Columnas
2009-12-28
5270 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Nuestra historia sin tapujos (1)

Este artículo fue publicado en el mes de agosto del 2008 en diversos medios nacionales y extranjeros.  Respecto de lo que se afirma en las siguientes líneas no ha habido  –en  un año y medio- un solo desmentido, corrección ni alcance alguno, lo cual avala lo escrito por el autor. Hoy, amerita su republicación puesto que frente al Bicentenario, es seguro que el fanatismo  nacionalista y el chovinismo saldrán a flote una vez más para confundir  engañosa e interesadamente a los chilenos. 

Por ello, estando a las puertas del Bicentenario de nuestra independencia  es sano, oportuno y noble reconocer que fueron los cuyanos del general José de San Martín quienes realmente nos liberaron del yugo europeo, pues tanto Carrera como O’Higgins se distinguieron por sus groseros yerros bélicos e incapacidades administrativas. 
 
LA ENCUESTA QUE hace un tiempo atrás realizó Televisión Nacional de Chile (TVN) respecto de los diez personajes más importantes de nuestra Historia (‘Diez grandes chilenos’), ha encontrado una repuesta que, en una u otra medida, reflejó el sentir y la opinión de un amplio sector del país. ¡¡O’Higgins quedó fuera de la lista!!

¿Un atentado a la dignidad nacional? Lo anterior es toda una sorpresa porque a pesar del cerco formativo, informativo y deformativo instalado por la dictadura y mejorado por la Concertación, la encuesta dio precisamente los datos que la clase dominante no esperaba.

Es que hasta hace algunos años yo también pensaba que realmente había sido O’Higgins el libertador de Chile…y lo juraba sin ambages. Recibía aplausos de mis profesores cada vez que repetía como papagayo la conveniente monserga para obtener una buena calificación; tanto insistí en ello que llegué a creer en lo que yo mismo decía.
 
Hay muchos que aún siguen comprándoles el engaño a ciertos académicos y militares, ya que a las palizas recibidas por el novel ejército chileno (¿era un ejército, o se trataba de simples grupos de desarrapados premunidos de un fusil?) a manos de los españoles (¿eran todos españoles, o había centenares -quizá miles- de chilenos del sur metidos en esas líneas?) ellos las disfrazaron de hechos heroicos, cuando no de victorias morales.
 
Mientras O’Higgins y Carrera actuaron por sí mismos, el proceso independentista chileno fue un caos, una saga de fracasos y contubernios que la ‘historia oficial’ ha adornado con romanceros fantasiosos.
 
El desastre de Rancagua –militarmente el epítome de la estupidez- confirma el aserto anterior. Luego de la debacle experimentada en la plaza rancagüina, la derrota, el caos, el miedo y la huida fueron los únicos contertulios de nuestros primeros próceres.
 
Arrancaron a más no poder rumbo a la cordillera, dejando al país y a su gente al libre albedrío de la venganza hispana.
 
Mi particular visión de O’Higgins, como personaje histórico, choca frontalmente con la monserga enseñada por el statu quo, que lo sacralizó, lo divinizó, convirtiéndolo en una especie de intocable deidad del Olimpo. "Uno va a la escuela a aprender", eso dicen las tías, las abuelitas y los papás, pero las últimas opiniones pedagógicas aseguran que se va a la escuela a "desaprender" una cantidad de prejuicios, deformaciones y a veces francas falsificaciones que le enseñaron a uno esas mismas tías, abuelitas y papás - es decir- lo que nos enseñó el establishment en su departamento "Renovación de Material Humano".

Revisando la Historia de la independencia de las antiguas colonias que España poseía en este subcontinente, me percaté –con negativa sorpresa, lo reconozco- que los chilenos fuimos los únicos sudamericanos que pusimos pies en polvorosa fuera del país, buscando desesperadamente protección en tierras foráneas.

Las tropas derrotadas en Rancagua atravesaron a brazos cruzados la cordillera para cobijarse en los dominios de San Martín, el hijo de Yapeyú  que los gobernantes de Buenos Aires querían tener bien lejos de la capital trasandina. El tipo era enojón y poseía ínfulas napoleónicas.

Allá en Cuyo, consciente de su incapacidad para estructurar y dirigir ejércitos, además con José Miguel Carrera arrastrando una estela de fracasos similares, O’Higgins entregó la oreja sin chistar, permitiendo que San Martín se encargara de todo. ¡¡Y el ché así lo hizo!!  

El Ejército Libertador –los valientes de los Andes- estuvo conformado en un 60% por tropas argentinas, y ese mismo porcentaje es válido para determinar la nacionalidad de sus jefaturas.

¡¡HEY, CUYANOS…SOCORRO!!  

Los chilenos comandados por O’Higgins no pidieron socorro al gobierno argentino, sino que lo solicitaron a uno de los muchos gobernadores provinciales que había en ese país.

Entonces, con mayor propiedad y rigor, fue solamente Cuyo (y no la República Argentina) quien liberó a Chile del yugo español. ¡Espantoso (para la dignidad de nuestros militares que tienen a O’Higgins como su principal referente) pero irrefutable!  

Mientras los próceres chilenos se encontraban refugiados a buen recaudo allende la frontera, acá en la patria, un hombre solitario, audaz e irreverente, sin ningún apoyo efectivo de fuerzas militares, galopando casi en soledad por los campos chilenos, puso de cabeza al ejército realista obligando a Casimiro Marcó del Pont y a Vicente San Bruno dividir las fuerzas para poder atrapar al insolente rebelde que, acompañado de algunos escasos huasos, hacía huir a españoles y lacayos criollos de pueblos y haciendas. 

Se trataba del audaz Manuel Rodríguez Erdoíza, ‘el morocho’. Abogado de profesión y guerrillero de oficio. Más intrépido que todos sus compatriotas, tenía absolutamente clara la situación por la que Chile atravesaría una vez que San Martín cruzase la cordillera al mando del Ejército Libertador.
 
Era consciente de que O’Higgins carecía de aceptación en gran parte de la aristocracia criolla y tampoco contaba con el beneplácito del pueblo raso.  

Lo mismo ocurría con su amigo de infancia, José Miguel Carrera, pues sabía que el ensoberbecido general pertenecía a la más rancia aristocracia latifundista del país…y la lucha abierta de la familia Carrera contra O’Higgins –otro vástago de la aristocracia virreinal- representaba para una patria aún en ciernes el ineludible quiebre por motivos de poder, por causas ajenas a las esperanzas de los chilenos, por inefables intentos de sobreponer una clase enriquecida sobre la otra, y ambas sobre el pueblo.

A nuestros militares les avergüenza comprobar que Manuel Rodríguez –un civil encumbrado a la leyenda- hizo lo que sus pares de antaño fueron incapaces de realizar.
 
Lo saben, pero se niegan a reconocerlo. Como también tienen claro que el general cuyano fue el personaje que recibió el máximo de los honores y reconocimientos prodigados por la población de Santiago el año 1818.  

Después de las batallas de Chacabuco y Maipú, los representantes de adineradas familias santiaguinas y penconas ofrecieron a José de San Martín la férula de Director Supremo, pero el cuyano tenía otros objetivos (liberar Perú y, en lo posible, adquirir en Lima la categoría de noble al estilo europeo), por lo que declinó el nombramiento recomendando que este fuese entregado a O’Higgins, su asistente y amigo.

¿QUIÉN, REALMENTE, LOGRÓ LIBERARNOS DE LOS ESPAÑOLES?  

El papel de San Martín en la independencia de Chile fue más decisivo que el de O’Higgins y Carrera.  

Incluso fue también relevante el rol jugado por el inglés Lord Cochrane, quien al percatarse de la absoluta falta de conducción militar y gubernativa en Chile, propuso “importar know how": planteó ir a buscar -en misión naval- la excelencia en estrategia militar. Ni más ni menos, Cochrane sugirió a O’Higgins –en noviembre de 1818- ir a la isla Santa Helena para liberar a Napoleón e incorporarlo como ‘comandante supremo’ de las huestes chilenas que años después marcharían a Perú para coadyuvar en la liberación del país hermano….ese episodio habría sido espectacular, si se hubiese llevado a cabo.
 
No se realizó por cierto, pero la opinión de Cochrane señalaba la severa carencia de liderazgos en nuestra patria. Obviamente no todo es negativo en cuanto a O’Higgins, ya que uno de sus méritos fue el haber propuesto –con visión futurista innegable- que en la ciudad de Santiago todos los terrenos allegados a la cordillera deberían ser reservados para un extenso vergel que proveyese de alimentos y aguas cristalinas a la ciudad, y que los lugares residenciales deberían extenderse por el valle hacia la costa.
 
Sin embargo, pocos años más tarde, el dinero y sus coleccionistas dispusieron otra cosa. Pero, en materia política, el chillanejo, no bien fue nombrado Director Supremo, puso en juego sus poderes para eliminar todo disenso, llegando incluso a cerrar ojos y oídos cuando sus tropas apresaron a Manuel Rodríguez y lo asesinaron en Til-Til.

Esos mismos ojos y oídos ya los había cerrado anteriormente con ocasión del fusilamiento de los hermanos Juan José y Luis Carrera en Mendoza…y el posterior ajusticiamiento de su principal adversario, José Miguel, que sufrió la misma suerte de sus parientes, precisamente en la provincia donde San Martín oficiaba de Gobernador.

En definitiva, José de San Martín y sus cuyanos independizaron a nuestro país. Todo lo que se diga en contrario es un inútil esfuerzo por tapar el sol con un dedo.

La verdad duele, y mientras más desnuda esté, mayor es el dolor. Pero, a pesar de ello, sólo la verdad nos hace libres. Muchos historiadores –de hoy y de mañana- saldrán al paso de estas opiniones entregando mil razones y detalles, pero en lo esencial, no podrán rebatir lo que es principal: Chile logró su independencia gracias a San Martín y sus tropas... y así lo confirmó el agradecido pueblo de Santiago en abril de 1818, luego del triunfo en Maipú, al ofrecerle al general argentino –y no a O’Higgins- el mando de la naciente república.

Por último, no debe quedar en el arcón del olvido la decisión tomada por otro importante personaje de nuestra Historia –amado y divinizado por la ultra derecha militar y económica- que desde los púlpitos del gobierno se jugó el pellejo para evitar que Bernardo O’Higgins Riquelme regresara de su destierro peruano.

Ese hombre fue el ministro Diego Portales Palazuelos, quien siempre postuló que la figura del irlandés era nociva, nefasta e innecesaria en un país que recién comenzaba a dar los primeros trancos independientes.  

Portales –que no participó en ninguna de las batallas de la independencia- opinaba que O’Higgins representaba el quiebre, la anarquía y la ineficiencia administrativa, amén de ser portaestandarte de una logia cuyas acciones eran fuertemente criticadas por la población, especialmente por haber entregado el mando de Chile a manos argentinas.

Notas del autor:
 
(*). El poderoso y tiránico ministro Diego Portales Palazuelos tuvo que poner de pie lo que el ex Director Supremo y sus seguidores habían dejado de cabeza; para ello hubo de luchar con encono contra pipiolos, pelucones y o’higginistas nostálgicos. Entonces, ¿por qué don Bernardo no fue considerado prioritariamente por los miles de estudiantes y profesores que, en el año 2008, construyeron el listado final de los 10 chilenos más importantes de nuestra Historia? Las pruebas al canto, y los melifluos chovinistas entorchados, al llanto. La voz del pueblo puede ser a veces sólo un susurro, pero tarde o temprano se escucha.  
(**) Cuando nuestro país estableció la ‘Presidencia de la República’ como jefatura máxima de la nación, el primero en ocupar ese cargo fue el argentino Manuel Blanco Encalada el año 1826 (hijo de padre español y madre chilena, nació en Buenos Aires el 21 de abril de 1790, y sólo llegó a Chile luego de cumplir los 23 años de edad).

Arturo Alejandro Muñoz

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.552.844 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 3.027 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
1455 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
3959 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
4326 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
3003 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
2022 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
1935 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2705 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
2149 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1702 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
1968 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
2024 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1516 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1667 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
1775 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1723 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
3222 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1757 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
1780 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
1916 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
1947 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
2081 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
2001 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
1880 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
1958 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
2019 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
2290 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
2158 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
2033 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
1984 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
2267 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2591 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2699 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
2102 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
2174 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
2152 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
3360 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
2293 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
2145 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
2436 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
2362 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
2083 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
2080 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1205 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
2137 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1359 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1390 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2503 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2732 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
3348 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
2403 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
2120 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
2131 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
2285 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
2159 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
2088 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
2319 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
2437 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2578 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
2467 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
2325 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
2785 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
2277 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2515 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
2271 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
3203 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
2364 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
2839 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
2452 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2553 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
3011 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2531 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3741 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
2444 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2559 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2710 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
2383 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2456 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2704 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2635 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3463 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
2998 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
3121 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
3049 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
2841 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
3028 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2685 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2631 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
4207 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2683 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2708 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
1955 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
2773 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1723 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
1938 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
2958 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3492 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2591 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
4060 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2249 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
2948 lecturas




Hay 32 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA