Columnas
2010-01-10
2047 lecturas

Angel Saldomando
especial para G80

Elecciones en Chile: ¿Fin de reino?

A pocos días del debate del escrutinio de segunda vuelta Chile vive un encarnizado debate.

La eventualidad de un ascenso a la presidencia de la derecha heredera del pinochetismo y la posible continuidad de la concertación que lleva 20 años en el gobierno, ha remecido el escenario político. Los resultados de la primera vuelta dejaron a la derecha en la puerta de la Moneda. Frei pasó a segunda vuelta pero necesita un enorme caudal de votos para llegar y asegurar la continuidad de la concertación. El voto critico, en parte salido de la concertación, se repartió entre Marco Enriquez Ominani ex socialista que corrió por su cuenta y Arrate también ex socialista que hizo coalición con los comunistas.

Lo que está en juego

Desde las posibilidades el triunfo de la derecha parece inevitable, mientras que las matemáticas aun le dejan chance a Frei, lo que supone una transferencia de votos disciplinada algo difícil de realizar. En la franja de votos que le hace falta a Frei el llamado al voto castigo, mediante voto nulo, es fuerte, aunque en los últimos días personalidades y diversos sectores han hecho llamados apremiantes a generar una alianza del campo progresista que detenga a la derecha. Esta última, motivada por la posibilidad del triunfo electoral, agita el desgaste de la concertación, la necesidad de un cambio como principal argumento y busca aparecer como alternancia normal.

Lo que queda claro es que en Chile se sienten aires de fin de reino. Sin embargo, la posible alternancia ha adquirido un cierto dramatismo, tanto en lo simbólico, en lo político y en el trasfondo.

La derecha que ha intentado alejarse de la sombra dictatorial que la cobijó y la hizo fructificar, representa la continuidad de los aspectos más regresivos del modelo económico y político dejado por la dictadura. Su llegada a la presidencia no podría dejar de ser vista como la de los hijos de la dictadura. La concertación representa los limitados espacios dentro de ese modelo para administrarlo con más compensación social. En esos límites, a los que terminó por adaptarse, la concertación perdió su capacidad de renovarse y de canalizar las nuevas y crecientes demandas. De ellas se nutre el desencanto y la frustración de un sector creciente de los que no votan (muchos jóvenes), de los que votaron en contra o de los que llaman a votar nulo.

La derrota de la concertación representaría el fin de un ciclo político y de las fuerzas que lo lideraron sin que haya posibilidad de alternancia por el lado de las fuerzas progresistas.

La cuestión de fondo en el balance de 20 años es que el país presentado como ejemplar en muchos aspectos, estabilidad política, crecimiento económico, reducción de la pobreza, ingreso a la OCDE, debe ser severamente relativizado.

La alta formalización técnica, burocrática y política del manejo de la institucionalidad en Chile esconde formas de gobernanza, quizá eficaces para el diseño que se la concibió, pero distanciada de estándares más altos de gobernanza democrática.

Esto puede resultar sorprendente dada las calificaciones favorables con que el país es honorado en el ámbito internacional. En el país la apreciación de la calidad de la gobernanza democrática oscila entre dos polos bastante alejados entre si.

La posición oficial ha sido representar la gobernabilidad como sinónimo de estabilidad en base a compromisos políticos previos entre elites anteriormente enfrentadas. La viabilidad política, la contención del disenso y el conflicto son los principales atributos valorados. En el lado opuesto, se critica el que esa estabilidad tenga una base autoritaria con arreglos previos desiguales y favorables a las elites y que no sean producto del acontecer democrático conducente a una mayor inclusión social y política.

Las características fundamentales del modo de gobernanza se expresaron en una democratización limitada con alto control político y social, un sistema de negociación entre coalición de gobierno con la derecha muy autónomo y desconectado de presiones sociales, una alta centralización política e institucional de la respuesta a las demandas.

“En Chile, el relato de la “gobernabilidad” ha consistido en legitimar con un lenguaje tecnocrático importado, una visión verticalista del poder político en la cual los consensos se imponen “desde arriba”, y eso a pesar de la creciente referencia a la “participación ciudadana”(1).

Los logros normalmente reconocidos como estabilidad, crecimiento económico y reducción de la pobreza atribuidos a la buena gobernabilidad chilena tienen bases cuestionables desde los estándares democráticos, inclusivos y equitativos. Y, sobre todo, la pervivencia de los equilibrios políticos con la derecha, han dejado un conjunto de temas críticos por fuera del debate publico, como la constitución dictatorial, la democracia restringida, la represión, la educación, la seguridad social y los fondos de pensiones, la legislación laboral, el problema ambiental, étnico, la desprotección de los ciudadanos y los consumidores frente al mercado, por citar algunos.

Pese a la calidad atribuida a las instituciones y ciertamente verificable en varios aspectos, estas poseen uno de los niveles de reconocimiento positivo en la ciudadanía, más bajos de América Latina. Según el latino barómetro este se encuentra en torno al 21% en 2008.

Es frecuente que esto sea explicado como un nivel de exigencia muy alto, producto de estándares de funcionamiento también más elevados que en otros países, dónde sus poblaciones esperan muy poco del estado. Sin embargo también se puede percibir que en Chile existe una crisis entre la autoafirmación exitosa de las elites y la administración y la percepción ciudadana en relación a la intervención pública en materia de equidad, integración social y asimetrías de poder(2).

El desempeño de los mecanismos de mercado sin regulación suficiente en todas las esferas de provisión de servicios y en la propia administración pública, así como el excesivo poder de lobby de las empresas frente al progreso y la protección de los derechos ciudadanos están en la base de este malestar y apenas ha comenzado a ser reconocido.

A 20 años de iniciada la lenta democratización y en el inicio de su bicentenario como Nación independiente, Chile se enfrenta al dilema de relanzar su estancada agenda democrática y social o de continuar con el modelo, esta vez no con el juego al margen, sino que con las fuerzas que defienden su estructura misma, dirijan el gobierno.

No es casual que el candidato Frei y la presidenta saliente desborden de energía recuperando temas otrora ignorados o despertando una legislación oportunamente dormida en el pasado.

Pero para un sector, el que debería asegurar el triunfo de Frei y esto en la coyuntura es lo decisivo, la concertación perdió todo crédito y llaman a votar nulo(3). Los argumentos podrían sintetizarse en dos posiciones. Los argumentos en contra vienen de la izquierda y de sectores críticos de la misma concertación: La concertación, dicen, es la otra cara de la derecha en la conducción del modelo, por lo que si la derecha vuelve al gobierno al menos las cosas estarán claras. Si la concertación no pierde afirman, no habrá espacio para una izquierda que empuje la agenda democratizadora y social.

Por su parte, el argumento de los partidarios de Frei también es doble: La concertación es continuar el balance positivo de Bachelet y otros sostienen que cualquier cosa es mejor que la derecha, se debe elegir el mal menor y presionar por renovar la concertación, dicen los mas audaces.

Como la cuestión estratégica es sin duda el destino de la concertación, más que el de la derecha cuyo continuismo hace parte del escenario dado, de lo primero es que hay que discutir para luego abordar la eventualidad de lo segundo.

El impase del campo progresista

La división del campo progresista, mayoritario en los números, sorprende por su encono, frente a la derecha que ha mantenido una base de electores consistente y que podría ganar a pesar de ser minoritaria. El voto castigo que busca diferenciarse de la concertación y esta a su vez, incapaz de abrirse a tiempo a una renovación mas plural abre un abismo.

Ha ocurrido otras veces, en la débil república de Weimar en la Alemania de los 30, la división del campo progresista permitió la llegada de Hitler. Mas recientemente en Francia en 2002, la dispersión del voto socialista, ecologista y de la izquierda anticapitalista, permitió desbancar al candidato socialista, quedando para segunda vuelta el candidato del frente nacional de la extrema derecha Le Pen y Jacques Chirac de la derecha republicana. Los franceses de todos los colores tapándose la nariz o no, votaron por Chirac que obtuvo mas del 80% de los votos.

El balance crítico de la concertación no le reconoce nada positivo, es algo propio de un desgaste largo, acumulado y de frustraciones profundas. Se le acusa de todos los renuncios, postergaciones y componendas acomodaticias con la derecha, en beneficio tanto propio como del sistema, la lista es larga.

La concertación defiende su balance, su problema radica en intentar hacerlo pasar por todo lo que podía se hacer como progreso social y político. Esto es algo que a ojos vistas no lo es y que insistir en ello, produce pérdida de credibilidad y la expone en su conservadurismo.

No cabe duda que gane o pierda la concertación un ciclo político está terminando en Chile. Ahora comienzan a aparecer temas nuevos que tienen exigencias políticas profundas. Se discuten el cambio de la constitución heredada de la dictadura, reformas en salud y educación, avanzar hacia una mejor distribución del ingreso, el sistema de pensiones, la descentralización y una mejor capacidad de intervención estatal en la regulación del mercado. No son temas menores y evidencian que un nuevo ciclo político se perfila además, en un marco de mayor movilización social.

Gane o pierda Frei, la concertación ha llegado a su fin, en términos de proyecto político único capaz de cubrir y controlar a todo el campo progresista.

La cuestión de fondo en este tema es como este se rearticulará. Ni los críticos de la concertación pueden aspirar a una hegemonía, ni esta puede ya reivindicarla. Sin embargo, se quiebre o no la concertación, si pierde, haya o no ajustes de cuentas y redefiniciones, no se puede perder de vista un hecho crudo e inevitable, para hacer una mayoría política habrá no sólo que integrar a los excluidos, ello no alcanza, habrá que redefinir alianzas, contenidos y disponer de tiempo político.

La llegada de la derecha al gobierno no favorece estas condiciones, es una derrota para todos y no sólo de la concertación. Sus consecuencias son imprevisibles en términos de descomposición, desmoralización, fragmentación y represión del campo progresista.

Sin mencionar el impacto regresivo en lo económico y lo social y en la relegitimación política de la derecha.

La concertación está en agonía, pero debe morir en manos del campo progresista y no de la derecha. Esto tiene implicaciones inmediatas, debe ganar Frei y debe desatarse la lucha por una nueva mayoría progresista en base al nuevo ciclo político que comienza a despuntar.

La política del voto nulo, es nula, satisface sólo la ira producida por la frustración. En Chile además no hay escenario rupturistas ni de radicalización que implique una nueva mayoría política. Eso sería desconocer el estado de la sociedad chilena.

La derecha no desaparecerá en Chile ni los núcleos conservadores que hegemonizan la concertación, la apuesta por un proceso de superación de estos dos polos dominantes en los últimos 20 años, supone la construcción de una nueva mayoría progresista hegemónica.

Esto es un proceso que sólo hace unos años viene surgiendo y debe seguir desarrollándose, esto no se dirimirá en esta coyuntura presidencial. La derrota de la concertación no aportará nada positivo y el proceso tiene mucho que ganar de la nueva situación creada en el campo progresista y del fortalecimiento de los sectores que avanzan nuevas propuestas.

1) Los discursos públicos sobre la gobernabilidad en Chile. Cecilia Baeza Rodríguez. Nuevos Mundos Coloquios 2008. nuevomundo.revues.org/index11042
2) Esto va más allá de los índices de popularidad en la opinión de una determinada presidencia y se ha verificado en diversas encuestas y estudios, como los informes de desarrollo humano del PNUD.
3· La lista de agravios es grande, dura y creíble, esto lo reconocen hasta connotados concertacionistas.

Angel Saldomando
Economista
Enero 2010

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



129.144 lecturas en total tienen las 77 columnas de Angel Saldomando con 1.677 lecturas en promedio por columna
Columnas de Angel Saldomando
2017-08-10
Venezuela: crisis para todo uso
738 lecturas

2017-08-09
Crisis DC: el partido fiorentino
542 lecturas

2017-08-01
Aires Irrespirables
499 lecturas

2016-06-20
Un debate en curso: Sobre la Constituyente
852 lecturas

2016-05-12
Chiloé: metástasis de un modelo agotado
982 lecturas

2016-05-09
De Aysén a Chiloé
1001 lecturas

2016-01-21
La licuadora
1274 lecturas

2015-10-07
Revelaciones tardias
950 lecturas

2015-08-05
La guerra de los diagnósticos
1023 lecturas

2015-07-06
Sísifo se cansó
1304 lecturas

2015-04-21
Chile estrena: las instituciones bikini
1328 lecturas

2015-04-08
La casta en su laberinto
1405 lecturas

2015-03-05
Tocar el fondo
1384 lecturas

2015-01-24
Gobiernos progresistas: el vaso ¿medio lleno o medio vacío?
1278 lecturas

2014-12-15
El pais de la elite
1347 lecturas

2014-09-30
Catastrofismos y pesimismos
2239 lecturas

2014-09-11
La alianza publico privada. La burbuja de la elite
1310 lecturas

2014-04-17
Cuando se quema la realidad
1918 lecturas

2014-03-20
El zorro en el gallinero
1423 lecturas

2014-03-19
Nuevas Mayorias ¿Usura o Renovación?
1496 lecturas

2014-03-12
Echeverria en el país de nunca más
1317 lecturas

2013-12-17
La vitrina y la realidad
1460 lecturas

2013-11-12
Dilemas electorales y después
1324 lecturas

2013-10-31
Las cartas sobre la mesa: programas y política
1356 lecturas

2013-09-10
Allende se invita a las elecciones
1322 lecturas

2013-09-07
¿Hacerse cargo del golpe o de la historia?
1212 lecturas

2013-07-28
De las primarias a las ultimarias
1399 lecturas

2013-07-09
La fractura
1643 lecturas

2013-05-28
Un debate necesario: sobre elecciones y perspectivas
1525 lecturas

2013-04-04
Contradicciones en torno a Bachelet: expectativas y realidades
1711 lecturas

2013-03-13
La hoja de ruta con o sin Bachelet
1603 lecturas

2012-12-19
De vida o muerte. Lucro Lacra Liviandad
1672 lecturas

2012-12-06
Fronteras externas e internas
1762 lecturas

2012-10-08
Venezuela en la mira
1541 lecturas

2012-10-03
El país entrampado
1654 lecturas

2012-09-24
El fondo de la cacerola. Malestar y cambio en la sociedad
1514 lecturas

2012-09-02
La fiebre o el termómetro. El debate sobre la encuesta Casen y la pobreza
1739 lecturas

2012-07-22
La lección paraguaya
1707 lecturas

2012-06-21
La espada de Damocles
1665 lecturas

2012-05-31
Rebelión en la granja
1692 lecturas

2012-04-16
La descentralización: ¿Trampa o refundación?
1895 lecturas

2012-03-22
Las regiones de la discordia
1765 lecturas

2012-03-15
Mirando al Sur
1706 lecturas

2012-03-07
La ceguera del poder
1836 lecturas

2012-02-26
La medida del poder o el poder de la medida
1691 lecturas

2012-02-25
Aysén II ¿Lo posible de lo imposible?
2116 lecturas

2012-02-23
Aysén o el otro país
1972 lecturas

2011-09-10
Los dilemas del movimiento social
2144 lecturas

2011-08-17
¿Y ahora qué?
1785 lecturas

2011-07-29
Legitimidad y refundación
1975 lecturas

2011-07-19
Primer round post concertación
1964 lecturas

2011-07-01
Grecia al matadero
2466 lecturas

2011-06-16
El enrarecido clima político
1989 lecturas

2011-06-08
Tendencias en la izquierda latinoamericana el amigo brasilero
2199 lecturas

2011-06-02
América Latina: La exigencia de más y mejor democracia
1925 lecturas

2011-05-07
La hora de la igualdad
2008 lecturas

2011-03-14
Un nuevo parte aguas
1860 lecturas

2011-03-11
Libia: Sacudida Mundial
2154 lecturas

2011-02-25
La Economía Política de los Mínimos
2578 lecturas

2011-02-01
El incendio se extiende a Egipto
2006 lecturas

2011-01-19
Túnez no está lejos
2032 lecturas

2010-12-14
Las dos caras de la moneda
2147 lecturas

2010-11-10
¡Alto trabajos en la vía política!
1686 lecturas

2010-10-29
Muertes Políticas
1789 lecturas

2010-10-20
Agitación en Francia
1883 lecturas

2010-10-13
Profundidades
1721 lecturas

2010-10-07
Paracaídas sin Correa
1956 lecturas

2010-09-01
El bicentenario y la copia feliz del edén
1758 lecturas

2010-05-27
¿Un Nuevo Comienzo Post Concertacionista?
2051 lecturas

2010-05-15
La deuda olímpica
2115 lecturas

2010-05-11
Crisis de Honduras: segundo round
2115 lecturas

2010-05-07
El Olimpo en bancarrota
2299 lecturas

2010-05-04
Estado de catástrofe
2023 lecturas

2010-03-12
El destape
1978 lecturas

2010-03-01
Chile a prueba
2382 lecturas

2010-01-23
Que 20 años no es nada
2016 lecturas

2010-01-10
Elecciones en Chile: ¿Fin de reino?
2048 lecturas




Hay 32 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA