Columnas
2009-10-28
1996 lecturas

Andrés Bianque
especial para G80

Los Incomunicados

El tiempo, guiña insistente, en parpadeo de minutos sobre las imágenes

Esta sociedad transformada en empresa gigante, en caldera indiferente que devora brazos como leños que terminan en brasas cenicientas. Que observa a los seres humanos como clientes, como mercancías canjeables, frutos y productos de ganancias para sus propias instancias.

Patria, epílogo del eufemismo solapado, por corporación de cadáveres internos que buscan la satisfacción siempre metálica, siempre monetaria, pretendiendo anestesiar el sabor del vacío interno, que los carcome por dentro.

Esta fábrica filial del mundo moderno, y su taller de marionetas humanas, su laboratorio de penurias, su oficio brutal de construir monigotes desde temprana edad, allá en la infancia, para luego irlos alimentando de conceptos y reglas que hagan coro, rima y acorde con sus amos escondidos en la niebla.

Niebla que se cuaja material y chocante, en forma de carteles que cuelgan de los edificios, como fruto horrendo de árboles de plástico. Como voces dulces que entonan la canción del egoísmo ó simples imágenes que buscan la simpleza extrema de nacer, obedecer, comprar y morir.

Sin embargo, a pesar de la exquisita pulcritud del martillazo primitivo y constante sobre las cabezas, no todos son idénticos, no todos salen perfectos de acuerdo a sus conceptos.
Muchos cortan los hilos que mueven sus brazos, muchos rompen las costuras que el sistema ha ido cosiendo, mes a mes sobre sus rostros. Muchos se van arrancando las bisagras de sus brazos, muchos se van extirpando el veneno inoculado del egoísmo y del “sólo importa uno mismo” Muchos, un día cualquiera escuchan el trinar terrible, envuelto en el eco del mundo, pidiendo pan para poder vivir.

Muchos se arrancan los ojos y comienzan a ver con el corazón…

Esos son los desadaptados, esos son los inadaptados sociales. Los ellos, las ellas.
Los que se resisten a ser otra pieza de molde amasado, por manos finas y humectadas por ganancias sangrantes, a costa del sufrimiento de los demás.
Helos ahí, en huelga rebelde de héroes anónimos, que el desarrollo y avance de la historia necesita, clama, llora y grita para seguir viva, para seguir avanzando en el largo camino de la tormentosa cronología que construye bloques de tiempo sobre el mundo.

Vilipendiados, rechazados, menospreciados por no ponerle precio a sus sueños. Los rebeldes, los revolucionarios, las insumisas, las insurgentes de gentes, no de ganado engordado y faenado en las grandes tiendas del consumismo.

Y ni toda la maquinaria del sistema es capaz de adaptarlos, de derrotarlos, de asimilarlos, de hacerlos volver dignidad agacha, pidiendo disculpas por haber huido del rebaño.
Cuando los pastores en realidad, son simples capataces que blanden sirenas azules y rojas que aúllan histéricas contra la gente, en vez de fiordo amable de flautas, sus bastones son garrotes, son picanas, son maderos contra la gente, sus perros rasgan la carne, buscando escarmentar la rebeldía y la plusvalía perdida.

Y una vez capturados, vendrá el sermón de algún juez que no es más que el factótum, mayordomo educado en el arte jurídico de la jauría, en castigar a los negros rebeldes, a los indios salvajes, a las hembras desobedientes, a los mestizos solidarios, a los obreros altivos, a los pobres indisciplinados, a los independentistas irrespetuosos de una bandera que se transforma en anatema de cierta terrible, constante, latente, insoportable condena, como blasón de bestias, que se creen con el derecho de matar, encerrar, herir, humillar, torturar a quien no bese los pliegues de un pedazo de paño que viene a representar, no a un país o una nación, sino a una compañía que tiene hundido sus colmillos hasta el tuétano de todos los traficantes de principios acomodaticios que se pasean encorbatados, con su decálogo empastado del látigo legislativo, del latrocinio legal, de latrocinios gubernamentales.

Abogados mediocres, con indiscreta admiración por los cepos, leguleyos leprosos de sapiencia, rábulas de rabos cortados por la misma tijera del sistema, simples burros marcados a fuego lento por los verdaderos dueños de todo, esos que siempre están por sobre la ley.

No siendo títeres, marionetas, ni espantapájaros, ni guiñoles, ni zombies de sus zoológicos de animales amaestrados y obedientes, es que los encierran a pan, oscuridad y agua intentando romperles la columna vertebral de sus ideales.

Arrojados a la jauría de ladrillos silentes, empujados al foso de fieras verdes y azules, al pozo oscuro de adoquines suavizados por el roce de la carne, cercados por el código de barras del sistema.

Incomunicados, enclaustrados, recluidos, aislados, raptadas. Privados de la libertad, que es un bien pecuniario otorgado por la empresa privada.
Y gendarmes groseros de cavernas, que transforman los cadalsos en tabernas ofensivas en contra de toda la humanidad.

¿No fueron obedientes, no acataron las normas? ¿Eligieron sus propias vidas, se rebelaron contra el rotulado sobre sus cabezas? ¿No hay cómo hacerlos cambiar, no aceptan nuestras jugosas ofertas de puestos, prebendas y fama? ¿Privilegios para personas privadas que privan de lo mínimo a los demás?

Es allí que los señores, pretenden que se rompan, que se destruyan a si mismos. Es allí donde son apuñalados por el acero educado de las monedas, es allí que los billetes son cartas de gran alcurnia, para quien lea su remitente.

Vendrá un panal de pensamientos en hiel a enterrarse de lanzas y aguijones filosos, contra la propia mente. Vendrá el péndulo oscilante del sí se hizo esto bien o lo otro mal, si vale la pena luchar, si vale la pena todo esfuerzo para terminar agarrado y desgarrado por el cuello lleno de grilletes que asfixian y ahorcan las esperanzas.
Ni siquiera lo pienses, ni siquiera lo dudes, ni siquiera. Es eso lo que pretenden, que te rindas, que los aceptes, que beses sus anillos, que hagas reverencia a su excelencia el dinero.

Recuerda que hay miles de celdas que son un palacio si se le compara con ciertas casas de habitantes condenados de por vida a trabajos forzados y reclusión nocturna de penas y desconsuelos que están siempre sanas, siempre presentes.

Esta ergástula de escamas anónimas que adornan las paredes, escuchan en silencio el viaje callado de las esperanzas sobre los recodos del pensamiento. No te rindas.

Y a pesar de todo, apoya tus manos contra las paredes, escucha el rumor de los tuyos, repitiendo tú nombre allá afuera. A pesar de todo, afina las caracolas que aún conservan granos en acordes de mar sobre tus costados y escucha los gestos de gentes que desenvainan los sombreros por tu ausencia momentánea.

A pesar de todo, ondea siempre tú frente en alto, que los que aún no han nacido, les están esperando.
Sean fuertes, los estamos esperando. Aquí ha quedado petrificado, suspendido su escritorio de quimeras, esperando, aquí lo está aguardando su taller de anhelos y proyectos.
Medite sus errores, reconozca sus yerros, subraye sus aciertos, hágase mejor, busque al ser humano polivalente. Cúrese de espantos, use el tiempo para hacerse fuerte.

Si solamente estas palabras fueran gotas de agua, fueran sudario para el calvario que azota sus sentidos, si estas palabras fueran pedacitos de pan que pudiéramos comer juntos, sí esta canasta de frases fuera un mate dulce que pudiéramos compartir.

Sépanse semillas, las cuales ellos, pretenden torpemente abortar con ayunos forzados de luz, con cuarentena de atardeceres anaranjados, de mañanas frescas como limonadas de sol.
Es entonces que dentro de esa oscuridad, sea paciente, derrote esa ostra de cemento y hágase perla negra endurecida de ideales.
Coma lo que le den, manténgase fuerte, ejercite los brazos, prepárese, recuerde que lo vamos a ir a buscar. Recuerde que la estamos esperando.

Afuera, lo de siempre, animales de rapiña dando cátedras, de cómo engullir seres humanos con servicio y mantel, a razón del arancel horroroso del harapo desperdigado sobre todo un pueblo.
Que de antros públicos hojeados, atestados de ataúdes hermosos y brillantes, que por dentro sólo exclaman vacío, sólo se retuercen en ademanes de polvo suspendido en sus envoltorios, a la veda de jardines, varados en velas cubiertas de penas y flores malditas que adornan algo mal llamado, estado, gobierno, nación.

No se rinda, no se rindan. Los estamos esperando

Con infinito afecto y agradecimiento a las luces y sombras...

Andrés Bianque

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



159.082 lecturas en total tienen las 66 columnas de Andrés Bianque con 2.410 lecturas en promedio por columna
Columnas de Andrés Bianque
2016-08-08
AFPs: Afrenta pública
3205 lecturas

2013-01-10
La Ideología en Llamas
1448 lecturas

2013-01-05
La Causa en Llamas
1574 lecturas

2012-07-06
Rodrigo Rojas: fotografía de una muerte transitoria
1893 lecturas

2012-06-22
Duelo de Guitarra Austral
2009 lecturas

2011-09-07
Fragmento marino de Septiembre
1975 lecturas

2011-03-22
Chile, un Deja vu permanente
2057 lecturas

2010-10-14
Viaje al Centro de la Tragedia
2246 lecturas

2010-10-12
Día de la Raza. Día de la Mafia. El Paseo. Jira ó Un día de campo
1925 lecturas

2010-09-15
Breve Bicampanario Historiográfico de Chile
1993 lecturas

2010-08-24
Cuando la oscuridad se hace carne y también combustible para algunos
2054 lecturas

2010-03-03
Féretro 27, Versículo 3.34, Terremoto a la Chilena
2162 lecturas

2010-01-26
Graduación Fuerzas Especiales de Chile o la Epidermis sensible de algunos
2317 lecturas

2010-01-21
Mortandad de Claves Sucedáneos
2079 lecturas

2010-01-06
Nere Laztana Asel Luzarraga
2243 lecturas

2009-10-28
Los Incomunicados
1997 lecturas

2009-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2196 lecturas

2009-09-24
Próxima Estación, Andén de la Muerte. México
2134 lecturas

2009-09-07
El Ocaso Laboral, obra y gracia de Acosadores Laborales
2131 lecturas

2009-09-01
Cárcel de Hombres, Infierno de Mujeres
2267 lecturas

2009-07-09
Herminia de la Pincoya
2594 lecturas

2009-07-04
Humanicemos el Capitalismo, vía reformismo. Viva Honduras, vía Zelaya, viva la ONU y la OEA
2049 lecturas

2009-07-01
Salvemos el Capitalismo, que vuelva Zelaya
1965 lecturas

2009-06-20
Seres de río Tormentoso. Andha Chile
2243 lecturas

2009-06-11
Un recado para Mario Bagua Llosa
2135 lecturas

2009-05-25
Anarquista en esquirlas óseas
2251 lecturas

2009-05-13
Cortando el Maíz con Guadaña Estatal
2034 lecturas

2009-03-21
A la Sombra de la Catedral
2161 lecturas

2009-02-24
De Mirlos y Loicas
2132 lecturas

2009-01-08
Postal desde el fin del mundo
2230 lecturas

2008-11-23
Temporeros, Recolectores. El Trabajo más fácil del Mundo
2184 lecturas

2008-10-23
El Ballet de los Amantes Invisibles
2395 lecturas

2008-10-10
Día de la Raza. Día de la Mafia
2404 lecturas

2008-10-05
Trastorno Ideológico Bipolar
2278 lecturas

2008-09-24
Palabras Anti-Oxidantes
2236 lecturas

2008-09-17
Bolivia, paz o gas, he ahí el dilema
2265 lecturas

2008-09-14
Bolivia, una flor de cuarzo acechada
2091 lecturas

2008-09-07
Maltrato verbal contra Carabineros de Chile
2376 lecturas

2008-08-29
La Educación Chilena se Cae a Pedazos: Liceo de Aplicación
2246 lecturas

2008-08-26
La espera: Siempre hay vacantes para el desempleo
2300 lecturas

2008-07-04
México, profesionalizando la Tortura
2235 lecturas

2008-06-16
La noche de los Cristos Rotos. Matanza de Corpus Christi
2267 lecturas

2008-06-13
Hernán Larraín, Educado para el descaro
2409 lecturas

2008-06-05
Todos contra la Ley de Ganancia Estudiantil, LGE
2504 lecturas

2008-06-02
Tormentas y Tormentos
2371 lecturas

2008-04-01
Paulina Aguirre, Nenúfar Combatiente
2468 lecturas

2008-03-29
Epístola de Espigas para Consolar a una Madre Atardecida
2457 lecturas

2008-03-12
“Coincidencias y Casualidades” Colombianas
2348 lecturas

2008-02-18
Discriminación, Tribus urbanas y Mutantes
5033 lecturas

2008-01-26
Patricia Troncoso, delgado pétalo empujado al infierno
2452 lecturas

2008-01-03
Matías Catrileo, Tambor de Volcán Ausente
3013 lecturas

2007-12-24
Día Internacional del Consumismo o Navidad
2825 lecturas

2007-12-20
Santa María Pampina. Matanza y Labranza de Obreros
2973 lecturas

2007-11-12
Chile en Estado de Sitio, el enemigo somos todos
2862 lecturas

2007-11-04
Joaquín Lavín, de bufón militar a principito empresarial
2694 lecturas

2007-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2480 lecturas

2007-09-23
Doña Bachelet y sus Dos Partidos
2517 lecturas

2007-06-16
Tocata y Fuga en Mi Mayor
2463 lecturas

2007-05-31
Carlos Larraín, Una momia Hablando de Arqueología
2674 lecturas

2007-05-07
Celulosa Arauco, talando obreros a balazos
2646 lecturas

2007-05-02
Recuerdos de Dictadura
Carta Póstuma

3223 lecturas

2007-04-23
Una fogata incandescente
3148 lecturas

2007-03-29
José Huenchunao, otra hoja escrita en el viento
2608 lecturas

2006-11-23
La canibalización de la Araucanía
2610 lecturas

2006-11-13
Para Luciano Carrasco, mi otro Compañero de Clase
4368 lecturas

2006-10-27
Waikilaf Cadín Calfunao, otro prisionero político
2960 lecturas




Hay 32 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA