ex machina
1973 lecturas

2014-07-19
La reforma tributaria de Andrés
1745 lecturas

2014-07-14
Cómo hacer tortillas sin quebrar huevos (sin juego de palabras...)
2169 lecturas

2014-06-30
Oh... Boy!
1855 lecturas




Hay 36 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA